En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 121

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Tercera Pregunta Sobre el matrimonio

¿Es preferible ser soltero? Mateo 19:10-12

19:10-12:10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. 11 Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. 12 Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba”.

A pesar de que esta consulta no se hizo como una pregunta, ciertamente sí la era en la mente de los discípulos. Ellos quedaron un poco perplejos debido a la discusión previa. Su dilema se centraba alrededor de la estricta enseñanza de Jesús sobre el divorcio y el volver a casarse, o sea, “Si es el caso con el hombre, también lo sea con su esposa”.

Y no era que ellos estaban escuchando esto por primera vez; ya en el 5:32, Jesús había dicho la misma cosa, que el divorcio no era permitido “excepto en caso de fornicación”; pero aquí, en el 19:9 estaba relacionado con la negación de Jesús sobre la concesión mosaica y de su descarado abuso por parte de Israel. El divorcio se practicaba aun entre los fariseos. Pero si la creación del modo estricto del matrimonio les fuera aplicado a todos por parejo, entonces lo que sigue es que “No conviene casarse” [‘Conviene’, Strong G4851, sumféro, ventajoso, conveniente, provechoso.]

En relación a los Doce, no sabemos cuántos de ellos realmente estaban casados, excepto Pedro, pues su suegra fue sanada por Jesús (vea Mateo 8:14-15). La pregunta sobre el matrimonio con todas sus obligaciones y limitaciones, puede haber estado en sus mentes, porque ya tenían tiempo de haber estado siguiendo a Jesús. No se dice tampoco durante cuanto tiempo tenía Pedro que estar ausente de su casa.

El Apóstol Pablo lo deja claro en 1 Corintios 7 que no era un asunto fácil estar casado y al mismo tiempo servir al Señor, pero al mismo tiempo él dejo también en claro que era mejor casarse que estarse quemando debido a los deseos sexuales internos, y permanecer soltero. Este es el caso para todos los hombres, tanto creyentes como incrédulos, puesto que el matrimonio es una institución divina. La decisión de casarse debe de ser considerada con todo cuidado en vista de una cantidad de factores como el trabajo, el cuido de los niños, y en el caso de los creyentes, si eso afectaría el servicio para el Señor.

Por consiguiente, el “recibir esto” mencionado por Jesús debe de ser un asunto de conveniencia, o provecho, junto al autocontrol requerido en base a las relaciones y responsabilidades maritales. Para algunas personas esto no es un problema, puesto que han nacido eunucos; esto es, sin el deseo de casarse, ya sea debido a limitaciones físicas o a la falta de la atracción emocional y sexual que requiere esta relación. Esto no necesariamente implica que estas personas son homosexuales; simplemente, ellas prefieren la vida soltera.

Otros “son hechos eunucos por los hombres”. En esos días la castración se hacía deliberadamente en algunos hombres a quienes se les había responsabilizado del cuido de las mujeres en un harén. El eunuco etíope mencionado en Hechos 8:27 es un ejemplo en el Nuevo Testamento. Y aun otros “que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos”. Estos no necesariamente son los mismos que nacieron eunucos, sino que incluyen a personas que tienen deseos adecuados y oportunidades para casarse, pero que deliberadamente le han entregado esos deseos al Señor, y dependen del control del Espíritu Santo especialmente en el ámbito de los deseos sexuales, para así poder entregarse completamente al Señor.

Pablo se refiere a esto mismo en 1 Corintios 7:32: “Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor”. Y aquí en Mateo 19:13 Jesús rápidamente concluye que, “El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba”.

La soltería ciertamente no es para todas las personas, puesto que con ello se destruiría el plan original de Dios para la multiplicación de la raza humana por medio del matrimonio. Pero tampoco el matrimonio es para todas las personas, y la decisión siembre será una elección individual la cual nunca debe de tomarse a la ligera. Después de todo, otra parte del propósito de Dios es llamar siervos que lleven el Evangelio a todo el mundo (Mateo 28:19-20). Y solamente en el cumplimiento de los tiempos sabremos cuántos misioneros solteros y solteras Él ha utilizado para llevar a cabo esta tarea.

Noviembre, 2009

Lea la Parte 122

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio