En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 21

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

El mundo celebra en el mes de febrero, el día de san Valentín, que según el mundo, es el día de la expresión verdadera del amor. En la parte anterior, discutimos la mala interpretación que los fariseos le daban al amor, por lo que qué mejor que ahora poder discutir lo que Cristo dijo sobre el amor. Sus increíbles afirmaciones, en Mateo 5:44, son las siguientes,

El Rango de Este Amor

5:44. “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”.

Aquí encontramos cuatro amonestaciones referentes a los enemigos. Estas mismas amonestaciones se repiten en la narración de Lucas 6:27-28.

En la frase “amad a vuestros enemigos”, el verbo es ágape (Strong G26), que es el presente imperativo de agapao (Strong G25); “continúen amando a sus enemigos”. Mucho se ha dicho de que el amor ágape es mas grande que el amor filéo (Strong G5368). La Biblia Anotada por Scofield dice que en Juan 21:15-17 se utilizan dos verbos griegos diferentes para “amor”: agapao, para amar profundamente, que es el amor divino en Juan 14:21, y del amor que la ley exige (Lucas 10:27); y filéo que es el amor personal que indica un cariño natural, un amor un grado más pequeño que agapao, como el que existe entre amigos.

Lo que ambas de estas afirmaciones no toman en cuenta es que este amor ágape, en Mateo 5:46, se utiliza para describir tanto el amor entre personas no salvas, como entre personas salvas. Este amor se usa cuatro veces en el pasaje paralelo de Lucas 6:32, dos veces para los salvos y dos veces para los pecadores: “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman”. Es aún más sorprendente ver que el amor divino del Padre por el Hijo se expresa como filéo en Juan 5:20:Porque el Padre ama al Hijo”; y en Juan 16:27 filéo se usa para el amor del Padre hacia el creyente, lo mismo que el amor del creyente para el Salvador: “Pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios”.

¿Cuál es, entonces, la diferencia entre agapao y filéo? No es que uno sea mayor que el otro, o que uno es divino y el otro es humano. La diferencia es que agapao enfatiza lo precioso que uno ve en la persona amada, y filéo enfatiza el placer mutuo que se recibe de la relación personal involucrada. Tanto el amor agapao como el filéo, pueden ser intensos, y de ambos se puede decir que tienen una fuente divina o humana. Aquí en Mateo 5:44 el verdadero hijo de Dios se espera que pueda ver algo precioso aun en sus enemigos personales, a pesar de que nunca pueda sentir ese calor personal del amor filéo. En su comentario sobre Juan 21:15-17, R. C. Trench dice: “Las tres veces que el Señor le dice a Pedro, “¿me amas?”, le pregunta primero me agapas; en ese momento, cuando el corazón del ahora arrepentido apóstol Pedro late a toda velocidad con un afecto apasionado por su Señor, esta palabra en labios del Señor suena muy fría para expresar de manera imperfecta el calor del afecto de Pedro hacia Él” (Sinónimos del Nuevo Testamento, Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1960 pp. 42-43).

Ciertamente, el verdadero creyente no debe de odiar a sus enemigos, pero, como Pablo lo dice al citar Proverbios 25:21, “Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber(Romanos 12:20).

“Bendecid a los que os maldicen”.

Bendecir a una persona es dirigirle buenas palabras. La palabra elogio se deriva de la palabra eulogéo utilizada aquí (Strong G2127, hablar bien de, bendecir). Maldecir, de kataráomai (Strong G2672, arruinar, condenar, maldecir), es desearle mal a una persona. Mientras que mi enemigo está enviándome maldiciones, yo debo de devolverle buenas palabras. Solamente el amor de Dios puede producir esta reacción.

“Haced bien a los que os aborrecen”.

La palabra traducida como bien es el adverbio kalos (Strong G2573, bien, bueno), que significa agradar o hacer el bien, cuando se lleva a cabo cierta responsabilidad. Al aplicar esto a la cláusula, “haced bien a los que os aborrecen”, sería hacer todo el esfuerzo para complacerlos. De nuevo, esto solamente sería posible por medio del amor de Dios en el creyente

“Y orad por los que os ultrajan y os persiguen”.

Mientras que las dos acciones anteriores de bendecir y de hacer el bien, son acciones externas, la expresión de demostrar el amor de Dios en la oración por nuestros enemigos nunca podría ser conocida por estos, o por alguien más; a pesar de eso, debe de hacerse fielmente, puesto que se utiliza el tiempo presente del verbo: “Continúen orando en nombre de aquellos que los ultrajan y persiguen”. Aquí y en Lucas 6:28, que aparece la palabra calumnian, se usa la palabra griega ephreázo (Strong G1908, ultrajar, calumniar), que se define como insulto, trato incorrecto, o ser uno molestado. Agregado a esto está la palabra griega dióko (Strong G1377, perseguir), que en algunos lugares se refiere a una bestia persiguiendo a su presa para matarla y devorarla.

Todos los verbos en el versículo 44 están en el tiempo presente; amar, bendecir, hacer el bien, orar; y todos los participios (referentes a los enemigos) también están en el tiempo presente; aquellos que os maldigan y aquellos que os persigan. De esta manera, a través de este continuo aluvión, el creyente debe de ser constantemente justo al manifestar el amor de Dios. Esto es posible tanto ahora, como “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 22

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio