En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 111

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Transfiguración – Parte 2
Mateo 17:3-5

La Conversación con Moisés y Elías
Mateo 17:3

17:3. “Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él”.

Primero, desde una perspectiva histórica, Moisés y Elías comprenden los días de la Ley y de los Profetas. Todo el alcance del Antiguo Testamento está comprendido en estas dos eras. Fue la Ley y los Profetas lo que Jesús vino a cumplir (Mateo 5:17-20). Hay un verdadero sentido en el que cada libro del Antiguo Testamento habla de Cristo; él mismo lo mencionó más tarde, en Lucas 24:25-27 después de la resurrección: “Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían”.

Un segundo énfasis lo obtenemos de la conversación con Jesús. La narración de Lucas revela específicamente que Moisés y Elías “aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida [éxodo], que iba Jesús a cumplir en Jerusalén”. Proféticamente, ellos hablaron en relación con lo mismo que los santos del Antiguo Testamento anhelaban: los sufrimientos y la gloria del Mesías. Moisés y Elías ya no estaban en un dilema para explicar que estos dos conceptos, aparentemente contradictorios, podían ser cumplidos. Cristo se presentó como el Mesías/Rey a los judíos; Él fue rechazado (Mateo 12:20-25), luego Él predijo Su muerte (Mateo 12:38-41) y giró instrucciones referentes a la siembra, el crecimiento y la cosecha del trigo y la cizaña (Mateo 13). Entonces, Moisés y Elías hablaron con Él referente a los eventos venideros, los cuales empezarían con Su muerte, “lo cual Él iba a cumplir”. Los judíos podían haber pensado que ellos estaban logrando Su muerte, pero realmente era el mismo Jesús el que estaba en control: “Nadie me la quita [la vida]… Tengo poder (autoridad, exusía, Strong G1849) para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar” (Juan 10:18).

¿Hablaron de algo más? Solamente podemos especular o inferirlo; ya que Elías va a venir justo antes del retorno de Cristo a la tierra, seguramente hablaban de eso. En cuanto a Moisés, él “[tuvo] por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Hebreos 11:26). ¡Su conversación se habría centrado en lo que el Mesías llevaría a cabo!

Algunas personas le han agregado el aspecto de tipología para incluir a Moisés y Elías; Moisés representando a aquellos que han muerto y resucitado antes de entrar en el reino mesiánico terrenal, y Elías como un tipo de los santos de la Iglesia que serán arrebatados para encontrarse con el Señor en el aire.

Sin embargo, hay tres cosas que parecen oponerse a esto. Primero, no hay ninguna evidencia que aparezca alguna referencia al Rapto en el texto, o en alguna otra parte en el Evangelio de Mateo.

Segundo, a pesar de que cada tipo es una ilustración, no toda ilustración es un tipo. El método más seguro es el de restringirse a aquellas cosas que son mencionadas como tales en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, “Cristo es nuestra Pascua” (1 Corintios 5:7) es un verdadero tipo, pero uno no puede afirmar lo mismo con respecto a cada evento del Antiguo Testamento, a pesar de que se encuentren muchas ilustraciones que se aplican a la vida cristiana.

Tercero, debemos tener en cuenta que el Señor Jesús dijo que algunos de los que estaban allí no verían la muerte hasta que vieran al Hijo del Hombre “viniendo en Su Reino” (Mateo 16:28), ¡no viniendo a encontrarse con Sus santos en el aire!

La Confusión de Pedro
Mateo 17:4

17:4. “Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías”.

Adicionalmente a esta narración, Marcos 9:6 agrega que Pedro “no sabía lo que hablaba”, y Lucas 9:32-33 nos dice que los tres discípulos estaban dormidos y que al despertar vieron a Jesús hablando con Moisés y Elías. Pero no fue sino hasta que ellos se apartaron de Jesús que Pedro hizo esa sugerencia.

Aquí encontramos varios hechos interesantes. Primero, la Transfiguración empezó a ocurrir mientras los discípulos estaban dormidos; sin embargo, ellos estaban bien despiertos cuando vieron la gloria de Jesús, de Moisés y de Elías.

Segundo, no se nos dice cómo fue que ellos reconocieron a Moisés y a Elías. Eso probablemente fue por una revelación divina; Pedro aun los llamó por sus nombres.

Tercero, la sugerencia de Pedro fue bajo un impulso y confusión; él no sabía qué decir (Marcos 9:6) y aun después que lo balbuceó, él no supo lo que había dicho (Lucas 9:33).

Todo el enfoque de Pedro estaba lleno de confusión. No estamos seguros si los discípulos realmente escucharon los detalles de la conversación que reporta Lucas. Si lo hicieron, es aun más confuso que Pedro sugiriera que se construyeran tres enramadas para que ellos permanecieran con Cristo.

¿Cuál sería el posible propósito de esa idea? Algunas personas han sugerido que era el tiempo del año para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos, y que eso es lo que Pedro estaba pensando. Sin embargo, sea lo que fuere, la postura de Pedro era tonta, como lo indica el testimonio desde el Cielo.

El Testimonio del Padre desde el Cielo
Mateo 17:5

17:5. “Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd”.

Debemos observar tres cosas en este versículo; 1) la misma nube, 2) la voz desde la nube y 3) el mensaje.

Primero, la nube en sí se describe como “una nube de luz” (foteinós, Strong G5460) solamente en Mateo. Es bien conocido que Jehová se apareció en una columna de nube en el día y en una columna de fuego en la noche, en Éxodo 13:21-22 y que esto continuó “en todas sus jornadas” (Éxodo 40:34-38).

No solamente esta es la apariencia de la gloria del SEÑOR histórico, sino que también es escatológica. Se puede trazar a través de la profecía de Ezequiel, comenzando en el primer capítulo con una visión y concluyendo con la promesa de Jehová: “Y pondré mi gloria entre las naciones” (Ezequiel 39:21), y Su misma presencia en Su trono (43:7) cuando la gloria del SEÑOR llene la casa del SEÑOR en el Reino Milenial (44:4) para que toda la ciudad de Jerusalén sea llamada Jehová-sama, “El SEÑOR allí” (48:35).

Todo esto corresponde con la escatología del Nuevo Testamento la cual describe el retorno de Cristo a la tierra en palabras de Lucas 21:27: “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria”.

Puesto que la Transfiguración es para mostrar cómo es que van a ver “al Hijo del Hombre viniendo en su reino”, es apropiado que la nube de luz (brillante) sea parte de sea demostración.

Segundo, la “voz desde la nube” se identifica como que es del Padre Celestial, Quien dice: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. Como lo observamos en la discusión de Mateo 3:17, la voz del Padre se escuchó en el bautismo de Jesús, en la Transfiguración, y en el momento que se aproximaba Su muerte, en Juan 12:28.

Tercero, el mensaje es igualmente importante. Identifica a Jesús como el Hijo de Dios el Padre al comienzo de Su ministerio (3:17), le aseguró a Jesús y Sus discípulos que el Padre glorificaría Su Nombre por medio de la muerte y resurrección de Su Hijo (Juan 12:28), y aquí, en la Transfiguración, se encuentra la promesa del retorno de Su Hijo para establecer Su Reino Mesiánico Milenial como el Hijo de David.

El mensaje termina con “en quien tengo complacencia; a él oíd”. Jesús dijo, “porque yo hago siempre lo que le agrada [al Padre]” (Juan 8:29). Pero Sus palabras finales, “a él oíd”, deben haber sido para reprender la sugerencia de Pedro de colocar a Moisés y a Elías al mismo nivel de Jesús.

En el Cumplimiento de los Tiempos, ¡Cristo será debidamente honrado como el Rey de reyes y Señor de señores!

Diciembre, 2009

Lea la Parte 112

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio