Adoración

Dr. Steven Riser ; © 2009

¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que ocurre a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvin dijo: “El corazón humano es una fábrica de ídolos”. Todos tienen un objeto último de amor y lealtad, ¡incluso si solo fueran ellos mismos! Adoramos espontáneamente todo aquello que, en definitiva, amamos y valoramos.


¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que ocurre a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvin dijo: “El corazón humano es una fábrica de ídolos”. Todos tienen un objeto último de amor y lealtad, ¡incluso si solo fueran ellos mismos! Adoramos espontáneamente todo aquello que, en definitiva, amamos y valoramos.

Tenemos que honrar al que es digno

Juan 4: 23-24 – “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente así el Padre busca ser adorado.

Introducción: La adoración se lleva a cabo a nuestro alrededor todo el tiempo.

¿Alguna vez has notado la cantidad de adoración que ocurre a tu alrededor todos los días? Todo el mundo está alabando a alguien o algo. Calvin dijo: “El corazón humano es una fábrica de ídolos”. Todos tienen un objeto último de amor y lealtad, ¡incluso si solo fueran ellos mismos! Adoramos espontáneamente todo aquello que, en definitiva, amamos y valoramos. Por ejemplo, decimos cosas como “¿No es hermoso?” “¿Eso fue glorioso?” “¡Eso es increíble!” “Eso es genial” “¡Somos el número 1!” “¡No puedo vivir sin ti!” Cuando hacemos comentarios como estos, estamos honrando a alguien o algo.

La verdadera adoración que exalta el espíritu y expande la verdad de Dios es cada vez más rara. Como resultado del malentendido y la apropiación indebida, tenemos el modelo de ministerio eclesiástico de “Willow Creek”, muchas iglesias entretienen a las cabras en lugar de alimentar a las ovejas y exaltan al único Dios verdadero, que es el único. digno de nuestra adoración.

Cada uno de nosotros tiene la tendencia a perder la alabanza y el gozo de Dios porque adoramos por razones equivocadas, reflejando actitudes que eliminan la adoración en lugar de mejorarla. Por ejemplo: no puedes ser un espectador pasivo si quieres adorar a Dios en espíritu y en verdad; y no puedes concentrarte en ti mismo y tus intereses egoístas y adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Como predicador, tengo una ventaja sobre la mayoría de los miembros de la iglesia. Vengo temprano a la iglesia solo. Nunca tengo prisa y nunca tengo discusiones familiares, ya que nadie está conmigo. Pero recuerdo que cuando era niño, Satanás estaba muy activo en mi casa el domingo por la mañana. Solía ​​esconderme en el armario para evitar asistir a los servicios de adoración de la iglesia. La buena noticia es que no tienes que actuar así el domingo por la mañana. Con un poco de esfuerzo, podemos tomar decisiones que nos conducirán a la actitud y motivación correctas que nos ayudarán a llevarnos al tipo de adoración que Dios, nuestro Padre celestial, busca.

¿Qué es la adoración? La palabra adoración significa literalmente “dar honor” a alguien o algo. Cuando los cristianos se reúnen para adorar, estamos atribuyendo honor a Dios de maneras que expresan nuestro sincero deseo de alabar y adorar por quién es Él y agradecerle por lo que hace. Lo alabamos por Su poder creativo, Su provisión providencial, Sus poderosas obras, Su poderosa presencia, Sus preciosas promesas y Su Palabra transformadora de vida. Entrar en la adoración requiere que estemos expectantes para que la presencia espontánea de Dios sea bienvenida y experimentada desde el fondo de nuestro ser. Al entregarnos a Dios, lo hacemos de todo corazón, con unidad y entusiasmo, ¡con corazón, alma, mente y voluntad!

Just as a half commitment is nauseating to Christ, so is half worship. Colossians 3:23 says, “And whatever you do, do it from the heart, as for the Lord and not for men” (New American Bible). A fully dedicated disciple wholeheartedly is single-minded and engages in the godly habits of daily devotions and weekly corporate worship with the family of God.

How does God want and require that we worship Him?

Jesus said that true worshipers “will worship the Father in spirit and in truth” (John 4:23). Friendship and intimacy is something God desires – the Father seeks such worshipers. In John 4: 21-24, Jesus contrasts the type of worship He advocates with ignorance of the Samaritan woman’s worship. A truncated understanding of biblical truth will invariably lead to truncated worship of the triune God.

What are some of the positive results of worshiping God in spirit and in truth? Love, obedience, dedication, commitment, deep and passionate loyalty to God’s purpose, plans and priorities. Somehow, we become like the one we worship – like God. Paul says in 2 Corinthians 3:18, “But we all, with our faces uncovered, gazing like in a mirror at the glory of the Lord, are being transformed into the same image from glory to glory, as by the Lord.” True worship is based on love and knowledge, not ignorance and fear.

What is false worship? According to William Barclay, false worship is:

  1. Selective worship – It chooses what it wants to believe about God and omits the rest. For example, some people say, “I worship a God of love,” without regard to all His other attributes.
  2. A legalistic worship – This practice is based on God’s prescribed and revealed way of worshiping him. The regulatory principle states that God should be worshiped only as He outlaws in His Word.
  3. Superstitious worship – Because many are afraid of what might happen if they completely ignore God, they engage in superstition, unrealistic or magical thinking – an attempt to control or manipulate the deity for their selfish ends.

How many of you see prayer as a means of getting God to grant your selfish requests? (1 John 5: 14-15) True worship is not selective, ignorant, or superstitious; it is comprehensive based on truth and love. True worship is based on God’s love for us and our gratitude in response to God’s grace. True worship is based on God’s extensive revelation of Himself in Creation and Scripture. Worshiping in spirit and in truth is the kind of worship that God wants and requires.

What is the nature of true worship?

It is a worship based on grace. Jesus’ first miracle was at the wedding feast in Cana when he turned water into wine (John 2: 1 et seq.). I think this miracle symbolizes what happens to us when Jesus enters our lives. There is a new quality of life analogous to the conversion of water into wine – From the mere existence of an abundant life!

Without Jesus life is dull, flat and stale; with Jesus life is lively, bright and exciting. With Jesus we have a new beginning, a new nature, a new purpose, a new peace, and a new love! All you have to do is look at the responses of those who found Him with repentance and faith. When the Spirit gives us a new nature and Christ enters our hearts, worship arises from within us. We have a desire to be better people, because the testimony of God is at stake in our lives.

Specifically, what are some of the ways that true worship takes place?

  • Instead of seeking our own glory, or glorifying others, we are to give glory to God.
  • Instead of being centered on ourselves or centered on others, we are to be centered on Christ.
  • Instead of wanting to take all the credit, we have to give God thanks and credit.
  • Instead of putting ourselves first, we are to put God first in our lives (Col. 1: 18a).
  • Instead of having foolish pride, we are to humble ourselves before God (James 4: 6, 10).
  • Instead of rebelling against God, we are to thank God in all that we do (Col. 1:10).
  • Instead of trying to win God’s approval, we are to accept the gift of grace.
  • Instead of doing our own thing, we are to do God’s will.
  • Instead of thinking that we know what is best; we are to receive the best of God.

What are some of the specific characteristics of Christian worship?

Christian worship is:

  1. Of gratitude in response to God’s grace, which is not based on works.
  2. En base de la verdad revelada de Dios, no se basa en ignorancia.
  3. Interna (espiritual), no externa (superficial).
  4. Es una acción, no una rutina o ritual.
  5. Es genuina o sincera, no es falsa o hipócrita.
  6. Es bíblica, no en base en el hombre o en tradiciones humanas.
  7. Es de todo corazón, no a medias.
  8. Es apasionada, no tibia.
  9. Es a toda hora, todos los días, no sólo los domingos a las 11:00.
  10. Se centra en Dios (teocéntrica), no en otros (antropocéntrica).
  11. Es un privilegio precioso, no un deber u obligación rutinaria.
  12. Es centrada en Cristo, no centrada en nosotros.
  13. Es costosa – estamos llamados a ofrecer nuestras vidas como un sacrificio vivo.
  14. Se trata de complacer una audiencia de Uno; no es para entretener a la gente.
  15. Es espiritual, no meramente una liturgia formal.
  16. Es ordenada, no caótico o confusa.
  17. Es un privilegio gozoso, no un sentir aburrido.
  18. Es lo que ofrecer en adoración. Si no entregas nada, no sacaras nada.
  19. Es la actitud y actividad más importante de todos los días de nuestras vidas.
  20. Es un proceso de toda la vida de llegar a ser un discípulo saludable y transformado.
  21. Es la verdadera expresión de amor de nuestros corazones a Dios.
  22. Es nuestra única actividad permanente – que continuará por toda la eternidad.
  23. Es exaltar el valor de Dios, no nuestro propio valor.
  24. Involucra devociones personales, así como celebraciones corporativas.
  25. Permite la expresión libre de nuestros corazones.
  26. Involucra a nuestro espíritu que entra en contacto vital con el Espíritu Santo.

La Adoración es Integral (no selectiva)

  • El culto cristiano es integral por lo que envuelve la mente, la voluntad, las emociones, el cuerpo y el espíritu.
  • Adoramos con nuestra mente renovada (Fil. 2:3-5)
  • Adoramos con nuestras emociones santificadas (Rom. 12:11-15)
  • Adoramos con nuestro espíritu regenerado (Juan 4:23-24)
  • Adoramos con nuestros cuerpos re-dedicados (Rom. 12:1-2)
  • Adoramos con la oración y al compartir la Palabra (Col. 3:15-17)
  • Adoramos cuando damos de los recursos financieros que Dios nos ha dado.
  • Adoramos (proclamar el valor de Dios) al ocuparnos en el servicio desinteresado

 ¿Cuál es el contexto de una adoración que exalta a Dios?

El contexto es una comunidad de fieles en una congregación local (Hebreos 10:23-24). Dios anhela que nuestro cuerpo, alma, mente y espíritu reposen y encuentren refresco, como el día de reposo lo requiere, Si hemos de buscar la salud y la vitalidad espiritual, debemos de buscar la sabiduría de Dios en el día de reposo. Si anhelamos agradar a Dios, tenemos que ver por la prioridad de adorar semanalmente de forma colectiva. Por ejemplo, si no descansamos bien el sábado por la noche vamos a tener dificultad en nuestra adoración corporativa el domingo.

¿Cuáles son algunas marcas de una vitalidad espiritual que honre a Cristo?

  1. La preparación para la adoración corporativa comienza el lunes por la mañana con los devocionales diarios. Todo discípulo devoto se prepara regularmente para la adoración corporativa con una vital vida devocional. La adoración colectiva es la hora más importante de la semana si venimos preparados adecuadamente. Todo discípulo maduro entra en la adoración colectiva con una actitud de anticipación y expectativa. Pues se anticipa encontrarse con Dios y escuchar de Dios para que Él pueda obrar en nosotros y a través de nosotros. Por lo que es necesario más tiempo que el preludio de cinco minutos para prepararse adecuadamente para la adoración colectiva.
  2. Una participación activa es un requisito necesario previo para una adoración verdadera y eficaz. Dios es la audiencia y los miembros de la iglesia son los actores que buscan agradar a una audiencia de Uno.

¿Cuántas veces has escuchado o tal vez incluso hacer una de las siguientes observaciones?

-No saque nada del culto de adoración hoy.

-No saque nada del mensaje del pastor.

-No me gusta cuando el coro canta música clásica.

-No me gusta cuando el culto de adoración se pasa de la hora.

¿Acaso esto no te suena familiar? El hilo que conecta a cada uno de estas frases es la idea de sacar algo del culto de adoración. El denominador común de todas estas declaraciones es “yo” Ellos muestran un marco que se centra en la persona misma.

¿Nos reunimos principalmente para tratar de agradar a Dios o para sentirnos bien y para satisfacer nuestras necesidades? Venimos adorar para dar, no para recibir. Venimos a complacer a una audiencia de Uno. Es sólo en agradar a Dios que realmente adoramos. Dios nos dará lo que necesitamos para recibir. Las personas egoístas no son buenos adoradores ya que la adoración es inherentemente altruista. La idea de la adoración como un acto de entrega ha sido desplazada con una de “mentalidad de consumo.” Pero cuando venimos a adorar a Dios hemos de hacerlo con: humildad, amor, receptivamente y con una actitud de entrega gozosa. Ese es el tipo de culto que busca nuestro Padre Celestial.

  1. Si te paras a pensar en ello, diferentes estilos de culto y de predicación son inevitables. Si sólo hubiera una denominación, aún tendríamos una amplia diversidad de estilos de culto. Si sólo hubiera un seminario, todavía tendríamos una amplia variedad de estilos de predicación. El hecho es que hay enormes variedades dentro de la comunidad cristiana. ¡No vamos a entrar en una rutina! Nuestra actitud del corazón es más importante que un estilo de predicación específica o forma de culto. En cierto culto cristiano, la sustancia es siempre más importante que el estilo.
  2. Tenemos que tomar las medidas necesarias para evitar distracciones insignificantes e innecesarias. La mayoría de la gente se distrae con facilidad tanto en la adoración personal como la adoración colectiva. Si encuentras que tienes pensamientos extraños, puedes eliminarlos si los escribes en un papel. La oración privada es una manera de tratar con las distracciones que nos impiden escuchar la voz de Dios. En lugar de ser distraído por otras personas a nuestro alrededor, tenemos que orar por ellos. Tenemos que calmar nuestros corazones con el fin de llegar a ser receptivos a la presencia poderosa del Espíritu.
  3. ¿Qué se puede hacer para mejorar aún más tu experiencia de adoración? Lo creas o no, para mejorar tu adoración corporativa tiene que comenzar con ser un miembro activo de una iglesia local: ¿Por qué? ¡Debido a que nuestro compromiso como miembros también promete a Dios que vamos a hacer del culto nuestra prioridad! ¿Por qué? La adoración colectiva tiene lugar en el contexto de la familia de Dios – El Cuerpo de Cristo. Hebreos 10:24-25 dice: “Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras. No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros – y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

Da Gracias a Dios si tienes una iglesia local a la cual puedes llamar tu hogar espiritual. Hay demasiados personas que van de iglesia en iglesia como gitanos espirituales, en vez de hacer un compromiso con una iglesia y convertirse en parte vital de una congregación local específica. Cuanto más tiempo seas una parte de una iglesia local cuanto más te vas a dar y recibir de esa familia.

Necesitamos llegar a adorar con una conciencia tranquila, pidiendo perdón y perdonando también. Jesús dijo in Mateo 5:23-24: “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”.

Ahora, aquí hay una pregunta para su consideración en oración: ¿Qué pasos prácticos puede tomar: 1) Para cultivar el hábito piadoso de las devociones diarias; y 2) ¿Hacer de la adoración corporativa semanal una prioridad (el momento más importante de la semana)?

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio