La Evidencia de la Resurrección de Jesús – Programa 2

La Evidencia de la Resurrección de Jesús – Programa 2

¿DeclaróJesúsSer el Hijo de Dijó?

 

 

NuestroInvitado:   Elseñor Lee Strobel

Introducción

¿Pregunta? ¿ResucitóJesús de entre los muertos?

¿Esrealidad o ficción?

¿Importaeso?

¿Quéevidenciaexiste?

Quérespuestadaría a un amigo no creyenteque le pregunte,

“¿No es la resurrección de Jesússólo un mito?”

¿Cómopodemos saber queJesúsestaba en verdadmuertocuando lo bajaron de la cruz? Y después de Su sepultura, ¿Fueronlasapariciones de Jesúsresucitado a más de 500 personas, sólouneventopsicológico en susmentes, o fueronaparicionesfísicasreales del Jesúsresucitado?

Miinvitado de hoy quecontestaráestaspreguntases un antiguoateísta, que se convirtió al Cristianismo, el Señor, Lee Strobel, ex ganador del premio de editor legal del periódico Chicago Tribune, y galardonadopor 20 libros de mayor ventapor el New York Times. Le invitamosaescucharlasevidenciasasombrosas de la resurrección de Jesús en estaedición especial del programa del Show de John Ankerberg.


 

Ankerberg:  Bienvenido a nuestro programa. Hoy tenemos una presentación muy especial. Mi invitado es Lee Strobel, quien se graduó de la Universidad de Yale con su título de abogado. Y luego, por 13 años fue el galardonador del premio de editor legal por el periódico el Chicago Tribute. Hablaremos sobre su testimonio, pues él fue incrédulo por la mayor parte de su vida, luego le llevó dos años investigar las declaraciones de Jesucristo y saber qué hacer con ello. Las evidencias le trajeron a la fe en Jesucristo, vamos a hablar de esa evidencia, quiero que la escuche. Lee, cuéntanos el testimonio de tu vida un poco desde el principio.

Strobel:Bueno, me convertí en ateo cuando era joven,  me casé con una mujer agnóstica, pero ella se convirtió en una seguidora de Jesús, lo cual me exasperó, y pensé que esto nos iba a llevar al divorcio. Pero cuando vi los cambios positivos en ella y me expuse a mí mismo al mensaje cristiano por primera vez, pensé, ¿sabes qué? esto vale la pena mi tiempo y esfuerzo para investigar, indagar, para ver sí o no resiste el examen de un escéptico. Y así me embarqué en lo que resultó ser una investigación de dos años sobre el cristianismo y también otros sistemas de fe.

Ankerberg:  Una vez más, coméntanos cuán escéptico eras, y cómo fue que buscaste la evidencia, aún como el editor legal del Chicago Tribune.

Strobel:Sí, he dicho que solíamos estar orgullosos de ser escépticos y teníamos un cartel en nuestra sala de prensa que decía: “Si tu madre dice que te ama, ¡investígalo!” En otras palabras, ¿Dónde están los hechos? ¿Dónde está la prueba? ¿Dónde está la evidencia? Y eso es lo que yo era. Te puedes imaginar, John, si se juntan el periodismo y las leyes, ya sabes, qué clase de persona suspicaz, escéptico puedes llegar a ser. Pero ese era yo, era algo natural en mí, pues es lo que hacía para ganarme la vida en el Chicago Tribune. Investigaba las cosas para ver si eran ciertas. Así que llamaba a los expertos,  estudiaba arqueología, buscaba en la historia antigua, revisaba cuestiones de evidencia en los manuscritos y muchas cosas más. Para mí el hacer todo esto era algo natural.

Pero lo diferente de esto John, es que ésta era la historia más grande que jamás había seguido, quiero decir, he investigado cosas grandes, he ganado premios grandes por mis investigaciones, pero nada había tenido tanta importancia como este asunto, en primer lugar ¿Declaró Jesús ser el Hijo de Dios?, y si lo hizo, en segundo lugar ¿lo respaldó? ¿Lo comprobó regresando de entre los muertos? Para mí, esto era lo principal de todo este tema.

Ankerberg:  Sí, y tú te embarcaste en esto no para probar que era verdad, sino más bien para desaprobarlo

Strobel:Sí, en verdad, y por muchas razones, después de haber vivido una vida inmoral tan fea, lo último que deseaba, honestamente, es no tener que rendir cuentas por ello. Lo último que quería es que Dios estuviese mirando sobre mis hombros. Yo quería hacer lo que yo quisiera hacer; quería vivir de la manera que yo quiría vivir.

Ankerberg:  Y te diste cuenta que si en verdad creías en Cristo, entonces tendrías que hacer algunos cambios.

Strobel:Sí, me di cuenta de eso, y también, mi esposa solía decir: “No tengo esperanza. No tengo esperanza por mi marido”. En verdad, ella decía a la gente después de convertirse al cristianismo: “No tengo esperanza, pues Él es muy testarudo, cruel, es el editor legal del Chicago Tribune. No tengo esperanza de que él jamás doble sus rodilla ante Jesucristo”.

Ankerberg:  Muy bien, repítenos el primer punto.

Strobel:¿Declaró Jesús ser el Hijo de Dios? Absolutamente, creo que los registros son absolutamente claros para todo aquel que examine honestamente los registros.

Ankerberg:  ¿Pero tú no creías en eso desde el principio?

Strobel:No, pensaba que era una leyenda que se creó después de muchas, muchas décadas de Su vida. Pero allí mismo estaba, en los primeros registros, en la primera biografía escrita por Marcos, basada en el relato ocular del apóstol Pedro; es decir, ir directamente al principio que  muestra que Jesús se llamó a Sí mismo el Hijo del Hombre, que no era sólo una declaración de Su humanidad, era una declaración de Su divinidad. Pues el Hijo del Hombre es el personaje que en Daniel 7 posee todas estas características divinas, quien juzgará a la humanidad, cuyo reino durará para siempre, quien era adorado por todos los pueblos, quien es soberano, quien está en la propia presencia del Padre.

Estos son atributos de la divinidad. Y luego, por supuesto, en su juicio, cuando se le preguntó: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? ¿Eres tú el Mesías? ¿Eres tú el Hijo de Dios?”, “YO SOY” son las dos primeras palabras que salieron de Su boca. Y luego Él aplica estas características de Daniel 7 a Él mismo de nuevo. Y ¿Cómo respondió el Sumo sacerdote? Diciendo, blasfemia. ¿Por qué? Porque Jesús, un hombre común, estaba declarando ser Dios.

No obstante, eso no era suficiente para mí. No era suficiente que Él lo declarara, no era suficiente que sus enseñanzas fueran profundas. Es decir, han existido muchos maestros profundos a través de la historia, reconozcámoslo. Lo que me preguntaba era, ¿Puedes respaldarlo? ¿Puedes comprobarlo? ¿Qué puedes hacer? Y según el texto Él hizo milagros. ¿Pero sabe qué? Eso es una cosa, leer sobre algo que sucedió hace 2000 años. Pero yo necesitaba algo que fuera más allá de un milagro que a lo mejor podría haber sido un engaño.  Necesitaba algo que fuera indiscutible.

Ankerberg:  Por lo cual, te interesaste en lo más grande.

Strobel:Lo hice. La resurrección es la piedra angular del cristianismo. Eso es lo que el apóstol Pablo dijo, y todo el mundo lo sabe. Y el teólogo Gerald O’Collins dijo una vez que: “el cristianismo sin la resurrección no es cristianismo, sin su capítulo final no es cristianismo para nada.” Así pues, todo recae sobre… ¿Regresó Jesús de entre los muertos y así probar que Él es el Hijo de Dios?

Ankerberg:  Muy bien, ¿cómo fue que llegaste a la evidencia?

Strobel:Bueno, analicé a dos años de evidencia, pero para resumirlo, me centré en cinco cosas. La primera es laejecución: ¿estaba Jesús muerto cuando le bajaron de la cruz? Pensé, bueno, tal vez se desmayó y entonces fue llevado a la tumba y el aire frío lo resucitó; así pues, no pudo haber habido una resurrección milagrosa, sólo una resucitación fortuita. Bueno, si examinas en lo qué consiste la crucifixión, te das cuenta de que no podría ser así, tuvo que haber muerto.

Ankerberg:  ¿Por qué?

Strobel:Bueno, en primer lugar, fue azotado brutalmente por las autoridades romanas con látigos que tenían huesos afilados incrustados en ellos y bolas de plomo. Un testigo ocular de la flagelación romana dijo que los mismos músculos, tendones y las entrañas de la víctima se abrían y eran expuestos. Esto era algo increíblemente brutal. De hecho, ¿Te recuerdas de la película La Pasión de Cristo?

De hecho, ¿te recuerdas de la película La Pasión de Cristo? Llegué a conocer a Mel Gibson durante el rodaje de esa película. Cuando la película recibió una calificación de R por causa de la violencia y la brutalidad de la golpiza y la crucifixión de Jesús, yo pensé que era lamentable. Pues, pensé que iba a limitar a la audiencia de la película. Así que le dije a Mel, pensando…

Ankerberg:  Dándole un pequeño consejo…

Strobel:Sí, un poco de asesoramiento. Dije, sabes, podrías haber disminuido la violencia. Pero, él me miró y dijo: “Amigo, ya la había hacho”. Y tenía razón, pues lo que quiso decir fue: “Disminuí lo que ocurrió en realidad”. La gente no podría soportarla, no podría afrontarla si se presentaba históricamente, de una manera precisa, lo que en realidad ocurrió. Entrevisté a médicos expertos que me dijeron que Jesús estaba en choque hipovolémico después de la golpiza, eso es, estaba en choque por una gran pérdida de sangre, y porque luego le atravesaron clavos en las muñecas y pies, para ser alzado en la cruz, lo que pone una tensión increíble en los músculos del pecho por lo que no se puede respirar. Los pulmones se bloquean en posición de inhalación. Así que la única forma para respirar es empujarse para arriba con los pies, y por supuesto, la espalda ensangrentada se raspaba contra la madera áspera de la cruz. Y luego exhalar, tomar un nuevo aliento y descansar, para luego empujarse de nuevo y respirar y así sucesivamente. Es decir, hasta que el cansancio te vence.

De hecho, es por eso que cuando los romanos querían apresurar la muerte de alguien, tomaban una barra de metal y rompían los huesos de la tibia para que ya no pudieran empujarse hacia arriba, y simplemente se sofocaban, en cierto sentido. Su  corazón se pararía por la tensión de la asfixia. Incluso la Revista de la Asociación Médica Americana hizo una revisión de los datos históricos y dijo claramente que Jesús estaba muerto, incluso antes de que se infligió la herida en Su costado, una herida que, a propósito, le perforó Su corazón y Su pulmón.

Y de hecho, tenemos cinco fuentes seculares que también lo confirman. Tenemos a Tácito que es un historiador del primer siglo, a Josefo, el historiador del primer siglo; incluso el Talmud judío dice que Jesús fue asesinado al ser colgado; es decir, colgado en la cruz. Por lo cual, John, leemos a los estudiosos más escépticos del Nuevo Testamento en el mundo, leemos a GerdLudemann, ateo, de la Universidad de Vanderbilt, él te lo diría. John DominicCrossan, un cristiano muy liberal, te diría que de todos los hechos que conocemos de la historia antigua, uno de los cuales existe evidencia sólida es la que Jesús estaba muerto cuando fue bajado de la cruz.

Ankerberg:  Sí. es decir, no tenían que ser científicos de naves espaciales para saber que Él estaba muerto. Si te empujas hacia arriba, podías respirar, pero cuando estabas colgando por más de 15 minutos, y si llegabas a los 30 minutos y no te alzabas, estabas muerto, pues no había aliento en esos pulmones.

Strobel:Sí, piensa en esto, incluso si Jesús de alguna manera sobrevivió y quisiera ir contra de toda Su enseñanza, para engañar a la gente y hacerles creer que había resucitado y que de alguna manera salió de entre los lienzos con los que estaba envuelto, y de algún modo rodó la piedra de la entrada de la tumba, y de alguna manera pasó por entre los guardias de Su tumba, piensa en las condiciones en que estaba. Él habría haber estado en una condición horrible y caótica, que de ninguna manera en el mundo, los discípulos lo habrían visto y decir, “Que bien, esto es maravilloso, vamos a construir un movimiento mundial basado en la gloriosa esperanza de que algún día vamos a tener un cuerpo resucitado y vamos a regresar de entre los muertos”.

Ellos lo habrían mirado y habrían llamado por auxilio y decir ¡Este hombre necesita ayuda! ¡Que lastima! ¡Está hecho un desastre! Así que, no hay absolutamente ningún apoyo histórico para la idea de que Jesús sobrevivió la cruz.

Ankerberg:  ¿Cuál era su segundo punto?

Strobel:El segundo punto fueron los primeros relatos que tenemos. Yo solía pensar que la idea de que Jesús resucitó de entre los muertos era un mito, una leyenda que surgió en las décadas después de su vida. Bueno, lo que encontré es que tenemos un increíble apoyo histórico del primer siglo para la resurrección. No solamente está en los cuatro evangelios, sino incluso antes de eso, se ha preservado para nosotros un credo recitado por los primeros cristianos, escrito por el apóstol Pablo en 1 Corintios 15:3. ¿Qué dice? dice que Jesús murió. ¿Por qué? Por nuestros pecados, que fue sepultado, y que resucitó al tercer día. Y luego menciona los nombres de los testigos oculares, incluyendo a escépticos cuyas vidas cambiaron 180 grados porque se habían encontrado con Jesús resucitado.

…y que apareció a Cefas, y después a los doce.

1 Corintios 15:5

…a más de quinientos hermanos

1 Corintios 15:6

…Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;

1 Corintios 15:7

…me apareció a mí. (Pablo)

1 Corintios 15:8

Ahora John, este credo de la iglesia ha sido datado por estudiosos de una amplia gama de creencias teológicas tan pronto como en los años 2 al 5 después de la vida de Jesús. Y, por supuesto, las creencias deben preceder a la creación del credo; por consiguiente, ellas lo llevan de regreso hasta la misma cruz. Así pues, no tenemos una leyenda que surgió en las décadas venideras. Tenemos una noticia de historia antigua. De hecho A.N. Sherwin-White, el gran historiador clásico de la Universidad de Oxford, hizo un estudio de la velocidad a la que un mito crecía en el mundo antiguo. Él determinó que el paso de dos generaciones de tiempo no era suficiente para que una leyenda destruyese el núcleo sólido de una verdad histórica. No tenemos el paso de dos generaciones de tiempo aquí. Tenemos algo que te lleva de regreso al mismo evento. Esta es evidencia histórica increíblemente poderosa que es verdad que Jesús regresó de entre los muertos.

Ankerberg:  Muy bien, vamos a tomar un descanso y volveremos para ver los otros tres puntos: los testigos oculares, la tumba vacía y el surgir de la iglesia. No querrás perderte esto, cuando él ponga sobre la mesa esta evidencia, tienes que escucharlo. Así que, quédate con nosotros, regresamos ya mismo.

Ankerberg:  Muy bien, estamos de regreso. Estamos hablando con Lee Strobel, quien es el ex editor legal del periódico El Chicago Tribune. Un escéptico, un ateísta radical,  que cuando empezó a investigar las declaraciones del cristianismo, las declaraciones de Cristo, llego hasta este punto clave, la resurrección de Jesús de entre los muertos. ¿En verdad Sucedió? Él está compartiendo las cosas que esta pregunta implica,  ¿Resucitó Jesús de entre los muertos? La evidencia que comenzó a persuadirlo fue la posibilidad de que esto realmente sucediera. Muy bien, ya has hablado sobre el hecho de… bueno, resume estos puntos.

Strobel:En primer lugar, la ejecución: que Jesús estaba definitivamente muerto cuando fue bajado de la cruz. Y luego los primeros relatos, que no fueron una leyenda que se desarrolló con el paso del tiempo; pues, tenemos los relatos extremadamente primarios que afirman la resurrección. Luego está el tercer punto que es la tumba vacía. Y el hecho más poderoso acerca de la tumba vacía, eso creo, es que nadie en el primer siglo dijo lo contrario, a que la tumba no estuviera vacía. En otras palabras, todo el mundo reconoció que estaba vacía. Las autoridades trataron de difundir la historia de que los guardias estaban dormidos, o que los discípulos robaron el cuerpo, lo que no tenía ningún sentido, pues ellos no tenían los medios ni la oportunidad. Además eso era admitir que el cuerpo había desaparecido.

Ankerberg:  Y si estabas durmiendo ¿Cómo podías saber que fueron los discípulos?

Strobel:Correcto, la historia nunca tuvo sentido desde el principio, nadie la creería hoy en día. Pero el hecho es que incluso los escépticos tuvieron que idearse una historia para tratar de explicarlo, a pesar de que no tuvieron éxito en hacerlo.

Ankerberg:  Sí, además el 75% de los estudiosos, eruditos críticos, creen que es un hecho histórico.

Strobel:Sí, y eso incluye los escolásticos escépticos.

Ya sea cristianos o ateístas, de las personas que estudian este tema, el 75% están de acuerdo que la tumba estaba vacía.

Ankerberg:  Bien, así que tienes otro punto en el registro histórico, tienes la tumba vacía de Jesús. Eso plantea la pregunta, ¿Qué pasó con el cuerpo?

Strobel:Y el siguiente punto, son los testigos oculares. Tenemos 515 personas que se encontraron con Jesús resucitado. Tenemos a Pablo que nos habla de su propia experiencia. Tenemos el relato más antiguo respecto a la resurrección, que es el credo de 1 Corintios 15, del cual hablamos de la iglesia primitiva, se menciona a 500 personas que se encontraron con Él. Y luego me gusta lo que dice, “Oh, perdón, por cierto, muchos de estos hombres todavía están vivos, si no me crees, ve a hablar con ellos, compruébalo tú mismo.” De ninguna manera habrían dicho eso si no fuera verdad.

Ankerberg:  Sí, tú podías comprobarlo.

Correcto, así que si fueras a llamar al estrado a todas las personas que se encontraron con Jesús resucitado y examinar a cada uno de ellos por 15 minutos, de manera seguida, estaría sentado aquí durante 126 horas seguidas escuchando el relato de testigos oculares. ¿Cuántas personas, después de escuchar 126 horas seguidas, se irían diciendo: “¡Sí, yo no lo creo!”? Es decir…

Ankerberg:  Tú solías sentarte en los juicios y hacer eso.

Strobel:Exactamente. He visto a personas ser enviadas a la cámara de la muerte con una fracción de este tipo de evidencias. Así que creo que existe una poderosa evidencia de que Jesús se encontró con estas personas cuyas vidas fueron transformadas, incluyendo a Saulo el perseguidor de los cristianos, quien se convirtió en Pablo el gran misionero. ¿Por qué? Por la resurrección. El medio hermano de Jesús, Santiago, quien era un escéptico de la divinidad de Jesús durante Su vida, llego a ser un líder de la iglesia local. ¿Por qué? Porque 1 Corintios 15 dice, él se encontró con Jesús resucitado.

Ankerberg:  Muy bien, luego tenemos el surgir de la iglesia.

Strobel:El surgir de la iglesia. Lo más sorprendente acerca de eso es que en la misma ciudad donde Jesús había sido condenado a muerte, los discípulos estaban diciendo unas pocas semanas más tarde: “Escuchen, Él resucitó de entre los muertos.” Ahora, ¿cómo convencer de eso a la gente si ellos estaban allí y saben mejor? En cambio, lo que vemos es a los discípulos apelando al conocimiento común que sus audiencias tenían. Pedro se levantó en la misma ciudad en la que Jesús había sido condenado a muerte unas pocas semanas antes y se dirigió a las personas diciendo: “¿Se acuerdan de Jesús? Él hizo milagros entre ustedes, saben lo que hizo”. Y luego dice esto: “de lo cual nosotros somos testigos.” [Hechos 3:15] Bueno, ¿Cómo respondieron? Acaso dijeron: “Pedro, vamos, estas exagerando, estás inventando estas cosas”. ¡No! La historia demuestra que en ese día 3000 personas dijeron: “Pedro, sabemos que está diciendo la verdad. ¿Qué hacemos?” Ellos encontraron el perdón y la gracia a través de Jesucristo, y la iglesia milagrosamente nació en la misma ciudad donde Él había sido condenado a muerte. ¿Cómo puedes explicar esto si se tratara de una leyenda o si esto eran cosas que se estaban inventando, estaban exagerando, estaban mintiendo al respeto? Creo que esto es algo muy significativo.

Ankerberg:  Así es, pero bien, ¿Qué sucedió cuando llegaste a una conclusión?

Strobel:Bueno, después de dos años y todavía queda mucho más de lo que podríamos hablar…

Ankerberg:  Si, y lo haremos…

Strobel:Al final llegas a ese punto, fue el 8 noviembre de 1981, me fui a mi habitación yo solo. Era un domingo por la tarde, tomé mi libreta de anotaciones como me habían enseñado en la escuela de abogacía, y dibujé una línea en el medio, y a un lado puse la evidencia que había visto era convincente para mí que Jesús es el Hijo de Dios, quien lo comprobó regresando de entre los muertos. Y en el otro lado la evidencia negativa. Y estoy escribiendo página tras página, tras página y finalmente dejé mi bolígrafo a un lado, y dije, espera un minuto, a la luz de la avalancha de evidencia que apunta tan significantemente hacia la verdad del cristianismo, que se requeriría más fe de mi parte mantener mi ateísmo o convertirme al cristianismo. Pues, para mantener mi ateísmo tendría que nadar contra la corriente, contra este torrente de evidencia que fluía en sentido contrario. Me capacite en periodismo y leyes para responder a la verdad, no podía negarlo, ya no podía nadar contra la corriente.

Así pues, dije: “Señor Jesús, yo creo, creo que tú eres el Hijo de Dios que lo demostraste regresando de entre los muertos. Pero ¿Qué puedo hacer?, ¿Qué hago?” Y recuerdo que alguien me había mostrado un versículo: Juan 1:12, y lo busqué. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;” Y me di cuenta de que creer en Él implicaba recibirlo. Es decir, no se trata de estar de acuerdo intelectualmente con la doctrina de la iglesia, sino en recibir a Jesús como mi perdonador y maestro. Así que oré, y me volví de una vida de inmoralidad y pecado, y lo confesé, y recibí el perdón de Jesucristo. Y dije, ”Dios, sólo quiero seguirte, quiero vivir de la manera que me diseñaste para vivir el resto de mi vida”.

Ankerberg:  ¿Cómo reaccionó a esto su familia?

Strobel:Bueno, salí y se lo conté a mi esposa. Y ella se echó a llorar y puso sus brazos alrededor mío y dijo: “¡Tú, una persona de corazón duro! ¡Te lo he estado diciendo durante dos años! ¡Vaya!” ¿Sabes que?: “Le había dicho a la gente que no tenía esperanza por mi marido”, pero ellos me dieron un versículo, Ezequiel 36:26. A lo largo de esto dos años que estaba haciendo esta investigación, mi esposa había estado orando Ezequiel 36:26, “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” John, cuando abrí mi vida a Jesús, Él comenzó a cambiar mis valores, mi visión del mundo, mi filosofía, mis actitudes, mis prioridades, mi paternidad, mi matrimonio, mis relaciones. Todo esto con el tiempo comenzó a cambiar para bien.

Ankerberg:  ¿Qué pasó con su hija mayor, Allison?

Strobel:Sí, todo lo que ella conocía durante los primeros cinco años de su vida era a un papá que estaba siempre enojado y borracho o ausente. Ella pudo ver como Dios comenzó a cambiar mi vida delante de sus pequeños ojos, después de varios meses, ella se acercó a mi esposa y le dijo, algo que ya había comentado con su maestra de escuela dominical, “Quiero que Dios haga por mi lo que Él ha hecho por papá”. Y a los cinco años ella abrió su corazón, recibió el perdón por medio de Cristo, se convirtió en cristiana. Ahora ella tiene 31 años, escribe novelas cristianas. Con mi hijo, pasó lo mismo, llegó a la fe y ahora él tiene una maestría en Filosofía de la Religión y el Nuevo Testamento. Va a obtener su doctorado en teología porque dice: “Papá, hay toda una generación por ahí que no entiende, esto no es una imaginación, esto no es una leyenda, esto es algo que históricamente es cierto”, le dije:” Hijo, tú estudia y aprende y luego ve cuéntaselo a tu generación”. John, Jesús cambió mi vida, mi eternidad, mi familia, y esa es mi historia.

Ankerberg:  Muy bien, amigos, han escuchado a Lee, y si usted está de acuerdo con la evidencia, una cosa que me preocupa es que algunos de ustedes están de acuerdo con esta evidencia, pero nunca han entrado en el juego, todavía están en el banquillo pensando en estas cosas. Y hay un peligro en eso, tiene que llegar un momento en que confíe a sí mismo a Jesucristo. Si usted cree que esto es verdad, y si Él es el Salvador, tiene que pedirle que lo salve. Y, Lee, ¿cuál es el peligro que la gente sólo mire a la evidencia desde la grada y no tome una decisión?

Strobel:Ese es el lugar muy peligroso donde una persona puede estar, pues ellos piensan que están bien, pero sus hijos no pueden ver a su vida y decir: “Veo un cambio, veo una diferencia, yo quiero eso para mi vida”. ¿Por es así? Usted puede estar sentado en una iglesia durante 15 años y estar de acuerdo con la  doctrina, pero no ser un hijo o hija adoptado del Dios Todopoderoso. Pero, se puede hacer John, no es difícil, yo hice mi decisión el 8 de noviembre de 1981.

Ankerberg:  Bien, amigos, estoy emocionado de que estemos en este punto, porque muchos de ustedes necesitan hacer lo que hizo Lee. Y le voy a dar una oportunidad de hacerlo, voy a pedir a Lee que haga una oración similar a la que él hizo cuando invitó a Cristo a entrar en su vida y se emcomendó a sí mismo a Él. Este es el momento para algunos de ustedes, tiene que decir esto en sus propias palabras al Señor, y comenzar esa relación personal. Puede que sea difícil, pero es la cosa más grande en la vida. Sí, la evidencia está allí, y es el momento de actuar, si así lo desea, Lee, guíenos en una oración y pídales que oren con usted.

Strobel:Claro, lo que yo oré, ellos también pueden hacerlo hoy mismo y decir: “Señor Jesús, yo creo que Tú eres quien dices ser: el Único Hijo de Dios. Creo que Tú moriste en la cruz para pagar por mis pecados como mi sustituto para que yo no tuviera que hacerlo. Señor Jesús, me doy cuenta que he pecado, y que he hecho mal, no he vivido a mi propio nivel de moralidad, mucho menos a los Tuyos, que son   mucho más altos, lo confieso, ya no quiero vivir de esa manera nunca más, y en este momento recibo libremente Tu regalo del perdón, sé que es algo que no puedo ganar, no me lo merezco, quiero recibir este don gratuito que Tú ofreces, basado en lo que hiciste en la cruz. Señor Jesús, a partir de este momento, por favor conduce mi vida, pues mi vida a partir de ahora Te pertenece”.

Ankerberg:  Amigos, si usted dijo esto, la Biblia dice, “porque todo aquel,” todo aquel, que quiere decir cualquier persona, esto significa que usted en este momento, “todo aquel que invocare el nombre del Señor”, si ha dicho esta oración e invocado al Señor, las dos últimas palabras de este versículo dicen “será salvo”, Esto es algo que Cristo hace por usted, usted no puede fabricarlo, es algo que Él hace cuando entra en su vida, y usted comenzará a sentirlo; comenzará a experimentarlo en su caminar de ahora en adelante, si realmente lo ha hecho, confíe que Él ha hecho Su parte. Vamos a continuar con más evidencia la próxima semana, espero que nos acompañen.

Instituto de InvestigaciónTeológica Ankerberg

El Programa de John Ankerberg

P.O. Box 8977

Chattanooga, TN 37414

1-800-805-3030

JABiblia.org

001-423-892-7722

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio