En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 67

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

El Rechazo del Rey Por la Nación.

Mateo Capítulos 11 & 12

En esta sección se descubre a los líderes de Israel como que fueron los que alejaron a la gente común del Mesías/Rey. El testimonio de los Doce va a extender una ancha franja de milagros sobre la tierra para vindicar Su autoridad.

Juan el Bautista fue puesto en prisión por su mensaje sobre el reino. El pretexto que Herodes Antipas tuvo para eliminar a Juan fue porque Juan reprendió la inmoralidad de Herodes, pero como veremos, Herodes también estaba temeroso porque no quería un rival a su autoridad.

Fue entonces cuando los líderes religiosos echaron a rodar la cuestión política diciendo que Juan en realidad estaba predicando sobre un nuevo líder político. La gente a quienes Juan predicaba se habían imaginado un reino literal y terrenal; de esta manera, el arresto de Juan fue el comienzo de la oposición abierta a Cristo como el Mesías.

Y Ellos No Le Recibieron. 11:1-19

Jesús le Asegura a Juan el Bautista Sobre Su Mesianismo. 11:1-6
La Pregunta de Juan: La Profecía No Cumplida. 11:1-3

11:1-3. “Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos. Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?”

Después de que los Doce iniciaron su primer viaje misionero, Jesús también fue a las ciudades de Galilea (“a las ciudades de ellos”) solo, continuando Su presentación como el Mesías, sin duda alguna utilizando las profecías del Antiguo Testamento para corroborar Su obra. Debe de haber sido cuando Jesús estaba en esta misión de enseñanza y predicación, que Juan el Bautista envió a dos de sus discípulos a Jesús.

Herodes Antipas había encarcelado a Juan en la aislada cárcel de Maqueronte. Según Flavio Josefo:
“Algunos de los judíos creyeron que la destrucción del ejército de Herodes fue de Dios, y que debió haber sido como un castigo por lo que le hizo a Juan, llamado el Bautista… Herodes temía que la gran influencia que Juan ejercía sobre la gente podría, con ese poder e inclinación, levantar una rebelión… Por lo tanto, él fue encarcelado, fuera del alcance del temperamento sospechoso de Herodes, en Maqueronte, el castillo que mencioné antes, y allí lo mataron. (Josephus, Flavius, The Works of Flavius Josephus [Hartford, CT: The S. S. Scranton Company, 1916], p. 552.)

El hecho de que Juan escuchara en la prisión sobre las obras de Cristo lo apresuró a enviarle dos de sus discípulos para confirmar el mesianismo de Jesús. En Mateo 11:2 vemos que Juan el Bautista oyó en la cárcel “los hechos de Cristo”, luego en el versículo 3 la pregunta de Juan a Cristo fue, “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?” Ambos son títulos mesiánicos: “El Cristo” se deriva del griego “Jristós” (Strong G5547), “el ungido” que a su vez se deriva del hebreo “mashíakj” (Strong G4899), y de allí el nombre “Mesías”.

En Mateo 21:9 cuando Jesús entró en Jerusalén, las multitudes clamaron, “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” Esta es una cita del Salmo 118:26. Juan el Bautista también había utilizado ese título en Mateo 3:11, “el que viene tras mí”.

Algunas veces a Marta se la ha degradado en favor a María, sin embargo, fue Marta la que utilizó ambos títulos para Jesús, además de “Señor” e “Hijo de Dios” en Juan 11:27. “Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo”.

La última parte de la pregunta de Juan, “o esperaremos a otro”, lleva la interrogante de si Juan estaba dudando. Parece claro por la respuesta que Jesús le da en los versículos 4 al 6, que el mismo Juan necesitaba un poco de ánimo, no solamente sus discípulos.

Después de todo, fue Juan quien predicó ambos aspectos de la venida del Mesías, y el que dijo, “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29), y “él os bautizará en Espíritu Santo y fuego… y quemará la paja en fuego que nunca se apagará” (Mateo 3:11-12).

Esencialmente, Juan el Bautista era uno de los profetas del Antiguo Testamento sobre el que Pedro dijo, “inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos” (1 Pedro 1:10-11).

Entonces pareciera ser que Juan no comprendió totalmente cómo es que todo esto se desarrollaría en una secuencia, especialmente ya que él, el precursor del Rey, estaba en prisión y el mismo Rey no estaba asumiendo su derecho a reinar.

Entonces, ¿a cuál conclusión podía llegar Juan el Bautista? Quizás ellos deben “esperar a otro”, una persona diferente.

Todas estas aparentes imposibilidades las podremos comprender en el cumplimiento de los tiempos.

Lea la Parte 68

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio