En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 45

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Autoridad Sobre las Fuerzas de la Naturaleza: Calmando la Tempestad. 8:23-27

La Tempestad que Brama y el Mesías que Duerme 8:23-24

8:23-24. “Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía”.

Según el versículo 8:18, ya Jesús les había mandado pasar al otro lado del Mar de Galilea, y ahora, luego de Su entrevista con estos tres discípulos que le hicieron preguntas, todos entraron en la barca, la cual aparentemente era de un tamaño grande como las utilizadas por los pescadores, la cual podía llevar más de doce personas. Marcos 4:36 anota que era de tamaño grande al indicar que “y había también con él otras barcas”. No se menciona el número total ni de las personas ni de las barcas.

Para describir esa “gran tempestad”, Mateo utiliza las palabras seismós mégas (Strong G4578, conmoción [como un terremoto], ráfaga, tempestad. Tormenta grande1), mientras que Marcos y Lucas mencionan una “tempestad de viento” (Marcos 4:37; Lucas 8:23), (Strong G2978, lailaps, tempestad, tormenta; y Strong G417, ánemos, viento) en el mar. Topográficamente, el Mar de Galilea ha sido descrito como una depresión entre dos montañas, eso lo hace un lugar natural para que se levante este tipo de vientos fuertes e imprevistos. Por lo tanto, eso es algo que se espera que se produzca en este lugar periódicamente. Es pura especulación el creer que esta tempestad fue ocasionada por fuerzas satánicas en lugar de causas naturales, pero sí es apropiado observar que esta tempestad le dio a Cristo una oportunidad para mostrar Su gran poder sobre las fuerzas de la naturaleza. ¿Cómo pudo haberse dormido a pesar de todo el ruido del viento y el movimiento de la barca? En parte debido al cansancio de un día agotador. Después de todo, Él había estado enseñando, predicando y sanando, además de tener por lo menos tres entrevistas privadas. De la misma manera que Él se fatigó y se sentó en el borde del pozo en Juan 4:6, aquí Él está fatigado y se duerme en la parte trasera de la barca.

En Su Persona, Jesús tenía una verdadera naturaleza humana y también divina. Ninguna de estas naturalezas llevaba los atributos de la otra, pero estaban unidas de manera hipostática (que tiene que ver con la esencia) en una Persona. Pero la naturaleza humana permanecía humana y la divina, divina. Por eso se puede decir que Jesús verdaderamente experimentó las necesidades físicas humanas de manera genuina, siendo el sueño una de esas necesidades básicas.

Los Discípulos Temerosos y el Señor Soberano. 8:25-27

8:25. “Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!”

Debido a que hay tres exposiciones de su temor, algunos han expresado que existen contradicciones; sin embargo, había un número de discípulos en la barca, y en su aflicción uno dijo una cosa y otro otra. Aquí Mateo lo llama “Señor” (Strong G2962, kúrios), diciendo al mismo tiempo, “sálvanos, que perecemos” (tiempo presente). Es verdad que ellos pidieron ser salvados (sózo, Strong G4982), pero sin embargo, Él los reprende por su poca fe, porque el reconocerlo como Señor les debería haber servido de recordatorio de que Él era soberano sobre la tormenta.

El Evangelio de Marcos registra la pregunta de uno de ellos, “Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?” (Marcos 4:38). Esto es una acusación de la falta de cuidado del Señor. Quizás el discípulo que dijo esto estaba pensando sobre su gran Maestro, el que con frecuencia había expresado la necesidad de amarse los unos a los otros como Él los había amado (Juan 13:34) y que debería ciertamente estar preocupado por ellos en esta situación. Al contrario, Él sí estaba preocupado, y a esa pregunta, Él respondió “¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?” (Marcos 4:40).

En el Evangelio de Lucas se utiliza otro título para Cristo, “Maestro, Maestro” que es Epistháts, epistháts (Strong G1988, comandante, maestro), que literalmente se refiere a alguien que está al frente, como un comandante. De nuevo, es revelador que ellos usen esta designación, la cual tiene la idea de autoridad y mando, y, sin embargo, ellos estaban atemorizados. Creían que se estaban hundiendo, pero se olvidaron que Él era el Piloto. A esto Él les pregunta, “¿Dónde está vuestra fe?” (Lucas 8:25).

8:26. “El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza”.

Las cuatro ocurrencias de la frase “hombres de poca fe”, fueron discutidas en Mateo 6:30; en este caso el énfasis es sobre el hecho de que a pesar de la presencia del Señor del universo, ellos estaban temerosos de una tormenta. En Marcos Jesús responde a la pregunta que le hacen sobre su aparente falta de cuidado con la pregunta “¿Cómo no tenéis fe?” Si ellos creían que Él, su amado Maestro, en verdad quería decir lo que dijo, y seguramente deberían tener fe en que Él no permitiría que perecieran. Es como si ellos no tuvieran fe en que Él pensara sobre Su cuidado que les tenía. Finalmente, en Lucas 8:25 Jesús preguntó, “¿Dónde está vuestra fe?” En esta afirmación el énfasis está en Epistháts, epistháts, la doble declaración de que Él es Maestro, Él que está sobre ellos ejerciendo la autoridad y el control. Si ellos en verdad hubieran tenido fe en esa autoridad, ¿por qué, entonces, tenían miedo? ¿En dónde, en realidad, estaba ese aspecto de su fe?

A pesar de su poca fe, de su falta de fe y de su fe perdida, Jesús demostró Su soberanía sobre la tormenta. Él “reprendió a los vientos y al mar” y como lo registra Marcos, Él dijo, “Calla, enmudece”. Esto también se podría traducir como, “¡Quieto, y mantente así!” “y se hizo grande bonanza”.

8:27. “Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?”

El que los hombres de “maravillaron” (dsaumázo, Strong G2296) está unido al hecho de que ellos “temieron con gran temor” en Marcos 4:41, solo que este no es un temor por su seguridad, sino que es un temor reverencial y admiración por el Señor. Se dan dos razones separadas; primera, la clase de Persona que es Él, y, segunda, la autoridad que Él tiene sobre las fuerzas de la naturaleza. Con estos hombres, por fin, Jesús ha demostrado exitosamente que Él es el ansiado Mesías/Rey.

En el cumplimiento de los tiempos, Jesús se demostrará al mundo entero, cuando retorne a conquistar a todos Sus enemigos y literalmente se convierta en el Rey del Reino de los Cielos.

Lea la Parte 46

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio