En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 89

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

Explicación de la Parábola del Sembrador. Mateo 13:18-23

La Semilla Junto al Camino. 13:18-19

13:18-19. “Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino”.

En esta parábola la atención se centra en cuatro tipos de respuesta al mensaje del reino. A pesar de que el sembrador no se identifica, ya que el mensaje es “la palabra del reino”, debe de estar refiriéndose a Cristo, puesto que este es Su mensaje Mesiánico. Nada se dice del elemento tiempo; el mensaje del reino aun se está predicando, y en cada versículo se hace énfasis a “la palabra”. El “misterio” (la nueva revelación) es que no habrá una aceptación universal de Cristo como el Mesías/Rey, y por eso es que el reino no será establecido tan pronto como los discípulos esperaban. De hecho, cuando Jesús habló en Lucas 18:8 sobre Su retorno, Él dijo, “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”. Algunos años más tarde, después que el Mesías se había ido al cielo, el “misterio de iniquidad” (2 Tesalonicenses 2:8) fue revelado para mostrar la influencia maligna de las fuerzas satánicas las cuales ya estaban trabajando en los días de los apóstoles.

La interpretación que Jesús dio sobre la semilla sembrada junto al camino claramente les indicó a Sus discípulos que al mensaje del reino se opondría directamente satanás. Jesús interpretó las “aves” del 13:4 como “el malo” (13:19). Más aun, en Marcos 4:15 a este se le llama “satanás”, y el Lucas 8:12 él es “el diablo”, que “quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven

La Semilla en los Pedregales. 13:20-21

13:20-21. “Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza”.

Debido a la delgada capa de tierra sobre los pedregales, la semilla que fue sembrada tiene un crecimiento externo inmediato, pero igualmente de inmediata es su corta duración. En Su interpretación Jesús dice que es el calor de la persecución el que ocasiona la falta de profundidad en la fe de la persona, y se “ofende”, de scandalidzetai (escandaliza), queda atrapado y tropieza. Este tipo de respuesta tiene un entusiasmo inicial y aun un gran gozo, pero demuestra ser vacío y falso cuando se presenta la prueba (aflicción) “a causa de la palabra”, en este caso, la palabra del reino. El seguir a Jesús como Mesías sin tener una raíz firme sería insuficiente cuando los oficiales judíos ejerzan la persecución, u otros adversarios comiencen a causar tribulación. Esa clase de respuesta es parecida a las respuestas en 1 Juan 2:19: “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros”. No fueron “arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe” (Colosenses 2:7).

La Semilla Entre Los Espinos. 13:22
13:22. “El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa”.

 

Tres enemigos tientan al verdadero creyente en todas las épocas y estos mismos enemigos también son una plaga para aquellos incrédulos que oyen la palabra todo el tiempo: el mundo, la carne y el diablo. Jesús trata con estos tres en orden inverso cuando interpreta la parábola del sembrador. El adversario que es la semilla al lado del camino, es el diablo; el enemigo de la semilla sembrada en pedregales es la carne, la cual deja de crecer debido a la tribulación y la persecución; y el rival de la semilla sembrada entre espinos es el mundo de las preocupaciones y de la riqueza.

Las preocupaciones que ahogan el compromiso a la causa de Cristo por lo general siempre están relacionadas con las riquezas. La palabra “afán” se deriva de mérimna (Strong G3308), que significa una mente dividida, una mente que se estira en direcciones opuestas. Esto nos lleva de inmediato a Mateo 6:24-33 en donde Jesús aclara: “No podéis servir a Dios y a las riquezas”, después de la cual Él demuestra que Dios tiene cuidado de los Suyos por lo que no es necesario tener la ansiedad de una mente dividida. Por consiguiente, todo aquel cuya respuesta hacia el Mesías es de esa forma no podrá dar los frutos requeridos porque los espinos de las preocupaciones y de las riquezas de manera sutil y engañosa, hacen alejar su corazón de Cristo antes de que el buen fruto pueda germinar y desarrollarse.

La Semilla en la Buena Tierra. 13:23

13:23. “Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”.

A través de toda esta parábola podemos ver una identificación de la tierra con el corazón en donde fue sembrada la semilla; pero luego en el versículo 21el”, la persona, se identifica como la “semilla”, la cual “no tiene raíz en sí”. Compare Colosenses 1:6 con respecto al Evangelio “Que ha llegado hasta vosotros… y lleva fruto y crece también en vosotros”. El factor importante es que la palabra del reino produce buen fruto en buena tierra. Lo único que nosotros tenemos que hacer es interpretar las distintas cantidades de fruto al decir que Dios siempre les ha ministrado a las personas individuales, así como a cada verdadero discípulo para que produzcan según Dios “que da el crecimiento” (1 Corintios 3:7). Nada en esta parábola indica que los porcentajes se refieren a personas; sino más bien que el punto principal es que existen cuatro tipos de respuesta a la palabra del reino y, por consiguiente, los discípulos no deben esperar que el reino se establezca de inmediato, sobretodo ahora que el Mesías ha sido rechazado.

Si la buena tierra nos enseña algo es esto: Siempre será cierto que entre los judíos “tan sólo el remanente será salvo” (Romanos 9:27). Sin embargo, en la plenitud de los tiempos, cuando el Mesías/Rey venga y purgue a Israel: “Y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad” (Romanos 11:26).

Lea la Parte 90

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio