En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 95

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

La Parábola de la Perla de Gran Precio
Mateo 13:45-46

13:45-46. “También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró”.

Con todo lo que se ha dicho sobre la parábola anterior, solamente resta poder identificar más específicamente las distinciones de esta otra parábola. Primero, el mercader que está buscando las perlas finas es Cristo, el Hijo del Hombre Quien “vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10). Y como el la parábola anterior, Él “vendió todo lo que tenía, y la compró”.

Segundo, la “perla de gran precio” representa a todos los salvos de todas las épocas, puesto que Él se entregó a Sí mismo “no solamente por nuestros pecados, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2).

Tercero, la revelación anterior referente a los “misterios” de la Iglesia y la ceguera de Israel, serían parte de esta parábola también. Entonces, la perla enfatiza que la salvación cuya intención es dársela a todo el mundo, es eficiente y efectiva solamente para aquellas personas que creen en Jesucristo y aceptan Su salvación.

Cuarto, esta interpretación de estas dos parábolas suplementarias evita el error de ir al Antiguo Testamento para comparar los tesoros con el tesoro de Dios que es Israel (Éxodo 19:5), puesto que eso no sería un misterio; y evita hacer que la iglesia sea exclusivamente la perla, lo cual no abarcaría a las personas que fueron salvas antes de Pentecostés, o después del Rapto de la Iglesia. Al mismo tiempo, esta interpretación preserva los aspectos del misterio de ambas parábolas y provee la conformidad y la continuidad del pensamiento con las otras parábolas de la serie.

La Parábola de la Red
Mateo 13:47-50

13:47-50. “47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; 48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. 49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Para poder visualizar esta parábola de la forma correcta, debemos definir la “red”. Del Griego sagéne, (Strong G4522), es una red unida a dos lanchas que se arrastra para atrapar la mayor cantidad de peces, la cual necesita de todo un equipo de pescadores para manejarla. Cuando está llena se arrastra a la orilla. Esta red “recoge toda clase de peces”, tanto buenos como malos, así como cualquier otra criatura marina que se encuentre a su paso.

Muchos comentaristas prefieren interpretar esta parábola como que está restringida al “fin del siglo” (v. 49). Sin embargo existe evidencia sobre un período de tiempo, ya que solamente arrastraron la red a la orilla “una vez llena” (v. 48). Esto correspondería con el período de tiempo requerido para la siembra y el crecimiento del trigo y la cizaña en la segunda parábola, y por el mismo hecho de que la cizaña se mezcla con el trigo (como los peces malos y los buenos fueron atrapados y se mezclaron en la red hasta que esta se llenó).

Jesús interpreta la separación de los peces malos de los buenos al final de la era, de la misma manera que los ángeles lo hicieron en la segunda parábola. Hay un énfasis en esta parábola referente a lo que le sucederá a los malos; el versículo 50 es idéntico al 42. Por lo tanto, el “misterio” en esta séptima parábola es el mismo de la segunda, o sea, la Era de los Misterios del Reino de los Cielos abarca un período de tiempo durante el cual habrán malos y buenos juntos en el reino de los cielos hasta el momento cuando los ángeles vengan y separen los malos de los buenos. Los malos son echados “en el horno de fuego”, y los justos “resplandecerán como el sol en el reino de su Padre” (v. 41).

Conclusión de Su Mensaje a Sus Discípulos.
Mateo 13:51-52

13:51-52. “51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor. 52 El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas”.

Cuando Jesús les preguntó a Sus discípulos si habían entendido “todas estas cosas”, le respondieron, “Sí, Señor”. Además, en Marcos 4:33-34, leemos: “Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír. Y sin parábolas no les hablaba; aunque a sus discípulos en particular les declaraba todo”. Hasta este punto, por lo tanto, ellos entendieron la enseñanza de Jesús. Entonces Él ya podía exhortarlos a ir a enseñar a otras personas, como “escribas” doctos en la doctrina del “reino de los cielos”. Algunas de estas cosas serán “nuevas” como “misterios” que les acaban de ser revelados, y otras cosas serán “viejas” en referencia a las profecías del Antiguo Testamento concernientes al Mesías. Con esto de ninguna manera se puede deducir que los discípulos ya no tenían más que aprender. Como se mencionó antes, ellos quedaron perplejos cuando Él en repetidas ocasiones predijo Su muerte. Ellos aun tenían mucho que aprender de la revelación futura que Él les impartiría antes de Su muerte, como el hecho de la futura iglesia en Mateo 16:18. Aun después de Su resurrección ellos le preguntaron si Él iba a restablecer el reino a Israel (Hechos 1:6), y en Hechos 10:15 y Efesios 3, Dios reveló cómo es que los gentiles se relacionarán con los judíos en el Cuerpo de Cristo, la Iglesia.

Todos los misterios del reino de los cielos les serían eventualmente revelados a ellos (como se enumeran en la discusión de la parábola del trigo y la cizaña), para que su entendimiento sea expandido, “en el cumplimiento de los tiempos”.

Septiembre, 2007

Lea la Parte 96

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio