En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 104

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Buscando Una Señal
Mateo 16:1-4

16:1-4: “1Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. 2Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. 3Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis! 4La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue”.

En Mateo 12:38-50 (Parte 85, pág. 160) el mismo pedido de una señal (semeíon Strong G4592) se discutió en detalle. Pero aquí vemos otras declaraciones que merecen nuestra atención.

En el 12:38-50 fueron los fariseos y los escribas; aquí son los fariseos y los saduceos. Esta no es la primera vez (vea Mateo 12:38; Marcos 8:11; Lucas 11:16), como tampoco la última (vea Mateo 23:13-40) en que estos enemigos naturales se juntan para atacar a Cristo. Si sus corazones hubieran sido sinceros al buscar una señal, aun “una del cielo” habrían reconocido que los numerosos milagros hechos por Cristo eran, ciertamente, del cielo. ¿Es que querían otra manifestación del maná del cielo? ¡Jesús había multiplicado panes y peces en dos oportunidades! ¿No tenía Él el poder sobre las aguas como lo tuvo Moisés? Así es, Jesús había calmado las aguas del mar de Galilea en más de una ocasión, y aun había andado sobre el agua, una hazaña que Moisés nunca intentó.

Cristo estaba tan molesto que utilizó la misma expresión como en Mateo 12:39: “generación mala y adúltera”, solo que aquí Él puso adelante lo superfluo que era su búsqueda. Ellos podían fácilmente “distinguir el aspecto del cielo”, por lo que era irónico que ahora miraran al cielo para una señal en lo físico (el clima) pero que no tuvieran fe en “el pan que descendió del cielo” (vea Juan 6:33-58). En este sentido, por consiguiente, Él Mismo es la señal del cielo, por eso planteó la pregunta en Juan 6:62: “¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero?”. Él respondió a Su propia pregunta en Juan 6:64: “Pero hay algunos de vosotros que no creen”. Entonces, nunca fue un asunto de lo adecuado de Sus señales, sino que el meollo de todo esto era la dureza de sus corazones.

La frase “señales de los tiempos” no fue utilizada por Jesús para profetizar ningún evento futuro, sino para referirse a las señales que Él ya había hecho, y con las que había demostrado que Él era el Mesías, el Hijo de Dios (Juan 20:30-31). Significativamente, este es el único lugar en que esa frase específica se utiliza, y sin embargo, constantemente se le ha sacado de contexto para referirse a las hambrunas, las guerras, los rumores de guerras, la inmoralidad y otro montón de cosas las cuales supuestamente señalan a la segunda Venida de Cristo.

Esos incrédulos tuvieron suficientes señales de Cristo, así que ninguna señal se les daría sino la señal del Profeta Jonás, la cual Jesús explicó en Mateo 12:40 como que se refería a Su muerte, sepultura y resurrección. Sin embargo, “si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:31). Jesús cumplió esta señal de Jonás; ¡pero aun así, los judíos no fueron persuadidos! El párrafo termina con las palabras: “Y dejándolos, se fue”. Se dice que si Jesús se aparta de una persona, ¡la gracia también se aparta!

Una Lección Sobre la Levadura
Mateo 16:5-12

El Razonamiento Equivocado de los Discípulos Sobre al Pan
Mateo 16:5-7

16:5-7: “Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan. 6Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. 7Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan”.

¿Qué podría posiblemente haber hecho que los discípulos pensaran que Jesús los estaba amonestando severamente porque no habían llevado suficiente pan? Y no solamente era un discípulo; todos estaban pensando (dialogizomai Strong G1260, pensar, cavilar) dentro de sí en relación a Sus palabras: “Mirad (ohráo, Strong G3708, discernir claramente) y guardaos” (proséjo, Strong G4337, tener cautela, prestar atención).

Esta advertencia doblemente expresada en contra de la “levadura” de un enemigo doble, los fariseos y los saduceos, debería de haber penetrado más profundamente en el pensamiento de los discípulos de lo que la hizo. Su erróneo concepto mental les permitió pensar solamente en lo físico: Es “porque no trajimos pan”.

Pero, ¿por qué esta conclusión en particular cuando no entendieron que Su advertencia se refería a la levadura? En sus mentes debe de haber habido alguna clase de conexión entre la levadura y los fariseos y saduceos. Una sugerencia es que los discípulos pudieron haber pensado que Jesús estaba preocupado de que ellos pudieran comprar algún pan horneado por los fariseos y vendido por los saduceos, y por lo tanto, ese pan estaba contaminado. Ciertamente, esa conclusión extrema debe de haber surgido de su diálogo, porque Cristo utiliza no menos de seis respuestas duras: “¿Qué discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón? ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis?” (Marcos 8:17-18).

Los Discípulos Fracasaron en Recordar Sus Milagros
Mateo 16:8-10

16:8-10: “Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan? 9¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis? 10¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?”.

Jesús había reprendido su poca fe en tres ocasiones anteriores (Mateo 6:30; 8:26; 14:31), en relación con sus preocupaciones, su miedo y su duda, y ahora por su olvido. Si hubiera sido cosa de olvidar algún asunto trivial, podríamos relacionarlo a eso; pero el olvidar dos milagros tremendos e importantes como los de proveer comida, los cuales habían sucedido apenas hacía unas semanas atrás, era demasiado para que Jesús lo pasara por alto. No es de extrañar que por eso Él utilizara un lenguaje severo con ellos. Él también pudo haberles recordado sobre otros milagros, o aun sobre las sanidades que ellos mismos habían hecho en los enfermos. Unos años más tarde el Apóstol Pedro escribiría: “Añadid a vuestra fe… conocimiento… Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados(2 Pedro 1:5, 9). ¡Aquí Jesús le dice lo mismo a Pedro y al resto, añadan a su fe conocimiento y memoria!

El Conocimiento Fallido de los Discípulos Respecto a la Levadura
Mateo 16:11-12

16:11-12: 11¿Cómo es que no entendéis que no fue por el pan que os dije que os guardaseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos? 12Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos”.

Finalmente los discípulos entendieron que la lección sobre la levadura era una lección sobre la falsa doctrina. Afortunadamente, no estamos para especular sobre definiciones específicas. En Lucas 12:1 Jesús “comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”. Jesús define aun más su hipocresía en Mateo 23:3 al decir, “Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen”, y de 23:13-36 Cristo les llama hipócritas no menos de siete veces y provee una lista completa de su doctrina y prácticas hipócritas.

La doctrina falsa de los saduceos se define en Mateo 22:23: “Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu”. Es cierto que los saduceos negaban tres doctrinas básicas y otras, sin embargo, una declaración de Josefo muestra que se adherían a las observancias de la Ley escrita de Moisés pero rechazaban la doctrina oral de los rabinos.

Lo que ahora explicamos es esto, que los fariseos le habían dado a la gente una gran dosis de observancias heredadas de sus padres, las cuales no estaban escritas en la Ley de Moisés, y por esa razón es que los saduceos las rechazaban, y dicen que debemos estimar esas observancias como obligatorias porque están en la palabra escrita pero no observar lo que se deriva de la tradición de los antepasados. (Josefo, Antigüedades, Libro 18, Capítulo 10:6).

Esto entonces era un caso de los tradicionalistas que se unían a los racionalistas para oponerse a Cristo, Quien a su vez les advierte a Sus discípulos en contra de las falsas doctrinas de ambas sectas de los judíos.

En el cumplimiento de los tiempos, el juicio del Señor caerá sobre todas aquellas personas que niegan la verdad de la Palabra de Dios, o que intentan añadirle enseñanzas falsas a la Palabra.

Lea la Parte 105

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio