En El Cumplimiento de los Tiempos/Parte 96

Por: Dr. Thomas O. Figart; ©1999

UN ESTUDIO SOBRE EL EVANGELIO DE MATEO

El Rechazo de Cristo en Nazaret, Su Pueblo Natal.
Mateo 13:53-58

De Capernaum a Nazaret.
Mateo 13:53.

13:53. “Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas, se fue de allí.”.

Desde Mateo 4:13 Jesús se había alejado de Nazaret y había establecido el centro de Su ministerio en las afueras de Capernaum. Después del Sermón del Monte, regresó de nuevo y entró en Capernaum (8:5). Posteriormente Él envió a los Doce (10:1-23) para enseñar por Si mismo de manera itinerante, según 11:1. En los capítulos 12-13 Él está de vuelta en Capernaum, hasta el 13:53, cuando parte hacia Nazaret “donde se había criado” (Lucas 4:16). Su enseñanza por medio de parábolas había terminado; Él había hecho todo lo que se había propuesto hacer en Capernaum debido a la dureza de sus corazones.

La Reacción en Su Ciudad Natal.
Mateo 13:54-58

 

Asombro por Su Poder.
13:54

13:54. “Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?”.

Si la narración de Su visita a Nazaret en Lucas 4:16-32 es más temprana, debió haber sido varios meses antes, y ellos habrían tenido tiempo de escuchar sobre Sus enseñanzas y Sus milagros. Si esta era la misma ocasión, Él aun podría haber enseñado en la sinagoga de ellos y hecho algunos milagros, como lo señala Marcos 6:5. Adicionalmente, Su ministerio en Galilea estaba lo suficientemente cerca de Nazaret como para que ellos hubieran oído de Su fama. De cualquier forma, ellos quedaron sorprendidos ante Su obvio poder y sabiduría; por eso la pregunta, “¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?

La Ofensa a Su Persona.
13:55-57a

13:55-57a. “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? Y se escandalizaban de él”.

Realmente es asombroso leer que ellos rechazaron las demostraciones obvias de Su Deidad, como la sabiduría y el poder; pero es aun más asombroso de que ellos de alguna manera le achacaran ese rechazo a su origen familiar. No dijo Jesús en otra ocasión “las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado” (Juan 5:36); y en Juan 14:11: “creedme por las mismas obras”.

Lo que ellos rehusaron entender es que Dios utilizaría a alguien que no solo no estaba entrenado en la escuela rabínica, sino que era meramente uno de los jóvenes de su pueblo natal. Los judíos en Jerusalén utilizaron el mismo argumento: “Pero éste, sabemos de dónde es” (Juan 7:27). Pero estas solamente eran verdades a medias. El Antiguo Testamento profetizó que el Mesías vendría de la familia de David y que nacería en Belén (Juan 7:42), pero que Él también se mostraría como el “Dios fuerte, Padre eterno” (Isaías 9:6).

La mención específica de los miembros de Su familia demostró que la noción de la virginidad perpetua de María es incorrecta. No hay absolutamente ninguna evidencia de que estos hermanos y hermanas no fueran ni más ni menos que los hermanos y hermanas menores de Jesús a través de José y de María. Se menciona el nombre de cuatro hermanos y también se han incluido por lo menos tres hermanas (pasai, “todos”), no simplemente “ambos”.

En cuanto a Su profesión ellos recordaron que Jesús era meramente un tékton (Strong G5045, artesano en madera), una persona que trabajaba en madera, un carpintero. ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?

El texto no lo dice, pero no es imposible ver que estas personas en Nazaret estaban pensando lo mismo que los fariseos en el 12:23, que Jesús no era “aquel Hijo de David [el Mesías]” sino que hacía las cosas por Beelzebú (12:24). Sus mismos amigos (Marcos 3:21) y Su familia (Juan 7:4-5) creían que estaba loco.

La palabra “se escandalizaban” en el 13:57 indica el desprecio que le tenían como persona. Ciertamente, para ellos Él no calificaría como Mesías; solamente era un carpintero.

Incredulidad en Su Persona
13:57b-58

13:57b-58. “Pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa. Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos”.

Este es un principio bien conocido; alguien que ha crecido en un pueblo pequeño siempre será uno de los muchachos, no importa lo prominente que puede llegar a ser. Será aun más difícil poder convencerlos de que Él era un profeta que hablaba por Dios, puesto que no habían tenido ningún profeta durante cuatrocientos años. No es de extrañarse de que Él no hiciera ninguna señal poderosa allí. No era que Su poder se había debilitado, sino que la incredulidad de ellos era muy fuerte. Aun así, Él estaba listo para hacer muchos milagros, como en otros lugares, pero aquí solo pudo hacer algunos. Observemos, sin embargo, que Él sí hizo algunos. Se ha vuelto una tradición el asumir que la fe precede cada milagro, a pesar de que esta tradición es olvidada cada vez que se hace un milagro en donde la fe claramente no está presente.

Esa dureza de sus corazones y esas actitudes ofensivas con respecto al Señor, dará como resultado que todas esas personas tengan una eternidad sin Cristo en el cumplimiento de los tiempos.

Septiembre, 2007

Lea la Parte 97

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio