El Consuelo de Dios para los que Cuidan Enfermos – 3

God’s Comfort for Those Who Care for the Sick

With Dr. John Ankerberg, Dr. Michael Easley, Cindy Easley, Joni Eareckson Tada, Ken Tada
copyright @ 2014 ATRI
PO Box 8977, Chattanooga TN 37414

Program 3 – Facing Uncertainty and Anguish as Caring for the Sick

Introduction

Announcer: Today on John Ankerberg’s Show

Ken Tada: There was a point, one night when I had to sit on the edge of the bed and just say to Joni, “I still love you, but I feel trapped by disability.”

Announcer: How does God help and encourage those who daily care for their loved ones who are suffering?

Joni Eareckson Tada: I saw her depression lift, I saw the fog begin to disappear, I saw a sparkle in her eyes, I saw a smile that came from the heart, and I realized that Ken thought I was a, and quote “a precious gift” of which God had spoken.

Dr. Michael Easley: Just as Ken cares for Joni, as Cindy cares for me, and as you take care of your friend or your mom or your dad or your sister or your child, this is a ministry that we cannot do by putting marks of verification of 1, 2, 3. But it is a ministry that God has given you, of caring for someone who cannot take care of himself. It is precious and great to Him; And this is influencing other people by seeing how Ken cares for Joni, how Cindy cares for me.

Announcer: My guests today are Dr. Michael Easley, President Emeritus of the Moody Bible Institute, and his wife Cindy; as well as Joni Eareckson Tada, founder of “Joni & Amigos”, and her husband, Ken. Join this special edition of the John Ankerberg Program

***************

Dr. John Ankerberg: Welcome to our program. We have a very good one for today. We have Dr. Michael Easley and his wife Cindy, and we have Ken Tada and his wife Joni Eareckson Tada. And I want to start with Ken and Joni today. Look at that cover. Whoops! What a beautiful couple, Well, well, and in love; and that’s how they are. I tell you, they are in love, but they have had a difficult walk. You have been married for 31 years ?, something like … 31 years. She has been in that wheelchair for 46 years. She has been in severe pain for the past 12 years. In 2010 he was diagnosed with cancer. Last week we were telling people about the trip across the country with a broken leg. Ken, you didn’t want me to go; but she left, because you didn’t know how she was,

Tada : Well, first of all, I mean, I said, “Joni, I’m going there right now.” And she was objecting at the time, but I could tell by the way she said it that that was exactly what she had to do. And so I took off on a flight the next day. And that put everything on the table for us, I mean, you know, Joni, for the first time she saw that she was doing what she wanted to do, that she wanted to be there to help her. I felt so bad about the fact that she broke her leg. But, I think this also prepared us for when we received the cancer diagnosis.

Ankerberg : Yes, we are talking to people who are approaching the final goal, and you have thought about being at the final goal a couple of times. Let’s talk a bit about this. When you found out you had this breast cancer, here they meet another blow. In other words, it gets worse, and worse, and worse, and worse. But God starts talking to you in your devotions, and Ken says, What?

Tada: I think what happened John, and if I could go back for a second to mention that God had spoken to me years before to tell me “Joni is the most precious gift I have ever given you; take care of her.” Now, it was not an audible voice, but it was a voice, nonetheless, that I had heard in my heart. I didn’t understand it at the time, but in 2010, when Joni was diagnosed with cancer, I finally understood. This was what Jesus was preparing me for. I remember very well entering the office, and a friend of ours said, there is some disfigurement in one of Joni’s breasts, and I went in and saw it. We didn’t know what it was, but we knew there was something there, so we made an appointment to do a mammogram the next day. And when we went for the mammogram, you know, one thing we’ve learned in this whole trip was to hurry up and wait. So they couldn’t tell if it was cancer, but they wanted to do an ultrasound. So they said at the time to think about going ahead and getting in touch with an oncology surgeon. The surgeon couldn’t tell us, but said, that he probably had to have an operation, because it looks suspicious. And so we had the operation.

And in all this process Joni and I realized that God was working in our hearts, so everything slowed down, everything stopped; no more trips, no more … it was just her and me and we had some very sweet moments talking and chatting in the backyard, and realizing that there is a bigger picture out there. And, you know, all those little squabbles that we had, all the little arguments that we could have had, they became insignificant because we had a bigger perspective.

Ankerberg : Tell us about the time when you first learned you had breast cancer. You had a different reaction to anyone I know. You thought, “Great, I’m getting out of here!”

Tada : Well, I mean John, being paralyzed, and after 46 years of wishing for the new glorified body in heaven. This is a good thing. Also, dealing with chronic pain, all of those things propelled my heart toward heavenly home. Having to deal with daily pain made everything very difficult, having to wake up in the morning and find the energy to get through the day. So when I was diagnosed with cancer, stage 3 breast cancer, I thought, Great! “Jesus, this is my ticket to heaven.” And any depression I may have had previously disappeared overnight, totally at night like finger rattling.

But then when I saw the increase in Ken’s devotion to me; Because it’s one thing to care out of a sense of duty or obligation. You know, if you have to pay a nurse you have to. It is one thing to give care because you honor your marriage promises. Yes, all those are good reasons to pay attention, but something very different is when you see the person who takes care of you approach you, not out of a sense of duty and obligation, but because he wants to be with you; he wants you to be well; he wants you to have the best medical treatment; he wants the pain to ease. And you want to have the best surgeon for your mastectomy. In itself, all these things. I could see in Ken’s eyes his devotion to me mainly due to his growing devotion to Jesus Christ. That was shocking.

Ankerberg : Yes, what you fear the most is starting chemotherapy treatment. And usually, when chemotherapy is given, the immune system is further broken. You are already weak, and the great fear is if you get pneumonia. You are claustrophobic and can’t breathe.

Tell me about the night, and I want you to tell us about how he has to make you spin, and he spins you, because you can’t breathe, and you can’t make the phlegm rise. And then I want you to talk about what you prayed for and what happened.

Tada: Bueno, una cosa es ser un paralitico y estar acostado sobre su espalda tratando de conciliar el sueño, pero otra cosa es cuando tienes que lidiar con la flema y el líquido en tus pulmones gorgoteando en la garganta, es un sentimiento tan horrible que sientes que te ahogas, y no puedes sentarse, no puedes levantar la cabeza, estás sobre la cama. Y recuerdo, una noche, estaba muy cansada, la quimioterapia me había agotado, estaba tan cansada de tener náuseas y hacer frente a la parálisis y el dolor. Y yo dije: “Oh, Jesús, esta noche necesito algo de Ti. Necesito sentirte, verte, necesito saber que estás cerca. “Y al instante, debía de haber estado medio dormida, y de repente, me despierto del gorgoteo en la garganta, tuve que llamar a Ken para que viniera ayudarme a sentarme en la cama y expulsar la flema. Y según él está en mi cama, y con la media luz de la lámpara de noche, me miró directamente a los ojos y, “Oh mí, oh mi Dios. Tú eres Él.” Él dijo: “Yo soy quién?” Le dije: “Tú eres Él, tu eres Jesús.” Y fue la más grande revelación, que mi marido iba a ser mi salvador en ese momento. Él era mi rescatador, mi libertador; él era el embajador de Cristo en el mejor sentido de la palabra. Y fue una sensación gloriosa.

Ankerberg: Ella te dijo esto después. ¿Qué pensaste?

Tada: humildad, es de mucha humildad cuando tu esposa piensa que eres el representante de Jesús. Pero, sabes, esa fue una de esas oportunidades que he tenido para demostrar mi amor por Cristo a través de mi amor por Joni.

Ankerberg: Esa noche, estuviste muy temeroso de que ibas a perderla.

Tada: Bueno, todavía no estábamos seguros de lo mucho que este tipo de cáncer iba afectar a Joni y dónde iba a… Quiero decir, no había seguridad en ese momento que los tratamientos de quimioterapia iban a eliminar el cáncer de etapa 3 con el que la diagnosticaron. Ya sabíamos que la neumonía es una de las principales causas de muerte para los tetrapléjicos. Y, como dijo Joni, sabes, llega un punto donde sientes claustrofobia. Por eso, hacer que respirara y continuar ayudándole a respirar era una parte muy importante de todo este proceso. Así pues, sabes, había escuchado a Jesús decirme antes de todo esto, y que recordé más adelante, diciéndome a mí, personalmente, sabes, “Cualquier cosa que ella pida, ve y hazlo.” Así que, yo había determinado que cuando ella me llamara para hacerla girar que en ese momento en particular, que cualquier cosa que me pidiera, yo iba a hacerlo. Y fue un momento muy tierno para los dos. Para ella, para Joni, me miraba como Jesús. Para mí, ser capaz de sentir como si estuviera haciendo lo que Jesús quería que hiciera.

Ankerberg: Quiero parar aquí. Y, Joni, quiero que digas una palabra para los que están enfermos, y que tienen a alguien como Ken o alguien que está cuidando de ellos, ¿Por qué han de agradecerles constantemente?

Tada: Bueno, a Dios le agrada un espíritu de agradecido. Le encanta ver a Su pueblo dar gracias y reconocer las muchas inversiones que otros hacen en sus vidas. Y creo que una de las cosas más importantes que debo hacer para Ken cada día es darle las gracias. Darle las gracias, no con palabras dulces o palabras de halago; un halago vacío. Estoy hablando de un agradecimientosincero, reconocer los sacrificios que él hace, darle las gracias. Él hace la cena; y, quiero decirles, que estás son unas cenas muy bellas que mi marido hace, y, claro que sí, me voy a asegurar de aplaudirle por eso “Mira el color en este plato, Ken, eres maravilloso. ¿Cómo hiciste esto?” Es decir, en las cosas simples, son pequeñas formas de afirmar constantemente las inversiones que tu pareja hace en tu vida, esto es una maravillosa manera de fortalecer los lazos que los unen.

Ankerberg: Háblanos de cuando ustedes empezaron a leer la Biblia juntos.

Tada: Bueno, fue cuando empezamos a sentir que la depresión se estaba quitando, y empezamos a experimentar intimidad, esto fue alrededor del año 2003 o 2004; No sé cuándo Dios le dio esa palabra a Ken, “Joni es el regalo más preciado en tu vida.” Jesús vino a ser algo muy valioso para nosotros y queríamos alimentar eso, que creciera, fomentarlo, cuidar de, hacer todo lo posible para regar eso y labrar esa tierra. Y así fue que comenzamos a leer la Biblia juntos en un año. Ahora es nuestro octavo año, creo yo, de hacer esto. Y nos ha acercado mucho a estar juntos, y nos acerca también al Señor Jesús. Debo decir que hubo una vez hacia el final de mi quimioterapia, Ken me conducía por la autopista 101, y estoy sentado en la parte de atrás, atada a mi silla de ruedas, mirándolo por el espejo retrovisor. Y empezamos a hablar de cómo el sufrimiento es como pequeñas salpicaduras del infierno; salpicaduras del infierno que te hacen despertar y hacerte pensar sobre Cristo, de lo que Cristo en última instancia, te ha librado. Y recuerdo que llegamos hasta nuestro garaje, ¿recuerdas? Y apagaste el motor y ¿Qué dijiste, mirándome por el espejo retrovisor?

Tada: Bueno, yo dije, “Joni, si los sufrimientos son salpicaduras del infierno, ¿Cuáles son las salpicaduras del cielo?”

Tada: Y empezamos a hablar de eso. Y decidimos que las salpicaduras del cielo no eran días en que ya no hay cáncer, cuando todos los suministros médicos están pagados, cuando las cosas son fáciles, en bien estar o cuando no hay dolor crónico. Las salpicaduras del cielo son encontrar a Jesús en tu infierno; pues encontrar a Jesús en medio de circunstancias infernales es tan dulce. Él se revela de manera tierna, porque es la crucifixión de tu propio orgullo, deseos, ansiedades, rendirte frente a Él, y eso es celestial.

Ankerberg: Al pensar en ello, te estás acercando al final, sabes, estás más allá de los límites con respeto a tu tetraplejia.

Tada: Le sé.

Ankerberg: Pero, te ves muy fuerte todavía, te ves muy bien. Pero, ¿Cómo apaciguas tu mente para este próximo evento, el irte a casa para estar con el Señor?

Tada: Ken y yo a menudo hablamos de esto, y cito, “Enfocándonos en el cuadro grande.” A veces, con las rutinas del día a día te encierras en ti mismo, y escondes en tu interior todo, y todo se vuelve pequeño, estrecho y pequeño, y tu perspectiva se encoje, y tu mundo llega a ser infinitamente pequeño. Y, como Cindy dijo anteriormente, tienes que respirar profundamente, abrir las persianas y dejar entrar la luz del cielo para poder ver el cuadro grande. ¿Adónde va todo esto? ¿Adónde vamos a ir a parar? ¿Para qué es todo esto? ¿Por qué tanto sufrimiento? Hay una razón, hay un propósito, no todo es en vano. Dios nunca quiso que sufriéramos por nada. Así que nos enfocamos en el cuadro grande, Ken y yo en medio de estas horribles rutinas, el pedido de suministros médicos, ir al mercado de Gelson, recoger esto, recoger aquello, reparar el pinchazo en mi silla de ruedas, cargar las baterías; es decir, tenemos que parar y pensar que nuestra respuesta piadosa a toda prueba, cada dificultad, está ganando para nosotros una recompensa eterna que supera con creces los inconvenientes de las rutinas del día a día y la discapacidad. Y para eso si vale la pena vivir.

Ankerberg: Estupendo, Cindy, algunos conyugues han perdido a la única persona que han estado cuidando, y están muy solos, se sienten muy mal, no pueden reemplazar a esa persona; no pueden reemplazar a la esposa, nadie está a la altura de lo que tenían y están simplemente solos. ¿Cuál es tu consejo para esas personas?

Easley: Bien, la primera cosa que diría es que tienes que sentir tu dolor, es un proceso por el cual tienes que pasar, pues creo que cuando tratamos de poner el dolor a un lado, nos hacemos mas daño que bien. Dos de las etapas del dolor son la depresión y el enojo. Me gusta ir a los Salmos, me gusta ver lo que David ha escrito. Vaya, que hombre, el tenía toda clase de emisiones. El tomaba todo muy serio, y lo llevaba todo de regreso a Dios, aveces, pienso que sentimos temor decir a Dios que estamos enojados o que nos sentimos deprimidos o que nos sentimos solos. El ya lo sabe. Es decir, no es que estemos escondiendo algo de El. Aquí esta lo que me gusta, en cada Salmo que David esta tratando algo con Dios, cuando ve las cosas como injustas, cada uno de ellos termina en: “Pero en Ti, oh Señor, confiare, a Ti invocaré”.  Y sabes, en Filipenses 4 se nos dice que podemos tener la paz que sobrepasa todo entendimiento, pero esto es solo cuando vamos a Dios con nuestras oraciones y suplicas. Así que, creo que esto es lo primero. Tenemos que ir a Dios y decirle como nos sentimos, y permitir queDios obre en nosotros.

Easley: Bueno, lo primero que tengo que decir es que tienes que pasar por tu duelo, es un proceso que tienes que pasar. Por lo que creo que cuando tratamos de echar al dolor a un lado nos hacemos a nosotros mismos más daño que bien. Dos de las etapas de duelo son la depresión y el enojo. Y puedo decir que han de pasar por la depresión, y sentir ese enojo. Me gusta ir a los Salmos, me gusta ver lo que David ha escrito, porque David, ¡vaya! Ese joven, lleno de tantas emociones. Él sentía todo agudamente, y se lo daba todo de nuevo a Dios. Y muchas veces pienso que tenemos miedo de decirle a Dios que estamos enojados o que estamos deprimidos o que estamos solos. Él lo sabe, es decir, no es como que estamos ocultando algo de Él. Pero esto es lo que gusta, en cada salmo de David a veces él se está encarrilando contra Dios, al verlo como injusto, en cada uno de ellos termina “Mas en Ti, ¡oh! Señor, confiaré. A Ti, Señor, clamaré.” Y, ya conoces, Filipenses 4 que nos dice que podemos tener esa paz que sobrepasa todo entendimiento, pero sólo cuando vamos a Dios con nuestras oraciones y súplicas. Y creo que es lo primero que tenemos que hacer. Tenemos que ir a Dios y decirle cómo nos sentimos, y dejar que Él obre el proceso dentro de nosotros.

Y la segunda cosa es, y tan difícil como sea, tienes que salir de tu casa, planea reunirte con una amiga para almorzar y oblígate a ir. No querrás ir, pues, quieres seguir viviendo con tu dolor, tienes que salir, salir de tu dolor, Ayuda a la vida de otra persona, ofrécete como voluntaria, busca por alguien en tu vecindario o en tu iglesia que necesita ayuda, tienes que hacer algo que te lleve mas allá de ti mismo y buscar de suplir las necesidades de otros.

En segundo lugar, por difícil que sea, tienes que salir de tu casa. Hacer una cita con una amiga para almorzar y tienes que forzarte a ir. No vas a querer ir. Pues, quieres vivir en tu dolor, sal de él. Has de salir de tu pesar. Participar en la vida de otra persona. Encuentra un lugar donde puedas servir de voluntario. Busca por alguien en tu barrio o en tu iglesia que necesita ayuda, y ayúdalos. Busca por algo que te lleve más allá de ti misma y busca por las necesidades de los demás.

Ankerberg: Sí, recuerdo haber leído a unos psicólogos hablar sobre la muerte y decir que cuando haces duelo esto no es un problema de inteligencia. Cuando pierdes a un conyugue, no es hasta unos 24 meses después que empiezas a sentir volver a la normalidad. Tal vez más tiempo.

Easley: Es correcto, y te afecta físicamente también, sabes, es posible que te enfermes más a menudo. Pues abarca todo tu ser.

Ankerberg: Sí, Michael, estamos hablando de llegar a la meta final, hay mucho sufrimiento y dolor, pero ahora por fin has llegado al final, y estás a punto de morir, bien. Vayamos a la habitación donde está la persona enferma, están muriendo, tal vez esta semana, pueda ser dentro de un par de meses, puede ser dentro de dos años, hablamos de una muerte cercana. Y por alguna razón, toda la familia está ahí, y están todos juntos, y vas a decir algo a ellos. Y la persona quiere saber, ¿cómo puede estar seguro de Jesús? ¿Cómo puedo saber que Él ha perdonado mis pecados? ¿Cómo puedo saber que cuando muera, cuando cierre los ojos en esta vida, voy a abrirlos en el cielo?

Easley: Pablo nos dice: “La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna” Y, John, vemos cruces con tanta frecuencia al lado de la carretera, una gran cruz y otras dos cruces en cada lado. Yo crecí como un Romano católico, estaba muy familiarizado con esa escena. Y me resultaba sorprendente que un hombre le dice a Cristo cuando se está muriendo, y parafraseo “Si Tú eres el Hijo del hombre, haz algo.” “bájate y bájanos de esta cruz” El otro hombre lo reprende y le dice: “Déjalo en paz; Él por su parte no ha hecho nada malo, nosotros nos merecemos este castigo.” Y luego le habla a Cristo, “¿Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino?” Y esas dos caras de la cruz representan a toda la humanidad. Ya sea que sacudamos nuestros puños diciendo: “Dios ¿dónde estás? ¿Por qué soy un paralitico? ¿Por qué estoy viviendo con este dolor crónico? ¿Por qué he enterrado a mi amigo, mi marido, mi esposa, mi hijo? “Estamos exigiendo de Dios. Y el otro dice: “¿Acuérdate de mí?” Y las palabras de Cristo a él son, “Hoy, hoy estarás conmigo en el paraíso.” ¿Qué hizo él? Él confió en Cristo. Él confió en Su palabra.

Y esto nos da la oportunidad de decir, ¿Cuál de estas personas voy a ser? Exigir de Dios, ¿Por qué la vida es injusta? O ¿buscar por la misericordia de Dios? Y la oferta es universal. Todo aquel que crea en Él—Él vivió, murió, fue sepultado, Él regreso de entre los muertos—y cualquier y todo aquel que ponga su confianza en Cristo y Cristo solamente se le concede vida eterna con Él en Su reino para siempre. No más paralíticos, no más dolor de espalda, no más cáncer, no más mesotelioma, no más ALS, no más Alzheimer, demencia, no más soledad. Y es eterna, no más esta niebla de vida en que existimos.

Ankerberg: Quiero que dirijas a la audiencia en una oración, bien, pues ellos han de orar y hablar con el Señor, pero muchos de ellos dicen, Michael, nunca he orado. Condúcelos en una oración.

Easley: Sabes una oración nunca es, no es una varita mágica que hemos de frotar o agitar. Es hablar con Dios, algo así como estas palabras: “Padre, en el cielo, me doy cuenta de que soy un pecador, me doy cuenta de no hay nada que pueda hacer para ganar Tu atención o Tu favor. Pero ahora, por primera vez, tal vez he entendido lo que has hecho por mí, que Cristo me amó, Él vivió, murió, fue sepultado para confirmar Su muerte, y Él regresó de entre los muertos. Y cualquiera y todo aquel que ponga su confianza en Cristo y solamente en Cristo para la salvación se le garantiza la vida eterna. Así, Padre, a ser posible en este momento, pongo mi confianza en Jesucristo; No en lo que he hecho, pero en lo que Tú has hecho. Creo, deposito mi fe, y acepto el regalo de vida eterna. Gracias por perdonar mis pecados y concederme los derechos a ser un heredero del reino de Dios para siempre. Amén”.

Ankerberg: Amigos, si usted hizo esa oración, recuerde, la Biblia promete en Romanos 10:13 “Todo aquel [eso quiere decir usted] que invoque el nombre del Señor [con todo tu corazón; si usted oró sinceramente esa oración a Dios, Él escucho esa oración, y Él dice], será salvo.” Eso es lo que Él hizo por ti, eso es lo que Él hizo por mí.

I want to thank all of you for coming. You who are watching, if you had to ask someone to fly from California who is quadriplegic and in severe pain all the time; she is very special to me, thanks for coming. And, Ken, that you could come, and share openly with all of us. I really love you. And, Michael, the same; sitting there with that pain and being able to speak to us so brilliantly; and, Cindy, for coming in and letting you ask yourself these questions and connecting with your experiences. Thank you very much.

Friends, his books are: Joni and Ken, a love story never told; and Dancing With The One You Love, by Cindy Easley. Hope you get these books.

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio