Apréndela, Ámala, Vívela

Por el Dr. Steven C. Riser

El Dr. Steven C. Riser; © 2009

En este artículo vamos a considerar un “valor” que es muy importante para Dios y confío que lo sea para nosotros también – Y es el tema de la “autoridad bíblica”. Los cristianos conservadores creen que la Palabra de Dios es la autoridad final para nuestra vida – y que es la única regla infalible de fe y para la vida práctica


Apréndela, Ámala, Vívela

En este artículo vamos a considerar un “valor” que es muy importante para Dios y confío que lo sea para nosotros también – Y es el tema de la “autoridad bíblica”. Los cristianos conservadores creen que la Palabra de Dios es la autoridad final para nuestra vida – y que es la única regla infalible de fe y para la vida práctica.

Nuestro texto es Lucas 5:1-11,

“Y aconteció que mientras la multitud se agolpaba sobre El para oír la palabra de Dios, estando Jesús[a] junto al lago de Genesaret, vio dos barcas que estaban a la orilla del lago, pero los pescadores habían bajado de ellas y lavaban las redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, pidió que se separara de tierra un poco; y sentándose, enseñaba a las multitudes desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Sal a la parte más profunda y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, dijo: Maestro, hemos estado trabajando toda la noche y no hemos pescado[d] nada, pero porque tú lo pides, echaré las redes. Y cuando lo hicieron, encerraron una gran cantidad de peces, de modo que sus redes se rompían; entonces hicieron señas a sus compañeros que estaban en la otra barca para que vinieran a ayudarlos. Y vinieron y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Al ver esto, Simón Pedro cayó a los pies de Jesús, diciendo: ¡Apártate de mí, Señor, pues soy hombre pecador! Porque el asombro se había apoderado de él y de todos sus compañeros, por la redada de peces que habían hecho; y lo mismo les sucedió también a Jacobo y a Juan, hijos de Zebedeo, que eran socios de Simón. Y Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y después de traer las barcas a tierra, dejándolo todo, le siguieron.”

Es una bella historia donde nuestro Señor se acerca a los discípulos para cambiar sus vidas. ¿Qué tanto puede hacer la Palabra de Dios en nosotros si permitimos que tenga el mismo efecto en nuestros corazones como lo tuvo con los discípulos, quienes permitieron que Jesús cambiara sus vidas? Me gustaría compartir algunas observaciones acerca de esta historia.

Cinco Observaciones Acerca de Lucas 5:1-11

En este texto, vemos una dramatización del valor fundamental de la Palabra en la vida de Pedro. Y al igual que con Pedro…

  1. Jesús requiere de nosotros que veamos cómo hemos de responder. Jesús viene a nosotros y nos pide ciertas cosas y Él está muy interesado en nuestra respuesta. Ahora, así como entonces, Jesús requirió de los discípulos una obediencia gradual y esta es la forma en que la Palabra de Dios habla a nuestros corazones. En primer lugar, Jesús les pidió que le dejara entrar en la barca, luego les pidió que sacaran la barca al mar y, por último, les pidió que echaran las redes al agua. Así, Él gradualmente motivó la voluntad de ellos. Al igual que con los discípulos, Él requiere cosas de nosotros y es de vital interés cómo respondemos.
  2. Jesús nos desafía a confiar y obedecer. Jesús nos desafía a obedecerle en las áreas más importantes de nuestras vidas. Curiosamente, cuando él entró en la vida de los discípulos, habló con ellos acerca de algo que ellos entienden – la pesca, u así empezó a pedir cosas de ellos, peticiones muy importantes para la sus vida, y eran cosas familiares para ellos. La cuestión era, ¿podían ellos confiar en Él? ¿Podían obedecerle en áreas en las cuales ellos ya conocían? Nunca nos preguntamos si podemos confiar en Dios en las áreas que son inciertas o si podemos o confiar en Dios cuando estamos tropezando y andamos en busca de respuestas. Pero la pregunta es si podemos confiar en Dios en áreas en las cuales nos sentimos seguros. Aquí, en esta historia, Jesús entra en sus vidas y les habla sobre algo que ellos han hecho toda su vida. Ellos crecieron en el agua, entendían de pesca. Y los desafía a obedecer en un área donde se sienten muy certeros y seguros.
  3. Nos cuesta confiar en áreas en las que tenemos control y experiencia. Desde el momento en que Jesús entra en nuestras vidas el comienza a guiarnos a través de Su Palabra o la voz del Espíritu Santo y nos empieza a desafiar en las áreas en las que nos sentimos más seguros, en las que tenemos el control, y en esto, por lo general nos cuesta confiar. Podemos ver esto en la vida de Pedro. Cuando el Maestro entró en la vida de Pedro, y dijo: “Quiero que eches las redes al agua,” la primera cosa que Pedro dijo fue: “Ya hemos hecho eso, hemos estado pescando toda la noche y no hemos pescado nada.” Él también pudo haber dicho, “Ya hemos hecho eso, y no pasa nada”. Todos nos podemos identificar con eso. Cada uno de nosotros sabemos lo que es que Dios venga a nuestras vidas y nos diga que hagamos algo que ya hemos estado haciendo. Es como que dijéramos. “Pero, Señor, no creo que necesite una lección en esta área.”
  4. Estamos llamados a dar la autoridad final a la Palabra de Dios en cada área de nuestras vidas. Incluso si ello no tienes mucho sentido, el hecho es que en el versículo 5, después de que Pedro dijo, Señor, hemos estado haciendo esto toda la noche, y ya lo hemos intentado en ese lugar, ya lo hicimos, hemos estado aquí, y no pasó nada. Pero, si tú lo dices, echaré las redes de nuevo. En otras palabras, esto no tiene mucho sentido y no estoy de acuerdo con esto y no creo que vaya a funcionar, pero Dios, permitiré que seas la autoridad final en mi vida. Y eso nos lleva a una pregunta muy simple. ¿Obedecemos la Palabra? ¿Es realmente la autoridad final en mi vida? El predicador, Chuck Colson, en uno de sus libros, estaba hablando sobre el hecho de que muchos de nosotros tenemos Biblias, y sin embargo, la Biblia no nos cambia. El 81% de los encuestados en un sondeo reciente dijeron que eran evangélicos, y sin embargo, sólo el 41% de ellos sabían que Jesús pronunció el Sermón del Monte; y sólo el 48% de ellos podían nombrar los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. De 1.382 personas que participaron en la encuesta, menos del 1% de ellos dijeron que sus vidas eran dirigidas y en verdad cambiadas por la Palabra de Dios. En otras palabras, muchos de nosotros leemos la Palabra; pero no la aplicamos lo suficiente a nuestras vidas. ¡Y si no la aplicamos a nuestras vidas, no nos va a cambiar! Por ejemplo, la medicina. Había un profesor invitado en una universidad y antes de que él diera la conferencia se le pidió que no hablara de la Biblia, la Palabra de Dios. Qué paradójico no se puede hablar en una universidad—donde aparentemente están comprometidos con la búsqueda de la verdad—y allí le pidieron no hablar acerca de la Biblia, ¡la cual es la verdad! (Juan 17:17) Por otro lado, una noche en la que fue a una la prisión, las primeras palabras del Guardián fueron, “Al hablar con los prisioneros, ¿Podrías hablar con ellos acerca de los principios bíblicos” Me parece que:
  • El coche va por detrás del caballo. No se nos permite compartir la Palabra de Dios en las universidades, pero sí hablar con los presos que ya han ensuciado sus vidas, y es hasta entonces que sí podemos hablar con ellos de Dios.
  • Estamos construyendo un hospital abajo en la parte inferior de los acantilados en lugar de poner vallas en la parte superior.
  • No entendemos muy bien lo que la Palabra de Dios puede hacer y cómo puede cambiar nuestras vidas.
  1. Una obediencia constante produce resultados consistentes. Los discípulos descubrieron esto en el momento cuando llenaron tanto sus redes que comenzaron a romperse, tuvieron que llamar a sus compañeros para compartir la carga, y ambos barcas casi se hundieron. Los resultados que recibieron ese día se basaron en su obediencia a la Palabra de Jesús.

 

Respuestas a Tres Preguntas Comunes:

Pregunta # 1: ¿Declara la Biblia ser la Palabra de Dios?

Respuesta: ¡Sí! “¡Toda la Escritura es inspirada por Dios!” 2 Timoteo 3:16-17

  1. Toda es la Palabra de Dios. La Biblia no es mitad inspirada y mitad no inspirada. No es parte errónea, y parte verdadera. Ahora, todos tenemos pasajes favoritos, pero toda es la Palabra de Dios. Toda ella cambia vidas. Voy a admitir que hay pasajes de la Escritura de las cuales nunca he predicado. Hay pasajes de la Escritura que no entiendo; por ejemplo, nunca he predicado sobre las genealogías. Pero, es la Palabra inspirada de Dios y para cada parte de ella hay un propósito.
  2. Su instrucción es viva y eficaz. La Palabra es beneficiosa para ti y para mí si es que la seguimos y obedecemos. En 2 Timoteo 3:16-17, Pablo comparte con Timothy el poder de la Palabra de Dios, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” Hay cuatro maneras de que es útil: Par enseñar, reprender, corregir, instruir en justicia. La Palabra de Dios nos enseña lo que es correcto, corregirlo y nos ayuda a seguir bien y mantenernos en la justicia. La Palabra de Dios es viva, activa y poderosa. La Palabra de Dios nos guarde del pecado o el pecado nos mantendrá alejados de la Palabra de Dios.
  3. Es completa. La Palabra de Dios es eficaz para todas nuestras necesidades. Cuando miro a las necesidades de los demás y como pastor a menudo me pregunto: “¿Cómo puedo satisfacer las necesidades de todo el mundo?” Y entonces me doy cuenta que no mi trabajo no es el satisfacer las necesidades de todo el mundo; mi trabajo es predicar la Palabra. La Palabra de Dios es completa. El Espíritu Santo da testimonio de la Palabra y Él es quien viene y ministra nuestras necesidades. Algunas personas luchan con esta verdad por mucho tiempo. Pero en nuestro caminar con Dios existen momentos en que Dios se muestra de forma muy real, yo llamo a esto “momentos de gracia.” Y cuando vemos que Dios está obrando en nuestras vidas, es muy importante que cooperemos con lo que el Espíritu está haciendo y no entristecer o apagar Su actividad.
  4. Nos puede equipar enteramente para la vida y el ministerio. La Palabra de Dios tiene la capacidad de venir al lado de nosotros y nos capacita a hacer eso que de otra manera no podríamos hacer por nosotros mismos. Si tenemos el Espíritu sin la Palabra estallamos y si tenemos la Palabra sin el Espíritu, nos secamos. Pero, si tenemos la Palabra y el Espíritu juntos, crecemos.

A menudo, me pregunto si cuando sostenemos la Palabra, nos damos cuenta de lo que tenemos en nuestra mano. ¡Que Dios no permita que tomemos Su palabra en vano o que no fallemos de guardar Sus mandamientos!

Permítanme compartir un poco de historia y de cómo personas han tratado con la Palabra de Dios: En el año 600 a.C. el rey Joaquín se encontró literalmente rompiendo la Biblia página por página y arrojándola al fuego, y puso en prisión a todos los profetas y sacerdotes. Luego, 90 años después de la muerte de Cristo, Juan fue desterrado a la isla de Patmos, a él se le encarceló en esa isla solitaria. ¿Por qué? Debido a la Palabra de Dios y Su testimonio. En el año 300 d.C. John Wycliffe tradujo la Biblia al inglés, y seguido todas las personas que poseía una copia en inglés fueron asesinados, ellos se convirtieron en mártires. A medida que estos mártires de Inglaterra fueron quemados, ellos sostuvieron las esas Escrituras cerca de sus pechos. Cuarenta años más tarde, en el año 340 d.C. Personas furiosas con John Wycliffe desenterraron sus restos y los echaron al río. En 1536, William Tyndale, quien también tradujo el Nuevo Testamento fue quemado en la hoguera. Podemos decir con seguridad que, literalmente, miles de personas han escrito, traducido y distribuido esta Palabra, y que luego fueron puestos a muerte por sus esfuerzos.

La Biblia fue escrita en un período de 1500 años – por 40 generaciones, por más de 40 autores de todos los ámbitos de la vida incluyendo reyes, campesinos, filósofos, pescadores, poetas, estadistas y estudiosos.

Fue escrita en diferentes lugares, incluso en el desierto, en las mazmorras, en palacios, dentro de las paredes de prisiones, durante viajes, en islas solitarias, en medio de la guerra. Fue escrita en diferentes momentos, a veces en tiempos de paz, a veces en tiempos de guerra. Fue escrita durante diferentes estados de ánimo, algunos escribieron en momentos de gran gozo y otros escribieron desde lo más profundo de la tristeza. Fue escrita en tres continentes: Asia, África y Europa. Y fue escrita en tres idiomas: hebreo, árabe y griego. Cubre temas que incluyen cientos de temas controversiales, sin embargo, con armonía y continuidad desde el Génesis hasta el Apocalipsis, hay una historia en desarrollo, y esa historia es la redención del hombre por medio de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Voltaire, el infiel francés que murió en 1778, quien literalmente viajó por el mundo, en especial por “la Europa ilustre,” hablando en contra de la Palabra de Dios. Y predijo que 100 años después de su muerte, la Biblia ya no estaría en la tierra. Pues bien, Voltaire murió y 50 años más tarde, la Sociedad Bíblica de Ginebra compró su casa. Y uso las prensas que tenía para producir sus tratados ateos, y comenzar a producir Biblias. “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán” [Lucas 21:33].

 

Pregunta # 2: ¿Cómo puedo aplicar mi estudio de la Biblia a mi vida diaria?

Respuesta: Esdras 7:10, “Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor, y a practicarla, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel.” Veamos cuatro maneras de cómo guardar la Palabra de Dios y aplicarla.

  1. Esdras preparó su corazón para acercarse a la Palabra de Dios. Fue devoto – dedicado y comprometido. Literalmente se preparó en tal forma que se acercaba a la Palabra de Dios. Él se aseguraba de entrar en la presencia de la Palabra de Dios de una manera apropiada – enseñable y confiable.
  2. Esdras preparó su corazón para estudiar la Palabra de Dios. Según Esdras leía la Palabra, él dejaba que su corazón fuera sensible y abierto a la voz del Espíritu Santo.
  3. Esdras preparó su corazón para practicar lo que había aprendido. Esdras no sólo la leyó; pero tan pronto como la leía, la practicaba. Y así la comenzaba a aplicar a su vida.
  4. Esdras preparó su corazón para compartir lo que había aprendido. Esdras no sólo la aprendió para su propia vida, practicarla y aplicarla, sino también la tomaba y la compartía con los demás, para ellos también pudieran aplicarlas a sus vidas. (La mejor manera de orar es orar la Palabra de Dios -. Meditar en ella, personalizarla y orarla de nuevo a Dios. ¡Esto literalmente cambiará tu vida!)

 

Pregunta # 3: ¿Qué convicciones debería tener respecto a la Biblia?

Respuesta: Es muy sencillo, aprende, ama y vive la Palabra de Dios.

Hay tres cosas que tenemos que hacer cuando venimos a la Palabra: Tres frases clave:

  1. Apréndela. No podemos cambiar hasta que la conozcamos: escucha, lee, estudia, aprende, memoriza y medita en ella
  2. Ámala. Tenemos que empezar a abrazar la Palabra y dejar que nos abrace. ¡Hemos de amar la Palabra!
  3. Vívela. Permite que la palabra entre en tu corazón, y pase por tus manos y sal a compartirla con otros.

El salmista dijo: “Tu Palabra he guardado en mi corazón para no pecar contra Ti.” Cuando aprendemos, amamos y vivimos la Palabra de Dios, comenzamos a desarrollar convicciones bíblicas. Permíteme que comparta brevemente algunas de estas convicciones:

  1. Aun cuando no la entienda, voy a confiar en el Dios que la dijo.

No pondré en última instancia mi confianza en mi propio entendimiento, incluso cuando no entienda la palabra de Dios, por lo que he de confiar en ella. Proverbios 3:5-6 dice: “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas.”.

Ten cuidado de construir formas preconcebidas en las que Dios va a responder a tu oración. Permite que Dios responda de la forma que a Él le parezca mejor, no a nuestra manera.

  1. Aunque parezca ilógico, voy a obedecer lo que Dios ha dicho.

Voy a obedecer lo que Dios ha dicho, incluso si no tiene sentido. ¿Recuerdas a María en Juan 2, en las bodas de Caná de Galilea? Ellos se quedaron sin vino y María mira a los sirvientes y dice: “Haced todo lo que Él os diga.”

  1. Aunque las opiniones humanas varían, la Palabra de Dios es siempre verdad – Lo necesito más que el alimento físico.

¿No estarías de acuerdo que el alimento espiritual es más importante que la comida física? Como Job dijo: “He atesorado las palabras de su boca (alimento espiritual) más que mi comida (alimento físico). Cuando le damos a la Palabra de Dios el lugar que merece – ¡Comienza a cambiar nuestras vidas!

 

Convicciones bíblicas vienen a nuestras vidas cuando …

  1. Hemos aprendido lo que dice la palabra sobre un tema determinado.
  2. Hemos decidido aplicar y obedecer la Palabra en la vida diaria.
  3. Hemos sido honestos con Dios en cuanto a nuestras áreas de necesidad.
  4. Hemos decidido lo que es digno de vivir o de morir.
  5. Hemos decidido de antemano un tema, antes que nos veamos obligados a aceptar algo diferente.

 

Conclusión

El resultado final: A medida que atesoramos la Palabra de Dios en nuestros corazones, va a cambiar nuestras vidas, así que los animaría a que hoy y todos los días: La aprendas, la ames, la vivas y luego compártela con otros.

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio