El Consuelo de Dios para los que Cuidan Enfermos – 1

God’s Comfort for Those Who Care for the Sick

With Dr. John Ankerberg, Dr. Michael Easley, Cindy Easley, Joni Eareckson Tada, Ken Tada

copyright @ 2014 ATRI
PO Box 8977, Chattanooga TN 37414

Program 1 – The Peculiar Role of the Caregiver of a Sick

 Introduction ng

Announcer: Today on John Ankerberg’s Show

Ken Tada: There was a point, one night when I had to sit on the edge of the bed and just say to Joni, “I still love you, but I feel trapped by disability.”

Announcer: How does God help and encourage those who daily care for their loved ones who are suffering?

Joni Eareckson Tada: I saw her depression lift, I saw the fog begin to disappear, I saw a sparkle in her eyes, I saw a smile that came from the heart, and I realized that Ken thought I was a, and quote “a precious gift” of which God had spoken.

Dr. Michael Easley: Just as Ken cares for Joni, as Cindy cares for me, and as you take care of your friend or your mom or your dad or your sister or your child, this is a ministry that we cannot do by putting marks of verification of 1, 2, 3. But it is a ministry that God has given you, of caring for someone who cannot take care of himself. It is precious and great to Him; And this is influencing other people by seeing how Ken cares for Joni, how Cindy cares for me.

Announcer: My guests today are Dr. Michael Easley, President Emeritus of the Moody Bible Institute, and his wife Cindy; as well as Joni Eareckson Tada, founder of “Joni & Amigos”, and her husband, Ken. Join this special edition of the John Ankerberg Program

***********

Ankerberg:  Welcome to our program, we have a good program for you today. We have some guests with us that I want you to meet, Dr. Michael Easley and his wife Cindy, and we have Ken Tada and his wife JoniEarecksonTada, and I can tell you, we are dealing with a great subject.

Let me start with two terrifying stories. One day my father returned home from a missionary trip; he had never been sick in his life, but he went to the hospital and they did X-rays of his whole body, the doctor came out and told me his body was full of cancer; tumors in the brain, in every part of your body. “You have to tell him, John, in 90 days he’s going to die.” I was, and at that time I became a caregiver, and this is not a subject that is studied in seminary or graduate studies. On the other hand, a couple of years later, after my mother saw her best friend die from Lou Gehrig’s disease, she went to the doctor’s office and was told, “You have Lou Gehrig’s disease.” So, she already had a clear idea of ​​what the next 24 months would be like.

We are talking to those of you who have a partner, a wife, a husband, a father, who have just heard bad news. How can God help you when you receive bad news? All of our guests have been there, that’s why I call them “pain experts”, because they know about these feelings, and I want to talk to them about this, I want us to speak through the eyes of the caregivers. We have heard from those who are suffering, but now we will hear from people who care for those who are suffering, our next three shows will be about them.

And, Cindy Easley, I’m so glad you’re here. And I want you to take us back to the moment when you realized that, according to what the doctor was saying, what Michael was facing. Tell us what you were dealing with, and how did you assimilate that in your mind?

Cindy Easley:  Well, his last major surgery was probably the scariest for me personally, because he had a multi-level fusion in his neck. And, of course, with any surgery there are chances of death due to complications. When the doctor first spoke to us about it, I usually tend not to worry until I have to, so I thought, You know what? I’ll face it, when it happens. But then, when he was in the operating room, the nurse had told me before the surgery that she would come out in 15 to 30 minutes to update me, to tell me how things were going. And when they took him away, I went into the waiting room, I knew that the operation would start at 9 in the morning, and that’s how 9:15 and 9:30 and 9:45 and 10:00 passed.

And there was a phone there, which they would call from the surgery room from time to time to let the family know how things were going. And I’d hear the name of a patient being called, and they’d come up to the phone. There was also a television screen where patient information was coming out, you know, and it said, such and such a person is in recovery; and such person’s surgery goes well. But Michael’s name never came up.

I started to panic, because I thought, “Oh Lord, in Your mercy, You have said: ‘Michael, come home, good and faithful servant'”, because I knew, in the amount of pain that he lived, he would be very happy to go home to the sky from the surgery table, unable to come back to me again. And I had great fear, I started pacing from one place to another. Finally I asked someone to call the operating room. They did not respond, So, you know, I thought, “He must be unconscious and they’re trying to keep him alive.” So, I could just lean on God’s mercy and say, “I don’t know what you have for me, but whatever it is. , I am willing to accept it. What alternative do I have but to trust You? “

Ankerberg:  Yes. For people who have heard the bad news maybe this week or recently, well, what advice would you give them after having been through that?

Cindy Easley:  Take a deep breath and trust God. God knows very well the situation you are in. We have a God of compassion who has been through every single thing you are feeling. And, without a doubt, He will be with you. I have no doubt that God is going to walk through everything I face, that is why I don’t worry about things; because I think, “What’s the worst that can happen in this situation?” And then my question is, I repeat that in my mind, and then I wonder, “Is God there?” Yes, He will be there! And so, you know, with God I know that I can walk through those things. Will I like it? No, not a bit! But with God’s support, help, comfort, compassion, love and faithfulness, it is possible.

Ankerberg: ¿Qué acerca de los hijos? ¿Cómo ellos recibieron la noticia?

Cindy Easley: Bueno, ya sabes, tenemos hijos de todas las edades, por lo que los mayores estaban un poco más conscientes. Nuestra hija mayor, que tenía 20 años entonces, ella dice que por un par de semanas antes de la cirugía se despertaba llorando en temor que su papá fuera a morir. Nuestros hijos más pequeños, no compartimos mucho con ellos; ¿por qué hacerles pasar por ese pánico y temor? Y al igual que los demás, los niños procesan toda esta información de manera diferente dependiendo de quiénes son, ya sea que se preocupen, o no. Creo que durante la cirugía ellos estaban con un poco de pánico. Por supuesto, ellos sentían lo que yo sentía. Pero, sabes, vimos a Dios conducirle por todo esto, y agracias a Él, lo trajo a casa.

Ankerberg: ¿Cómo te sentiste cuando viste a Michael sufrir tanto? ¿Qué pensaste acerca de Dios?

Cindy Easley: Sabes, Michael ha dicho que él nunca preguntara el por qué. Pero yo siempre pregunto por qué. Sabes, “Señor, ¿por qué? Este hombre estaba en el pináculo de su ministerio. ¿Por qué no lo curas para que él lleve al Instituto Bíblico Moody a otro nivel? O incluso en la predicación, en lo que sea, Señor, ¿Por qué, por qué él? ¿Por qué lo elegiste a él? “No hay respuesta para eso, y no obtengo ninguna respuesta, y está bien, pues se trata de solo confiar, “Señor, Tú sabes el tapiz de nuestra vida, nosotros no.” No creo que vayamos a entender cómo Dios está usando el dolor de Michael en su vida, en la vida de nuestra familia inmediata, hasta que estemos en el cielo. Y hasta cierto punto he aceptado eso; que, sabes, “Me siento bien con todo eso, Señor. Confío en que tu harás lo que crees es  mejor.”

Ankerberg: Pensaste en el momento, cuando la enfermera y el médico no se ponían en contacto contigo, ¿Qué pasó por tu mente, pensaste que el Señor se lo había llevado? ¿Cómo te sentías?

Cindy Easley: ¿Qué voy a hacer ahora? Y no en “¿Cómo voy a proveer ahora?,” sino “¿qué voy a hacer sin mi mejor amigo?” Sabes, una de las cosas para Michael que ha sido muy difícil es que hay tantas cosas, que con el dolor, él no puede hacer cosas que solía hacer, y yo le digo todo el tiempo, no me importa nada eso, siempre podemos conseguir a alguien para cortar nuestro césped, pero te necesito, y hablo con él sobre todo lo que pienso, lo que siento, acerca de mi negocio, él es para mí como una caja de resonancia para todo. ¿Y qué haría sin eso? Quieroenvejecer con él.

Ankerberg: Michael, el libro de Santiago dice, “Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas.” Ahora que estoy diciendo, vamos, ¿Sabes qué? Pablo dice: “Porque por fe andamos, no por vista.” Y tú has hablado sobre esto muchas veces en tus sermones. Si ves a tus circunstancias para obtener tu teología, estás en un gran problema. Pero aun así, estoy diciendo, “Tened por sumo gozo.”

Michael Easley: Joni ni yo diríamos que en el momento en que conocimos de nuestras noticias estábamos, “¡Oh, gloria a Dios, esto es maravilloso!” Sabes, John, este es probablemente uno de los pasajes más mal interpretados sobre el sufrimiento en la Biblia, pues para entender lo que Santiago está diciendo tienes que seguir leyendo, “Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas,” un gran paréntesis, “sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” O, en otras palabras, vamos a pasar por la prueba y a través de ella aprendemos y adquirimos paciencia, que de otra manera no obtendríamos. Conoce de antemano que cuando te enfrentas a un problema, que vas a pasar por eso; y vas a aprender paciencia, y que la paciencia tendrá un resultado que para cuando llegue la siguiente prueba puedas sonreír un poco mejor, pues sabes que Dios te dio a través de esa prueba la paciencia necesaria que no tenías.

Ankerberg: Sí, otro versículo: “Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación.” Pero tú eres el que está sufriendo.

Michael Easley: Este versículo ha sido un tesoro para mí. Se llama un quiasma, con una variante X perfecta; que se coloca entre las palabras aflicción y gloria. Y como Cristo dijo en repetidas ocasiones, “¿No era necesario que el Cristo padeciera todas estas cosas y entrara en su gloria?” Y de una manera minúscula en la esfera humana, en la condición humana, sin nadie que cuide de ellos, personas que están solas, luchando y sufriendo, existe una manera; no entiendo el trama de todo esto. Cindy habló sobre el tapiz, pero hay una manera, que es si la enfrentamos por fe, que Cristo está utilizando esto, que es una aflicción momentánea y ligera, una vez que crucemos el umbral para la eterna gloria, la cual va a hacer explotar nuestras mentes por lo que será la vida celestial.

Ankerberg: Sabes, hay una gran cantidad de evidencia sobre la resurrección de Jesús, Sus declaraciones, la historicidad de la Biblia, y más, cosas que puedes usar para comenzar y poner tu fe en Cristo. Tienes una base de evidencias sólidas. Ahora estamos hablando de las circunstancias de la vida y la posición bíblica en esto, cuando estás caminando día a día, estás haciendo eso por fe, no por vista, pero el mundo dice, “Si lo veo, lo creó.”

Pero el hecho es, que el hombre espiritual, dice, “voy a creer la Palabra de Dios, ya sea que lo vea o no. Y, de hecho, incluso si la evidencia parece ser contraria, la creeré.” Háblanos de eso un poco más.

Michael Easley: Sí, la fe es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Es confiar en algo que no puedo ver, y  eso es lo que Él nos pide. Eso es lo que Él esperaba de Tomás, sabes, “¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron.” Y la vida de fe es contra-cultural, es contra-sociológica. Pero cuál es mi opción, confiar en mis propias maquinaciones, mis propios sistemas, mis propias ayudas, en la comunidad médica, en un frasco más de medicamentos, que al final no tiene los efectos que se espera de ella. Así que confío, Joni confía, Ken confía, Cindy confía, confiamos en Cristo y sólo en Cristo. Y ese es el lugar de consuelo, incluso cuando el dolor es tan fuerte.

Ankerberg: Fantástico Michael. Estamos hablando con cuatro personas extraordinarias, el Dr. Michael Easley y su esposa Cindy, y estamos hablando con Ken Tada y su esposa JoniEarecksonTada. Y, Ken, el libro, que tengo en la pantalla ahora mismo. Te diré, que es una bella imagen de una pareja enamorada, bien. Y es una historia de amor, Una Historia de Amor Sin Contar. Y es un libro excelente. Y me gustaría que pudiéramos pasar casi dos horas hablando sólo de la forma en que cortejaste a esta chica, pues ella se hizo difícil de persuadir,  incluso en una silla de ruedas, es decir, no es fácil llegar a su corazón, pero tú lo lograste. Y ella te dio su corazón, y tú la amaste, pero no tenía ni la menor idea en lo que te estabas metiendo. Y después comenzaste a enseñar en la escuela, y estás entrenando un equipo de fútbol, y ella está viajando por todo el mundo, tú viajas con ella cuando puedes, y  el ajetreo de la agenda te comenzó a cansar, y en libro hablas sobre los años de prueba. Hay varias personas en la audiencia que ya están allí, Habla con ellos un poco de lo qué experimentaste.

Ken Tada: Bueno, sabía muy bien que me había casado con alguien con discapacidad, pero la realidad de eso vino un año después de nuestro matrimonio, el estar pendiente de ella todo el tiempo comenzó a pasar factura. Y, sabes, es interesante, pero no pensé al respecto, sabes, las compras, las otras cosas que los hombres suelen dejar que sus esposas hagan, pero de repente lo vi, todo el peso de la responsabilidad. Y fue  entonces que el ir a girarla en la noche; cada noche, al hacer que se girara, sabes, el hacer girar a alguien con discapacidad no es, sabes, puedes estar dormido a la media noche, a las 2:00, 3:00, 4:00, y escuchas la voz al otro lado de la cama, que dice, “Ken, tienes que girarme.” Así que, me levanto de la cama, medio dormido, en la oscuridad, y entonces tengo que cambiar la posición de Joni, y eso tiene que ver con tomar las almohadas, ponerlas por detrás de ella por un lado y luego ver que sus piernas están en la posición correcta, y haces todo esto medio dormido y luego, intentar volverte a dormir. Y después, en un par de horas, volver hacer lo mismo, y encima de eso, tengo que ir a la escuela, tengo que ir a enseñar.

Y esta es la forma en que encontraba ese primer año, y llegó al punto en el tuve que sentarse al borde de la cama una noche y simplemente decir a Joni, “Joni, me siento atrapado, sabes, todo esto está empezando a pasar factura. Te quiero, pero me siento atrapado por la discapacidad.” Unos años más tarde en nuestro matrimonio otra cosa vino a ser difícil en nuestra relación. Y fue que, Joni siempre ha estado con dolor, pero algo nuevo sucedió, había un dolor que no entendíamos, era en su espalda y cada vez se ponía peor. De hecho, en un viaje a Europa en la casa de un amigo en Holanda, y es la primera vez que Joni ha hecho esto, ella estaba en la mesa durante la cena y ella dijo: “¿Sabes qué? No puedo, no puedo con esto, no puedo más, tengo que ir a recostarme. “Era la primera vez que ella ha hecho eso, de lo que pueda  recordar, y tuvimos que llevarla a una habitación separada y arregostarla. Y, sabes, ella dijo: “Tengo mucho dolor, no puedo soportarlo. “Y le dije: “Cuando regresemos, vamos a ir a ver a los médicos, vamos a averiguar qué está mal.” Y cuando regresamos a los Estados, sabes, fuimos a hacer muchos exámenes. Pero, nadie nos podía decir exactamente qué estaba mal.

Ankerberg: Si, Ken, tu pensaste que lo tenías todo controlado, ibas a averiguar qué estaba pasando.

Ken Tada: Si, estábamos hacienda todo lo posible.

Ankerberg: He hicieron todo examen posible, más aun así no les pudieron decir qué estaba mal. Mientras tanto ella tiene este infernal, punzante dolor que se siente hasta morir, encima de todo lo demás que están pasando.

Ken Tada: Pensábamos que era la vesicular, pensamos que era un hueso que estaba quebrado, pensábamos, sabes, estábamos probando todo tipo de cosas para averiguar cuál era la causa del dolor, y nunca encontrábamos cuál era en realidad la causa. Pero sabíamos que el dolor permanecía.

Ankerberg: ¿Por qué esto los aparto el uno del otro?

Ken Tada: Creo que una de las cosas que estaba pasando era, sabes, el levantarme para hacerla girar, de lo que hemos hablado, lo que vino a ser más y más, en lugar de solo uno o dos giros por noche, vinieron a ser cuatro y cinco giros por noche, y sabía lo que no dormir bien puede significar, y simplemente me estaba cansado, así como Joni también, y estábamos probando con distintos tipos de medicamentos, una medicina le causaba estar muy, muy ansiosa. Y eso hacía que las cosas se volvieran tensas entre nosotros dos. Pues no era…

Ankerberg: Sí, Joni, háblanos al respecto, pues en el libro, y tú eres una de las cristianas más fuertes que conozco. Y hablas de esta ansiedad que te estaba invadiendo, y era algo como que unos espíritus malignos estaban tratando de llegar a ti, y era algo oscuro, era un sentimiento raro.

Joni Tada: Algunas veces, los efectos secundarias de los medicamentos son peores que el dolor. Y se volvió difícil vivir con el dolor que Ken nos describió, así que los efectos secundarios me llevaron más allá de lo que podía soportar, y dije a Ken una noche. ”Tengo que dejar de tomar esta medicina, esta cosa no es buena, así pues, Ken me llevó a ver a otro doctor para el dolor y él nos recetó un medicamento de menor dosis, y poco a poco pude dejar de tomar ese medicamento para el dolor. Desde entonces ya no me he sentido en un estado de dolor tan grave. La manera en que me siento en la silla de ruedas, el tipo de almohadilla que uso para sentarme, cuánta agua consumo, qué tan profundo respiro, con qué frecuencia me estiro. Son cosas con las que conseguí controlar el dolor.

Ankerberg: Y tú también te sentías atrapada.

Joni Tada: ¡Claro que sí!

Ankerberg: Ambos se sentían atrapados, tú estabas tratando de cuidar de ella, y ella estaba tratando de sentirse mejor, pero no conseguían hacerlo, Y ¿Cómo es que esto los separó? ¿Fue por qué la rutina los desgastaba?

Joni Tada: Creo que el no poder dormir bien para Ken llegó a ser insoportable, y eso me hacía sentir muy culpable: que estaba conduciendo a mi esposo en una confusa depresión y lo veía hundirse en ella cada noche, según las noches pasaban y mi dolor era peor, hasta el punto, y creo que compartí esto en el otro programa, Ken se sentó al lado de la cama y dijo, “Me doy por vencido, ya no puedo más, estoy atrapado, estoy simplemente atrapado, no puedo con la presión psicológica.” Y le dije, “Mi amor, si yo fuera tú, sentiría lo mismo, así que no te voy a cargar o echarte la culpa, voy a permanecer aquí contigo, acerquémonos a Jesús, sujetémonos a Jesús.” Pues, sentimos que estábamos en medio de un remolino de depresión, ansiedad, dolor, la rutina diaria, y el sin parar de los cuidados de las requerimientos de la discapacidad, lo que nos estaba volviendo locos, pero nos sujetamos uno al otro y decidimos, tenemos que acercarnos a Jesús.

Ankerberg: Sí, me gusta eso de Ken, esa noche cuando estabas levantándote para girar, girar y girarla y todo eso, y por fin dijiste, hombre, había tensión entre ustedes y tú dijiste, “No podemos seguir con esta tensión,” y tú dijiste, “Necesitamos orar.” Y Joni dijo, “No tengo ganas de orar.” Y tu dijiste, “Es por eso que tenemos que orar.”

Joni Tada: Es por eso que necesitamos orar.

Ankerberg: Me encanta eso, eso fue estupendo.

Ken Tada: Sabes, John, fue Jesús, fue Jesús a través de toda esta lucha que nos mantuvo unidos. Y sí, dije a Joni que teníamos que orar, pues sabíamos que era eso lo que necesitábamos en eso momento en particular.

Joni Tada: Pero no es verdad, Ken, pues aún ahora—que puedo controlar mejor el dolor— ¿no sientes ese mismo desesperado requerimiento de parte de Jesús?

Ken Tada: ¡Claro que sí!

No vamos a perder ese dulce y tierno buscar de Cristo que debido al dolor nos llevó a hacer. Y aunque ahora, puedo controlar mejor el dolor, y aunque solo tengo que despertar una vez durante la noche, todavía…

Ken Tada: Todavía tenemos que buscar de Jesús.

Ankerberg: Sí, permíteme preguntar, Ken, puesto que esto tiene que ver con personas que están escuchando la mala noticia y luego comienzan a darse cuenta lo que tienen que enfrentar. Tú has escuchado la mala noticia varias veces, bien, ¿Qué aconsejarías a personas que tal vez hayan escuchado, “Tienes cáncer”, o sabes, su conyugue tiene cáncer, o su pareja tiene Alzheimer, o su conyugue tiene bueno tantas cosas? ¿Qué  recomiendas a estas personas que comienzan este proceso?

Ken Tada: Lo primero es tomar un profundo respiro, darte cuenta, bien, en mi caso, puedo decir que tuve largas conversaciones con Dios cuando escuche que Joni tenía cáncer, y creo que a través de todo esto Jesús ha sido fundamental en mantenerme enfocado, si no fuera por Jesús no sé qué habría hecho.

Ankerberg:  Yes, what could we do? This is only the first part of the story of when they heard the bad news. And it is not the worst part, the worst part we will see next week when we talk about “The Duration”, the things that they had to live and that each time got worse, well, friends, the reason is that some of you as caregivers, that they are caring for a loved one and that they are getting worse and you feel exhausted. Where is God? I can tell you, God has helped these people, and I want them to tell you about their experience. Join us next week.

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio