En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 90

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Parábola del Trigo y la Cizaña. Mateo 13:24-30

13:24-30. “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”

En esta segunda parábola se vuelve a utilizar la analogía del sembrador, solamente que en esta ocasión son dos los sembradores; el primero es el dueño del campo el cual siembra buena semilla de trigo, y el segundo sembrador es el enemigo el cual siembra cizaña, una clase de grano falso cuya harina es venenosa, y crece en el campo a la altura de las matas de trigo y de cebada, y es muy parecida al trigo. Sus semillas son venenosas a los humanos, produciendo somnolencia, náuseas, convulsiones y aun la muerte. Por consiguiente, no es de sorprenderse que en esta parábola un enemigo sea el responsable de sembrar la cizaña.

Cuando las plantas maduraron, el dueño (el padre de familia) no permitió que sus siervos cortaran la cizaña; el motivo fue que el trigo y la cizaña se parecen tanto que con frecuencia son confundidos, y el resultado es que se puede dañar la cosecha del buen trigo. Al tiempo de la cosecha los labradores juntarán la cizaña para quemarla de primero, y luego el trigo será guardado en el granero.

Jesús no interpreta esta parábola sino hasta los versículos 36-41, por eso no los comentaremos en este momento.

La Parábola de la Semilla de Mostaza. Mateo 13:31-32

13:31-32. “Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas”.

Esta es la primera de cuatro parábolas que no fueron interpretadas por el Señor. Los escritores evangélicos están divididos sobre su interpretación. Parte del problema es una falta de su deseo de compararlas con el principio establecido por Jesús en las dos primeras parábolas. Otra parte del problema es el de descuidar cualquier pensamiento negativo en su cumplimiento.

La base de todas estas siete parábolas es la de presentar un período de tiempo llamado “era” en la cual los “misterios del reino de los cielos” se cumplirán. Esto lo discutiremos en detalle cuando lleguemos a los versículos 36-43. En la parábola del sembrador vimos que fue el rechazo de responder a “la palabra del reino” por parte de los oficiales de Israel; en la parábola del trigo y la cizaña veremos que la “era” termina con una nota de juicio y la separación de lo malo de lo bueno; no habrá una gradual aceptación mundial de la verdad.

Por lo tanto, para poder interpretar las dos parábolas siguientes (la semilla de mostaza y la levadura) como que son el crecimiento y la prosperidad de “la palabra del reino”, hasta que eso afecte de manera positiva a todo el mundo, sería inconsistente con el propósito de la serie de las siete parábolas. Una teoría pone a Jesús diciendo que hay una conexión básica entre los pequeños inicios que se llevan a cabo durante Su ministerio y el reino en su glorioso futuro. La otra teoría es que a pesar de que el reino de los cielos es pequeño e insignificante ahora, un día crecerá para formar un gran cuerpo de creyentes (representados por la semilla de mostaza), o sea, la Iglesia en la era presente.

De la misma manera, estas teorías y otras, dicen que las aves que anidan en las ramas del árbol crecido de mostaza, representan la prosperidad del reino, como en el “árbol” del reino de Nabucodonosor en Daniel 4, o el reino asirio en Ezequiel 31. Aun otros tropiezan sobre el llamado error de Cristo, que la semilla de mostaza es la más pequeña de las semillas. La palabra griega es sínapi (Strong G4615) que es una variedad pequeña de semilla de mostaza, descrita como mikróteros (Strong G3398) “más pequeña” que es una palabra comparativa y no una superlativa), pero no la menor de todas las semillas. Entonces, cualquier observación que pueda hacer un botánico de que muchas semillas son más pequeñas, no tiene sentido.

Es cierto que las aves se utilizan para describir el crecimiento del reino de Nabucodonosor, y del reino de asiria; pero esta analogía es para predecir la victoria y la prosperidad del reino de los cielos, por eso no es nada nuevo, o sea, no califica como un misterio recién revelado, ya que el Antiguo Testamento está lleno de ese tipo de predicciones sobre un futuro reino mesiánico. Esto mismo puede decirse de la teoría de que el árbol grande de mostaza representa la victoria final en el reino mesiánico venidero, o aun de los eventuales Cielo Nuevo y Tierra Nueva. ¿En dónde se encuentra el “misterio” en esas ideas?

Por consiguiente, lo mejor es tomar toda la parábola de la semilla de mostaza como un cuadro de todo lo que sucede en la “Era de los Misterios del Reino de los Cielos”, empezando con la “siembra” personal de Jesús (el evangelismo) en Mateo 14, y finalizando con Su invasión personal de la tierra en Apocalipsis 19. El aspecto del “misterio” es que, a pesar de que habrá grandes resultados y crecimiento durante la “era”, al mismo tiempo la influencia de satanás (en las aves de la primera parábola), estará allí al momento de la siembra, como también habrá influencia satánica al momento de la siega.

Esto les da una consistencia y continuidad apropiadas a las parábolas, y nos da algo que se revela como nuevo (el misterio) y está de acuerdo con la última revelación en 1 Timoteo 4:1-3; 2 Timoteo 3:1-5, 13; lo cual es, que conforme el fin se acerca, las cosas irán de mal el peor sobre la tierra. Entonces tiene sentido el incluir el período predicho de los siete años de la gran tribulación como parte de la “era” durante la cual todo el mundo estará bajo los poderes satánicos hasta que Cristo retorne para conquistarlos a todos “al final de la era”, apartando el trigo de la cizaña. Aun el mismo Cristo dijo en Lucas 18:8, “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”.

Lea la Parte 91

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio