El Caso de la Resurrección de Jesús Cuarto Programa

 El Caso de la Resurrección

de Jesús 

Cuarto Programa

Instituto de Investigación Teológica Ankerberg

El Programa de John Ankerberg

P.O. Box 8977

Chattanooga, TN 37414  USA

El Caso de la Resurrección de Jesús

Announcer:  Durante 2.000 años, la Iglesia cristiana ha proclamado que, al final de Su vida, Jesús de Nazaret fue crucificado en una cruz, honorablemente sepultado, y luego en el tercer día, resucitó de entre los muertos.

Dr. Craig Evans:  La evidencia está ahí, las fuentes están ahí, la imagen es clara y coherente y en mi opinión académica, el panorama es bastante convincente.

Announcer:  Pero otros afirman que Jesús no murió en la cruz; dicen que Él simplemente se desmayó y se reavivo en la tumba. Algunos eruditos modernos afirman que el cuerpo de Jesús fue bajado de la cruz, y tirado sobre un montón de basura, y que fue devorado por perros salvajes. Las llamadas “apariciones de la resurrección” de Jesús no fueron más que alucinaciones o “visiones de agravio,” las apariencias físicas de Jesús no fueron literales.

Dr. Edwin Yamauchi:  Ahora bien, si la resurrección no hubiera sucedido, entonces no estaríamos aquí hablando sobre esto, no habría ninguna entidad cristiana.

Dr. Gary Habermas:  Viví diez años como un escéptico, y me preguntaba si había algún significado para la vida. Me pregunté si, cuando esté enterrado, las hojas soplarán sobre mi tumba y eso es todo. ¿O hay algún significado a todo esto? Así pues, me especialice en la investigación acerca de la resurrección. Y ¿sabes qué? Hubo momentos en que me preguntaba ¿Qué va a pasar con esta investigación? Pero la conclusión fue, que me sacó de las penumbras, de la desesperanza. Para mí, la resurrección es lo que me dice que la vida tiene sentido, hay una eternidad,  porque Jesucristo fue resucitado de entre los muertos.

Announcer:  ¿Qué revela el examen de las evidencias históricas tanto de las fuentes cristianas como las seculares?

Dr. William Lane Craig:  Tienes que dejar que Jesús sea Jesús, tienes que dejar que Él hable por Sí mismo y ser quien dijo ser. De lo contrario, estarás imponiendo tu ideología, tu postura política en Jesús, en el Jesús de la historia, y estarás proyectando a un Jesús que se ajusta a tu parecer.

Announcer:  ¿Qué marcaria la diferencia en tu vida, si la evidencia conduce a la conclusión de que Jesús realmente resucitó de los muertos?

Dr. Darrell Bock:  Si Jesús es quien dice ser, entonces hay una responsabilidad que todos tenemos para con Jesús, y eso es incómodo de aceptar.

Announcer:  Te invitamos a que te unas a nosotros en esta edición especial del programa de John Ankerberg y escuchar a historiadores reconocidos mundialmente, así como a teólogos y arqueólogos tratar con estos temas.

++++

Cuarto Programa

Dr. John Ankerberg: Bienvenido, estamos examinando la pregunta: “¿Resucitó Jesucristo de entre los muertos?” ¿Bajo qué pruebas se apoya la resurrección de Jesucristo? El Filósofo y Dr. William Lane Craig nos presenta cuatro hechos históricos que todos los estudiosos críticos aceptan. escuchen

Dr. William Lane Craig: Me parece que hay cuatro hechos históricos fundamentales que cualquier historiador confiable debe de dar cuenta si espera dar una hipótesis histórica insostenible sobre el destino de Jesús de Nazaret. El primero de ellos es la sepultura  honorable de Jesús. El segundo de ellos es el descubrimiento de Su tumba vacía. En tercer lugar están las apariciones  postmortem de Jesús; y el cuarto sería el origen de la creencia de los discípulos que Jesús había resucitado de entre los muertos.

Ankerberg: En las últimas semanas hemos presentado la evidencia de estos hechos. Hoy queremos discutir cómo los escépticos han respondido a ellas. En resumen, ha habido cinco teorías naturalistas propuestas para tener en cuenta las pruebas relativas a la resurrección de Jesús. El Dr. Gary Habermas, uno de los principales historiadores del mundo sobre la evidencia de la resurrección de Jesús, nos  comenta.

Dr. Gary Habermas: Históricamente, tenemos  probable cinco principales teorías naturalistas. Y tenemos un par de teorías fraudulentas. Los discípulos hicieron algo con el cuerpo – lo robaron, lo que sea – y luego mintieron sobre las apariciones. Alguien más hizo algo con el cuerpo. En tercer lugar, tal vez Jesús no murió en la cruz. En cuarto lugar, los discípulos vieron alucinaciones. O que varias leyendas contaban estas historias que llegaron a surgir como mitología, lo hacen, pero nada en verdad ha sucedido, en relación a la historia de la resurrección.

Ankerberg: Ahora, si no eres cristiano, ¿Has alguna vez recurrido a una de estas teorías naturalistas para tratar de descreditar  la evidencia de la resurrección de Jesús? Si es así, me gustaría que puedas escuchar por qué los estudiosos se han visto obligados por la evidencia a refutar estas teorías alternativas y concluir que Jesús debió haber resucitado de entre los muertos. En primer lugar, vamos a examinar la teoría que afirma que los discípulos robaron el cuerpo y mintieron sobre que Jesús se les había aparecido.

Habermas: La primera declaración de esta teoría de fraude es que los discípulos robaron el cuerpo y que luego mintieron o falsearon los datos acerca de las apariciones. En realidad, esto no ha sido  sostenido por ningún erudito de renombre en los últimos 200 años. Pero fue muy popular en ese entonces y, por supuesto, se encuentra justo en el Nuevo Testamento. Ahora, la razón por la que creo que los críticos en su mayoría han renunciado a ella es por varias razones; pues fueron los discípulos que creyeron que vieron las apariciones de Jesús resucitado. ¿Cómo robas un cuerpo, mentir respecto a las apariciones, y creer que en verdad lo viste? Así que eso se  estrella contra una gran roca porque todo el mundo creyó que los discípulos pensaron haber visto a Jesús.

En segundo lugar, tienes las transformaciones, ellos fueron transformados hasta el punto de querer morir por ello. ¿Cómo explicas eso a causa de una mentira o algún gran fraude? Dos importantes contradicciones se pueden notar, la aparición a Santiago, y la aparición a Pablo. ¿Cómo puedes hacer que Santiago y Pablo participen es este tipo de maquinación, a algún tipo de fraude? Y podemos dar otras razones pero en este punto crítico, creo que se puede decir algo como esto: “A mí no me interesa eso, pues nadie sostiene ese punto de vista de todas maneras.” Pero esa es una de las teorías históricas.

Ankerberg: La segunda teoría naturalista que se propone por los no cristianos para responder a la resurrección de Jesús es la siguiente: Si no fueron los discípulos que robaron el cuerpo, debió haber sido otra persona. Pudo haber sido el jardinero o incluso un desconocido que quitó el cuerpo. ¿Qué dicen los estudiosos sobre esta teoría?

Habermas: El siguiente intento, se dice que fue un fraude aparte de los discípulos: “Sabes, el mayordomo lo hizo.” Pudo haber sido cualquiera. Pudo ser el jardinero como  ves en el Evangelio de Juan. Puede ser, hagámoslo más difícil, digamos que una persona desconocida retiró el cuerpo. Es realmente irrelevante. El principal problema de esta segunda teoría de fraude que quita el peso de los discípulos es que no se ocupan de las experiencias que los discípulos tuvieron. Ninguna teoría que inadecuadamente trata con las experiencias de los discípulos puede ponerse sobre la mesa porque, de nuevo, los discípulos creyeron ver apariciones de Jesús resucitado. ¿Cómo puedes hacer eso, si otra persona tomó el cuerpo?

De hecho, vamos a decirlo de esta manera. Con el fraude 2, por decirlo así, que alguien más que los discípulos retiró el cuerpo, todo lo que tienes es la explicación de una tumba vacía. No dice nada acerca de las experiencias; nada acerca de las transformaciones; nada de Santiago; nada de Pablo. A estas alturas, el crítico de nuevo dice, “Yo no dije eso,” ¿Sabes? Y si sigues adelante ya has quitado de en medio a ambas de estas teorías de fraude.

Ankerberg: Ahora, al escuchar al Dr. Gary Habermas, me preguntaba cuántos de ustedes saben de lo que él está hablando cuando mencionó a “Santiago, el hermano de Jesús” y “El apóstol Pablo.” Antes de continuar, le pedí que nos hablara por qué estos dos hombres proporcionan tan importante prueba para la resurrección de Jesús. Escuchen.

Habermas: Bueno, una regla de la historiografía es el principio de la vergüenza. Cuando estás diciendo algo importante y admites que hay deficiencias en tu postulado, es probable que en verdad estés reflejando algo que ocurrió en el tiempo y el espacio. En el evangelio de Juan 7, nos enteramos de que Santiago no creía en Jesús. Y en los sinópticos, cuando Jesús llega a Su casa, sus hermanos y hermanas no son parte de ese grupo de creyentes.

Me pongo a  pensar: “Sabes, un escéptico reconocido presenta un aspecto interesante.” Aquí tienes a alguien que se crio con ellos, a quien siempre se le dijo, “Jesús hizo el mejor trabajo, a él no es necesario decirle nada, te lo puedes imaginar, y cuántas veces lo viste, ¡vaya! Es difícil para mí acertar esto, Él siempre parece como un ángel, ¿Sabes?” Por eso no puede creer.

Ahora, pasamos unas cuantas páginas en el Nuevo Testamento y ¿Dónde encontramos a Santiago? Él es el pastor de la iglesia más grande en el mundo antiguo. Y en Hechos 15 en el llamado Consejo de Jerusalén Pedro está allí, Pablo está allí. ¿Quién dice la última palabra? Uno de esos hombres, ¿verdad? No. Santiago se levanta y dice las palabras decisorias. Cuando estás con Santiago, cuando estás en su territorio,  cuando estás en Jerusalén, escuchas lo que él tiene que decir. Él es el pastor.

Ahora, ¿Cómo pasas de ser un escéptico a ser el Pastor más importante en el mundo antiguo? Paul suministra esa respuesta en 1 Corintios 15:7. Él dice, “y luego se apareció a Santiago.” Ahora, Reginald Fuller dice, aun si Pablo no supiera de este puente, que él pasó de ser un escéptico a Pastor, se puede asumir que lo hubo. ¿Por qué? Fuller dice, sin esa aparición, tengo que asumir: 1) Que Santiago se convirtió, no tengo razón por que no; y 2) Su posterior elevación a este importante cargo como Pastor. Y la conclusión es que tenemos una fuerte evidencia que fue por la resurrección, la cual llevó a la conversión de Santiago y su posterior ascenso en la Iglesia primitiva.

Ankerberg: Mucha gente mira el apóstol Pablo, y cuando tratan de averiguar por qué se convirtió en cristiano, ellos se tropiezan, ellos dan un montón de explicaciones naturalistas, pero lo que el propio Pablo dijo tiene sentido. Háblanos de eso.

Habermas: Bueno, tenemos el testimonio de Pablo aquí y Pablo se lo toma en serio, y  como lo digo en clase, “Pablo entra y los evangelios dejan de ser.” Creo que no tenemos que estar de acuerdo con esto, pues podemos trabajar con los evangelios. Pero sí tenemos a Pablo y de las 13 epístolas de Pablo que llevan su nombre, y los críticos por unanimidad aceptarían entre cinco y ocho de esas epístolas. Y el propio Pablo por ejemplo, en el libro de Filipenses dice que estaba persiguiendo a la iglesia, que es un “hebreo de hebreos”, un fariseo, no es un  amigo del cristianismo. Él pensaba que estaba complaciendo a Dios al apresar hombres, mujeres y niños. Y él a veces participaba de sus muertes, como en el caso del apedreamiento de Esteban en el libro de los Hechos.

Así que Pablo fue definitivamente un escéptico. Podríamos decir que tenía un Doctorado bajo Gamaliel en estudios hebreos y esto es un prestigio y se le ha dado su diploma. Él es el hombre escogido para ir en contra de los cristianos. Y él se encuentra con Jesús resucitado, y Jesús dice: “Te he escogido, eres mi hombre. “Y Pablo ve a Jesús resucitado y él llega a ser quizás el más grande teólogo misionero en la Iglesia primitiva.

Ahora, aquí tenemos el propio testimonio de Pablo de lo sucedido. Pablo dice en 1 Corintios 15:8 al final de ese credo, después de resumir el credo, dice, “el último de todos, se me apareció como uno nacido fuera de tiempo”. Un par de capítulos anteriores, en el mismo libro, 1 Corintios 9:1, dice: “¿Acaso no soy apóstol? ¿Acaso no he visto al Señor?” Y a través de todos los escritos de Pablo la resurrección es la clave. Para que sepan que la resurrección es la clave de lo que estoy haciendo; Se apareció a mí en particular. Y sabes, Pablo nunca perdió su agradecimiento a Dios por la gracia que se le extendió: “Gracias por salvado de sus estudios anteriores y traerle a Él. Pero de nuevo, la clave, si no fuera por esa aparición de la resurrección de Jesús, Pablo no sería parte del cristianismo y no sería un testigo, pero lo es.

Ankerberg: Ahora manteniendo esa evidencia en mente, vamos a hablar de una de las teorías más populares que los escépticos han propuesto para tratar de explicar la resurrección de Jesús. Se llama la teoría del desmayo y se dice que Jesús no murió en la cruz, Él simplemente se desmayó o se colapsó. Dr. Habermas explíquenos.

Habermas: Ahora, la teoría del desmayo era la teoría más popular a través de la década de los 1700 y, especialmente, a través, por ejemplo, el primer tercio de la década de los 1800, el siglo XIX hasta que David Strauss puso el golpe mortal a esto, pero antes de hablar de eso, voy a recordar aquí rápidamente que la medicina ha intervenido en esto, y ha dicho: “Bueno, mira, la muerte por crucifixión es la muerte por asfixia y la muerte por crucifixión sufre, en el caso de Jesús, de una herida al corazón. Si Él no estaba ya muerto, lo habría estado.

Ahora, de vuelta a Strauss porque si la medicina no fuera conocida, hemos de  incluir a Strauss en esto, y Strauss se burló de la teoría del desmayo. Él era un liberal izquierdista, a quien se le pensiono por la Universidad de Tubinga por ser demasiado liberal, pero en su gran obra en 1835 sobre  la Vida de Jesús dijo que la teoría del desmayo no tiene sentido y el problema es este: Se contradice a sí misma. Lo que obtienes del desmayo es a un Jesús vivo, no a un Jesús resucitado y esto se explica así.

Jesús debería haber muerto en la cruz; si no lo hizo, tendría que haber muerto en la tumba; pero si no. De seguro que no pudo hacer rodar la piedra. Pero digamos que lo hizo. Ahora, Strauss no creía en que había  una guardia, pero para aquellos que creen en que sí, ellos solo estaban sentados por ahí, Él pasa por entre los guardias. Pero aquí está el problema para Strauss. Una vez más, lo que tienes es que; Él no murió en la cruz; no murió en la tumba; no pudo rodar la piedra. Él viene a donde los discípulos están. [Toc, toc, toc] Él llama a la puerta. ¿Cuál será la apariencia de este hombre? Es un Jesús humano, Ha sido crucificado, Se Le han abierto las heridas de nuevo, está sangrando de Su cabeza, no se ha lavado el pelo, es decir, tiene sudor y sangre y se le ha abierto el costado de nuevo. Y Él se agacha y está cojeando, está pálido. Y [toc, toc, toc]: “Se los dije que resucitaría de entre los muertos.”

El problema, dijo Strauss, con la teoría del desmayo es que nos encontrarnos con un Jesús que está vivo, pero que no se obtiene a un Jesús que ha resucitado. Ahora, Strauss no cree en la resurrección, pero él sabe que los discípulos sí. Y el desmayo no te lleva de A a B. Lo que obtienes es a un Jesús que: “Señor, pasa adelante, siéntate por aquí, vamos a ir por un cubo de agua y llamaremos al doctor.”

Parafraseando a Strauss, los discípulos habrían llamado a un médico antes de que proclamaran que Él ha resucitado, porque aquí está Pedro en un rincón diciendo: “¡Vaya! Algún día voy a tener un cuerpo resucitado como el de Él.” Y eso, por cierto, es la proclamación que está más unido con la resurrección de Jesús: Que los creyentes serán resucitados. Ahora, de nuevo, Strauss no cree que los creyentes van a resucitar y no cree que hubiera una guardia y no cree que Jesús fue resucitado, pero si no puedes conseguir esa creencia por parte de los discípulos, no importa, pues el problema es que el “desmayo” no puede dar cuenta de las experiencias que los discípulos tuvieron que creyeron ser  apariciones de Jesús resucitado.

 

*********

Ankerberg: A continuación, La cuarta descripción naturalista dada por los escépticos que tratan de explicar lo que sucedió a los discípulos de Jesús, es lo que ellos llaman la teoría de la “alucinación”. Aquí, en vez de que Jesús apareciera a sus discípulos con Su cuerpo literal, físico, dicen que los discípulos vieron una alucinación en su lugar. Escuchen.

Habermas: ¿Qué pasa con la teoría de la alucinación? Probablemente ninguna teoría tiene más problemas que esta.

Problema# 1: Grupos de personas, ni siquiera dos a la vez, pueden ver la misma alucinación. Una alucinación es algo que se cree tan firmemente que inventas la imagen mental. Dos personas no pueden compartir una alucinación más que dos no pueden compartir un sueño. Por lo tanto, si tienes ejemplos de apariciones de grupo y ellos las tuvieron, por ejemplo, en 1 Corintios 15:3, esas no son alucinaciones, no como grupo.

En segundo lugar, los discípulos no lo creían, pero fue confirmado por todos, Así que tanto la Escritura y la psicología, nos dicen que no se puede ser descomunal, esperar que los discípulos después de esta tragedia vivida: que su mejor amigo, su fuente de vida, había terminado. En teoría deben de tener la esperanza de la resurrección y hacerse este tipo de imágenes. Así que segundo, ellos no están en el estado de ánimo adecuado.

La tercera puede ser la más devastadora: demasiadas diferentes personas, tiempos, y lugares. Te encuentras con hombres, mujeres; gente que están dentro de casas y en lugares fuera; caminando, de pie, y todo eso. El problema es, creer que cada una de estas personas fabrica una alucinación particular está más allá de la sensatez. Rara vez vemos hoy en día alucinaciones, pero ellos tuvieron que haberlas tenido en demanda. Eso es muy problemático.

Cuarto problema: si los discípulos estaban viendo alucinaciones, tenemos un pequeño problema con la tumba vacía. No estaría  vacía. Y así, los líderes dirían: “Amigos, tenemos un problema aquí.” Los  críticos dirían, “Ahora, vamos, ¿Cuál sería el aspecto de ese cuerpo después de 50 días?” Oye, mira, no importa. Este cuerpo se ve como si hubiese sido crucificado, aquí están los clavos. Este es él, esto tira esta teoría por la ventana. Así que la tumba vacía es un golpe mortal para la alucinación.

Las alucinaciones no cambian vidas, no transformar la vida para siempre. Tuve un par de amigos que estaban experimentando con alucinaciones y gente les estaban ayudando a salir de esas alucinaciones. Es decir, se les corrigió y cuando se les sacó de ellas, esto es lo que dijeron. Dos argumentaciones. La gente dice: “Esas cosas no suceden, mis amigos no las vieron. Si ellos no las ven, y si alguien que está ahí no las ve, les dicen a otras personas, en especial algo extraño sucedió como una resurrección, eso no transforma vidas.

Hay cinco problemas, pero permítanme añadir otras dos: Santiago y Pablo. Ellos no están muy cuerdos. Santiago, el escéptico. ¿Qué va a hacer que él renuncie, apretar sus dientes y abrazar a su hermano resucitado? Y ¿Qué puede hacer que Pablo el Doctor erudito en el judaísmo cambie a abrazar la autoridad cristiana, y ser un misionero, y teólogo? Creo que es muy difícil de decir, o bien que uno de ellos lo quisiera, deseara ver a Jesús resucitado.

Siete críticas. Podríamos ir más allá. Hay muchas, muchas, pero estas son sólo algunos de los problemas con la alucinación.

Ankerberg: El Dr. William Lane Craig dice que hay otra razón importante para rechazar la teoría de la alucinación. Escuchen.

Craig: Un problema adicional con la hipótesis de la alucinación es que tiene escaso poder explicativo. Se ofrece como una explicación a las apariciones; pero en realidad, no explica por qué los discípulos llegaron a creer que Jesús había resucitado de entre los muertos. Pues verán, dada la mentalidad judía típica acerca de las creencias en el más allá, habrían creído que Jesús habría ido al seno de Abraham, al Paraíso, donde las almas de los justos muertos estarían con Dios hasta la resurrección al final del mundo. Y por lo tanto, si hubieran alucinado visiones de Jesús, habrían proyectado visiones de él como exaltado, en el cielo, donde Dios le había llevado hasta la resurrección, en el fin del mundo. Pero que a lo sumo les habría llevado a proclamar la “asunción” de Jesús al Cielo o la glorificación de Jesús en el cielo, no Su resurrección literal de entre los muertos.

Ankerberg: La teoría naturalista final que ha sido propuesto por los no cristianos para explicar la resurrección de Jesús es la suposición de que la resurrección de Jesús está en paralelo con los mitos grecorromanos sobre el morir y resucitar de los dioses. Se sugiere que los cristianos simplemente copiaron la idea de las religiones místicas. De hecho, esta fue una de las teorías presentadas por algunos de los estudiosos durante el Programa de Peter Jennings de la ABC, La Búsqueda de Jesús. El Dr. William Lane Craig explica por qué la evidencia refuta por completo esta teoría.

Craig: Me quedé sorprendido, francamente, escuchar el programa de la ABC, y escuchar a uno de los académicos entrevistados indicar que los primeros discípulos pudieron haber sido incitados a  creer que Dios había resucitado a Jesús de entre los muertos a raíz de los mitos grecorromanos de dioses que morían y eran resucitados. Y la razón por la que estaba sorprendido, fue porque se trataba de una hipótesis que estuvo muy de moda en la llamada “historia de las religiones” de la escuela de pensamiento a finales del siglo XIX y la primera parte del siglo XX; pero la escuela pronto se derrumbó y ha sido prácticamente universal descartada hoy en día entre los estudiosos del Nuevo Testamento. Así que la idea de que los discípulos llegaron a creer en la resurrección de Jesús, en base a los mitos grecorromanos es simplemente obsoleta.

En general, los estudiosos del Nuevo Testamento de hoy en día reconocen que el marco adecuado para la comprensión de Jesús de Nazaret, no es la mitología greco-romana, pero, más bien, es algo del primer siglo, del judaísmo palestino y es en el contexto del judaísmo que el profeta de Nazaret debe ser propiamente entendido. Y todo el movimiento judío de protesta contra Jesús, y la comprensión del judaísmo de Jesús, es un testimonio de este hecho.

Ahora, ¿Por qué la historia de esa escuela religiosa colapso? Bueno, principalmente por dos razones. Número uno, los paralelos eran falsos. De hecho, no hay paralelismos con los relatos de la resurrección o los relatos de la tumba vacía en la mitología grecorromana. Estos dioses que morían y eran resucitados no se refieren a ninguna figura histórica en absoluto. Ellos no eran más que símbolos mitológicos del ciclo de cultivo. Los cultivos se secan y mueren con el calor, en el árido-verano del medio oriente y luego vuelve a la vida cuando las lluvias de invierno y primavera vienen. Y no se pensaba en absoluto que estas fueron aplicadas a individuos históricos. De hecho, de verdad que no se referían a resurrecciones en absoluto. Estos dioses como Tamuz, Adonis y Osiris no volvían a la vida, en verdad no volvía a la vida de entre los muertos; pues ellos todavía existían en el más allá. Así que es realmente inapropiado pensar en ellos como paralelos a la tumba vacía y los relatos de las apariciones y la creencia en la resurrección de Jesús.

Pero en segundo lugar, no hay relación de causa entre estos mitos y los primeros discípulos. Puedes ver, estos mitos eran conocidos en el judaísmo y a los judíos les parecían totalmente aborrecibles; eran algo  blasfemo para los judíos ortodoxos. Y la idea de que los primeros discípulos de Jesús iban a creer sinceramente que Jesús de Nazaret había resucitado de entre los muertos porque habían oído de estos mitos sobre Osiris, Adonis y Hércules es tan absurdo como llegar a creer que algún amigo tuyo es resucitado de entre los muertos porque ha visto la película ET y E.T. volvió a la vida en la película. Es sólo históricamente absurdo pensar que estos hombres sinceramente habrían llegado a creer que Jesús había resucitado de entre los muertos, en base de estos mitos y luego estar dispuesto a morir torturados por la convincente creencia de esta verdad.

Ankerberg: Ahora, hay dos tipos de personas que están viendo el programa de hoy. Los que han venido a Jesús y han  totalmente depositado su confianza en Él y los que no lo han hecho. Si deseas confiar en Jesús como tuyo propio el día de hoy, y  pedirle que obre en tu vida, para salvarte y perdonarte y cambiarte, él promete hacerlo. Si ese es tu deseo de corazón, me gustaría  guiarte en una oración ahora mismo. ¿Oremos?

Oh, Dios, sé que soy un pecador y que no puedo salvarme a mí mismo, vengo y creo en Ti, Señor Jesús, que tú eres el Hijo de Dios, que moriste en la cruz y pagaste por todos mis pecados y que eres capaz de limpiar a los que vienen y ponen su confianza en Ti. En este momento deposito  mi confianza en Ti, lo mejor que sé cómo. Perdóname y entra en mi vida. Gracias Señor Jesús por resucitar de la muerte, habiendo vencido la muerte y poder darnos vida eterna a todos los que creen en Ti. A partir de este momento creo en ti y confío en Ti para que seas mi Salvador. En el nombre de Jesús, Amén.

Ahora, si hiciste esta oración, la Biblia dice que Dios ve el corazón y que te ha aceptado y perdonado en el nombre de Cristo, para que puedas pasar la eternidad con Él. La Biblia dice: “Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Eso es lo que has hecho hoy y eso es lo que Dios hizo.

 

 

Para ver más de nuestros programas de Televisión, puedes descargar nuestra Aplicación GRATIS del Programa de John Ankerberg

¿Cómo Orar Para Aceptar a Jesucristo?” @ JABiblica.org

Derechos Reservados 2001 ATRI

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio