En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 34

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

El Criticismo Honesto: Mateo 7:6.

7:6. “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen”.

Antes de involucrarnos con este versículo, debemos recordar, una vez más, que estos capítulos de Mateo son el mensaje específico del Mesías/Rey presentando Su Reino el cual fue profetizado a través del Antiguo Testamento. Es cierto que “a lo suyo (cosas, idia, neutro) vino, y los suyos (personas, idioi, masculino) no le recibieron” (Juan 1:11); entonces preguntamos, “¿Qué le habría sucedido a la cruz, o a nuestra salvación, si los suyos lo hubiesen recibido?” La respuesta más simple es que ellos no le recibieron como Mesías/Rey y eso fue lo que hizo posible la cruz y nuestra salvación.

¿Qué objeto tiene el hacer esta pregunta? Es para que podamos recordar que Jesús estaba presentando una oferta genuina de un Reino profético y terrenal con reglas específicas, las cuales, dicho sea de paso, un día será establecido en la tierra cuando Cristo retorne como Mesías/Rey. Por eso es que en la parte anterior terminamos diciendo que la crítica honesta es esencial en contra del incrédulo y aun del creyente, de acuerdo con Juan 7:24 y 1 Corintios 5:3 en donde Pablo juzgó a la iglesia porque ellos no habían juzgado y expulsado al hermano pecador.

Ahora surge la pregunta, ¿cómo es que esto coincide con las palabras de Jesús de “volver la otra mejilla” (Mateo 5:29)? Veamos cómo es que el versículo 6 nos ayuda a distinguir entre las ofensas personales y las ofensas oficiales en contra de la Verdad.

En el 7:3-5 Jesús usa el término “hermano”, pero ahora en el versículo 6, la referencia es a los “perros” (kúon Strong G2965) y a los “cerdos” (joíros Strong G5519). Metafóricamente, estos términos se refieren a personas de mente impura. Pedro (2 Pedro 2:22), Pablo (Filipenses 3:2), y Juan (Apocalipsis 22:15), se refieren a las personas no regeneradas como “perros”. Adicionalmente, 2 Pedro 2:22 usa la palabra “puerca”, (jus, Strong G5300), de manera similar. Wuest observa lo siguiente: “La palabra “perro” era un término de reproche tanto entre griegos como entre judíos… A los gentiles de la era cristiana los judíos los llamaban “perros”… Los perros eran los animales depredadores, sarnosos, llenos de pulgas y muertos de hambre, de las calles orientales” (Filipenses en el Nuevo Testamento Griego; Kenneth Wuest. Eerdmans, Grand Rapids, Michigan, 1956, p. 56).

La orden de Cristo es clara, “no deis lo santo” a estos animales. Si los “perros” son estas personas viciosas, malvadas y no regeneradas, eso que “es santo” se refiere al mensaje del Reino de los Cielos que está siendo predicado por los discípulos. De igual forma, las “perlas” se refieren a esas verdades preciosas que los “cerdos” de la humanidad consideran sin valor alguno, y no solamente rechazarán el mensaje sino que se “volverán” y despedazarán a los mensajeros.

¿No nos advirtió el Mesías/Rey sobre el vituperio, la persecución y el hablar mal, en el 5:10-12? Luego, en el 10:14, se nos da un mandamiento similar: “Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies”. En ese contexto, Jesús les llama a esos incrédulos “lobos” (10:16). Esto en realidad se cumplió en Hechos 13:44-52 cuando “los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites. Ellos entonces, sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies, llegaron a Iconio”.

Ya sea que estos “perros” y “cerdos” eran los judíos de Hechos 13, o los judaizantes de Filipenses 3:2, o subsecuentemente los gentiles del Imperio Romano en las experiencias que tuvo Pablo en Hechos 24 al 28, todos eran igualmente culpables de rechazar el mensaje, y representaban a aquel “que pisoteare al Hijo de Dios” (Hebreos 10:29). Por lo tanto, para el verdadero discípulo, el criticismo honesto de estas personas no solamente es permitido sino que es esencial. ¡La verdad siempre le será repulsiva al malvado!

Para una discusión completa sobre la actitud positiva de Cristo hacia las leyes de la pena capital en el Antiguo Testamento, puede consultar los artículos anteriores que tratan sobre este asunto en Mateo 5:17-48 (Partes 13 a 22, p. 26 a 46).

Solamente repetimos aquí que Cristo nunca repudió las enseñanzas del Antiguo Testamento; en vez de eso, Él dijo que no había venido a destruir la Ley sino a cumplirla, y se adhirió estrictamente a las leyes referentes al asesinato. Más aun, si Cristo hubiera abolido la pena capital habría estado en contradicción con el Nuevo Testamento también, específicamente con Romanos 13:3-7 en donde leemos, “Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo… porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo” (13:3-4). Dentro del contexto del 13:3-7, el término “servidor de Dios” se utiliza tres veces, y el método de ejecución claramente es “la espada”. De tal manera que aun a los cristianos se les ordena que estén sujetos a ese tipo de gobierno, pues proviene de Dios.

Finalmente, en Apocalipsis 19:15, cuando el Mesías/Rey retorna a la tierra, “de su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso”.

Todo esto se llevará a cabo “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 35

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio