¿Por qué es Importante Entender la Doctrina de la Trinidad? 2

Segunda Parte

Por: El Dr. John Ankerberg y el Dr. John Weldon; ©2006

Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

 Descripción

¿La Deidad de Cristo fue inventada por la Iglesia cristiana en el siglo Cuarto?

Contenido

1.¿Por qué es importante para todo cristiano entienda la Doctrina de la trinidad?

2.Notas

 

¿Por qué es importante para todo cristiano entienda la Doctrina de la trinidad?

Algunas sectas, así como la mayor parte de todos los teólogos liberales, sostienen que la doctrina de la trinidad no era parte de las enseñanzas de Jesús y los apóstoles, sino que simplemente fue inventada por la iglesia siglos más tarde. Por ejemplo, en un sermón pronunciado en Agosto de 1964, en la ciudad de Nueva York, el teólogo liberal James A. Pike declaró: “La Trinidad no es necesaria, nuestro Señor nunca escuchó hablar de ella, los apóstoles no sabían nada de ella”. Victor Paul Wierwille, fundador de El Camino Internacional, afirma en su libro, argumenta que Jesucristo no es Dios, y que la iglesia primitiva (hasta 330 d.C.) nunca creyó en la Trinidad, ni en la divinidad de Cristo.Ciertamente, durante este tiempo, los líderes de la iglesia hablaron del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, pero nunca se hace referencia a ellos como Co-iguales…. De hecho, sucedió lo contrario, ellos hablaron del Padre como supremo, el verdadero y único Dios… y del hijo como inferior… teniendo un comienzo, visible, engendrado, e inmutable.[1]

¿Pero es esto lo que realmente encontramos cuando examinamos cuidadosamente los escritos de los primeros líderes cristianos, o es esta alegación meramente una invención de aquellos quienes, por cualquier razón, eligen no creer en la Trinidad?

Los siguientes ejemplos cronológicos muestran que la iglesia primitiva claramente creía que Jesucristo era Dios:

  1. Ignacio (30-107 d.C.), que nació antes de que Cristo muriera, constantemente hablaba de la deidad de Jesucristo. Veamos algunos ejemplos: en A los Efesios y otras cartas, encontramos referencias como las siguientes: “Jesucristo nuestro Dios”; “quien es Dios y hombre”; “recibieron conocimiento de Dios que es Jesucristo”; “para nuestro Dios, Jesús el Cristo”; “porque Dios se manifestó como hombre”, “Cristo, que venía de la eternidad con el Padre”; “desde Dios, desde Jesucristo”; “desde Jesucristo, nuestro Dios” ; “Nuestro Dios; Jesucristo “; “Dejad que siguiera el ejemplo de la pasión de mi Dios”; “Jesucristo es el Dios”; y “Nuestro Dios Jesucristo”.[2] El hecho de que Ignacio no era reprendido, ni marcado como hereje por ninguna de las iglesias o líderes cristianos a los que envió cartas, prueba que la iglesia primitiva, mucho antes de año 107 d.C., aceptó la deidad de Cristo.
  1. Policarpo (69-155 d.C.) habló de “Nuestro Señor y Dios Jesucristo.”[3]
  1. Justino Mártir (100-165 d.C.) escribió de Jesús, “quien… siendo la primera palabra de Dios, es incluso Dios.”[4] En su Diálogo con Trifón, afirmó que “Dios nació de una virgen” y que Jesús era “digno de adoración” y de ser “llamado Señor y Dios”. [5]
  1. Tatian (110-172 d.C.), uno de los primeros apologistas escribió, “No nos portamos como insensatos, o griegos, ni decimos cuentos ociosos cuanto anunciamos que Dios fue nacido en forma del hombre”.[6]
  1. Ireneo (120-202 d.C.), escribió que Jesús era “Dios perfecto y hombre perfecto”, “no un simple hombre… pero era Dios” y que “Él está en Sí mismo en Su propio derecho… Dios, y Señor y Rey Eterno “y habló de” Cristo Jesús, nuestro Señor y Dios y el Salvador y Rey”[7]
  1. Tertuliano (145-220 d.C.), dijo de Jesús: “Cristo es también Dios” porque “lo que ha salido de Dios” [en el nacimiento virginal] es a la vez Dios “y el Hijo de Dios” y los dos son uno… en su nacimiento, “Dios y hombre unidos.”[8]
  1. Caius (180-217 d.C.), un presbítero romano, escribió acerca de la certificación cristiana universal a la deidad de Cristo en su refutación de Artemón, quien sostuvo que Cristo era solamente un hombre. Tenga en cuenta que antes de año 217 d.C., Caius hizo un llamamiento a los escritores antiguos, todos quienes enseñaban la deidad de Cristo: “Justin,Miltiades, Tatian, Clemente, y muchos otros, que sin saber de los libros de Ireneo y Melito y el resto, declaraban que Cristo es Dios y hombre. Además, todos los Himnos y Salmos de hermanos, los que han sido escritos desde el principio por medio de los fieles, celebran a Cristo la Palabra de Dios, atribuyendo divinidad a Él. [Esta] como doctrina de la Iglesia, por lo que esto se ha proclamado ya desde hace tantos años, [9]
  1. Gregorio Taumaturgo (205-265 d.C.) declaró sobre la Trinidad, que “Todas [las tres personas] son una naturaleza, una esencia, una sola voluntad, y son llamados la Santísima Trinidad; y estos también son nombres subsistentes, una sola naturaleza en tres personas, y un género [tipo]”.[10]
  1. Novaciano (210-280 d.C.) escribió sobre la Trinidad, que Jesús es verdaderamente un hombre, pero que “Él también fue Dios según las Escrituras. La Escritura ha descrito tanto a Jesucristo como hombre, como por lo demás también ha descrito a Cristo el Señor que es Dios”.[11] ((Tenga en cuenta entonces, que en los años 200 ya teníamos discursos sobre la Trinidad.)
  1. Atanasio (293-373 d.C.), el entusiasta defensor de la enseñanza del Nuevo Testamento contra la primitiva herejía Ariana, que enseñaba que Jesucristo no era Dios, declaró de Jesús: “Él siempre fue y es Dios y el Hijo” y “Él quien es eternamente Dios, también se hizo hombre para nuestro bien.”[12]
  2. Alejandro de Alejandría habló en referencia a Jesús de “su divinidad suprema y esencial” y que Él era “una imagen idéntica y exacta del Padre”.[13]
  1. Eusebio de Cesarea afirmó que “el Hijo de Dios no se parece a las criaturas originales pero es igual en todos los sentidos solamente al Padre que lo ha engendrado [a Él] y que él no es de cualquier otra hipóstasis y sustancia, sino del Padre”.[14]
  2. Agustín declaró que los cristianos “creemos que el Padre, Hijo y Espíritu Santo son un Dios, creador y gobernante de toda la creación: el Padre no es el Hijo, ni Espíritu Santo es el Padre ni el Hijo, sino una Trinidad de Personas mutuamente relacionadas, y una unidad de igualdad en esencia” y por lo tanto, “el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y todos juntos son un Dios”.[15]
  1. Orígenes declaró que Cristo era “Dios y hombre”.[16]
  1. Tertuliano escribió de Jesús que “Él es Dios y hombre. Tenemos aquí una doble condición, no fusionados, sino unidos, en una sola persona, Jesús como Dios y hombre.”[17]
  1. Procolo escribió: “Él nació de una mujer, Dios pero no solamente Dios, y hombre pero no exclusivamente hombre. Cristo no se hizo Dios progresivamente; Sino en la misericordia se convirtió en hombre, como lo creemos, no predicamos a un hombre deificado; confesamos un Dios encarnado, él solo nació de una virgen, Dios y hombre.”[18]
  1. Cirilo de Alejandría escribió de Jesús: “Porque él seguía siendo lo que era, lo cual es, por naturaleza Dios. Pero, tomó en Sí mismo ser hombre también” y “No hay nada que nos impida pensar en Cristo como el único hijo, a la vez Dios y hombre, perfecto en divinidad y en humanidad. Él es concebido como Dios y es Dios.[19]

Estas son solamente algunas de las referencias que podrían citarse.

En conclusión, desde el primer momento, líderes de la iglesia, inmediatamente después del tiempo de los apóstoles hasta el Concilio de Nicea en el siglo Cuarto y más allá, habían creído constantemente y enseñado que Jesucristo es Dios. Por lo tanto, Wierwille y otros están claramente equivocados cuando sostienen que la Trinidad fue “inventada” por los cristianos en el siglo cuarto.

Sólo una explicación lógica puede ser dada para este abundante testimonio primitivo a la deidad de Jesucristo, los primeros líderes de la iglesia estaban simplemente declarando lo que ya había sido declarado por Jesucristo y los apóstoles en la Sagrada Escritura, que Cristo era en verdad Dios. Como Gregorio de Nacianzo afirma en su “Tercer Discurso Teológico respecto al Hijo,” “De ellos (los apóstoles) grandes y exaltados discursos hemos descubierto y predicado la deidad del Hijo”.[20]

La verdad es que para todos aquellos grupos que niegan la deidad de Cristo: El Camino Internacional de Cristo, Los Testigos de Jehová, El Armstrongismo, Los Cristodelfianos, Los Modalistas modernos, etc. así como los Arianos; la Trinidad es simplemente una piedra de tropiezo para su racionalismo. Lo que ellos no pueden comprender plenamente, y no quieren aceptar. Por lo tanto, la doctrina de la Trinidad no puede ser rechazada por razones bíblicas o históricas porque el testimonio es demasiado abundante; puede solamente ser rechazado por razones filosóficas y personales que no tienen ningún mérito.

 

Notas

  1. Victor Paul Wierwille, “Jesucristo no es Dios” (New Knoxville, OH: American cristiana Press, 1975), el subrayado es nuestro.
  2. Kirsopp Lake, trad., “Los Padres Apostólicos”, vol. 1, LoebClassical Library, Harvard UniversityPress, 1965, A los Efesios I, Saludos; I: I; VII.2; XVII.2; XVIII.2; XIX.3; A los Magnesios, XIII.2; Para los Tralianos, VII.1; Para los romanos, Saludos; III.3; VI.3; Para los fieles de Esmirna I.I; Para Policarpo, VIII.3, respectivamente.
  3. La Epístola de Policarpo a los Filipenses, capítulo 6, en Alexander Roberts, James Donaldson (eds.), Las Traducciones de los Padres Anti-Necenos de los escritos de los Padres para el año 325 d.C. (Los Padres Apostólicos con Justino Mártir e Ireneo Vol. 1) (Grand Rapids , MI: Erdmans, 1977), p. 34.
  4. Justino Mártir, “La Primera Apología”, capítulo 63, en Roberts y Donaldson, Los Padres Anti-Necenos, vol. 1, p. 184.
  5. Justino Mártir, “Diálogo de Justino, Filósofo y Mártir, con Trifón, un judío,” Capítulos 64, 68, en Roberts y Donaldson, Los Padres Antinecenos, vol. 1, pp 231-233.
  6. Taciano el asirio, “Líder de Taciano a los griegos,” Capítulo 21, en Roberts y Donaldson, Los Padres Antinecenos, vol. 1, p. 74.
  7. Ireneo, “Contra las herejías” Libro III, cap. 16, Título, cap. 19, Título, párrafo 2; libro I, cap. 10, párr. 1, en Roberts y Donaldson (eds.), Los Padres Antinecenos, vol. 1, pp 440, 448-49.
  8. Tertuliano (Quinto Tertuliano), “Tratado sobre el Alma”, capítulo 41, y “Apología”, Capítulo 21, en Roberts y “Donaldson, Los Padres Antinecenos, vol. 3, cristianismo latino: su fundador, Tertuliano (Grand Rapids, MI: Erdmans, 1978), pp 221, 34-35, respectivamente.
  9. Caius, “Contra la Herejía de Artemón” en “Fragmentos de Caius” en Roberts y Donaldson, Los Padres Antinecenos: Padres del siglo III, vol. 5, p. 601, énfasis añadido.
  10. Gregorio Taumaturgo, “Sobre la Trinidad”, párr. 2, en Roberts y Donaldson, Los Padres Antinecenos, vol. 6: Padres del siglo III (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1975), p. 48.
  11. Novaciano, presbítero romano, “Tratado de Novaciano En cuanto a la Trinidad”, el capítulo 11, en Roberts y Donaldson, Los Padres Antinecenos: Padres del siglo III, vol. 5, p. 620.
  12. Atanasio, “Contra los Arianos,” III, para.29, 31, en Maurice Wiles y Mark Santer (eds.), Documentos en el Pensamiento Cristiano Temprano (Cambridge: Cambridge UniversityPress, 1979), pp 52, 54.
  13. “Carta de Alejandro de Alejandría a Alejandro de Tesalonica”, párrafo 37, de William G. Rusch (trans /ed.) La Controversia Trinitaria, (Filadelfia: Para tressPress, 1980), pp 40, 42.
  14. “Carta de Eusebio de Cesarea a Su Iglesia sobre el Sínodo en Nicea,” en Rusch, p. 59. Párrafo 13
  15. Agustín, “Sobre la Trinidad”, IX, párrafo 1; XV, pag.28, en Wiles y Santer, Documentos en el Pensamiento Cristiano Temprano, pp 36-37, 91.
  16. Orígenes, “Diálogo con Heraclides,” 1-4 en Wiles y Santer, Documentos en el Pensamiento Cristiano temprano, p. 23.
  17. Tertuliano, “Contra Praxeas,” Capítulo 27, en Wiles y Santer (eds.), p. 46.
  18. Procolo, “Sermón I,” los párrafos 2, 4 en Wiles y Santer, Documentos en el Pensamiento Cristiano Temprano, pp 62-64.
  19. Cirilo de Alejandría, “Segunda Carta a Sucenso”, 2, 4, en Wiles y Santer, Documentos en el Pensamiento Cristiano Temprano, pp 67, 69-70.
  20. Gregorio Nacianceno, “Tercera Oración Teológica En Cuanto al Hijo,” 17 en Rusch (trans. / Ed.), La Controversia Trinitaria, p. 143.

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio