En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 118

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Los Fundamentos del Perdón
Mateo 18:21-35

Pregunta: El Alcance del Perdón. Mateo 18:21

18:21:“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?”

Como muchas personas han señalado, Pedro pudo haber estado pensando en las enseñanzas de los rabinos, quienes a su vez las tomaron del Antiguo Testamento, de que una persona puede ser perdonada una sola vez, luego dos veces y, finalmente, tres veces, pero después de eso ya no hay perdón posible.

Por ejemplo, Job 33:29-30 enseña que, “He aquí, todas estas cosas hace Dios dos y tres veces con el hombre, para apartar su alma del sepulcro, y para iluminarlo con la luz de los vivientes”. Por lo tanto, Pedro estaba siendo más del doble de generoso de lo que las Escrituras exigían. Sin embargo, eso se formuló como una pregunta y Pedro quería una respuesta del Señor.

Solución: Perdonar Sin Límites. Mateo 18:22

18:22: “Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete”.

Probablemente para sorpresa de Pedro Jesús respondió que aun siete veces no es suficiente, sino que 70 veces 7 (esto es 7 multiplicado por 7, 70 veces, un número astronómico). Él dijo algo similar a esto en Lucas 17:3-4 que si un hermano comete una falta en contra de uno siete veces en un día, y vuelve y se arrepiente las siete veces, uno tiene que perdonarlo.

En ambos casos este es un lenguaje exagerado; nadie va a cometer un número incontable de ofensas en contra de otra persona, ni aun siete veces en un mismo día, pero aun si lo hiciera, esa persona debe de ser perdonada. Pablo utiliza el mismo método sin límites en Efesios 4:32: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Una Ilustración del perdón sin límites. Mateo 18:23-35

La Ilustración positiva: El Rey y Su Siervo. 18:23-27.

18:23-27: “Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda”.

Como sucede con cualquier parábola, esta tiene un punto principal, pero sus detalles son secundarios y algunas veces irrelevantes. Aquí el asunto principal tiene que ver con el perdón, así que la referencia al “reino de los cielos” es secundaria. Realmente no importa si esta frase tiene una connotación espiritual presente de una relación entre Dios y el hombre en general, o si se refiere al futuro Reino Mesiánico terrenal; la relación sería la misma.

También es imposible poder determinar un equivalente exacto del monto que representa esa gran deuda que contrajo el siervo; el valor de las monedas ha cambiado considerablemente desde ese día hasta el presente. Pero las proporciones son similares, por lo que podemos decir que el salario de un día era un denario, según Mateo 20:2. Seis mil denarios conformaban un talento. Entonces la deuda de este siervo era de 10.000 talentos, o 60 millones de denarios. ¡Si este hombre trabajara seis días por semana, le tomaría 191,693 años para poder pagar esa deuda!

Aun vendiendo la familia de este siervo para esclavos, el valor obtenido nunca se acercaría para cubrir un posible arreglo. Su única esperanza era postrarse ante el rey y pedirle paciencia hasta que pudiera pagar “toda la deuda”. A pesar de la palabra fuerte doulos (Strong G1401) que se utiliza, esta persona no era un esclavo en el sentido normal de esa palabra; él y su familia aun no habían sido “vendidos”.

Él era, sin duda, un oficial de alto rango en un reino oriental, sin embargo, era considerado como un “duolos” comparado con el rey. No se menciona cómo fue que se metió en una deuda tan grande. Puede haber existido un comportamiento político inadecuado o una malversación de fondos, o él pudo haber estado especulando, con el dinero del rey, en inversiones comerciales que fracasaron.

Pero lo que nos importa aquí es la imposibilidad de este siervo de poder pagar esa deuda, y que el perdón del rey fue ilimitado. Se utilizan tres términos: “movido a misericordia”, de splagjnízomai (Strong G4697); lo soltó, de apolúo (Strong G630, soltar, dejar libre), lo dejó libre de la deuda; lo perdonó, afiemi (Strong G863). Todo esto nos ilustra la misericordia ilimitada de Dios la cual nos ofrece el completo perdón aun para el peor de los pecadores (Colosenses 2:13).

La Ilustración negativa: El Siervo y Su Consiervo. Mateo 18:28-33.

18:28-33: “Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?”.

Esta segunda persona probablemente era un oficial de menor categoría, un súnduolos (Strong H4889, consiervo) “sirviendo al mismo amo” junto con el primero. Además, la deuda era infinitamente menor, solamente 100 denarios, o un poco más del salario de unos tres meses, lo cual no era difícil de pagar. No solamente vemos aquí un contraste en los montos, sino también en las actitudes. El rey fue compasivo; el siervo fue violento. El rey le llamó “siervo malvado”. También podemos ver un tercer contraste en sus acciones; el rey perdonó una deuda que era impagable; el siervo metió a su deudor en la cárcel.

Aplicación: ¿Qué Significa la Parábola? Mateo 18:34-35

18:34-35: “Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”.

Como ya se mencionó, una parábola tiene un punto principal para que todos los detalles no afecten la interpretación, ya que cada ilustración se separa en algún lugar. En el caso presente, alguien puede decir que esta parábola enseña que una persona puede ser perdonada de su gran deuda de pecado, solamente para saber que Dios ha cambiado airadamente Su manera de pensar, y decide no perdonarla. Al contrario, si la parábola está hablando sobre el pecado de un creyente entonces es concebible que Dios lo ponga en manos de los verdugos “hasta” que esa gran deuda sea pagada totalmente ¡en el purgatorio!

Un resumen de los comentarios finales del rey en 18:32-34 nos sirve para enfatizar la fuerza de la parábola. En el 18:32 él le llama al siervo “malvado” de ponerós (Strong G4190, perverso, malo, maligno), que es la palabra utilizada para la generación “mala” y adúltera en 16:4, o para “el hombre ‘malo’, que del ‘mal’ tesoro de su corazón saca ‘malas’ cosas” (12:35), y aun en los demonios “malos” en el 12:45.

Puesto que el siervo es “malvado”, no existe ningún cambio en su corazón. En el 18:33 un cambio en el corazón sería evidenciado por la “misericordia”, pero en vez de eso hubo ira y violencia.

Santiago 2:26 nos recuerda que “la fe sin obras está muerta”. Por consiguiente, el siervo es un incrédulo.

En el 18:34 el siervo es entregado a los verdugos (atormentadores) de basanistés (Strong G930, torturador), que es la misma palabra que se usa para describir el tormento perpetuo, eterno del incrédulo en Apocalipsis 14:9-11 (basanizo, Strong G928, afligir, atormentar), y para el diablo y sus huestes en Apocalipsis 20:10. (G928)

A pesar de que se usa palabra “hasta”, esta no permite que se haga ninguna referencia a un purgatorio en el cual, supuestamente, uno puede cumplir el pago total de la deuda del pecado. Como lo pone Lenski, “Crisóstomo pudo ver que el contexto tiene un límite: ‘que es, perpetuamente; porque nunca podrá pagarla’. La cláusula “hasta” en realidad se convierte en la prueba más fuerte en contra de la idea de un purgatorio, y a favor de la duración eterna del castigo. En vez de decir que ‘hasta que una cosa imposible suceda’, dice ‘nunca’” (Lenski, Matthew, p. 703).

La conclusión: Cualquier persona que no tenga un corazón cambiado que le impida perdonar, debe de ser un incrédulo, y será castigada para siempre, “en el cumplimiento de los tiempos”.

Julio, 2009

Lea la Parte 119

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio