En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 84

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Blasfemia: Hablando en Contra del Espíritu Santo.
Mateo 12:31-37

La Blasfemia: Diferenciada y Perdonada.
Mateo 12:31a, 32a

12:31a, 32a. “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres… A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado”.

La palabra blasfemia se refiere a toda forma de hablar injuriosa, y se deriva de blax (estúpido) y fema (hablar). Entonces, como uno debe de estar ya sea con Cristo o en contra de Cristo (12:30), uno será responsable por lo que hace (pecar) y dice (blasfemia). Pero a pesar de eso, uno puede ser perdonado, aun cuando se trata de haber rechazado a Jesús como el Hijo del Hombre.

Hay muchas personas que han sido blasfemas y después se convierten a Cristo, como es el caso del apóstol Pablo: “habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad” y se proclamó a sí mismo como “el primero de los pecadores” (1 Timoteo 1:13-15).

Las palabras claves que Pablo utiliza son “lo hice por ignorancia”. Él no había presenciado los milagros de Cristo, ni aun había escuchado Su voz, hasta que fue golpeado camino a Damasco. De hecho él creía que estaba en lo correcto: “Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret;… Y… los forcé a blasfemar” (Hechos 26:9, 11). Esto, obviamente, no puede clasificarse como un pecado imperdonable.

Pero existe otro aspecto en la blasfemia que pertenece a una categoría por sí misma.

La Blasfemia: Específica e Imperdonable.
Mateo 12:31b, 32b.

La situación es diferente cuando la persona ha sido personalmente testigo de los milagros de Cristo, ha escuchado Sus afirmaciones de que Él es el Mesías/Rey, y deliberadamente rehúsa creer y le llama a esos milagros la obra de un “espíritu inmundo” (Marcos 3:30). Esas personas están en peligro de ser “reos de juicio eterno” (Marcos 3:29). Mientras Jesús les advierte sobre este peligro, al mismo tiempo les está rogando a los fariseos que se arrepientan y crean en Él, porque el peligro estriba en que a menos que se arrepientan, “jamás tendrán perdón”.

Esta narración tomada de Marcos 3:29 es solamente otra forma de decir que al incrédulo descarado y endurecido, “no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero (12:32)”.

¿Cómo es que sabemos cuando alguna persona alcanza este grado de incredulidad? Solamente esa persona de cierto podrá estar segura de su estado, pues quienes observan solamente pueden juzgar por lo que ven y escuchan. Ciertamente, desde el punto de vista de Dios, mientras aun haya vida, hay esperanza.

Como ha sido dicho, no es el pensamiento de que alguien que busca el perdón no lo encontrará, sino que quien rechaza al Espíritu Santo no buscará ese perdón. Entonces es cierto que “todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas” (Tito 1:15). Igual que los fariseos, “profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra” (Tito 1:16). Son como aquellos a quienes se les describe en 1 Timoteo 4:2 como: “teniendo cauterizada [endurecida] la conciencia”.

Entonces en el análisis final este tipo de blasfemia es un ejemplo extremo de incredulidad como la describe Proverbios 29:1: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina”.

La Blasfemia: Ilustrada y Aplicada.
Mateo 12:33-37

Los Árboles: Buenos y Malos

12:33. “O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol”

Muchos comentaristas relegan este versículo a una descripción de Cristo de Sí mismo, y dicen que ellos deben de juzgarlo a Él por Sus obras. Él es el árbol bueno que produce buen fruto. Mientras que este principio está contenido allí, que lo bueno produce bueno, y que lo malo viene de lo malo, el contexto muestra que ellos ya han pasado por el juicio de sus obras, y ahora Él está pesando el fruto de sus corazones corrompidos, incluyendo sus palabras de blasfemia en Su contra.

En Mateo 7:16-20 el fruto del árbol malo, lo cual describe a los falsos profetas, prueba ser las palabras mentirosas que se dicen todo el tiempo. Pero aquí en Mateo 12:32 Él nos advierte sobre las consecuencias de pronunciar palabras contra el Espíritu Santo; luego en 12:34-37 inmediatamente después de hablar sobre el fruto malo, Él menciona el mal y las palabras ociosas que salen del corazón malo. Todo el párrafo se refiere a lo que sale de ellos, y no sobre el carácter de Jesús o de Sus obras.

Tesoros: Malos y Buenos. 12:34-35

12:34-35. “¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”

Al relacionarlos con el 12:33, estos versículos continúan haciendo énfasis en que sus frutos (palabras) malos salen de la abundancia de un corazón malo. Jesús repite el fuerte lenguaje usado por Juan el Bautista en Mateo 3:7, “generación de víboras”, y lo utilizará de nuevo con los fariseos en Mateo 23:33. Si hubieran sido buenos hombres, el tesoro de sus buenas palabras hubiera brotado de sus labios, pero no fue así, puesto que siendo ellos malos, no podían hablar cosas buenas.

Los Testimonios: Buenos y Ociosos. 12:36-37

12:36-37. “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.

Si estos dos versículos estuviesen dirigidos a los creyentes, significaría que solamente algunos pecados serían perdonados y el resto aguardaría ser tomados en cuenta “en el día del juicio”. Pero esto, sin embargo, no es así. Estas advertencias están dirigidas a los incrédulos, a los blasfemos, a una generación de víboras.

Las Escrituras mencionan un número diferente de juicios: ¡No hay tal cosa como un juicio general! Está el juicio por los pecados de los no salvos llamado el Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-15) cuando aquellas personas que “han muerto en sus pecados” (Juan 8:24) serán juzgados. Esto contrasta fuertemente con los que “mueren en el Señor” que son llamados “bienaventurados”, los cuales “descansarán de sus trabajos” (Apocalipsis 14:13). El único juicio al que se enfrentará el creyente será ante el Tribunal de Cristo, ante el cual las obras de cada creyente serán probadas, para determinar el grado de recompensa que recibirá (1 Corintios 3:11-15; Romanos 14:10-12; 2 Corintios 5:10). Entonces cada creyente “recibirá su alabanza de Dios(1 Corintios 4:5).

Es cruel, por no decir otra cosa, que hayan predicadores bien intencionados que utilicen pasajes como Mateo 12:36-37 como una táctica para infundirles temor a los cristianos y quitarles su paz y tranquilidad. Para el incrédulo esta es una advertencia legítima. Jesús le dijo al mayordomo infiel (un enemigo incrédulo según Lucas 19:27) “Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré” (Lucas 19:22).

La afirmación de que el hombre será justificado por sus palabras es simplemente el otro lado de la moneda. Así como hay árboles buenos y árboles malos, tesoros buenos y tesoros malos, entonces los buenos testimonios se originan del buen corazón, y son evidencia de que “con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10). De esta manera son justificados por sus propias palabras.

Las palabras ociosas (hablar sin pensar) de los malos serán evidencia de su carácter, y por medio de estas, serán condenados, “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 85

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio