En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 17

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Hace unos años atrás, los presidentes y los dirigentes de las naciones tenían unas normas morales y éticas muy altas. Hoy en día, los dirigentes de las naciones están involucrados en toda clase de fechorías, incluyendo el perjurio—el juramento en falso—que se añade a las acusaciones que se les formulan. ¿Qué fue lo que Jesús enseñó acerca del pecado del perjurio? Las siguientes son Sus palabras tomadas de Mateo 5:33:

Lo Que Dijo la Ley De Moisés
Mateo 5:33

5:33. “Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos”.

La advertencia del Señor no cubre todos los versículos del Antiguo Testamento que tratan sobre los juramentos, pero sí resume lo que era enseñado por los judíos. La primera parte del versículo, “No perjurarás” probablemente se refiere a Levítico 19:12, “Y no juraréis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová”. Todo judío que hacía un juramento en el Nombre de Dios, quedaba atado para cumplirlo, o estaría quebrantando el Tercer Mandamiento, al tomar el Nombre de Dios en vano (Éxodo 20:7). Para evitar esto, los fariseos hacían juramentos en nombre de otras cosas, por lo que estos juramentos no eran vinculantes, y así esto se convirtió en una ocasión para mentir. Literalmente, estaban cometiendo perjurio al hacer estos juramentos. En Mateo 23:15-22, Jesús discute estas mismas cosas que ellos “juraron” y los denuncia como hipócritas. La Ley de Moisés especialmente ordenaba que los juramentos se harían en el Nombre de Jehová (Deuteronomio 6:13), pero estos fariseos deliberadamente estaban rodeando esta ley para no tener que cumplir con sus juramentos.

Lo que Cristo Dijo Negativamente. Mateo 5:34-36.

5:34a. “Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera”.

No se debe tomar el Nombre de Dios para hacer promesas que no se pueden cumplir, y de ninguna manera se deben hacer promesas si los motivos que se tienen no son honorables. Esta afirmación que hace Jesús no elimina la posibilidad de tomar juramentos; si eso fuera el caso, se estaría contradiciendo la Escritura. En realidad, el mismo Dios juró con un juramento a Abraham en Génesis 22:16-18 (Lucas 1:73; Hebreos 6:13-17). El punto que Jesús hace es que los juramentos no se deben de hacer de manera hipócrita no importa cuál es el motivo del juramento. Luego, Jesús menciona cuatro ejemplos.

5:34b. “Ni por el cielo, porque es el trono de Dios”.

Con esto se viola la misma presencia de Dios. En Mateo 23:22 Jesús denuncia la hipocresía de los fariseos en este mismo asunto al recordarlos que si uno jura por el cielo “jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él”. De esta manera, en su hipocresía, no hay forma de jurar por el cielo sin involucrar el Nombre de Dios. Ellos no solamente están violando la presencia de Dios, sino también Su Persona.

5:35a. “ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies”.

Toda la creación involucra el poder de Dios y lo mismo Su Persona. Uno no puede salirse con la suya por medio de juramentos hipócritas, creyendo que al jurar por la tierra no está incluido el Nombre de Dios, porque sí lo está. Con eso se está violando la obra de Dios.

5:35b. “Ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey”.

Ya sea que esto se refiera al Padre o al Hijo, la aplicación es la misma. En el Salmo 48:1-2, eso es atribuido a Jehová Dios: “Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado en la ciudad de nuestro Dios… Es el monte de Sion, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey”. En el Salmo 2:5-12, el mismo Dios dice: “Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte… Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra”. Por eso es que el jurar por Jerusalén es violar la Persona, tanto del Padre como del Hijo.

5:36. “Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello”.

Aun el hacer juramentos sobre la autoridad de nuestra cabeza, está directamente relacionado con Dios, porque uno no puede siquiera—de manera natural—cambiar el color del cabello; solamente Dios puede hacer eso, y Él tiene contado cada cabello de nuestra cabeza, según Mateo 10:20. Al jurar por nuestra cabeza estamos implicando que estamos en control del plan de Dios para con nosotros, y eso viola el programa de Dios.

Lo que Cristo dijo Positivamente. Mateo 5:37.

5:37a. “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no”.

Para ser honestos, lo que se necesita es una reevaluación de los juramentos. ¿Por qué es necesario hacer algo más que decir sí o no? En algunos casos, el hacer un juramento puede entenderse como que las palabras que usted dice no son confiables. Una persona piadosa puede ser confiable en lo que dice. No tenga temor de decir no si existe alguna duda de su habilidad o de su motivación para poder cumplir con una responsabilidad. Algunas personas dicen sí con mucha facilidad, y con frecuencia, para su propio beneficio. Por otro lado, no dude en decir sí cuando el hacer el bien está dentro del poder que usted tiene para hacerlo (Proverbios 3:27).

5:37b. “Porque lo que es más de esto, de mal procede”.

Las palabras “de mal procede” se pueden traducir como “proviene del mal” o “proviene del maligno”. La gramática griega permite ambos énfasis. Ambas cosas son ciertas; vivimos en un mundo malvado controlado por el diablo. Hay momentos en los que tenemos que hacer juramentos puesto que vivimos en este mundo malvado. Los documentos oficiales necesitan algo más que un simple sí o un no. Debemos, por lo tanto, someternos a los juramentos legales en una sociedad que esté bien ordenada, para así evitar las controversias, como lo indica Hebreos 6:16. Pero, desde un nivel personal, como lo advierte Santiago 5:12, no debemos jurar, sino que nuestro sí sea sí, y nuestro no sea no.

En el reino de los cielos que Jesús está ofreciéndole a los judíos, Él no permitirá ni la mentira ni el perjurio como los practicados por los fariseos. Por consiguiente, si la justicia que usted tiene no es mayor que la de los fariseos hipócritas y mentirosos, de ninguna manera podrá entrar en el reino de los cielos, el cual se establecerá “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 18

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio