La Evidencia de la Resurrección de Jesús – Programa 1

La evidencia de la resurrección de Jesús – Programa 1

De ateo a defensor

  

Nuestro invitado:   Sr. Lee Strobel

Introducción de

¿Pregunta? ¿Jesús resucitó de entre los muertos?

¿Es realidad o ficción?

¿Eso importa?

¿Qué evidencia hay?

¿Qué respuesta le darías a un amigo incrédulo que te pregunta:

“¿No es la resurrección de Jesús solo un mito?”

¿Cómo podemos saber que Jesús estaba realmente muerto cuando fue bajado de la cruz? Y después de Su entierro, ¿fueron las apariciones de Jesús resucitado a más de 500 personas solo un evento psicológico en sus mentes, o fueron apariciones físicas reales de Jesús resucitado?

Mi invitado de hoy que responderá a estas preguntas es un ex ateo, convertido al cristianismo, el Señor, Lee Strobel, ex ganador del premio de editor legal del periódico Chicago Tribune y receptor de los 20 libros más vendidos del New York Times. Lo invitamos a escuchar las asombrosas evidencias de la resurrección de Jesús en esta edición especial del programa de John Ankerberg Show.


 

Dr. John Ankerberg, quien se graduó de la Universidad de Yale con su título de abogado. Y luego, durante 13 años, recibió el premio de Editor Legal del periódico Chicago Tribute. Durante todo este tiempo fue ateo. De hecho, a lo largo de este tiempo, las circunstancias lo llevaron a investigar la evidencia sobre Cristo, no para probar que era cierta, sino para refutarla. Pero al final, la evidencia lo persuadió de venir a Cristo. Hoy vamos a escuchar ese testimonio. Ha puesto la evidencia que lo llevó a Cristo en su libro, “El caso de Cristo”, del cual se han vendido más de 2 millones de copias en todo el mundo.

También ha escrito, El caso de la feEl caso del Creador y su último libro es El caso del verdadero Jesús.

Quiero escuchar su testimonio y creo que nuestra audiencia necesita escuchar ese testimonio porque usted fue un caso. Eras una persona muy terca y creías en las cosas de Dios. Regrese a la época en que estuvo en Yale y luego cuando fue al Chicago Tribune y las convicciones que tenía como ateo declarado.

Sr. Lee Strobel:  Bueno, comencé a considerarme ateo cuando tenía 16 años. Y ya era mucho, por lo que se había enseñado en la escuela sobre la evolución, el origen de la vida. Me enseñaron que la vida puede existir por sí sola, no necesita un creador sobrenatural. Y lo creí, así que comencé a considerarme ateo. Luego tomé una clase con una persona que era un escéptico espiritual, que me enseñó sobre el Nuevo Testamento y, por supuesto, me convenció de que no puedes confiar en lo que dice la Biblia. Al final llegué a considerarme ateo. Me casé muy joven, con mi novia del instituto, yo tenía 20 años y ella 19. Ella era agnóstica, una forma de ser medio espiritual.Era más antagónico, es decir, y para ser honesto, John, nunca me había tomado el tiempo de investigar sistemáticamente la evidencia de una forma u otra.

Creí eso, y mi reacción instintiva de que la idea de un creador del universo todopoderoso, amoroso y omnisciente era simplemente absurda.

Ni siquiera vale la pena mi tiempo para investigarlo.

Ankerberg: Dijiste “Dios no creó a las personas, más bien [pensaste] que las personas han creado a Dios para aliviar sus propios temores”.

Strobel:  Correcto. La gente necesita ese caramelo benévolo de un abuelo en el cielo, para que si mueren, al menos puedan creer que van al cielo. Pensé que de eso se trataba. La desventaja de todo eso, John, es que sabes, Bertrand Russell, el famoso ateo, dijo una vez: “Si no hay Dios, no hay bien ni mal”. Y, ya sabes, así fue como viví mi vida. Fue construyendo mi moral como vivía, día a día la fui formando.

Para mí el valor número uno era mantenerme feliz a todo costo, es decir, todo tenía que ver con el placer; todo tenía que ver, sabes, con una vida totalmente narcisista. Y la verdad es que, no es algo de lo cual me guste hablar, pero viví una vida inmoral, borracho, profano, egoísta y en muchas maneras una clase de vida autodestructiva.

Tenía un problema con el enojo, pues no importaba que camino solía seguir o dónde buscar no podía encontrar esa felicidad que quería para mi vida. Recuerdo un día, mi esposa, que había comenzado a asistir a una iglesia, pues había conocido a una cristiana, esto me llenó de mucho enojo. Ese día ella me dijo que iba para la iglesia. Me sentí tan enfurecido por eso, que me hice para atrás y patee la pared de la sala haciendo un agujero. Todo por el enojo.Mi esposa estaba llorando y nuestra pequeña hija también. Sabes, si me hubieses preguntado en ese momento, “¿Por qué estás tan enojado? ¿A qué viene tanto enfado?

No sé lo que te habría dicho. Pero creo que eran todos esos caminos sin salida y el golpear mi cabeza contra la inhabilidad de encontrar lo que podría traer la satisfacción que buscaba

Ankerberg:Sí, dices que Allison, tu hija, cuando te veía venir a casa, ¿Qué es lo que hacía?

Strobel:Sí, en verdad eso es probablemente la cosa más fea que puedo contar sobre mi vida.

Ankerberg:Ella teníacincoaños.

Strobel: Sí, un poco menos que cinco años. Si ella estaba jugando en el piso de la sala con unos juguetes y me escuchaba llegar a casa por la puerta de enfrente. Su reacción natural era de recoger sus juguetes e irse a su habitación y cerrar la puerta. Es decir, “¿Va estar borracho otra vez? ¿Se va a poner a golpear la pared y abrir agujeros? ¿Se va poner a gritar, alzar su voz y decir groserías? Sabes qué, aquí adentro está todo en calma; todo está tranquilo.” Esto es muy duro de decir, pues quiero mucho a mis hijos; pero eso es la verdad sobre lo que yo era.

Ankerberg: Pero, algo sucedió con su esposa.

Strobel: Sí, ella había conocido a una amiga que compartió sobre Jesús con ella. Mi esposa había investigado y vino a mí un día alrededor de nueve meses después y dijo, “Lee. He hecho una gran decisión. He decidido convertirme en una seguidora de Jesús.”

Ankerberg: Qué pensaste en ese momento?

Strobel: Pensé… el divorcio, eso fue lo primero que cruzó por mi mente. Eso es; yo no he firmado nada sobre esto. Si ella va a convertirse a una persona rara, una fanática religiosa, una santurrona, y ya sabes, pasar todo su tiempo en los barrios bajos sirviendo a los pobres o algo así. Y en verdad pensé que era el final de nuestro matrimonio. Pero una de las más grandes sorpresas en mi vida fue que en los meses venideros, yo esperaba ver que sucedieran todas esas cosas negativas; pero en su lugar, comencé a ver cambios positivos en su carácter, en sus valores, en la manera que se relacionaba conmigo y con los hijos. Era algo placentero, era atractivo. Y un día ella dijo. “¿Por qué no vienes a la iglesia conmigo? Y me dije,  sabes, voy a ir y la voy a sacar de esa secta que se ha metido.

Así que fui a la pequeña iglesia, se estaban reuniendo en la sala de un cine. Se llamaba Iglesia Comunidad de Willow Creek. Un hombre se puso de pie para hablar, creo que todavía no se había ni afeitado, era un hombre joven que se llamaba Bill Hybels, y dio una charla titulada Cristiandad Básica. John, él despedazó casi todo concepto erróneo que tenía sobre el cristianismo. Es decir, habló sobre Jesús; habló sobre la cruz; habló sobre la expiación de nuestros pecados, habló de todas estas cosas, y lo escuche todo. Salí de allí ese día diciendo dos cosas. Primero, todavía era ateísta; no me ha convencido que Dios existe, y en segundo lugar, me di cuenta que si eso era verdad tendría una gran implicación en mi vida.

Entonces pensé, sabes, lo que voy a hacer es usar mi entrenamiento de periodismo, mi formación jurídica, y voy a investigar esto sistemáticamente, ¿hay credibilidad en el Cristianismo o cualquier otro sistema de fe? Pues, investigue en otros sistemas de fe también, y ¿cómo ellos sostenían ante un escrutinio? Y mucho de mí mismo, John, por la vida inmoral que estaba viviendo, parte de mí no quería que fuera verdad.Quería encontrar que no era verdad; porque no quería ser responsable de la manera que estaba viviendo. Por otro lado, como periodista, me decía, debes de cuidar de tus prejuicios.  Entrar en esto como un árbitro a un partido de béisbol, que tiene que pitar lo que es un strike, strike, y una bola, bola. Tener las agallas, la decencia de seguir las evidencias a dónde quiera que me lleven.

Así pues, me embarque es toda esta investigación, honestamente, John, Pensé, y sin bromear, pensé que esto me iba llevar un fin de semana, y dije, denme un par de días; voy a hacer esto pedazos, voy a encontrar todos los fallos, todos los agujeros de esta creencia, me llevara el fin de semana. Bien, comencé a investigar, y según lo iba haciendo, comenzaba a investigar un tema; y lo analizaba, así como otras religiones, y fascinantemente, caían por sí mismas. Es decir, francamente no era difícil encontrar la falsedad de muchos de estos otros sistemas de fe.

Pero el cristianismo era como un saco de boxeo, ¿al que se le pega y regresa a ti una y otra vez? Parecía que no importaba dónde investigaba, no importaba por dónde la retaba, respondía con respuestas de evidencia afirmativa que eran convincentes, era algo poderoso.

Ankerberg: ¿Cómo decidiste donde comenzar cuando investigaste el cristianismo? ¿Qué te llamó la atención?

Strobel: Bien, sabes, hay tantos temas; tales como, el tema del Mesías, la profecía y así muchos más, muchas cosas. Pero si tengo que resumirlo, lo haría en dos temas que son la base de mi investigación, pues creo que todo esto se basa en el tema central de quién es Jesús, en primer lugar, ¿Declaró Él en verdad ser el Hijo de Dios?

Muchas personas dicen que nunca lo hizo. Richard Dawkins en su libro, El Dios Mal Interpretado, un escéptico ateísta dice, “bien, existe en verdad muy poca evidencia histórica que Jesús haya declarado ser el Hijo de Dios.” Y esto es lo que yo pensaba.

En Segundo lugar, Si Él declaró ser el Hijo de Dios, ¿Lo comprobó regresado de entre los muertos?  Pues yo había hecho bastantes investigaciones cuando estuve con el periódico del Chicago Tribune. Lo hicimos en centros de salud mental. Y te diré, John, que no existe escases de personas en este mundo que te puedan mirar a los ojos y decirte con toda sinceridad que ellos son Dios. Pero no les creemos. ¿Por qué? Porque no hay corroboración, no hay evidencia que lo apoye.

Si Jesús hizo la declaración de que Él es el Hijo de Dios, eso es una cosa, pero si Él lo comprobó, si Él respaldo, si Él autentifico esa declaración regresando de entre los muertos, esa es una muy buena evidencia, si regresas después de tres días en la tumba, esa es una muy buena evidencia de que estás diciendo la verdad.

Ankerberg: Sí, en una ocasión estaba en un centro de salud mental y entré en una habitación y un tipo dijo directamente a mi cara, él dijo, “¿sabes que yo soy el segundo hijo de dios? Y yo le dije, “No, no lo sabía, ¿Cómo es que lo sabes?” Y él dijo, “Bien, Dios me lo dijo.” Y otro tipo en la habitación continua dijo, “¡no, yo no se lo he dicho!”

Pero bien, no pierdas de vista eso. Vamos a buscar las evidencias a esos dos puntos. Vamos a tomar un descanso, y cuando regresemos, vamos a escuchar las evidencias que persuadieron a Lee. Quédate con nosotros; no querrás perdértelo.

Muy bien, estamos de regreso, estamos hablando con Lee Strobel, quien era un ateísta radical mientras trabajaba en el periódico del Chicago Tribune por 13 años como su editor legal, y un día su esposa vino a conocer a Cristo lo que le motivó a comenzar una búsqueda para comprobar lo erróneo de sus creencias. Pero, Lee, cuéntanos el resto de la historia.El hecho es, que tú dijiste que había dos cosas que investigaste. ¿Cuáles eran ellas otra vez?

Strobel: En primer lugar, ¿Declaró Jesús ser el Hijo de Dios; y en Segundo lugar, lo respaldo regresando de entre los muertos?

Ankerberg: Bien, ¿Qué hiciste al respecto?

Strobel: Bien, lo primero que hice, John, pensé, un buen historiador probablemente iría a las fuentes originales, por lo que pensé, ¿Cuál es la biografía más antigua de Jesús? Es el Evangelio de Marcos, el cual muchas personas creen fue el primer de los evangelios escritos.Está basado en los acontecimientos oculares del apóstol Pedro. Así que lo abrí y lo primero que note acerca de Jesús, es que la manera más común que Él se refiere a sí mismo, no es como el Hijo de Dios, sino que como el Hijo del Hombre; Así que dije, “Caso cerrado”. Él nunca declaró ser el Hijo de Dios; Él sólo está diciendo, “Yo soy el Hijo del Hombre, soy sólo como tú y como cualquier otra persona.

Eso es lo que pensé, entonces investigue más profundamente, y lo que encontré fue que cuando Jesús se refería a Sí mismo como el Hijo del Hombre, no sólo estaba declarando su humanidad. Él estaba declarando mucho más que eso; pues lo que Él estaba haciendo era aplicar a Sí mismo la descripción del Hijo del Hombre que se encuentra en la Biblia en las Escrituras Hebreas, del Antiguo Testamento, en el libro de Daniel 7. Al buscar en este sitio lo que encuentras son cualidades divinas del Hijo del Hombre: Él vino a juzgar a todo el mundo; Él tenía soberanía, total soberanía y poder; Él es adorado por todos los pueblos, solamente Dios es adorado, Su reino durará por siempre. En otras palabras, estas cualidades que encuentras en Daniel 7 son divinas. Así pues, lo que Jesús está haciendo es aplicarlas a Sí mismo diciendo, “Yo soy más que sólo un hombre; Yo soy el Hijo del Hombre.”

Y de repente me encuentro como, asombrado, un momento, a lo mejor hay algo más. Uno de mis pasajes favoritos de lo que Él dijo, y muchas personas lo pasan por desapercibido, es aquel que está en Marcos 6, cuando Jesús estaba caminando sobre el agua, y todos conocen la historia. La mayoría de las Biblias traducen, “soy Yo, no teman”. Pero, indague más profundamente, y lo que encuentras en el original griego, que el Nuevo testamento fue escrito, lo que Jesús en realidad estaba diciendo es, “No teman, YO SOY,” ¿Quién es el YO SOY? Esta es la manera que Dios se reveló a Sí mismo a Moisés en la zarza ardiendo de Éxodo.

Así pues, de repente, Él está haciendo otra declaración. Luego viene a ser más evidente en Su juicio ante Caifás, el Sumo Sacerdote, dónde se le preguntó directamente, “¿Eres Tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” y las primeras dos palabras de la boca de Jesús fueron, “YO SOY.”

Ankerberg: Sí, tenemos que ir más despacio. “Eres tú el Cristo,” Eso quiere decir el Mesías ¿verdad? “¿Eres tú el Hijo del Bendito?” Ellos no podían decir Dios, porque en la cultura judía no se puede decir eso. Pero el hecho es que es eso lo que quiere decir. ¿Eres tú el Hijo de Dios también?Un doble título. Él dice, “Yo Soy.” Y después Él añade algo que es aún más grave que esto.

Strobel: Si, lo hace, y dice: “y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” (Marcos 14:62) Eso es, viniendo en juicio, eso es viniendo a juzgar a los seres humanos. Lo que es irónico, John, cuando piensas al respecto, pues en efecto, Él estaba diciendo a Caifás, “¡oh! Disculpen, ¿Piensan que me están juzgando? En realidad lo opuesto está pasado aquí.” Y así, ¿Cómo responde Caifás a Jesús? A propósito, esta es una referencia a Daniel 7; Él está aplicándose la frase del Hijo del Hombre a Sí mismo. ¿Cómo es que Caifás interpreta lo que Él dice? El declara que es una blasfemia. ¿Por qué? Pues, Jesús está afirmando ser Dios. Para él es claro y es claro según lees a través de las biografías de Jesús, pues este tema se repite.

En Juan 10:30 Jesús dice: “Yo y el Padre uno somos.” La palabra en el original griego para “uno” significa “uno en esencia.” Así pues, ¿Cómo la audiencia entiende lo que Jesús está diciendo? Ellos recogieron piedras para matarle. ¿Por qué? Pues decían: “porque tú, siendo hombre, te haces Dios.” (Juan 10:33) Ellos entendieron perfectamente lo que estaba diciendo, y le iban a apedrear por eso. En sí, John, salí de todo esto diciendo, “Espera un momento, Jesús por lo menos está diciendo claramente que Él es el Hijo de Dios.” Eso está claro. Ahora, la siguiente pregunta es, ¿Cómo lo respaldó? Pues cualquier persona… Yo puedo decir que soy el Hijo de Dios. La pregunta es, ¿Presenta Él credenciales para respaldar lo dicho?

Esto es sorprendente, John, encontramos todo esto en las copias más antiguas sobre Jesús. Esto no es una leyenda que se desarrolló durante el siglo o después de que Él murió, que es lo que yo pensaba. La idea de que Él era Dios, que estaba declarando ser más que un ser humano, Pensaba que esto era material de leyenda y mitología que se desarrolló tiempo más tarde. Pero si vas a las copias más antiguas sobre Jesús; Desde el comienzo Él está haciendo estas extraordinarias declaraciones. Él nos cuanta parábolas como la de los labradores malvados; y el mensaje de la parábola que nos dice que Él es el Hijo de Dios quien fue enviado y ejecutado como resultado de ello.

Ankerberg: Sí, me gusta John A.T. Robinson, el hombre que ayudó a comenzar el Movimiento de la Muerte de Dios. En su libro, Nuevas Fechas Para Los Evangelios, y con respecto a lo que estamos hablando, él coloca la fecha del evangelio de Marcos tan temprano como en el año 40. Bueno, no estoy diciendo que estoy de acuerdo con ello, pero el hecho es que si fue en el año 40, eso es sólo 10 años de margen del tiempo de Jesús y Su resurrección. Estoy hablando de 10 años, estos acontecimientos de los que estamos hablando sobre las declaraciones de Jesús, están en los quioscos de periódicos en Jerusalén.Así pues, tenemos en verdad evidencia sólida que Jesús declaró ser Dios. Ahora,  Cuando eso impacto tu mente, ¿qué hizo en ti?

Strobel: Si, a propósito, también tenemos escritos más tempranos que esto. Porque tenemos credos de la iglesia primitiva que van más atrás, en los cuales existen la tendencia tediosa, como yo los observaba, de afirmar que Jesús es la representación del Dios invisible. Lo cual reafirma la divinidad de Él. Y estás son creencias que datan antes de los escritos de Marcos.

Ankerberg: Lo que quiero decir es, ¿Cómo te impacto cuando estas cosas comenzaron asentarse en tu mente?

Strobel: Bien, en primer lugar estaba sorprendido, pues, pensé que solo me iba a tomar un par de días tratar con esto y darlo por terminado. Pero lo más que investigaba llegue a pensar, un momento, El Hijo del Hombre, Él está haciendo una declaración divina. Observa todas estas parábolas que Él va a contar, que lo posicionarán de manera extraordinaria por encima de todo ser humano. Claramente está relatando algo que es histórico, es decir, algo grande. Aún más,  la audiencia a la cual está hablando lo entendió de esa manera. Sabes, puedes leer esto hoy en día y decir, “¿Cómo es que llegas a esa conclusión?” Solo mira a cómo las personas de Su época reaccionaron; ellos querían matarle por hacer esta declaración.

Ankerberg: Bien, nos quedan dos minutos, háblanos del segundo punto, con el cual vamos a continuar la próxima semana.

Strobel: Sí, investigué la resurrección de Jesús, para ver, sí o no Él respaldaba lo dicho regresando de entre los muertos. Y creo que lo puedo resumir en cinco eventos, los cuales describo de la siguiente manera. El primero: La Ejecución; ¿Murió Jesús en la cruz? ¿En verdad fue ejecutado?¿Estaba de verdad muerto cuando fue bajado de la cruz?

Ankerberg: Sí, algunas personas dicen, “No, Él revivió en la tumba.” Vamos a ver todo eso, pero sigue adelante.

Strobel: Correcto, en absoluto. Tenemos los primeros relatos, en otras palabras, cosas que no pueden ser el resultado de una leyenda.Tenemos la tumba vacía, la cual aún sus enemigos concuerdan que estaba vacía. Tenemos los relatos de testigos oculares: 515 personas se encontraron con el Jesús resucitado. Tenemos el surgir de la iglesia allí mismo en Jerusalén, que es algo inexplicable a no ser para la proclamación de la verdad por los discípulos de Jesús sobre Su resurrección de entre los muertos.

Ankerberg: Hemos ido sistemáticamente a través de cada uno de estos puntos, los cuales vamos a desarrollar en el siguiente programa. ¿Cuál fue el centro de todo esto?

Strobel: Bueno, el centro del asunto es, sabes, estudias todo esto y luego sopesas las evidencias con honestidad y equidad. Y me encontré estando de acuerdo con Sir Lionel Luckhoo, el más grande abogado que haya vivido, él gano 245 juicios de muerte seguidos, ya sea ante un jurado o en apelación, él fue un ateísta hasta que estudio las evidencias. Él tomo sus extraordinarias destrezas de abogacía y las aplicó a los hechos históricos. Su conclusión fue, y cito “Digo inequívocamente que la evidencia de a resurrección de Jesucristo es tan abrumadora que requiere de aceptación por la prueba que absolutamente no deja lugar a duda.”

Ankerberg: Existen escépticos que poseen títulos de doctorado. Tenemos a jóvenes en las universidades y bachillerato. Hay adultos que se cuestionan todas estas cosas. Están donde tú estabas antes.Bien, y ellos están escuchando esto. Diles por qué deben de sintonizarnos la próxima semana.

Strobel: Bien, en primer lugar, creo que esto es el tema central. El Apóstol Pablo lo dijo: “y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.” Es decir, este es el asunto, el tema principal. Pues, cualquier persona pueda declarar que es Dios.Pero, ¿lo pueden comprobar regresando de entre los muertos?Así pues, creo que esto es de monumental importancia.Creo que es el evento crucial en la historia. Creo que si las personas ven esto con una menta abierta, con un corazón abierto, ellos lo haría un tema visible y frontal en sus vidas. Y podrían decir ellos mismos, “¿Sabes qué? Ya que la evidencia esta sobre la mesa, puedo dar un veredicto.” Con esa clase de actitud, y si investigas las evidencias por ti mismo, es muy difícil no llegar a la conclusión a la cual llegó Sir Lionel Luckhoo.

Ankerberg : Sí, bueno amigos, queremos que estén sintonizados, porque la semana que viene vamos a hablar de este tema principal, ¿resucitó Jesús de entre los muertos? Escuchemos a este ex escéptico mientras se abre camino explicando esos cinco puntos. Creo que esto es algo que necesitas escuchar, espero que te unas a nosotros.

Instituto de Investigaciones Teológicas de Ankerberg

El programa John Ankerberg

Apartado de correos 8977

Chattanooga, TN 37414

1-800-805-3030

JABiblia.org

001-423-892-7722

 

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio