En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 46

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Autoridad Sobre las Fuerzas Demoníacas:
Expulsando Demonios. Mateo 8:28-34

Lo Legítimo de la Posesión Demoníaca. 8:28

8:28. “Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino”

Esta parte de la costa oriental del Mar de Galilea “en la tetrarquía de Felipe, era parte del territorio judío; Jesús que se había confinado a Su propio pueblo, viajaba a través de esta tetrarquía hasta llegar tan al norte como a Cesarea de Filipo, manteniéndose en territorio judío” (Lensky, p 341). Edersheim tiene una descripción bastante dramática de la escena, mostrándola como que ocurre en la noche, y menciona los empinados acantilados y las cuevas de piedra caliza que servían como tumbas, las cuales eran utilizadas por estos hombres poseídos por demonios.

Los dos hombres se describen como “endemoniados”, poseídos por demonios, o estar endemoniados. Algunos escritores niegan la posibilidad de la posesión real, prefiriendo algo menor como una opresión o un control de algo. Sin embargo, Jesús le dijo a uno de estos endemoniados, “Sal de este hombre, espíritu inmundo” (Marcos 5:8), y aun uno de los demonios, cuando le habló a Jesús le dijo, “Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos” (Mateo 8:31). Esto es algo más que un fenómeno externo, es la posesión de los cuerpos de estos hombres como habitación de demonios; ¡por eso es que la posesión demoníaca es real!

Estos hombres eran “feroces en gran manera”, y uno de ellos es descrito como que “muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar” (Marcos 5:4). Este hombre era indomable y se “hería con piedras” (Marcos 5:5). Ciertamente, las mentes de estos hombres estaban afectadas, lo mismo que sus cuerpos, pero esta no es una enfermedad mental como tal, es la obra de los demonios. Más adelante, en Mateo 12:24-29, la pregunta de que si un verdadero creyente puede ser poseído por demonios, será discutida. No queda lugar a dudas de que un incrédulo sí pueda ser poseído de esa forma y que el demonio pueda hablar a través de sus cuerdas vocales, como también puede mostrar una fuerza sobrehumana en su cuerpo.

La Limitación de la Posesión Demoníaca. 8:29-32

Reconocen la Persona de Cristo como Soberana Sobre Ellos. 8:29a

8:29a. “Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios?”

Marcos 5:6-10 narra mucha de la conversación entre Jesús y los demonios. No solamente ellos lo reconocen como “Jesús, Hijo del Dios Altísimo” sino que se postran para adorarle (Lucas 8:28; Marcos 5:6). Esto es una prueba adicional de que esa no es una enfermedad mental; Santiago 2:19 nos recuerda que “También los demonios creen, y tiemblan”.

Reconocen el Propósito de Cristo para Atormentarlos en el Abismo. 8:29b

8:29b. “¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?”

Sorprendentemente, estos demonios están conscientes del plan de Dios para ellos, y, sin embargo, solo pueden postrarse ante Cristo por temor, no por amor. Ellos tiemblan ante Él sabiendo que tanto ellos como satanás serán lanzados al “abismo” (Lucas 8:31), el cual se traduce como “el pozo del abismo”, o “el abismo”, en Apocalipsis 9:1-2, 11; 11:7; 17:18; 20:1-3. Eventualmente, tanto ellos como los incrédulos, serán lanzados al lago de fuego y azufre (Apocalipsis 20:10-15). Por eso es que en ese momento preguntan cómo y porqué el Señor ha llegado para apresurar el proceso, como si fuera antes del tiempo asignado.

Reconocen el Poder de Cristo Sobre Ellos. 8:30-32

8:30-31. “Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos”.

Una vez más, Marcos nos brinda unos detalles específicos que no nos da Mateo, como el dar el número de la cantidad de cerdos, “los cuales eran como dos mil” (Marcos 5:13) y el número de los demonios: “Legión me llamo; porque somos muchos” (Marcos 5:9). En el ejército romano, según las mejores fuentes, una legión contenía entre tres mil y seis mil soldados. Nuestro conocimiento seguro del mundo espiritual, está confinado a las Escrituras, y, aparte de este incidente, solo tenemos unos pocos más en los cuales se da el número de los demonios en una persona. Jesús echó siete demonios de María Magdalena (Marcos 16:9) y un hombre estaba poseso por un demonio, o espíritu inmundo, el cual más tarde trajo otros siete peores que él, para entrar y tomar posesión del hombre (Mateo 12:45).

Este número, legión, es asombroso al compararlo con siete u ocho nada más. También vemos la extraña solicitud de los demonios de que se les permita entrar en los dos mil cerdos. Puesto que el “momento” de su tormento aun no había llegado, le dijeron, “¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios?” (Mateo 8:29). Si estaban rogando sobre el propósito establecido de Dios, entonces, ellos debían proceder según el plan establecido; pero por qué pidieron por esta alternativa específica es difícil de imaginarse.

8:32. “El les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas”.

Si los que cuidaban este hato de cerdos, o sus dueños, eran judíos, eso explicaría el porqué Jesús permitió la destrucción de este gran número de animales como una reprensión gráfica de su desobediencia al tener este hato y obtener ganancias de unos animales inmundos, como lo eran los cerdos. Esto también podría ayudar a explicar el porqué estos demonios hicieron tal petición como una alternativa de no poseer a estos dos hombres. Dios había utilizado “un espíritu de mentira” para persuadir al rey Acab para ir a Ramot de Galaad (1 Reyes 22:19-23), por eso es posible que Dios permitiera esta circunstancia poco usual para recordarle a estos judíos que Él aun esperaba que fueran obedientes a Sus leyes.

Después de que los demonios entraron en los cerdos y causaron que se ahogaran, pueden haber quedado libres para continuar su malvado trabajo en otro lugar hasta que llegue el momento de su juicio venidero.

La Liberación de la Posesión Demoníaca. 8:33-34

El Efecto Sobre los Dos Hombres. 8:33

8:33. “Y los que los apacentaban huyeron, y viniendo a la ciudad, contaron todas las cosas, y lo que había pasado con los endemoniados”.

La narración abreviada de Mateo no incluye los detalles de la sanidad de los hombres, del nuevo auto control, ni de su deseo de permanecer con Jesús. Jesús no les otorgó este pedido; en lugar de eso, Él les dijo que fueran a su casa y le contaran a sus amigos lo que el Señor había hecho por ellos y cómo se había compadecido de ellos.

El Efecto en la Gente de Gadara. 8:34

8:34. “Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y cuando le vieron, le rogaron que se fuera de sus contornos”.

Uno hubiera pensado que el resultado positivo en los hombres que habían estado posesos por demonios pudiera haber causado una impresión positiva en los de Gadara, y que de inmediato le hubieran dado la bienvenida a Jesús y aceptarlo como el tan esperado Mesías/Rey. En lugar de eso, ellos reaccionaron negativamente y querían echarlo fuera de la ciudad. Sin embargo, Dios nunca se frustra, de tal manera que la última palabra es que Jesús no le permite al hombre que lo siga. En vez de eso, “se fue y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con el; y todos se maravillaban” (Marcos 5:20).

¿Fueron salvos estos hombres? En el cumplimiento de los tiempos lo sabremos.

Lea la Parte 47

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio