En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 86

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Cuando los fariseos le pidieron a Jesús una “señal”, las primeras dos señales que Jesús les dio fueron la señal de la tipología (Mateo 12:38-40) y la señal de la profecía (Mateo 12:41). Ahora continuamos con las otras señales.

La Señal de la Realeza: Salomón y la Reina de Saba. Mateo 12:42

12:42. “La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar”.

Al igual que los hombres de Nínive, la Reina de Saba respondió a la verdad cuando le fue presentada, pero a diferencia de Nínive, ningún profeta fue enviado al sur de la Península de Arabia que quedaba a más de 1.600 kilómetros de distancia. En lugar de eso, por medio de algunos viajeros desconocidos, esta dama de la realeza había escuchado sobre la sabiduría y fama de Salomón y llegó a escuchar y ver por sí misma. Su testimonio en contra de “esta generación” en el día del juicio, será aun de mayor condena, puesto que su esfuerzo para llegar a Israel sobrepasó en gran manera el esfuerzo de los ninivitas para escuchar a Jonás. Su deseo fue completamente satisfecho, de hecho ella confesó que “ni aun se me dijo la mitad” (1 Reyes 10:7). No es de extrañar entonces que la generación de los judíos será condenada por ella. Ellos tenían al mismo Verbo, la Sabiduría de Dios personificada (1 Corintios 1:24) entre ellos y no lo aceptaron como su Rey/Mesías.

La Señal de la Demonología: El “postrer estado” de esa generación. Mateo 12:43-45

12:43-45. “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación”.

Igual que las tres afirmaciones anteriores esta también hace una referencia directa a “esta mala generación” en los días de Cristo, y por lo tanto, se puede aplicar al empeorado estado de Israel después de haber rechazado las pruebas milagrosas de Su mesianismo presentadas por Jesús. Al dar esta analogía, Cristo revela varias verdades aclaratorias sobre el mundo de los demonios.

Primero, los demonios no necesariamente tienen que ser expulsados de una persona. Este espíritu maligno “salió” (exércomai, Strong G1831, salir, partir), en el versículo 43, y en el versículo 44, salí (la misma palabra griega).

Segundo, los demonios pueden habitar en lugares despojados y desérticos, pero parecen estar incómodos hasta tanto que puedan habitar en un cuerpo: “anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla”. En Apocalipsis 18:2 Babilonia, que ha caído, se convierte en “habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”.

Tercero, los demonios pueden volver a entrar en el cuerpo de una persona que no es cristiana. El cuerpo de este hombre fue barrido y adornado, pero aun estaba “desocupado” (v. 44). Si este hombre hubiera sido salvo, las Tres Personas de la Divinidad morarían allí de manera permanente, previniendo la entrada de los demonios.

Cuarto, los demonios en realidad “entran y moran allí” (v. 44) en el cuerpo del hombre. Esto confirma que la realidad de la posesión demoníaca en el cuerpo de una persona, y no es meramente un acoso externo.

Quinto, el espacio no es ningún problema puesto que ocho demonios entran en un cuerpo humano. En Marcos 5:9-13 había una “legión” de demonios en el endemoniado gadareno, los cuales eran 2.000 o más.

Sexto, los demonios tienen distintos grados de maldad según el versículo 45. No se revela cómo eso es posible, excepto que en Efesios 6:12, los principados, potestades y seres espirituales de las regiones celestes, sugiere que existen rangos de maldad entre los espíritus malignos.

Séptimo, una persona posesa es “peor” cuando más de un demonio habita en su cuerpo.

La Señal de la Teología: La Verdadera Relación con el Padre. Mateo 12:46-50

12:46-50. “Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre”.

Este aspecto final de la “señal” no contiene ninguna referencia directa a la “generación” en los días de Cristo, pero dentro del contexto es en sí misma una punzante condenación a aquellos mismos judíos quienes rehusaron estar espiritualmente relacionados con Cristo. Cristo aun les está hablando a las personas, “la muchedumbre” (tois ojlos, Strong G3793, gentío), por eso es lo que Él está por decir, en respuesta al hombre que llamó Su atención hacia Su madre y Sus hermanos, es muy apropiado para los judíos.

Ha habido un montón de discusión sobre la identidad de la familia de Jesús, pero en el siguiente capítulo, Mateo 13:53-58, aparecen los nombres de sus padres, José y María, junto con los de Sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas; también se menciona a “hermanas”. No existe ningún motivo para pensar que estos no son los verdaderos hermanos y hermanas de Jesús, por medio de María, Su madre biológica, y de José, Su padre legal. Es muy posible, sin embargo, que Juan 7:5 es también cierto en este momento, “porque ni aun sus hermanos creían en él” y su deseo de verlos se refleja en Marcos 3:21 que dice que Sus amigos (“los suyos”) “vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí”. Quizás las acusaciones de los escribas y los fariseos les dieron pie a sus familiares para preocuparse con respecto a Jesús. Ellos pueden haber pensado que Él estaba emocionalmente perturbado y con mucho trabajo; pero la verdad es que ellos también necesitaban tener una relación espiritual con Él, porque actuaban como el resto de la muchedumbre.

Cualesquiera que fueran los detalles de esta situación, una cosa queda clara; Jesús utilizó esto como una arremetida final en contra de esa generación mala y adúltera para mostrarles que Su familia espiritual incluía solamente a aquellas personas que hacían “la voluntad de [Su] Padre que está en los cielos”. Ciertamente esta era una de Sus maneras de darles a los judíos “una señal del cielo”. Y si ellos no podían entender lo suficiente como para recibir a Cristo como Salvador, entonces nada podría convencerlos, y así se encontrarán con Él como su juez, “en el cumplimiento de los tiempos”.

Lea la Parte 87

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio