En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 3

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Imagínese por un momento que usted es un judío que vive en Israel hace 2.000 años. Como recurso espiritual, usted tiene todo el Antiguo Testamento a su disposición. El último libro del Antiguo Testamento, el del profeta Malaquías, habría sido escrito 400 años antes.

¿Cuáles habrían sido sus expectativas acerca de un Mesías Judío? Del Antiguo Testamento, ¿qué información tendría usted para determinar cómo sería el Mesías; y si un Mesías podría cumplir todas las esperanzas y profecías relacionadas con Su persona, qué plan esperaría usted que presentara, cómo ese programa podría ser puesto en marcha, y cuán pronto? ¿Qué, si acaso, tendría todo eso que ver con la frase “en el cumplimiento del tiempo” que es el título de este estudio? ¿Cómo podría ayudarnos a contestar la sugestiva pregunta de “qué es lo siguiente en el plan de Dios?

De los cuatro Evangelios en el Nuevo Testamento, es el enfoque único del Evangelio de Mateo lo que nos da las respuestas a estas preguntas. El Evangelio de Mateo empieza llevándonos a Génesis 12 cuando Dios le apareció a Abram (luego llamado Abraham) e hizo un pacto con él (el cual es llamado “perpetuo” en Génesis 17:7). Este pacto incluyó la promesa de que en Abraham serían benditas todas las familias de la tierra (Génesis 12:3). Mateo 1:1 también nombra a David como el ancestro de Jesucristo, de tal manera que la simiente de Abraham se limita a la familia de David. Después, en Mateo 1:20, José (el del Nuevo Testamento) es llamado “hijo de David”, mostrando de esta manera que Jesús es un descendiente legal de David a través de su padre adoptivo José. También puede ser demostrado por el capítulo dos del Evangelio de Lucas, que Jesús es un descendiente biológico de David a través de su madre María, pero esto está fuera del alcance de este estudio.

¿Cuáles serían, entonces, sus preguntas relacionadas con el Mesías Judío, una vez que usted ha conocido que Él nació de la descendencia de Abraham a través de la familia de David? ¿Por qué no dejar que los judíos que vivieron en ese tiempo, compartan sus preguntas?

Primero, referente al origen del Mesías: “Decían entonces unos de Jerusalén: ¿No es éste a quien buscan para matarle? Pues mirad, habla públicamente, y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido en verdad los gobernantes que éste es el Cristo? Pero éste, sabemos de dónde es; mas cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde sea” (Juan 7:25-27). Estos judíos estaban sorprendidos de que los gobernantes no hubieran callado a Jesús, quien acababa de sanar a un hombre en un Sabbath, rompiendo la Ley de Moisés. La pregunta de ellos, la cual se puso en forma negativa, es: “Seguramente los gobernantes no creen que este es el verdadero Mesías, ¿verdad?” Ellos respondieron a su propia pregunta, pero no de manera precisa. En Mateo 1:22-23, la ascendencia del Mesías se puede trazar hasta la eternidad, cuando el ángel cita la profecía de Isaías 7:14: “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel”.

Por consiguiente, definitivamente el Mesías es Dios manifiesto en la carne. Esta no es la única prueba de Su Divinidad. Isaías 9:6 afirma, “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Isaías presenta tanto la Persona como el Programa del Mesías. Él es Dios, y Él reestablecerá el Reino Davídico.

Segundo, solamente hay una cosa muy importante en Mateo 1:21 la cual ha causado una consternación no muy pequeña en la interpretación judía del Mesías: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Esto es el cumplimiento de Isaías 53:6, “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”. Algunos de los rabinos a través de las edades, han visto la dificultad de aceptar que el Mesías pudiera morir y llevar el pecado de todos nosotros en Su propio cuerpo, para luego referirse a Él como el Rey que gobierna. Esto ha producido que algunos estipulen que debe de haber dos Mesías.

En su excelente obra, “El Mesías: Su Primera Venida Programada” (1939), el Dr. David L. Cooper de la Sociedad de Investigaciones Bíblicas de Los Ángeles, California, EE.UU., cita al Rabí Simeon ben Yohai, quien enseñaba que el Reino Mesiánico sería establecido después del año 750 E. C. (Era Común, que es el año 750 d.C.):

“Después de la muerte de Merwan II, el ángel anuncia que un rey cruel regirá a Israel durante tres meses y el malvado reino (bizantino), regirá a Israel durante nueve meses. Luego, el Mesías ben José hará su aparición para restaurar a los judíos en Jerusalén y reconstruir el templo. Pero el cruel rey Armilio (anticristo) hará la guerra en contra de ben José e Israel será obligado a ir al desierto en donde el Mesías ben José morirá. Luego hará su aparición el Mesías ben David, quien matará a Armilio. Entonces Dios reunirá a todo Israel en Jerusalén. La Nueva Jerusalén descenderá del cielo e Israel morará en paz durante dos mil años” (Cooper, página 519).

Obviamente, eso no sucedió, pero el punto principal que nos interesa en esta discusión, es que había judíos quienes luchaban con las profecías del Antiguo Testamento que parecían ser contradictorias con respecto a la venida del Mesías. Si ellos hubieran aceptado las enseñanzas de Jesucristo, hubieran conocido que esa tal llamada contradicción queda resuelta en Sus dos llegadas; una fue cumplida en el año 33 d.C. y la segunda está aún por producirse.

Hasta el momento sabemos que el plan de Dios incluyó dos venidas del Mesías, y que la primera ya se llevó a cabo. ¿Qué otra información en Mateo sería de ayuda para contestar las preguntas relacionadas con el tiempo y la secuencia de los eventos que rodean la segunda venida del Mesías?

En la próxima parte consideraremos cómo es que Cristo se presentó a Sí mismo a Israel como su Rey.

Lea la Parte 4

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio