En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 32

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Tres Palabras Sobre la Preocupación

En la parte anterior consideramos la primera de las tres palabras sobre la preocupación, que es la Preocupación es Innecesaria. Ahora vamos a considerar las otras dos. La segunda palabra es que…

La Preocupación no es Espiritual

En este momento, el mundo está pasando por un período de perturbaciones económicas; los gobiernos aun no están preparados para llamarle a eso una “depresión mundial”, pero algunos ya han hablando sobre una “recesión”. Esto ha dado lugar a que muchos personas, incluyendo cristianos, hayan perdido sus trabajos y comiencen a pensar qué es lo que sigue, aun al punto de creer que la venida del Señor está cercana. ¿Qué podemos pensar en tiempos como este? Pues bien, nuestro texto bíblico nos brinda tanto las preguntas como las respuestas a estas situaciones:

Mateo 6:31-32. “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas”.

La narración de Lucas, que es más completa, nos da el significado apropiado para “gentiles”, en donde Jesús dice, “Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo” (Lucas 12:30). Obviamente, el contraste es entre creyentes que tienen un Padre Celestial que conoce de sus necesidades, y el resto, que son “del mundo”. El Padre Celestial no solamente conoce, sino que conoce “antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:8). Por lo tanto, no es nada espiritual, pues, preocuparnos por estas cosas. Recordemos, también, que los incrédulos no tienen ningún Padre Celestial, por lo que gastan todas sus energías en estas cosas.

Mateo 6:33. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

La admonición de “buscar” (zhtéo, Strong G2212) está en el tiempo presente imperativo, que infiere una búsqueda previa, de tal manera que “manténganse buscando” sería una buena traducción. Jesús les está hablando a los creyentes quienes ya son partícipes de la justicia de Dios y de Su reino espiritual. Esto contrasta con la búsqueda del mundo por estas cosas, porque “todas estas cosas os serán añadidas”. Tenemos que ver que las prioridades de nuestra vida estén puestas en los tesoros celestiales y que Dios suplirá las cosas terrenales que son necesarias aun para los creyentes. Los fariseos únicamente tenían su auto-justicia, pero el verdadero discípulo del Mesías/Rey tiene una “justicia mayor”. El preocuparse por estas “cosas” nos iguala a los incrédulos y eso no es espiritual.

La Preocupación no Produce Frutos

Mateo 6:34. “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.

En lugar de traducirse “por el día de mañana” la frase eis ton aúrion (Strong G839), sería “por el mañana”. A primera vista esto pareciera ser una contradicción con todo lo que Jesús ha dicho. ¿Debemos preocuparnos hoy por las cosas en lugar de proyectarlas al mañana? ¡No! Este no es el pensamiento; Jesús ha ido a grandes extremos para darles instrucciones a Sus discípulos de no preocuparse hoy. Lo que Jesús expresa aquí es un pensamiento adicional; no solamente debemos confiar en Dios el día de hoy, sino también en el día de mañana. El proyectar nuestras preocupaciones al mañana no produce ningún fruto. Esto no resolverá ningún problema. No debemos forzar las preocupaciones de hoy al futuro; debemos dejar que el mañana se cuide a sí mismo, y entonces, seremos libres hoy. Si alguien pregunta, ¿“cuál es la diferencia entre inquietud y preocupación?” La respuesta se encuentra en la cláusula final de este versículo: “Basta a cada día su propio mal”.

La palabra “mal” (kakía, Strong G2549) conlleva connotaciones malas en muchos contextos, pero aquí no es el mal moral, sino que se refiere a los problemas diarios. La inquietud significa hacerle frente a cada problema el mismo día, y buscar la gracia de Dios, lo cual es también “suficiente” (“basta”). 2 Corintios 12:9, (“Bástate mi gracia”) trata sobre el problema y luego lo pone en manos de Dios. Nosotros no resolvemos todos los problemas en un mismo día, así que hacemos lo que podemos en el día y el resto lo ponemos en manos de Dios. El afán (preocupación) por otro lado, es considerar el problema y no hacer nada para resolverlo y, de esta manera, se continúa teniendo una mente dividida. Esto no promueve la paz pues nos acostamos con el problema y nos preocupamos “por el día de mañana”.

Realmente, Dios solo nos da un día a la vez de tal manera que estamos libres de los problemas del mañana. Dios nos dará la gracia suficiente para enfrentar los problemas cuando el día de mañana llegue.

La preocupación, por lo tanto, es totalmente innecesaria, no es espiritual y no produce frutos.

Lea la Parte 33

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio