En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 38

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Las Enseñanzas Falsas y las Verdaderas.
Mateo 7:15-23

El punto principal aquí son los falsos profetas, pero falso implica que también están presentes los verdaderos profetas; ellos son las ovejas y los árboles buenos con frutos buenos.

La Apariencia Engañosa: Discernir entre los Lobos y las Ovejas. 7:15

7:15a. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas”

Estos son los engañadores: los lobos con apariencia de ovejas. La completa falsedad es fácil de detectar, por eso es que los falsos profetas tratan de aparentar ser verdaderos profetas lo más que puedan. Pablo le advierte a los corintios sobre eso: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia” (2 Corintios 11:13-15). Zacarías 13:4 profetiza cuándo es que ciertos falsos profetas “nunca más vestirán el manto velloso para mentir”. Por eso no siempre es fácil poder discernir la falsedad.

7:15b. “Pero por dentro son lobos rapaces”.

Jehová dijo que algunos de los príncipes en medio de Israel “son como lobos que arrebatan presa, derramando sangre, para destruir las almas, para obtener ganancias injustas” (Ezequiel 22:27).

En Mateo, “rapaz” es la palabra járpax (Strong G727, robar, estafar) que conlleva la idea de atrapar o arrebatarle algo a alguien. Los verdaderos discípulos son enviados “como a ovejas en medio de lobos” (Mateo 10:16), pero cuando esos lobos se disfrazan de ovejas, el resultado puede ser devastador, y peor aun cuando entren “en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño” (Hechos 20:29). La estricta advertencia de Pablo en Hechos 20:31 es, “Por tanto, velad, acordándoos”. Los verdaderos ancianos mirarán por ellos mismos “y por todo el rebaño… para apacentar la iglesia del Señor” (Hechos 20:28).

De Frutos Defectuosos: Distinguiendo los malos árboles de los buenos árboles. 7:16:20

7:16-20. “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis”.

El Señor les asegura a Sus discípulos que a pesar de que la apariencia externa puede ser engañosa, los falsos profetas pueden ser “bien conocidos” (epiginóskos, Strong G1921, conocer, entender) por lo que producen. Su estilo de vida, al principio, puede ser similar al del verdadero profeta, pero eventualmente mostrarán sus verdaderos colores, como lo evidencia un árbol por sus frutos.

Pero ¿cuáles son sus frutos? Su apariencia no es su fruto, puesto que se acercan con vestidos de oveja para esconder su verdadero carácter e intensiones. Sus obras pueden también parecerse a las de los verdaderos apóstoles (como lo indica los versículos 21-23), y son hechas aparentemente en el Nombre de Cristo. Entonces, ¿cuál es su fruto con que podemos distinguirlos como corruptos?

Quizás nos pueda ayudar el Antiguo Testamento. Por definición, un profeta es aquel que habla por Dios y de parte de Dios. La fórmula, “así dice Jehová” es universal para los profetas.

Tres cosas determinaban al verdadero profeta.

Primero, la profecía debía de cumplirse:

Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él” (Deuteronomio 18:22).

Segundo, aun si la profecía se cumplía, pero el profeta era guiado a servir otros dioses, el profeta era falso:

Cuando se levantare en medio de ti profeta… y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos… y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta” (Deuteronomio 13:1-3).

Tercero, si se contradicen los mandamientos de Dios, en cualquier forma que sea, el profeta es falso.

En 1 Reyes 13, un joven hombre de Dios habló la palabra del Señor al rey Jeroboam, y esta se cumplió. Jeroboam lo invitó que viniera a su casa con él, pero el joven rehusó. Luego, un profeta (falso) más viejo, de Bet-el, lo invitó y de nuevo el joven rehusó diciendo, “no iría contigo… Porque así me está ordenado por palabra de Jehová, diciendo: No comas pan, ni bebas agua, ni regreses por el camino que fueres… Y el otro le dijo, mintiéndole: Yo también soy profeta como tú, y un ángel me ha hablado por palabra de Jehová, diciendo: Tráele contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua…”. El resultado fue que el joven profeta escuchó al más viejo que él y lo mató un león porque desobedeció la palabra de Jehová.

El fruto del falso profeta son sus mentiras, ¡todas las veces! En Jeremías 23:21-31 Jehová dice,

“No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban… Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre… Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: El ha dicho”.

Además de eso, en Mateo 12:34-36, inmediatamente antes y después de que el Señor habla de dos clases de frutos, el bueno y el corrupto, Él menciona las palabras:

“¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca… Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”.

Por lo tanto, los frutos del falso profeta son sus enseñanzas. Al principio utilizará un lenguaje verdadero de acuerdo con las Escrituras, pero poco a poco dejará ver su “doctrina de demonios(1 Timoteo 4:1), con la cual siempre torcerá o negará la Persona y la obra del Señor Jesucristo.

Experiencias Engañosas:
Poder Diferencias entre la Voluntad del Padre y las Obras de la Iniquidad. 7:21-23

La Voluntad del Padre. 7:21

7:21. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

Cristo ha cerrado el círculo de Su Sermón. En el 5:19-20 Él dijo que debe de existir el hacer y el enseñar los mandamientos, y que debe de haber una mejor justicia, la cual debe de ser mejor que la auto-justicia de los escribas y los fariseos. Ahora Jesús dice que el hacer debe de ser un cumplimiento de la voluntad de Su Padre, no solamente la simple mención de Su Nombre. De acuerdo al pasaje paralelo en Lucas 6:46, Él dijo, “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. La voluntad del Padre es obedecer la Palabra de Jesús.

Las Obras de la Iniquidad. 7:22-23

7:22. “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”.

Ahora, el Señor se vuelve al juicio futuro de los incrédulos y trata con las experiencias que ellos profesan, sobre varias cosas, en Su Nombre.

La frase “en aquel día” se utiliza 112 veces en la Biblia y tiene un sinnúmero de connotaciones que van desde los problemas temporales cuando Israel se encontraba en Egipto (Éxodo 8:22), a los problemas con sus reyes (1 Samuel 8:18), al futuro “gran temblor” en Israel (Ezequiel 38:19), o a la paz en el Reino terrenal del Mesías (Isaías 4:1-4).

Pero aquí en Mateo 7:22, obviamente se refiere a un tiempo de juicio cuando las afirmaciones falsas de estos incrédulos son reveladas. Esto se vuelve aún más evidente cuando la frase “el día del juicio” (Mateo 10:15) se compara con el contexto paralelo en Lucas 10:12, “en aquel día”. Este juicio final de todas las personas no salvas, se llevará a cabo ante el gran trono blanco (Apocalipsis 20:11-15).

Se mencionan tres áreas de experiencias profesadas, incluyendo el profetizar (ya discutido en el versículo 15), echar fuera demonios (que será considerado en Mateo 12:24-29), y de hacer muchos milagros (dúnamis, Strong G1411, poder, potencia, potestad) o “poderes”, que se refiere a varios tipos de milagros.

El rechazo absoluto de estas declaraciones en el versículo 23, ciertamente apunta a la falsedad de las mismas: este “gran poder y señales y prodigios mentirosos” (2 Tesalonicenses 2:9) tendrá su fuente en satanás y sus cohortes. Estas obras son tan poderosas “que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24).

Esta clase de engaño no está limitada para el final de la era, pues ha sido evidente desde que el Señor Jesús ascendió al cielo.

7:23. “Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

A pesar de todos sus éxitos, ¿cuál es el fin de los falsos profetas?

Las palabras más trágicas que pronunciará el Señor, serán pronunciadas en contra de ellos: “Nunca os conocí; apartaos de mi”, que es lo mismo que decirles que nunca pertenecieron a mi familia; por eso les dice, “apartaos de mí”, y agrega, “malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:31). Este es un participio en el tiempo presente, “hacedores de maldad”.

Todo el significado de sus vidas, sin importar sus demostraciones exteriores, se caracteriza por su maldad. La experiencia nunca debe de ser el factor determinante para lo auténtico. Aun la ejecución de obras sobre humanas no demuestra la realidad del mensajero o de su mensaje.

Con cuanta frecuencia mencionan el Nombre del Señor aquellas personas que afirman tener “una palabra de ciencia” o “el bautismo del Espíritu Santo”, o “el don de lenguas”, o “señales y prodigios”.

Tarde o temprano se recolectan grandes sumas de dinero por estos falsos profetas, bajo una apariencia u otra, pero no tienen ningún interés por la verdad o por el consejo de la Palabra de Dios.

Por eso no debe de sorprendernos que el Señor termine Su Sermón del Monte con una tercera y última advertencia, el peligro del cimiento sobre la arena.

¡Maranata!

Lea la Parte 39

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio