En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 56

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Las Instrucciones y Actividades de los Doce. Mateo 10:5-23

La Limitación de su Ministerio. 10:5-6

10:5-6. “A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel”.

Hay un número de cosas en los versículos 5 al 15 de este capítulo 10, que deben de ser tomadas como un todo para poder entender bien estas instrucciones. La primera de estas es la estricta limitación de la esfera de su ministerio.

A los Doce se les ordena no ir a las áreas gentiles, las cuales se encuentran al norte (Fenicia) y al este (Decápolis), ni tampoco a las ciudades samaritanas de la ribera occidental del Jordán. Ellos deben primero ir a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

La razón para esto se encuentra en el 10:1 y en la ejecución de los milagros en el 10:8 junto con la proclamación específica del 10:7. Resumiendo, los Doce deben de ser una continuación y extensión del ministerio de Jesús a Su propia nación.

El ir a los gentiles y a los samaritanos antes de acercarse a las ovejas perdidas de Israel, habría sido prematuro. El Mesías/Rey debe primero ser presentado a Israel y si la nación se rehúsa a aceptarlo como tal, entonces, como en Mateo 28:18-20, ellos podrán ir a todas las naciones.

La Proclamación de su Ministerio. 10:7-8

10:7-8. “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia”.

La segunda parte de las instrucciones es esencial a la primera. Si el ministerio debe de ser limitado a Israel, entonces lo que prosigue es el mensaje y su autenticación por medio de milagros. Por lo tanto, el mensaje debe de ser el mismo que predicaba Juan el Bautista en el 3:1-2, y el que Cristo predicó en el 4:17 y 9:35, “Arrepentíos (cf. Marcos 6:12), porque el reino de los cielos se ha acercado”.

Hasta este momento el Evangelio del Reino del Mesías aun se estaba ofreciendo. Los milagros son también los mismos que Jesús hizo; Él sanó muchos enfermos (4:23; 9:35), limpió al leproso (8:1-4), levantó de los muertos (9:18-26) y echó fuera demonios (8:28-34).

Los Doce debían predicar “yendo” (poreúomai Strong G4198, participio presente de “mientras van”), lo cual indica una urgencia de predicar mientras van de una ciudad a otra.

Y por último, sin ser menos importante, el ministerio es para darlo gratuitamente. Lo recibieron de gracia, de gracia lo debían dar.

En ese entonces había personas, y tristemente hoy en día también las hay, que han hecho del ministerio un negocio. El Apóstol Pablo conocía este peligro, y le escribe a los corintios: “Pues toleráis si alguno os esclaviza, si alguno os devora, si alguno toma lo vuestro…” (2 Corintios 11:20). Pero Pablo predicó gratuitamente el Evangelio (2 Corintios 11:7). De la misma manera les fue ordenado a los Doce.

La Provisión para su Ministerio. 10:9-10

10:9-10. “No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento”.

Hay dos razones para esta orden tan inusual; primero, para no perder tiempo en llegarles a los perdidos en Israel, no debían tomar tiempo en acumular dinero ni provisiones para su viaje. Segundo, también era para demostrarle a los Doce que Jesús podía suplir todas sus necesidades.

Las aparentes discrepancias en las listas de las provisiones permitidas y que se encuentran en las narraciones de los tres evangelios, Mateo, Marcos y Juan, se resuelven al observar esas dos razones mencionadas.

Normalmente ellos tenían un bordón (o bastón) y un par de sandalias, pero el tomar tiempo y esfuerzo para llevar más cosas es el énfasis de que eso era absolutamente innecesario.

Ninguno de ellos tuvo alguna necesidad en su viaje, como lo refleja Lucas 22:35, “Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada”.

El principio de que “el obrero es digno de su salario” se repite en Lucas 10:7; 1 Corintios 9:9-10; 1 Timoteo 5:17-18. Originalmente, esta expresión se toma de Deuteronomio 25:4, “No pondrás bozal al buey cuando trillare”. Por eso Pablo predica que “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio” (1 Corintios 9:14).

Esto no contradice la frase “de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8), lo cual veremos más adelante (10:11-15).

En el cumplimiento de los tiempos, el Señor de la cosecha recompensará a Sus obreros que han trabajado fielmente en esta vida, con coronas que Él mismo les ha preparado.

Lea la Parte 57

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio