En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 88

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Su Mensaje a las Multitudes: Mateo 13:3b-35

La Primera Parábola: El sembrador, la Tierra y las Semillas. Mateo 13:3b-9

13:3b-9. He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga

En aquellos días la siembra de las semillas se hacía a mano. El sembrador esparcía las semillas las cuales algunas caerían sobre los caminos bien apelmazados entre los campos sembrados, por lo que no podían penetrar en la tierra. Los que se beneficiaban de ello eran los pájaros al comerse las semillas en los caminos. También había áreas que tenían una capa de piedras cubierta por otra capa de tierra de un par de centímetros de espesor, lo cual no era lo suficientemente profundo como para que la raíz de la semilla se desarrollara. Entonces, la semilla crecía muy rápido sobre esa tierra y los rayos del sol la secaban muy temprano, desapareciendo todo indicio de la mata. Un tercer tipo de suelo, ya infestado con espinos y cardos, la ahogaba antes de que esta pueda producir fruto. Pero la buena tierra cubre la semilla, dándole sus nutrientes para que pueda producir una cosecha abundante, cuya cantidad depende de la riqueza de la tierra.

Al terminar la parábola Jesús dijo, “El que tiene oídos para oír, oiga”. Puesto que esto sugiere que algunas personas van a entender las parábolas y otras no, los discípulos se le acercaron para discutir eso mismo.

(Paréntesis: La Discusión Privada con Sus Discípulos.) Mateo 13:10-23.

La Pregunta: ¿Por qué Jesús le hablaba a la gente en parábolas? Mateo 13:10

13:10. “Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?”.

Los “discípulos” en este caso incluyen a “los que estaban cerca de él con los doce” (Marcos 4:10). Su pregunta real tiene insinuaciones de su propia necesidad de tener una interpretación. El relato de Mateo señala la pregunta dirigida a las multitudes; ¿por qué tenía Cristo que hablarles de esta manera a ellos? Pero los relatos de Marcos y Lucas indican que también Sus discípulos querían saber el significado de las parábolas. “Le preguntaron sobre la parábola” (Marcos 4:10), y, “sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Qué significa esta parábola?” (Lucas 8:9). Jesús había indicado en el versículo 9 que algunos iban a entender y que algunos no entenderían; Su respuesta en los versículos 11-17 explica esto con más detalle.

La Respuesta: El Doble Sentido de las Parábolas. Mateo 13:11-17.

Primero: Esconder Mayores Verdades a los Incrédulos. 13:11-15.

13:11. “El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado”.

Desde el punto de vista divino se puede decir que ciertas cosas son “dadas” de manera soberana; sin embargo, esta declaración en particular está directamente conectada con el fracaso de poder responder, como lo veremos en los versículos 14-15, por eso es que a ellos “no les es dado”. A quienes responden, los verdaderos discípulos, se les ha dado el conocer los misterios del reino de los cielos.

Como se mencionó antes, los “misterios” son realmente revelaciones, las cuales una vez estaban ocultas, pero que ahora le son reveladas a los creyentes (v. 17). Debería esperarse, por lo tanto, que cada una de estas parábolas presente una nueva verdad, junto con la posibilidad de incluir algunas cosas que son viejas (vea el versículo 52).

13:12. “Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado”.

Esta narración pareciera tener la implicación de que es posible quitarle algo a una persona que no tiene nada. En Lucas 8:18 obtenemos la aclaración sobre esto: “A todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará”. Esto no solamente está de acuerdo con el concepto de tener/no tener, sino que también nos ayuda a interpretar la declaración en Mateo 25:29 (repetida del 13:12). Allí, Jesús también nos brinda una serie de siete parábolas, algunas de las cuales incluyen dos grupos, uno preparado y el otro no preparado para el retorno de Cristo a la tierra.

Con respecto a la parábola de los talentos, Cristo repite esta profecía de tener/no tener, indicando que el siervo que “no tiene” es echado a las tinieblas de fuera. Entonces, aquí en Mateo 13:13-15 queda claro que quienes “no tienen” son los incrédulos confirmados, quienes igual a los de Corazín, Betsaida y Capernaum (11:20-24), serán juzgados por la dureza de sus corazones.

13:13-15. “Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane”.

Al discutir Mateo 11:25-27 se mencionó sobre el uso de Isaías 6:9-10 en este pasaje (13:13-14) y en Hechos 28:25-27. Los cambios de la profecía original van de un acto soberano de Dios al hacer que sus corazones de engrosen, sus oídos de hagan pesados y sus ojos se cierren, para enfatizar la responsabilidad de todas aquellas personas que han rechazado a Cristo al hacer que sus propios corazones sean engrosados u obtusos, deteniendo sus propios oídos y cerrando sus propios ojos. A pesar de que Dios es soberano, Él nunca podrá ser culpado de los pecados del hombre. Como resultado de eso, Cristo usó las parábolas para mantener a esos incrédulos alejados de recibir la nueva verdad. Hasta este punto, por lo menos, no era porque ellos no podían creer, sino porque no iban a creer.

Esto está en contraste con los que “tienen” a quienes se les dará con mayor abundancia. Este es el tema del resto del capítulo.

Segundo: Revelar más Verdades a los Creyentes. Mateo 13:16-17.

13:16-17. “Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”.

Los verdaderos discípulos no han cerrado sus ojos ni detenido sus oídos ante las declaraciones de Jesús de ser su Mesías, por eso es que a ellos se les dan más verdades las cuales ni los profetas ni los justos las vieron u oyeron.

Así como hay extensas profecías relacionadas con la muerte y resurrección del Mesías, y profecías referentes a un tiempo sin precedentes de tribulación, y profecías relacionadas con Su retorno a la tierra para derrotar a todos Sus enemigos y gobernar el mundo, no existe ningún indicio de cómo todo eso se puede ajustar dentro de una secuencia de eventos.

Como 1 Pedro 1:10-11 explica: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”.

Entonces, ahora Cristo está listo para comenzar a explicar “qué persona y qué tiempo” está involucrado para aclarar Sus sufrimientos y Su gloria.

Esta explicación no se limitará a las parábolas en Mateo 13, sino que también incluirá más profecías sobre Su muerte y resurrección (vea 16:21; 17:22-23; 20:17-19; 21:37-39), lo mismo que la amplia revelación dada en el Discurso del Monte de los Olivos en Mateo 24—25.

Las parábolas en Mateo 13 tratarán sobre el período de tiempo el cual incluirá el ministerio del Hijo del Hombre sembrando el “trigo” (versículo 37) y no concluirá sino hasta que el Hijo del Hombre envíe a Sus ángeles para reunir fuera de Su reino a todos aquellos que le han ofendido (versículo 42).

Estén seguros de que todo esto sucederá en el cumplimiento de los tiempos.

Lea la Parte 89

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio