En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 137

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Las Respuestas de Cristo Acerca del Futuro de Israel
Mateo 24:4-31

El Fin del Siglo – era (La Semana Setenta de Israel). 24:4-28

La Primera Mitad de la Semana Setenta. 24:4-14

Principio de Dolores; o Primeros Dolores de Parto. 24:4-8

4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.
5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.
6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.
7Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.
8Y todo esto será principio de dolores

La extensa sección de este capítulo, 24:4-31, trata con la pregunta de los discípulos acerca del “fin del siglo-era” y de la venida de Cristo. Debido a los términos utilizados, esta pregunta debe de relacionarse a Daniel 9:24-27. Cristo habló de “principio de dolores” (v. 8); “el que persevere hasta el fin” (v. 13); “la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel” (v. 15); “la gran tribulación” (v. 21) y “después de la tribulación de aquellos días” (v. 29).

Desde Mateo 10:16-23 se utilizó el mismo lenguaje que aquí en 24:4-31. En aquella exposición se hizo la observación de que muchas de las persecuciones y eventos mencionados no se habían cumplido durante ese primer viaje evangelístico de los discípulos, ni aun en sus experiencias postreras en el Libro de Hechos. La conclusión fue que Mateo 10:16-23 es una profecía de persecuciones futuras. Observemos que en 10:22 se usa la misma frase de 24:13: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”. Ambos pasajes terminan con una profecía sobre la “venida del Hijo del Hombre” (10:23 y 24:27, 30).

En este primer párrafo (24:4-8) entonces, se explica “el principio de dolores” como que es lo que inicia la primera parte del futuro período de angustia para los judíos. Algunos escritores recientemente han llamado la atención a la palabra odín, odino (Strong G5604, G5605) traducida “dolores” en la Versión Reina Valera 1960, que con más exactitud se refiere a los “dolores de parto” de una mujer que está en proceso de dar a luz, y que se usa “en referencia a las funestas calamidades que los judíos suponen van a preceder el advenimiento del Mesías” (Thayer’s Greek Lexicon, p. 679). Ciertamente los rabinos judíos que enseñaban esto deben de haber incluido a Jeremías 30:6-7 en su pensamiento: “Inquirid ahora, y mirad si el varón da a luz; porque he visto que todo hombre tenía las manos sobre sus lomos, como mujer que está de parto, y se han vuelto pálidos todos los rostros. ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado”.

Así que eso fue lo que Cristo habló en Mateo 24:4-8 acerca del “principio” de los dolores de parto los cuales incluirán lo siguiente: falsos cristos (24:4-5), guerras (24:6-7a), hambres, pestilencias y terremotos, con muchas muertes (24:7b-8). De nuevo, como muchas personas han observado, estas cosas se comparan estrechamente con los primeros cuatro sellos de Apocalipsis 6:1-8. El primer sello muestra un falso mesías (6:1-2), el segundo predice que se quita la paz de la tierra (6:3-4), lo cual resulta en muchas muertes debido a la guerra, el tercer sello habla sobre hambre (6:5-6) y el cuarto sobre la muerte por espada, hambre, mortandad y las bestias de la tierra (6:7-8).

Persecución: Odio, tribulación y martirio. Mateo 24:9-10

9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.
10Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán

Después de describir los dolores de parto que le vendrán al mundo en general, Jesús entonces menciona persecuciones más específicas y martirios que serán sufridos por Su nombre. Lenski, quien es un amilenialista, hace una observación interesante: “El adverbio ‘entonces’ aquí y en el versículo 10, no es ‘después de eso’ pero al mismo tiempo los primeros dolores de parto aparecen” (Lenski, R.C.H., Matthew, pp. 909-910). Desde nuestro punto de vista premilenialista, esto apoya la interpretación de que Jesús aun está hablando sobre la primera mitad de la Semana Setenta de Daniel en Mateo 24:9-14. Esto también concordaría con el quinto sello de Apocalipsis 6:9-11 en donde las almas de quienes habían sido martirizados están aguardando por un tiempo más antes de ser unidos con otras personas que también serán martirizadas durante el tiempo de los “sellos”.

Este tipo de tratamiento es el resultado del odio, y Jesús agregó que estos creyentes “serán aborrecidos” [continuarán siéndolo], (miséo, un participio presente, Strong G3404) “de todas las gentes [naciones] por causa de mi nombre”. El hecho de que los verdaderos creyentes permanecerán firmes por causa del Nombre de Cristo será la causa principal de este odio universal. Al mismo tiempo, muchos “tropezarán” (“se apartarán de la fe” NVI; “renegarán de su fe” DHH; “shall many be offended”- se ofenderán – KJV). Esta palabra tiende a asociar a las personas del versículo 10 con las del versículo 9; sin embargo, la palabra griega es skandalizo (Strong G4624, G4625), la cual se refiere a una trampa de rama para entrampar animales. Este tipo de personas atrapadas difícilmente se pueden clasificar como verdaderos creyentes; al contrario, son exactamente como la semilla que cayó sobre el pedregal en Mateo 13:21: “Pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza” (se ofende – skándalon, entrampado). Esto acarrea la traición de unos a otros, la cual es engendrada por el odio. En Mateo 10:21, hablando sobre el mismo período de tiempo, Jesús dijo que la traición serían tan mala que “el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir”. Más adelante en ese mismo capítulo Cristo pone al frente el principio de que, ciertamente, Él producirá división entre las personas al punto de que “los enemigos del hombre serán los de su casa” (10:36). Definitivamente, este será un tiempo durante ese período de tribulación venidero, aun a como es en cierto grado hoy en día, cuando un miembro de la familia se salva y otros permanecen siendo incrédulos. Cuando eso suceda en un hogar judío, el rencor será más pronunciado en contra de un miembro de la familia que se ha vuelto a Cristo como su Mesías.

Engaño por Falsos Profetas que causan más Deserciones. Mateo 24:11-12

11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;
12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

Las falsas doctrinas siempre encuentran la manera de introducirse en la comunidad de creyentes por medio del engaño. Como se ha dicho, el veneno contra las ratas tiene un 95% de grano bueno, ¡pero es el 5% el que las mata! El Apóstol Pablo le advirtió a la Iglesia de Éfeso: “Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” (Hechos 20:30), y a la Iglesia en Corinto le dijo: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13). El engaño causará que aquellas personas que sólo pretenden ser, deserten. Juan lo puso de esta manera: “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros” (1 Juan 2:19). Así sucederá cuando la iniquidad abunde y el amor de muchos se enfríe (se endurezca como la cera cuando se enfría). A pesar de ello, todas las personas no serán como eso, como lo indica claramente el siguiente versículo.

Perseverancia de los Verdaderos Creyentes. Mateo 24:13

13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo

Debemos recordar un número de cosas para poder llegar a una interpretación lógicamente correcta de este versículo. Lo más importante es no tomarlo fuera de contexto. El significado de las palabras y su lugar en el párrafo serán determinantes. También es vital excluir doctrinas que no sean pertinentes al texto, a pesar de que una palabra dada, o varias palabras, se usen en relación con esa doctrina.

Entonces, primero debemos recordar que Mateo 24:4-14 tiene que ver con el comienzo de los dolores de parto, o los primeros tres años y medio de la Semana Setenta de Daniel para Israel. Por consiguiente, insertar algo que tiene que ver con la Iglesia sería extraño al párrafo. El contexto ha incluido la mención de falsos cristos, falsos profetas, guerras, hambres, pestilencias, terremotos, persecuciones y martirios. Es de “estas cosas” que las personas en mención deben “perseverar”. El “fin” (telos – Strong G5056) solamente puede ser el “final de la era” del que se menciona en Mateo 24:3, 6, 14, el cual es el período de siete años inmediatamente antes de la “venida del Hijo del Hombre”. Al responder a las preguntas de los discípulos, el Señor se refirió a Su llegada incluyendo lo que la precede, en no menos de 14 veces en los dos capítulos 24—25.

Seguidamente debemos observar cómo en Mateo 24:13 está unido con el versículo previo por la palabra “mas”. Esto significa que a pesar de los varios problemas, aun incluyendo la muerte de muchas personas, habrá otras que vivirán a través de todo el período de siete años de la Semana Setenta de Daniel. Esto, por consiguiente, es el significado y la extensión de la palabra jupomeno, “perseverar” (Strong G5278). El Léxico Griego de Thayer, p. 644, dice, “perseverar: absoluta y enfáticamente, bajo las desgracias para sostenerse en la fe en Cristo”

Aquellas personas que perseveren hasta el fin de esos siete años serán “salvas”. Aquí reside el peligro de traer algo fuera del contexto. Es cierto que la palabra sózo (Strong G4982) es la misma utilizada en Hechos 16:30-31 para la salvación del pecado. El carcelero de Filipos preguntó: “¿Qué debo hacer para ser salvo?” y la respuesta fue: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. Sin embargo, como se vio anteriormente, el mismo verbo se usa cuando Jairo buscó a Jesús para que sanara a su hija: “Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva [sózo], y vivirá” (Marcos 5:23). La forma del nombre sotería (Strong G4991, salvación), se refiere a la liberación física de Israel de Egipto por medio de Moisés en Hechos 7:25: “Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad [sotería] por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así”. Luego en Hechos 27:34, Pablo le dijo al centurión y a los soldados en el barco: “Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud [sotería]”. Es bastante evidente, por lo tanto, que en Mateo 24:13 no existe ninguna razón porqué la palabra sózo no se pueda referir a la salvación, o liberación, de aquellas personas que han resistido esos siete años de angustia física y vivan para entrar en el Reino Milenial para escuchar al Señor decirle a cada una: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21).

Esos galardones se basan en la fidelidad de las personas; la salvación se basa en la fe de las personas. Los galardones se basan en nuestro comportamiento como cristianos; la salvación se basa en nuestra creencia. La naturaleza eterna de nuestra salvación se base en el poder y la promesa y el cumplimiento de Dios: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero” (1 Pedro 1:5). Pablo habló de la fe de Abraham así: “Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo [cumplir] lo que había prometido” (Romanos 4:20-21). Como un pensamiento añadido, Pablo escribió en Filipenses 1:6:Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará [cumplirá] hasta el día de Jesucristo”.

Testigos Universales del Evangelio del Reino. Mateo 24:14

14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin

Jesús concluyó este párrafo con una descripción general de la predicación durante los siete años de la Semana Setenta de Daniel, lo cual genera varias preguntas: ¿Qué incluirá esa predicación, quién predicará y cuál será el resultado?

La predicación en sí misma se llama: “el evangelio del reino”. Esta misma frase se usó en Mateo 4:23 y 9:35 cuando Jesús se presentaba como el Rey/Mesías demostrando Su afirmación con muchos milagros de sanidad. Después de tres años de estar predicando eso y ministrando, Él fue rechazado por Israel. En el contexto de Mateo 24:14 este mismo mensaje será predicado, con el énfasis puesto en el hecho de que el Rey viene, y los dolores de parto del Mesías serán los precursores de ese evento.

El evangelio del reino será proclamado a través de todo ese período de siete años que precede Su retorno a la tierra. Las persecuciones y eventuales martirios de los creyentes por causa de Su Nombre son parte del principio de los dolores de parto, como se vio en los versículos 9-10 por el uso de tóte (entonces) (Strong G5119) lo cual no significa algún tiempo después. La predicación continuará hasta que “todo el mundo” y “todas las naciones” escuchen, después de lo cual “el fin de la era” sucederá.

Algunas preguntas pueden permanecer sobre quiénes serán los predicadores. Si toda la Iglesia es raptada antes que empiece ese período de siete años, ¿quién quedará en la tierra para predicar el evangelio? Existen por lo menos tres fuentes de predicadores durante esos siete años. La primera fuente es un ángel que es enviado: “que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” (Apocalipsis 14:6). A pesar de que no hay creyentes en la tierra inmediatamente después del Rapto, este ministerio angelical eventualmente alcanzará a todo el mundo, y obviamente, aun habrá biblias disponibles que pueden ser utilizadas por Dios para alcanzar a las multitudes.

La segunda fuente para predicadores será el grupo de 144.000 judíos quienes son “los sellados de todas las tribus de Israel” (Apocalipsis 7:1-8). Estos predicadores judíos fueron sellados al comienzo de esos siete años, y porque a los tres ángeles de Apocalipsis 7:1-3 (lo cual sucede durante el tiempo cuando se abren los sellos) se les ordena: “No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios”. Estos siervos de Dios se describen como los 144.000 judíos, 12.000 de cada una de las 12 tribus de Israel. Puesto que los judíos han estado dispersos en todas las naciones durante siglos, no es difícil ver cómo estos siervos de Dios podrán predicarle a todas las naciones.

Luego en el mismo capítulo, se menciona una tercera fuente de predicadores como: “una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas” que habían salido de “la gran tribulación” (Apocalipsis 7:9-14). Cualquier cantidad de estas personas fácilmente pueden llevar la carga de predicar el evangelio a sus amigos y vecinos durante esos terribles años de angustia, advirtiéndoles de los juicios futuros y la necesidad de ser “lavados en la sangre del Cordero” (Apocalipsis 7:14).

El resultado de toda esta predicación, por supuesto, será un testimonio mundial hasta el final de ese período de siete años. No habrá ninguna razón legítima de ninguna persona para decir que no pudo escuchar el evangelio que tenía disponible, cuando el Señor venga “en el cumplimiento de los tiempos” en gloria con Sus santos ángeles.

Feb. 2011

Lea la Parte 138

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio