En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 83

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

El Principio del Hombre Fuerte en el Exorcismo
Mateo 12:29-30

12:29-30. “Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama”.

Los dos principios anteriores demostraron que Cristo no echó fuera demonios por obra de satanás, porque eso significaría que el reino de satanás estaría dividido contra sí mismo.

Segundo, el verdadero exorcismo tiene su fuente en el reino de Dios a través del Espíritu de Dios.

Su tercer principio se da en forma de una ilustración, siendo que los puntos principales de la misma se pueden interpretar del mismo texto.

Se mencionan específicamente el hombre fuerte, su casa y sus bienes. El problema es poder vencer al hombre fuerte, luego entrar en su casa y arrebatar sus bienes y su casa.

El contexto muestra que el hombre fuerte es satanás (versículo 25) o uno de sus demonios (versículo 27). Quien sea el que ate al hombre fuerte debe de ser más fuerte que él; este tiene que ser Cristo, Quien es más fuerte que satanás y cualquier otro demonio (1 Juan 4:4). La casa en la cual entra el hombre fuerte es el cuerpo de la persona posesa por el demonio: “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre… dice: Volveré a mi casa de donde salí” (12:44).

“Saquear” viene de la palabra griega diarpázo (Strong G1283), que quiere decir atrapar, o llevarse a la fuerza, y tiene que ver tanto con la casa como con los bienes dentro de la misma, lo que significa que incluye tanto el cuerpo como el alma de las personas.

Puesto que todo el contexto tiene que ver con Cristo echando fuera demonios, Él, el hombre más fuerte, entonces por la fuerza libera al hombre poseso por los demonios.

Esta no es sino una de las explicaciones del principio del hombre fuerte. Si el “hombre fuerte” es Cristo, el cual mora en la “casa”, que es el cuerpo del creyente (Cf. Colosenses 1:27que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”), entonces cualquier intento de satanás o de cualquier demonio de “entrar” en la casa de este hombre fuerte, sería inmediatamente frustrada, porque el Padre y el Hijo (Juan 14:23) como también el Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20), moran allí permanentemente.

De esta manera, un cristiano verdaderamente vuelto a nacer, nunca puede ser posesionado por satanás o cualquier demonio. Antes de que satanás o cualquier demonio pueda entrar en el cuerpo de un creyente, necesariamente tendrían que atar a las Tres Personas de la Trinidad, y eso es imposible hacer para ellos o para alguien más.

Por eso es que nunca es un asunto de cuanto del cuerpo está ocupado, sino que es la mayor fuerza de las Personas que se oponen, acoplada con el primer principio, que nunca puede haber una casa dividida, porque de otra forma no puede permanecer.

Entonces, ¿qué daño puede hacerle satanás o sus demonios a un cristiano? Se utilizan una cantidad de palabras, pero la más comprensiva es katadunasteúo, (Strong G2616) traducida como “oprimidos” en Hechos 10:38, la cual puede hacer referencia a un control desde fuera, pero nunca significa “morar dentro”.

La persona puede ser tentada por satanás (2 Corintios 11:3), aun puede utilizar sus acechanzas para engañarnos (Efesios 6:11), nos puede afligir, como en Job 1 o 2 Corintios 12:7 en la vida de Pablo. Trata de ponerle lazo al creyente (2 Timoteo 2:26), de zarandearnos (Lucas 22:31), de ganar ventaja sobre nosotros (2 Corintios 2:7-11), o incitarnos a mentir (Hechos 5:3).

Es interesante observar que la misma palabra pleroo (Strong G4137), “llenar”, o controlar, se utiliza en Hechos 5:3 para referirse a los oprimidos por satanás, pero también se usa para que el creyente sea lleno o esté controlado por el Espíritu Santo, como en Efesios 5:18.

A pesar de todo, esta es opresión externa la cual puede ser exitosamente resistida y derrotada (Santiago 4:7; 1 Pedro 5:9; 1 Juan 2:13, 4:4).

El versículo 30 es un recordatorio del Señor que, además de la imposibilidad de una casa dividida, no puede haber una lealtad dividida.

Si usted no está “con” el Señor, usted está “en contra” de Él, y en lugar de una reunión, habrá una dispersión. Como se le aplica a los fariseos, este dicho va bien con Lucas 11:52, “¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis”.

“En el cumplimiento de los tiempos”, el juicio eterno del Señor caerá sobre esos incrédulos.

Lea la Parte 84

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio