En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 33

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Tres Mandamientos Referentes a Juzgar—Criticar
Mateo 7:1-6

La Crítica Severa. 7:1-2

7:1-2. “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido”.

Es obvio por el contexto y lo mismo por otras Escrituras, que los verdaderos discípulos deben de ejercer el juicio honesto. Esto será mencionado en los versículos 5 y 6. En Juan 7:24, Jesús dijo, “juzgad con justo juicio”, y en 1 Corintios 5:3, Pablo reprendió a la iglesia de Corinto porque no habían juzgado y expulsado al hermano pecador: “Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho”. Pero aquí, en Mateo 7:1-2, el juicio que no debe de ser hecho es la crítica dura y de auto justicia practicada por los fariseos, la cual fue denunciada por Jesús en Lucas 18:9: “A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola”.

Pareciera que Cristo está hablando sobre un juicio futuro y final, ya que Él se está presentando como el Mesías que espera gobernar sobre un futuro reino terrenal. Sin embargo, esto no puede hacer referencia a los verdaderos discípulos puesto que sus pecados han sido perdonados, de acuerdo a Colosenses 2:13, antes que mueran, a menos que el sacrificio de Cristo no se considere suficiente. El único juicio futuro para el creyente es ante el tribunal de Cristo, béma (Strong G968, tribunal; no el kríma, Strong G2917, sentencia, condenación, juicio, juzgar), en donde el propósito será el de juzgar las obras del creyente, no como una medida de castigo, sino para determinar sus galardones.

Solamente como un asunto de referencia, en la enseñanza de Pablo relacionada con las obras del creyente, en 1 Corintios 3-4, él llega a la siguiente conclusión: “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios”.

Pareciera que lo más probable es que Cristo les está diciendo a Sus verdaderos discípulos que no actúen unos en contra de otros, o aun en contra de los incrédulos, como los fariseos, porque se les puede devolver. Puede que tengan que soportar la misma dureza que están expresando ya que se les puede devolver medida por medida. ¡Ningún discípulo del Mesías/Rey debe de actuar de esa manera!

La Crítica Hipócrita. 7:3-5

La ceguera de pasar por alto nuestras faltas que son mayores aun. 7:3.

7:3. “¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?”.

La “paja” (kárfos, Strong G2595, rama o paja seca), se ha identificado como una astilla, un pedazo de paja, un granito de polvo, una ramita, y aun una granza, siendo siempre algo muy pequeño o insignificante; mientras que “viga” (dokós, Strong G1385, viga de madera), es una pieza grande de madera que se utiliza para reforzar el piso o el techo de una casa. Estas dos ilustraciones muestran los extremos de las faltas. Jesús reconoce que todas las personas cometen faltas, unas más grandes que otras, pero ninguna debe de pasar desapercibida. La tendencia es que nosotros pasamos por alto nuestras propias faltas, mientras vemos algo malo en los demás, aun si eso es más pequeño que nuestra falta o pecado.

En Romanos 3:23 Pablo nos recuerda que todos hemos pecado y constantemente estamos apartados de la gloria de Dios. Eso no quiere decir que un pecador no pueda censurar a otro pecador. Desde el principio ha habido personas, como Caín el orgulloso, de quien su hermano Abel tenía un sacrificio mejor, u hombres malvados, como los de Sodoma que resistían al justo Lot, o aquellos que son profanos, como Esaú, al compararlo con Jacob quien se convirtió en Israel, un príncipe con Dios. ¿Pero quién puede decir que Abel no cometió ningún pecado, o que Lot no cometió faltas, o que Jacob siempre fue lo que debió haber sido? A pesar de eso, fueron justos. Si Dios hubiese esperado por personas sin paja para juzgar al antiguo Israel, no habría habido ni jueces ni profetas.

Pero este no es el problema aquí en Mateo 7:3; es el verdadero discípulo quien se ha rebajado al nivel del orgulloso fariseo y no considera la viga en su propio ojo. La palabra griega katanoéo (Strong G2657, observar, ver, comprender, considerar) traducida aquí como “no echas de ver”, significa “percibir”, “comprender”. Se utiliza en Lucas 20:23 para mostrar que Cristo “comprendió” (“percibió”) las maquinaciones de los fariseos y los herodianos, lo cual requirió de pensamientos inteligentes. Se utiliza en Santiago 1:23-24 para un hombre que es un oidor de la Palabra pero no un hacedor de la misma. Es como un hombre “que considera [katanoéo] en un espejo su [sucio ¿?] rostro natural”, pero que al alejarse, de inmediato se le olvida lo sucio que tiene. El considerar algo para luego olvidarlo de inmediato muestra una falta de convicción verdadera del estado real de su rostro.

La Impaciencia para juzgar las faltas menores en los demás. 7:4.

7:4. “¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?”.

Este es el otro lado de la moneda; no solamente el hermano con la viga en el ojo descuida atenderla, sino que quiere sacar la paja del ojo de su hermano. No niega que la paja está allí, pero él está tan ansioso de querer sacarla, que no encuentra la forma de cómo hacerlo. Un hermano orgulloso que se auto justifica no es de ninguna ayuda a otro mientras una viga esté obstruyendo su propia visión.

La Efectividad de la visión clara para juzgar a los demás. 7:5.

7:5. “¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano”.

La auto-justicia, de cualquier clase, produce una visión espiritual incapaz de poder discernir. Tomemos el caso del hermano mayor del hijo pródigo como ejemplo. Él nunca pudo comprender el perdón y el amor de su padre hacia su hermano menor. La parábola termina con su enojo sin resolver; esa actitud de furia era la viga mucho más grande e inamovible que la paja de lo disoluto y pecador que el hermano menor ya había removido de su vida. El hermano mayor era el hipócrita.

En el próximo versículo veremos la discusión de la crítica honesta en contra de un incrédulo, lo cual no solo es permitido sino esencial, si es que vamos a distinguir entre lo bueno y lo malo. Podemos conocer a muchos cristianos que insisten en usar las palabras de Cristo de “poner la otra mejilla” como una excusa para no criticar a los terroristas que destruyen vidas y propiedades. Mostraremos que definitivamente Cristo distingue y condena esas acciones y predice su juicio final “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 34

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio