¿Cómo Puedes Estar Seguro que Pasará la Eternidad con Dios? 1

Primera Serie – Primer Programa YBS1-1

Entrevista de televisión realizada por:

El Dr. John Ankerberg al Dr. Erwin Lutzer © 2003

Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

 

Descripción

¿Por qué es importante estar seguro de dónde pasarás la eternidad? ¿Es la fe que las personas tienen en Dios la que va a conseguir que entren en el cielo? Mateo 7 dice, “lo siento, nunca os conocí.” Y ese fue Su mensaje”. Ahora, ¿Cuáles son las dos clases de fe falsa de las que habló Jesús?

 

Contenido

  1. Introducción
  2. Entrevista

 

  1. Introducción

Bienvenidos, tenemos una pregunta muy importante para ti hoy, y creemos que es la pregunta más importante que cualquiera puede preguntar, y es esta: Cuando el tiempo de tu partida llegue – ¿Sabes con certeza que pasarás la eternidad con Dios? La Biblia dice que puedes tener una absoluta seguridad en tu ser – hoy mismo – y saber que eres uno de los hijos de Dios, y cuando sea que mueras, sabrás que has sido salvo hoy, salvo mañana y salvo por siempre. Nuestro invitado es el Dr. Irwin Lutzer, Pastor principal de la Iglesia Memorial de Moody en Chicago. Illinois.  Él nos ayudará a contestar esta pregunta importante de, ¿Cómo puedes estar seguro que pasarás la eternidad con Dios?Y analizaremos está pregunta de muchas diferentes maneras, así que espero que nos sigas con mucho cuidado.

 

  1. Entrevista

Dr. John Ankerberg: Bienvenido a nuestro programa, estamos hablando de uno de los temas más importantes que cualquiera puede hablar: ¿Cómo puedes estar seguro de que vas a pasar la eternidad con Dios? Es decir, ¿puedes pensar en algo más importante que esto? Mi invitado es el Dr. Erwin Lutzer, pastor de la Iglesia Memorial Moodyen Chicago, con quien nos conocemos desde hace mucho tiempo, he leído su libro sobre este tema y tengo que admitir, amigos, creo que este es uno de los mejores libros que jamás haya leído. Y nuestro objetivo de hoy es compartir esta importante información contigo. Erwin, comencemos con esto. ¿Por qué el tema de la seguridad, de dónde vamos a pasar la eternidad es tan importante?

Dr. Erwin Lutzer: Bueno, John, Piénsalo de esta manera, un minuto después de que mueras vas a estar frente a las bellezas, las glorias de Cristo y del cielo. O de lo contrario, habrás visto algo que es tan horrible que apenas te lo puedes imaginar hoy en día. Me refiero a que cuando te paras a pensar sobre esto, la pregunta más importante que jamás podríamos hacer es, “¿Dónde voy a pasar la eternidad?”. Me recuerdo de las palabras de [Blaise] Pascal que dijo que en realidad sólo hay dos hombres cuerdos en el mundo. El primero es alguien que ama a Dios con todo su corazón, mente y alma, porque Le ha conocido; y el otro es alguien que lo busca con toda su mente, corazón y alma porque aún no lo ha conocido.

 

Ankerberg: Sí, son pensamientos tenebrosos. Una de las cosas que se destacan en tu libro fue que dijiste: “Cinco minutos después de tu muerte, lo que experimentas, es que sabrás que tu futuro estará irrevocablemente determinado y eternamente sin poder hacer cambios.” No hay segundas oportunidades, segundas opciones, no puedes revertir tu curso ya en ese punto. Así que es ahora, cuando  tenemos la oportunidad de decidir.

 

Lutzer: Y sabes, John, puedo ir a una librería para comprar libros sobre Europa, si es que voy a viajar allí. Es decir, me informo acerca de dónde voy a ir, ¿no es así? Todos lo hacemos. Y sin embargo, hay personas que no piensan en el hecho de que hay una eternidad que viene y que van a pasar la eternidad en otro lugar que no es este planeta Tierra. Y es muy importante que sepamos adónde es que vamos. Y la buena noticia es que podemos saber el camino y estar seguros de ello.

 

Ankerberg: Sí. Al mismo tiempo, me gustaría que compartieras con la gente la terrible historia del incidente de la Tylenol que ilustra como las personas pusieron su fe en el lugar equivocado,  eso es algo horrible en que pensar, pero vayamos a ello de inmediato y ver todas las implicaciones de una fe puesta en el lugar equivocado: las personas que creen en Dios, creen que van a ir al cielo, pero de no ser así – se les va a mandar lejos de la puerta del cielo. Expliquemos esto paso a paso, comencemos explicándolo con la ilustración de la “tylenol”.

 

Lutzer: Lo que le digo a la gente, John, es que la fe puede destruirte, hay personas que están escuchando, incluso este programa, ellos tienen una gran fe, pero ella no les salvará y esa fe les está destruyendo. Sabes, en 1982 hubo un incidente con la Tylenol en Chicago, lugar donde resido, lo que sucedió fue que, un hombre mal intencionado, y creo que aun hoy día no saben quién fue ese hombre, él tomó algunas cápsulas de Tylenol y puso cianuro en ellas. Y siete personas murieron como resultado. Estaban tomando Tylenol porque tenían un dolor de cabeza o algo parecido, y terminaron muriendo. Ahora, hay dos lecciones muy importantes que debemos aprender de esa experiencia. La primera es que toda la fe en el mundo no puede tomar algo que es dañino y convertirlo en algo que es bueno. Es decir, aquí teníamos a personas que creían que estaban tomado Tylenol, y tenían confianza en que lo estaban haciendo, pero toda su fe no pudo cambiar esa cápsula de Tylenol, pues tenía cianuro. Esa es una lección importante… y aprendemos, por supuesto, que el objeto de nuestra fe es increíblemente importante.

Pero la segunda lección es aún más aterradora: a veces una falsa fe puede parecerse a una verdadera, pues me han dicho, evidentemente, que el cianuro se parece mucho a la Tylenol. De la misma manera, hay personas que tienen fe – pues tienen confianza en Dios y tienen fe en Dios y ellos esperan completamente entrar en el Cielo – pero un día la puerta del Cielo se les va a cerrar en sus caras. Sabes, Jesús contó esa historia en el capítulo siete de Mateo, y esto es muy importante que creo que lo único que debemos hacer es simplemente leerla, debido a que es suficiente dejar que el viento corra en sobre las velas.

Ankerberg: Creo que la razón por la que tenemos que ir a la Biblia en este momento es porque hay personas que pueden decir, “Espera un minuto, Erwin, me gustaría que clarificaras esto. ¿Quieres decir que puedo tener fe en Dios y aun así no entrar al cielo?” ¿Es eso es lo que dice la Biblia?

 

Lutzer: Sabes, John, es aún más aterrador que eso, pues en realidad puedes tener fe en Cristo y no entrar al cielo.

 

Ankerberg: Muy bien. Lee el versículo y entremos a estudiarlo.

 

Lutzer: Aquí está. Jesús está hablando en Mateo 7:21-23, “No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”  Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICÁIS LA INIQUIDAD.””

Aquí tenemos a personas que hicieron el tipo de milagros que en verdad ayudaron a otras personas. Es decir, hay muchas pruebas evidentes que al parecer echaron fuera demonios, hicieron milagros; tal vez algunas de sus profecías acontecieron y ellos esperaban completamente entrar en el Cielo. Estas no son el tipo de personas, sabes, que vienen a la iglesia tarde y se sientan en la última fila y que se van antes de que termine la reunión. Estas son el tipo de personas que están al frente de cosas espirituales, y si pensamos en ello,  “Bueno, sí, pero sabes, ellos eran falsas personas, ellos eran, sabes, personas que estaban fuera de sitio,” no creo que este sea el punto aquí. Creo que lo que Jesús está diciendo es que si la gente que tiene tal confianza y que tiene ministerios en esta vida puede ser que la puerta del Cielo se les cierra en la cara, piensa en el número de personas comunes y corrientes como nosotros que no van a entrar. Y si nosotros tampoco entramos, entonces será por la misma razón que ellos no pueden entrar.

 

Ankerberg, ¿Qué quiere decir eso?

 

Lutzer: La fe puesta en el lugar equivocado.

 

Ankerberg: Aquellas personas que asistieron a la iglesia todos los domingos – podrían haber sido ujieres, podrían haber sido las personas que enseñan en la Escuela Dominical, podrían haber sido personas que cantaban en el coro – ellos hicieron todo eso y tenían la esperanza de entrar en el Cielo. Ahora, ¿Cuál es la razón por la cual aparentemente buenos cristianos no van a entrar y se van a llevar la sorpresa eterna, cuando Jesús les cierre la puerta del cielo? y escuchar decir: “Apartaos de mí.” ¿Qué fue lo que hicieron mal?

 

Lutzer: Lo primero que quiero decir es, que este va a ser el tema del cual vamos a hablar en toda esta serie porque vamos a hablar acerca del Evangelio y de la fe en Jesucristo, el tipo de fe que salva. Estas personas aparentemente tenían fe en la capacidad de Dios para hacer milagros – pues ellos estaban haciendo milagros, tenían todo tipo de revelaciones que tal vez habían recibido de Dios – profecías. Pero lo que ellos no entienden es el propósito de la venida de Jesucristo. Y ahora podemos mirar hacia atrás sobre esto con más conocimiento, del que incluso ellos no tenían en aquel momento: la muerte de Jesucristo – la necesidad de un sacrificio; el hecho de que no se puede acercar a Dios sin un sacrificio, sin sangre.

Sabes, hoy en día, tenemos todas estas personas que dicen: “Bueno, sabes, estoy siguiendo a Dios de esta manera, y estoy conectando con Dios de esta manera”, y de muchas otras maneras. Pero bien, el hecho es, John, sólo hay un camino hacia Dios y vamos a estar explicando el por qué.

 

Ankerberg: vamos a seguir con esto, Erwin, pues creo que puede haber personas que están escuchando que dicen: “Espera un minuto, no me gusta eso porque la forma en que he decidido acercarme a Dios es de manera sincera.” ¿De acuerdo? Ahora Jesús dijo que ellos no van a entrar al cielo, pero diles por qué no es suficiente el ser sincero y el preparar su propio camino – porque hay un Dios real ahí afuera que tiene Su propio plan.

 

Lutzer: Así es.

 

Ankerberg: Ahora, háblanos al respecto

 

Lutzer: Bueno, más adelante vamos a entrar en esto con más detalle, pero vamos a hablar un poco de esto ahora, el simple hecho es que Jesús es el único Salvador calificado, no hay nadie más. Asistí al Parlamento de las Religiones del Mundo en Chicago en 1993 y fui abajo a un lugar llamado la Casa de Palmer, donde cerca de 100 cabinas se pusieron para representar todas las diferentes religiones del mundo allí presentes. Fui a muchos de estos puestos y les pregunté: “¿Tienen a un Salvador que no haya pecado? porque yo soy un pecador y necesito salvación, y no puedo confiar en alguien que esté en mi misma situación.” Y ya sabes, John, no pude encontrar a ni un solo “salvador.” Lo que podías encontrar era gurús y profetas que decían: “es de esta manera”, “éste es el redil”… ya sabes, y te muestran las muchas formas, ya sea de ocho o de cuatro maneras. No había nadie cualificado para salvarme. Ahora, la razón por la que Jesús es el único Salvador es porque Él es el único que tiene la justicia que Dios acepta, la cual debe ser acreditada a mi cuenta, aparte de eso estoy perdido, y no me importa lo bueno que sea, lo sincero que sea, a cuántos profetas haya creído y cuántos milagros haya sido capaz de realizar.

 

Ankerberg: Erwin, Estábamos hablando anoche, de cómo en esta misma línea de pensamiento las personas están pasando de largo esto y si Dios realmente existe. Y te comentaba que leí en Levítico y luego en Hebreos, uno tras otro, y si lees Levítico, y como te dije, yo ya estaría muerto, por los pecados que se mencionan, puesto que con el Dios del Antiguo Testamento, prácticamente si cometes esos pecados, estás muerto, ya te hubieran matado. ¿No es así?

 

Ankerberg: Y en el Nuevo Testamento, en el libro de Hebreos dice que la razón por la que no morimos instantáneamente es porque Jesucristo es Quien tomó ese pecado y murió por nosotros. [Hebreos 10:5-10]

 

Lutzer: Y, John, para aquellos que rechazan a Cristo, su juicio, en los tiempos del Nuevo Testamento es mayor que el juicio de los tiempos del Antiguo Testamento. A veces la gente dice: “Bueno, ya sabes, el Dios del Antiguo Testamento era tan duro y cruel. Pero Jesús nos presenta a este Dios de amor que nunca enviaría a nadie al infierno.” Pero, ¿sabes lo que dice en el libro de Hebreos? “¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?” [Hebreos 2:3] Tenemos en este texto personas que descuidaron su salvación, a pesar de que eran del tipo de gente religiosa que estaban conectadas con Dios.

Ahora, creo que deberíamos permanecer en este texto durante un minuto más y decir: “¿Qué tan serio es esto?” ¿Te imaginas? En mi libro doy el ejemplo de un hombre que está en un pantano debido a que un avión se ha estrellado, y hubo otros sobrevivientes, pero él es el único sobreviviente por ahora, y un avión de rescate vuela por arriba de él pero no lo ve, y se está hundiendo en el barro y sabe que va a morir, y lo que quiero decir es, que eso ni siquiera se acerca a lo que experimentaran muchas personas. Ellos están esperando entrar en el Cielo y la puerta de los cielos se estrella en su cara. ¿Por qué? ¿Porque les falto fe? No. Estas personas tenían una gran fe, pero tenían puesta su fe en el objetivo equivocado. Su fe estaba en sus revelaciones; su fe estaba en sus capacidades, tal vez incluso en sus milagros. Su fe no estaba puesta exclusivamente en Jesucristo, el Único que es capaz de salvar a las personas.

 

Ankerberg: Vamos a tomar un descanso, y cuando regresemos, vamos a hablar de otras áreas en las que las personas han equivocadamente puesto su fe. Aquellos que están subiendo los peldaños de una escalera religiosa, de una manera mística, a base del conocimiento, siguiendo una ética. Vamos a hablar de todo esto, a lo mejor seas tú, a lo mejor sea uno de tus amigos, así que quédate con nosotros

 

Ankerberg: Estamos de vuelta. Estamos discutiendo la pregunta, “¿Estás seguro que pasarás la eternidad con Dios?” Y nuestro invitado es el Dr. Erwin Lutzer, Pastor de la Iglesia Memorial de Moody en Chicago. Erwin, vayamos al centro del asunto ya mismo. La  gente está perdida con respecto a su fe, a pesar de que están queriendo ser sinceros; y piensan que la fe que tienen en Dios va a permitir que entren en el cielo. Y Aquí estamos hablando de estas cosas tan comprometedoras; pues pueda ser que estén engañados; y que simplemente están equivocados, y estamos queriendo decirlo de manera cordial y les estamos diciendo que: “Antes de que lleguen al cielo, que escuchen lo que Jesús dice, lo que dice en Mateo 7:23 “Jamás os conocí; apartaos de mí,” y este es Su mensaje. Háblanos acerca de las dos cosas que Jesús enseñó sobre una fe puesta en el lugar equivocado.

 

Lutzer: Bueno, como todo el mundo sabe, Jesús dijo que hay un camino ancho que lleva a la perdición, y hay un camino estrecho que conduce a la vida. [Mateo 7:13-14] ¿Por qué el camino que lleva a la vida es tan estrecho? porque es el camino de sólo por fe en Cristo, como lo explicaremos, pero el camino ancho es por donde mucha gente va, sabes, la mayoría de las personas no se dan cuenta de que va haber más personas – según las Escrituras, y por lo que podemos notar – en el infierno que en el cielo. Y la razón de esto es porque este camino ancho tiene muchas vías diferentes de tráfico. Es decir, tu puedes ser lo que quieras en este camino ancho, puedes ser lo que a veces llamo “un escalador “, alguien que dice: “Bueno, puedo llegar a Dios por mis propias esfuerzos-buenas obras.”

Me encontraba en un avión una vez y un hombre me dijo eso, y le dije: “¿Estás seguro de que puedes ser salvo por tus buenas obras?”

Y él dijo: “Bueno, en realidad, no.” Él dijo: “Tengo un poco de temor.”

Le dije: “¿Cuál es tu temor?”

Él dijo, “estar de pie detrás de la Madre Teresa en el día del juicio y escuchar decir al Señor que dice: “Señora, pudiste haber hecho mucho más””, y ¡él es siguiente!  Puesto que hay algo dentro de nosotros, que nos dice que no importa lo mucho que hagamos, todo lo que hacemos no consigue ser suficiente. Creemos que a pesar de que tenemos las mejores intenciones, en verdad no las tenemos, y que somos pecadores. Y el hecho es que Dios es tan santo, John, en la sociedad actual, si me preguntas ¿Cuál es el problema fundamental de todas estas diferentes formas de ir al Cielo? te diría que es porque hemos subestimado la santidad de Dios.

Alguien una vez dijo, sabes, “Tenemos vacas que dan leche, tenemos ovejas que nos dan lana, y tenemos a Dios que viene y confirma todas nuestras ambiciones.” Hemos hecho a Dios a nuestra imagen. Así que Él es un Dios que puede ser apaciguado, si es que vivimos una vida buena.

Bueno, en primer lugar, nadie vive una vida buena, porque todos somos pecadores. Pero, en segundo lugar, John – aquí está la buena noticia – al escuchar hoy en día de este problema, de alguien que haya pecado gravemente, que haya cometido crímenes. ¿Qué posibilidades tiene de hacerse camino trepando su propia escalera? La buena noticia del evangelio es que Jesucristo vino por él – Él vino a buscar lo peor de los pecadores, y es por eso que aquellos que buscan su salvación escalando su propia escalera, lo hacen equivocadamente, ellos están en el camino ancho, y como Jesús enseñó, que conduce a la perdición.

 

Ankerberg: En tu libro tienes un informe del centro de investigación Barna y mencionas que casi todos los estadounidenses creen que son lo suficientemente buenos para ir al cielo, y hablas de las distintas clases de religiosidad que están por llevarse una mala sorpresa en el futuro.

 

Lutzer: Bueno, puede ser que seas bueno e incluso incrédulo, sabes, no creer en Dios. Tal como los ateos que pueden ser buenas personas pues están creados a la imagen de Dios, ellos pueden hacer cosas buenas, pero, por otro lado, tienes a las personas religiosas. Estos son los “santurrones”. Así es como me refiero a ellos, sabes, puesto que según ellos nunca han hecho nada realmente malo y son de los que asisten a la iglesia, y son personas que dan su dinero y todo lo demás, pero muchos de ellos van en el camino de la perdición. De hecho, van a la perdición, no porque no son personas buenas, sino porque no son lo suficientemente buenos. Porque, como veremos en otro programa, Dios acepta sólo perfección. Es por eso que necesitamos a Su Hijo. Así que tienes a estas personas religiosas y en el pasaje de la Escritura que leímos antes, estas personas que echan fuera demonios, y profetizan en el nombre de Cristo, son personas religiosas, y van a descubrir que no van a entrar al cielo y van a escuchar a Jesús decir: “Apartaos de mí.”

 

Ankerberg: Vamos a hablar más sobre esto de manera pausada, a lo mejor tienes una ilustración. Las personas no entran en el cielo porque piensen que son demasiado buenas, puesto que piensan de sí mismos de manera altiva. En otra parte de tu libro dices: “Cuando se evalúan a sí mismos en comparación a otras personas, siempre su posición es mejor porque dicen: “Soy mejor que esas personas.”” Muy bien, ¿Cómo puedes hablar con estas personas e ilústrales que a lo mejor sea cierto – que sean mejor que otros – pero en relación de sus pecados frente a Dios, existe una gran separación?

 

Lutzer: Bueno, vamos a usar esta ilustración, tenemos a la Torre Sears en Chicago, ahora, la Torre de Sears es mucho más alta que el edificio del Primer Banco Nacional, y estoy seguro que podríamos averiguar exactamente cuántos centímetros y cuántos metros mide, pero si cambias la pregunta y dices: “¿Qué edificio es más cercano a la estrella más cercana?” – La cual está a un par de miles de años luz de distancia – ¡oh! La diferencia entre los edificios no es realmente mucha. Y ya ves, si nos detenemos a juzgar por nosotros mismos y comenzamos, más bien, a juzgar a nosotros mismos por Dios, las diferencias entre nosotros son realmente insignificantes. Ellas no son tan grandes.

Así que ya ves, el problema con los seres humanos es esto, y Lutero lo dijo muy bien: “las personas se dan cuenta de que están vivos y que son buenos y todas estas cosas, pero, lo que no se dan cuenta es que ellos también están ciegos y no se enteran que son unos miserables pecadores, juzgados en presencia de un Dios santo.”

Sabes, había un niño que le dijo a su mamá una vez, “Mamá”, dijo él, “Mido dos metros de alto”, y lo era, de acuerdo a la regla de medida que había hecho él mismo. Y las personas se juzgan a sí mismos por una norma falsa. Si vienes a la Biblia, te enteras de que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” [Romanos 3:23]. Y las personas que están menos propensas a aceptar la gracia de Dios – y vamos a hacer hincapié en esto en un futuro programa – los menos propensas son las buenas personas que van a la iglesia.

Pero sabes, existe otra categoría de personas, John, sobre todo en esta era de espiritualidad, y estos son las personas místicas, los tipos místicos, son personas que dicen estar “conectadas con Dios” y piensan que de alguna manera ellos conocen a Dios, Pero el hecho es que la Biblia dice, que El camino de los impíos es como las tinieblas, no saben en qué tropiezan, [Proverbios 4:19]; pero también dice que hay personas que se ven a ellos mismos como muy buenos para poder hacer mal alguno [1 Juan 1:8]. Y por lo general, ellos son los más grandes pecadores y los más difíciles de alcanzar. ¿Por qué? Debido a que pueden apoyarse en todas las cosas buenas que han hecho en su vida y no entienden que ellos también necesitan ser salvos, aún más desesperadamente que el borracho de los barrios bajos.

 

Ankerberg: Permite que lo pregunte de otra manera, Erwin, ¿Qué tan cerca pueden estar las personas del Señor Jesús, con fe verdadera, para entrar al cielo, y aun así perdérselo?

 

Lutzer: Sabes, en el Parlamento de las Religiones del Mundo conocí a una mujer que me dijo que en el libro de Urantia que estaba leyendo le había conocido a Jesús de nuevo, ella se crio en un hogar donde oyó hablar de Jesús y llegó a amar a Jesús, ella asistía a una iglesia, y de niña no se le permitía permanecer en el auditorio, ella tenía que ir al sótano con los otros niños, y cuando se le regañó por estar arriba, se fue de la iglesia y nunca regresó. Y que ahora, ella decía que este libro, que habla evidentemente de unas historias acerca de Jesús, de cuando era un niño, ella me dijo: “Este libro me ha dado a Jesús de nuevo.” Y me leyó una historia acerca de cómo Jesús a la edad de 12 ayudó a un niño pequeño. Ahora, esta mujer está llorando. Y yo le dije: “¿De verdad amas a Jesús? ¿no?”

“¡Oh!” dijo, “Yo le amo.”

Le dije: “Dime por qué lo amas.”

Ella dijo: “Yo le amo como a un amigo, le amo, porque Él es el Señor, le amo porque Él es un maestro”.

Y yo la miré y le dije: “¿Le amas también porque Él fue un Salvador sin pecado que derramó Su sangre en la cruz para reconciliarnos a un Dios santo?”

Y ella rompió el contacto visual conmigo, y me dijo: “Sabes, nunca he pensado en eso antes.” Ahora, he aquí una mujer que amaba a Jesús, y hay personas que nos están escuchando hoy en día que “aman” a Jesús, pero todavía no son creyentes porque no han confiado en Cristo por la razón que Él vino. Y sus buenas obras son en realidad un obstáculo, ya que enmascaran su verdadera necesidad, lo ves, siempre y cuando sean buenas personas, se olvidan de que necesitan un Salvador, y en un programa más adelante, vamos a  hablar de la naturaleza de la gracia, de la naturaleza de la fe salvadora, y el hecho de que cualquiera puede llegar a la plena seguridad de la fe. ¡Qué trágico es conocer de Newton, pero no como un científico, o conocer de Shakespeare, pero no como un hombre de literatura! ¡Qué trágico conocer sobre Jesús, y aún amarlo, pero no conocerle como un Salvador!

 

Ankerberg: Muy bien, estoy de acuerdo, y no quiero terminar este programa sin que hagas una oración con las personas que nos están viendo. Sabes, sé que algunos de ustedes, no quieren esperar hasta la próxima semana para escuchar el resto de todo esto. Y quieren entrar en una relación con Jesús, y lo que Erwin nos ha compartido hoy día es suficiente para darse cuenta que tienen un problema, si murieran entre hoy y el programa de la próxima semana, no entrarían el cielo porque no has confiado en Cristo de la manera que Cristo quiere que confíes en Él, pues tienes tu propio camino, tu propia forma de pensar. Erwin, me gustaría que hagas una oración para que las personas tengan la oportunidad de transferir su confianza de ellos mismos y de cualquier cosa que puedan hacer, solamente a Jesús.

 

Lutzer: Ellos pueden repetir después de mí.

 

Ankerberg: Así es.

 

Lutzer: Correcto, oremos juntos. “Querido Dios, te doy gracias porque enviaste a Jesús para ser un Salvador, y le recibo ahora como portador de mi pecado, yo lo recibo como Aquel que murió por mí, te doy gracias porque puedo ser salvo en base a Sus méritos, y lo recibo ahora mismo como mi salvador, te lo pido en Su bendito nombre. Amén”.

 

Ankerberg: Vamos a hablar más de esto la próxima semana y, de hecho, Erwin, diles de qué vamos a hablar. ¿Por qué la gracia es tan maravillosa?

 

Lutzer: Muchas personas piensan que la gracia es muy útil, es asombrosa, es una buena cosa que tener, impulsa lo que estás haciendo. Lo que no entienden es que la gracia es mucho más que eso, es mucho más de lo que puedas imaginar, es maravillosa gracia.

 

Ankerberg: Amigos, cuando escuches lo que tiene que decir y lo que Dios dice en la Biblia, vas a poder “escuchar ese sonido” y tu alma se va a llenar de gracias a Dios. Así que espero que te unas a nosotros la próxima semana.

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio