En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 81

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

En la Parte anterior, No. 80, empezamos a discutir la Oposición con Respecto al Espíritu Santo en Mateo 12:14-37, específicamente lo que trata con la profecía. El Espíritu Santo posará sobre Él, Mateo 12:15-21. Ahora proseguimos con La Acción.

La Acción: Echar fuera demonios por el Espíritu de Dios. Mateo 12:22-30

La Acusación: Echar Fuera Demonios por la Acción de satanás

12:22. “Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba”.

La discusión de la posesión demoníaca la vimos en la Parte 46, p. 96 y Mateo 8:28 nos muestra que es real, y que es la habitación de los demonios en los cuerpos humanos, como el uso de la palabra “endemoniados” lo indica. El contexto mostró que Jesús “echó fuera” (Strong G1544, ekbalo) a los demonios y que se les permitió “entrar” (eis) en los cerdos. De la misma manera este contexto muestra que Jesús “echaba fuera” (ekbalo) demonios (12:24) y más tarde (12:29) que el hombre más fuerte podía “entrar” (Strong G1525, eisercomai) en la casa del hombre fuerte para echar fuera el demonio. La curación de la ceguera y de los mudos era instantánea y total.

12:23. “Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?”.

Esta es la segunda ocasión, de un total de siete, en que se utiliza el título Mesiánico “Hijo de David” para Jesús en el Evangelio de Mateo. Más adelante en el Evangelio, será utilizado por una mujer gentil, por dos ciegos, por las multitudes y por los niños. Obviamente los fariseos estaban disgustados por el uso repetido de este título y harían todo lo posible para combatir la creciente popularidad de Jesús.

12:24. “Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios”.

Ya sea que es Belcebú, Beelzebú, Baal de las moscas, Baal del estiércol, o cualquier otro nombre que le daban los paganos a este dios falso, Jesús le llama “satanás” en 12:26-27. Para los fariseos, era el título más despreciable en el que podían pensar, para poder alejar la atención de la gente de la pregunta “¿Será éste aquel Hijo de David?” Sus acusaciones eran tan contrarias como podían serlo; ellos estaban diciendo que Él no era el Hijo de David, sino que era un emisario del mismo David. Él no es nuestro Mesías. Él es el mayor de todos los mentirosos.

La Respuesta: Echar Fuera Demonios por la Acción del Espíritu Santo. 12:25-30

Jesús responde a la acusación con tres preguntas, y al mismo tiempo establece tres principios.

El Principio del Reino Dividido. 12:25-26

12:25-26. “Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si satanás echa fuera a satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?”.

Ya sea un reino completo, una ciudad o una casa, los problemas internos harán que caigan. El ejemplo clásico de esto lo fue el Imperio Romano, pues lo que no pudieron lograr las fuerzas externas lo logró su propia disensión e inmoralidad.

La falta de armonía en una iglesia o en una familia puede producir amargura y divisiones, lo cual puede que nunca sea sanado.

Lo que es cierto en la tierra es cierto en los cielos. A satanás se le llama el “príncipe de la potestad del aire” en Efesios 2:2, con sus principados y potestades y gobernadores de las tinieblas bajo su control (Efesios 6:11-12).

Pero si todas estas fuerzas demoníacas se vuelven en su contra, su reino no permanecería. Esto es precisamente el porqué es erróneo suponer que satanás pueda “pretender echar fuera demonios al restringir su poder sobre la persona posesa para dar la impresión de una limpieza” (John MacArthur, Mateo, Vol. 2, p. 308).

Solamente porque satanás y sus demonios se disfrazan de ángeles de luz no quiere decir que de alguna manera se oponen entre sí; más bien, eso simplemente quiere decir que todos hacen “grandes señales y prodigios” para engañar aun a los elegidos (Mateo 24:24).

Ni siquiera en Apocalipsis 13:11-15 su engaño por medio de milagros incluye el echar fuera demonios. Si eso fuera así, entonces las palabras de Cristo en Mateo 12:26 no son ciertas.

Uno no puede ser parte de dos reinos opuestos entre sí al mismo tiempo; nosotros hemos sido “librado[s] de la potestad de las tinieblas, y trasladado[s] al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13). Es por eso que Dios prohíbe cualquier participación con los demonios (1 Corintios 10:20-21).

Puesto que Cristo es la Cabeza de Su reino espiritual, sería ridículo pensar de Él como que forma parte del dominio de satanás.

En el cumplimiento de los tiempos, Él retornará y destruirá ese reino maléfico.

Lea la Parte 82

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio