16 Profecías que Comprueban que Jesús es el Mesías – Segunda Parte 3

Con Dr. John Ankerberg, Dr. Walter Kaiser, Dr. Darrell Bock

los derechos de autor @2014 A.T.R.I

Programa 3 – El Mesías Será un Rey

Announcer: Hoy en el programa de John Ankerberg. ¿Ha dado Dios profecías específicas cientos de años atrás sobre una persona especial que Él enviaría a la tierra llamado el Mesías? ¿Qué profecías específicas ha dado Dios? ¿Dónde se encuentran en las Escrituras hebreas? ¿Reconoció el pueblo hebreos, a quienes las profecías vinieron, que se les habían dado promesas específicas que señalaban hacía el Mesías? En esta serie vamos a examinar 16 profecías dadas al pueblo hebreo desde Adán a Abraham, desde Moisés a David, desde Isaías a Daniel y Zacarías. Preguntaremos, ¿prueban estas asombrosas profecías que Jesús es el Mesías de Dios?

Mi primer invitado es el Dr. Walter Kaiser, prominente teólogo y escolástico  bíblico en las Escrituras hebreas en América hoy en día. El Dr. Kaiser es Presidente Eméritos y profesor distinguido del Antiguo Testamento del Seminario Teológico Gordon-Conwell en Hamilton, Massachusetts. También estará con nosotros el Dr. Darrell Bock, él es un prominente teólogo y escolástico bíblico de los textos del Nuevo Testamento. Él es el Profesor e Investigador Principal de estudios Nuevo testamentarios y Director Ejecutivo de Asignaciones Culturales en el Seminario Teológico de Dallas, Texas.  Únete de esta edición especial del Programa de John Ankerberg.

***

Dr. John Ankerberg: Bienvenidos a nuestro programa, estamos hablando acerca del fascinante tema: ¿Señalan las profecías Mesiánicas que se encuentran en las Escrituras hebreas a Jesús o a alguien más? ¿Qué es lo que dicen? ¿Debemos tomarlas en serio? Tenemos con nosotros a dos distinguidos escolásticos con nosotros. El Dr. Walter Kaiser, Presidente Eméritos y Distinguido profesor del Antiguo Testamento del Seminario Teológico Gordon-Conwell, en Hamilton, Massachusetts. Él es el autor de más de 40 libros, y el Dr. Darrel Bock, Profesor Ejecutivo de Estudios del Nuevo Testamento y Director Jefe de Estudios Culturales del Seminario Teológico de Dallas, en Dallas, TX. Él es autor de más de 30 libros.

Dr. Bock, voy a empezar contigo primero. Al venir a la Biblia, y te encuentras con todos estos libros del Antiguo Testamento, escritos por diferentes personas, algunos son  profetas y otros no. Pero son Escritura, y en su interior encontramos cosas, declaraciones que Dios ha hecho durante más de 2000 [años]. ¿Por qué debemos tomarla esto en serio? También, puedes hacer un repaso rápido de lo que hemos visto, para las personas que no han estado con nosotros en nuestros programas anteriores. Sólo danos los aspectos más sobresalientes de algunas de las cosas que ya hemos visto y luego vamos a entrar en algo nuevo hoy mismo.

Dr. Darrell Bock: Bueno, la razón por la que tenemos que tomar esto en serio es porque el tema es muy serio. Y es por eso que estamos aquí. ¿Por qué estoy aquí sentado? ¿Por qué estás escuchando? ¿Por qué estás viendo esto en la televisión? ¿Cuál es la razón de todo esto? Esta es una pregunta bastante básica que tendemos pasar de largo por todas las distracciones que encontramos en la vida. Pero de vez en cuando, vale la pena parar y hacer una pausa y sentarse y preguntar, “¿Por qué estoy aquí?” Y Dios nos relata una historia que nos dice por qué estamos aquí, y qué es lo que quiere, pues Él nos ha hecho, y qué deberíamos de estar haciendo por haber sido hechos por Él.

Y así, la historia comienza en el principio con Adán y Eva. En Génesis 3 se nos dice inicialmente que de la simiente de una mujer—que podría ser cualquier ser humano—que de esa semiente va a venir una persona que va a derrotar la presencia del mal. Luego se nos dice que esta persona peculiar va a venir de la tribu de Sem. Eso está en Génesis 9. Y luego en Génesis 12, se nos dice que Abraham va a formar una nación que se convierte en Israel. De esa nación van a venir reyes. Y ya sea que estamos hablando de Isaac o Jacob, el énfasis está en “la aparición de este rey.” Cuando llegamos a Deuteronomio 18 se nos dice que esta persona va a ser un profeta como Moisés. Él va a ser un líder-profeta. Él va a hacer cosas asombrosas. Él va a interactuar con Dios cara a cara y hacer poderosas señales y prodigios. Luego llegamos a la promesa de una dinastía específica dentro de la nación de Israel, que es la dinastía davídica. Y este rey, se nos dice por Isaías, que va a ser Admirable Consejero y Príncipe de Paz. Este rey, se nos dice en el Salmo 110:1, va a sentarse a la diestra de Dios y a estar en Su presencia y ejecutar dominio desde Su lado. Todas estas cosas nos dan como resultado un Mesías exaltado. Y así hemos ido reduciendo el cuadro de esta persona de la que estamos hablando.

Pero luego tenemos una sorpresa; que está en Isaías 53 que dice, ahora aquí tenemos una dimensión completamente distinta para esta persona que no está anticipada en toda esta exaltación y paz, ni en todo lo que hemos estado hablando. Y la forma en que vamos a entender esto es que para subir tenemos que bajar. Y vamos a bajar al sufrimiento en la cruz, al morir por el pecado, tomando tu lugar, tomando tu castigo, al colocarse en tus pasos y caminar en tus zapatos y llevando tu dolor. Y a través de todo esto, Él está extiendo Su mano de amor por ti. Y esta es la historia del Mesías. Es una historia de amor, es una historia de amor acerca del por qué estamos aquí.

Ankerberg: Sí, y esta no es una historia como “Ricitos de Oro y los tres ositos”. Estos son acontecimientos históricos que están registrados, que tuvieron lugar en las Escrituras.

Bock: Es como si Dios viniera a tu lado y te dice: “Voy a decirte por qué todo esto está sucediendo. Voy a decirte por qué estás aquí y por qué fuiste hecho y cómo puedes relacionarte conmigo, y cómo la vida, independientemente de cómo la vivas ahora mismo, la puedes llevar a un nivel completamente diferente y una planicie diferente, dónde todo tiene sentido “.

Ankerberg: Sí, me gusta el término que utilizaste antes, es como conectar los puntos; porque esto es histórico en el sentido de que se comienza en el principio del tiempo con Adán y Eva, y luego más tarde llegas a ciertas personas que Dios habló y dio información. Y las primeras personas solo tienen  unas pocas piezas del rompecabezas y es difícil para ellos discernir qué más viene. Pero ellos van obteniendo más información. Háblanos acerca de esto de conectar los puntos.

Bock: Bueno, creo que si haces la analogía de hacer un rompecabezas es una buena manera de planteárselo, porque cuando tienes un rompecabezas de mil piezas y colocas las primeras piezas, dices, ¿Qué es esto? ¿Cómo esto se conecta con lo otro? ¿Cómo puede ser eso? Y cuando colocas a lado otras 300 piezas y tratas de hacer que encajen. Pero, de repente una pieza cae en su lugar y piensas, por fin, ahora empiezo a ver lo que está pasando, y el misterio comienza a descubrirse. Y eso es lo que obtienes en la Escritura. Recibes este rompecabezas que se está armando; y ves cómo caen más piezas en su lugar, y de repente ves cómo lo tenías al principio, y lo que tienes ahora, y todo lo que has avanzado, a esto lo llamamos revelación progresiva, y en este progreso de revelación obtenemos un retrato hermoso de lo que Dios está por hacer, tanto en Su plan y lo que Él quiere para nosotros.

Ankerberg: Excelente resumen. Me asombra ver cómo puedes poner todo esto sobre la mesa. Dr. Kaiser, tú también me sorprendes, y quiero que vayamos a otra profecía. Y no es que estamos, escogiendo textos de aquí y de allá. Lo que quiero decir es que aquí tienes a un profeta diferente, Jeremías. Estuvimos viendo al profeta Isaías la última vez. Aquí tenemos a otro profeta, y él hace una declaración que está en las Escrituras judías, y que tiene un significado muy importante. Su significado es alucinante, bien. Permítanme que lo ponga en la pantalla para que todos puedan verlo. Es de Jeremías 23:5-6. Y él dice: “He aquí,” una vez más, es, he aquí de nuevo, “vienen días, dice Jehová, el Señor, en que levantaré a David,” alguien de quien ya hemos hablado, el rey David, “el renuevo justo.” De esto es lo que vamos hablar: ¿Quién es este renuevo justo? “Y él reinará como rey, actuará sabiamente.” Y en la parte inferior del versículo dice: “y este es su nombre por el cual será llamado: “El Señor, justicia nuestra.”” Bueno, aquí se están usando muchas palabras” y no estamos familiarizados con este tipo de palabras, como este Renuevo y semiente y todo este tipo de cosas. ¿Cuál es el significado del Renuevo? ¿Por qué debemos asociar la palabra “Renuevo” con el Mesías, o Mesías con Renuevo?

Dr. Walter Kaiser: Bueno, John, hay cinco veces en la Escritura donde la predicción del Mesías es bajo este lema del Renuevo. Se utiliza como un verbo: esa que brota de la tierra y se eleva y se vuelve como una rama de un árbol. Y los padres de la iglesia gustaban presentar cuatro imágenes diferentes del Mesías basado en cuatro pasajes. Puedes leer una en Jeremías 23, y se repite de nuevo en Jeremías 33. Y allí se describe esto como el Renuevo de David, el renuevo justo de David. Y Dios dice que va a hacer que de este Renuevo justo de David que se eleve, que brote—así, se usa el mismo verbo de la palabra para “renuevo”, que va a surgir y Él ejecutará juicio y justicia. Esto dijeron los padres de la iglesia, que es la presentación de Mateo del Mesías. Él va a venir como Rey y Él será del linaje de David.

Pero luego podemos ir a Isaías 4:2 y leer “Aquel día el Renuevo del Señor ” La palabra “del” aquí puede significar una fuente, por lo que la fuente del Renuevo es el mismo Dios viviente. Así que si la presentación de Mateo en todo el Evangelio era “mirar a Jesús, del línea de David,” como 2 Samuel 7, y 1 Crónicas 17 dice, por lo que aquí en este pasaje, “Aquel día”, que es un día futuro en el últimos días, en el eschaton, “este Renuevo del Señor será hermoso y lleno de gloria, y el fruto de la tierra será el orgullo y adorno de los sobrevivientes de Israel.” y eso es exactamente lo que el Evangelio de Juan declara. Juan dice que él escribió este libro, y dice, “éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo”, Juan 20:31, “y para que creyendo tengáis vida en Su nombre.” Por lo tanto, Él no sólo es el Rey, pero Él también es divino, y Él es el Salvador del mundo.

Dos pasajes más vienen en Zacarías 3. Y allí dice, ” Escucha ahora, Josué, sumo sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan ante ti, que son hombres de presagio, pues he aquí, yo voy a traer a mi siervo, el Renuevo.” Y Él continua hablando de él como el hombre. Así que, se enfatizó en el versículo anterior en Isaías 4:2 acerca de que es divino, aquí dice que es el Dios-hombre, 100% hombre. “Él ha venido en la carne y habitó entre nosotros como un bebé nacido en Belén.”

Pero una vez más, John, y esto está en Zacarías 6:12-13. “Así dice el Señor de los ejércitos: He aquí ‘”, una vez más, “hey, hey, mira aquí,” el hombre cuyo nombre es Renuevo, que  surge fuera de su lugar. “Una vez más se utiliza el verbo y el sustantivo “, y edificará el templo del Señor. Y el que  edificará el templo del Señor se hará cargo del honor real. Él se sentará y dominará en su trono.” Y continua hablando aquí exactamente, si Zacarías 3 nos habla acerca del hombre, y la presentación que el Evangelio de Lucas nos habla de toda Su humanidad, Ahora, se muestra como en el Evangelio de Marcos lo muestra, pues dice que, “nuestro Señor Jesús no vino para ser servido, sino para servir”, Marcos 10:45, “y para dar Su vida en rescate por muchos.”

Tenemos cuatro imágenes del Mesías que es el Rey; él es el rescate para muchos, incluyendo a todos los que han de creer; Él es el hombre, el Dios-hombre; y Él es divino, aquel a quien Dios ha enviado. ¡Oh!, La iglesia primitiva le gustaba predicar esto una y otra vez y ellos se apoyaban en estos cinco pasajes que nos dan cuatro imágenes del Mesías.

Ankerberg: Dr. Bock, tengo varios amigos judíos que admitirían que, sí, al hablar del Mesías que él va a ser el Hijo de David y él va a ser un rey. Pero, este versículo aquí que estamos tratando dice que va a ser llamado El Señor, justicia nuestra, esto lanza a todo el mundo por la tangente. ¿Qué en verdad quiere decir esto?

Bock: Bueno, lo que estamos hablando es de una figura que está tan estampada con Dios que cuando lo miras, ves a Dios. Y existen varios pasajes que apuntan en esta dirección acerca de Él. El Salmo 110:1 un pasaje que ya hemos visto, Él es  capaz de sentarse y estar con Dios en el cielo, y ejercer dominio desde ese lugar, esta es una imagen. Luego tenemos este pasaje y estamos a punto de hacer una transición que va tener el mismo impacto, Daniel 7:13-14. Se trata de un ser humano que cabalga las nubes. El cabalgar por las nubes es una forma de vacacionar muy exclusiva; sólo una cierta clase de personas cabalgan las nubes. Aquí no se está hablando de un viaje sobre una alfombra mágica, no estamos hablando de alguien del Oriente Medio con una lámpara en sus manos, estamos hablando de algo que es exclusivamente una actividad divina. Es Dios que controla los cielos. Dios es el que cabalga las nubes. Dios es el que controla la creación. En sí, este es un pasaje entre varios que nos dicen que lo que estamos tratando no es sólo de un ser humano normal. Estamos tratando con un personaje muy único.

Ankerberg: Sí, esta es información muy buena y vamos a ir a Daniel 7. Pero quiero preguntar a aquellos de ustedes que nos están viendo en este momento: ¿Cuándo usted mira a Jesús, cuando lee acerca de Jesús? ¿Cuál es el título que más se usa de Jesús en los cuatro Evangelios? Hay un título que se aplica a Él 81 veces—y a nadie más—y es este título de “el Hijo del Hombre.” Y sin saberlo; lo encontramos en Daniel 7:13, que es el uno como un hijo de hombre que se le dio autoridad, poder y majestad. Todas las naciones y pueblos de todas las lenguas lo adoraran ¿Qué está diciendo Daniel y cómo Jesús puede aplicar esto a Sí mismo? Vamos a tomar un descanso y cuando regresemos vamos a dejar que nuestros invitados respondan a esta pregunta y no querrás perdértelo. Quédate con nosotros.

***********

Ankerberg: Muy bien estamos de vuelta y estamos hablando con el Dr. Walter Kaiser y el Dr. Darrell Bock. Y quiero ir a esta profecía en el Antiguo Testamento, que está en Daniel 7, otro profeta muy respetado por la comunidad judía. Y él hace esta declaración profética. Y dice así: “Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que se dirigió al Anciano de Días,” ¿Quién es este? “y fue presentado ante El. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.” Estas son algunas palabras impresionantes que Daniel está hablando con respecto a este Hijo del Hombre. Dr. Bock, nos puedes explicar este pasaje. ¿Cómo se interpreta?

Bock: Bueno, este es un pasaje muy, muy importante, de hecho, me gustaría hacer el caso de que entre Isaías 53, el Salmo 110: 1 y Daniel 7, tienes los tres pasajes principales que nos hablan del Mesías, El Hijo del Hombre, esta frase es interesante. La cual significa hijo de un ser humano: el hijo de Carlos, hijo de Juan, el hijo de David, hijo de un ser humano. Por lo tanto, está hablando de una persona humana del mismo nivel, pero este ser humano es diferente a todos los demás, cabalga en las nubes, Él viene al Anciano de Días; que es una referencia a Dios. Y Dios le da  autoridad; tanta autoridad que recibe adoración.

Ahora, uno de los problemas que se presenta en este pasaje es a veces que la gente dice, “Oh, el Hijo del hombre son los santos, es Israel.” De hecho, más adelante en el pasaje el término se traduce en asociación con la nación, pero eso es debido a la conexión de la nación a esta figura en particular. Estamos hablando de un reino, estamos hablando de un rey. La visión en sí se ve en otras naciones y otros reyes que dirigen estas naciones, por lo que no puede estar hablando de la nación sin hablar del Rey. Éste es el que es adorado. En ninguna parte de la Escritura es Israel o cualquier otra nación, que se diga que es adorada; sólo se adoran  individuos. Así lo que tenemos aquí es una persona singular.

Bien, Jesús retoma este título y lo usa en el Nuevo Testamento, lo que es realmente interesante acerca de lo que Jesús hace es, sabes, la gente piensa que Jesús habló de sí Mismo como el Mesías; Habló de sí mismo como el Hijo de Dios; Habló de sí mismo como el Hijo de David; todos estos títulos que ellos creen que Jesús usó y dan vueltas sobre esas descripciones, pero, no, no, no, no, no, esté es el título: El Hijo del Hombre, 81 veces se usó para Jesús, es un título que está sujeto a Jesús, tan sagrado para con Jesús, que en el resto del Nuevo Testamento las personas no utilizan este título. Es Su manera de decir quién es Él. Y creo que la razón es porque es una combinación única de la humanidad, el poder divino y la autoridad. Y esta relación única entre este personaje que cabalga en las nubes y viene al Anciano de Días y recibe autoridad de Él, que nos conecta con el gobierno de Dios, el programa y el plan de Dios así como lo vemos en el Salmo 110:1, donde Él se sienta a la diestra de Dios. Así que esto es algo así como la última pieza del rompecabezas que cae en su sitio y entonces, “Puedes ver de qué trata el cuadro.”

Ankerberg: Sí, Dr. Kaiser, ¿Qué te impacta de este pasaje?

Kaiser: Pues bien, este pasaje se ve a cada nación, a cada pueblo sobre la faz de la tierra, todo grupo lingüístico están adorándole. ¡Vaya, qué día es este y qué gran Rey! Y sigue diciendo que Su reino sobre el cual Él gobierna ahora es uno que nunca, nunca, nunca, nunca—siempre me quedo bloqueado en esa palabra—nunca será destruido. Permanece para siempre y así obtenemos la palabra final de este Mesías. El triunfó, Él lo Prometió; Él dijo que iba a hacerlo. Aquí está el día, lo que está aún en el futuro, pero que está por venir porque tenemos todas las indicaciones por todos lados.

Aquí tienes 66 libros y es una sola historia. ¿Te lo puedes imaginar? John: 1.600 años, cada uno de los 40 escritores, sin conocerse uno al otro, más sin embargo, continuaron con la misma historia, nunca hemos tenido un libro como éste, nunca hemos tenido ningún tipo de declaración que nos diera un tema tan integrador que une a toda la vida y a los viviente y luego nos dice cómo llegar al cielo al creer en Aquel que dio Su propia vida por nosotros, y la invitación es, que tenemos que venir a Él. Es ridículo no depositar el corazón, la confianza y la fe en este Dios vivo. Tú debes de hacerlo.

Ankerberg: Así es, y vamos a seguir adelante por este camino, añadiendo las profecías de Dios a medida que avanzamos. Y ahora voy a hacerles esta pregunta: ¿Crees que Dios predeciría su nacimiento y la ciudad donde iba a nacer? ¿Sería tan confidente? Y por supuesto, vamos a ver eso. ¿Nos dice Dios en el Antiguo Testamento dónde el Mesías iba a ser cortado? ¡Estas son cosas asombrosas! Vamos a hablar de todo esto la próxima semana. Espero que te unas a nosotros.

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio