¿Por qué la Fe Cristiana es Verdadera?

Por: Dr. John Ankerberg, Dr. John Weldon; © 2001

Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

Descripción

La fe cristiana no fue una fabricación del hombre, por la razón que sea, no fue la invención de los discípulos, el apóstol Pablo o el Concilio de Nicea en el siglo IV. Tampoco es la fe Cristiana  un resultado de la evolución cultural de los judíos, o un renacimiento parecido a las antiguas religiones místicas. Sea por lo que sea, el cristianismo no es el engaño que los críticos dicen  que es.

 

Contenido

  1. La Fe Cristiana
  2. Los Eruditos Están Convencidos
  3. Lecturas Recomendadas
  4. Notas

La fe cristiana no fue una fabricación del hombre, por la razón que sea, no fue la invención de los discípulos, el apóstol Pablo o el Concilio de Nicea en el siglo IV. Tampoco es la fe Cristiana  un resultado de la evolución cultural de los judíos, o un renacimiento parecido a las antiguas religiones místicas. Sea por lo que sea, el cristianismo no es el engaño que los críticos dicen  que es. Las enseñanzas originales de Jesús nunca se pervirtieron, solamente cuando fueron recibidas por esta secta o la otra secta, ya sea por el mormonismo, los testigos de Jehová, la Ciencia Cristiana, la Escuela de Unidad Cristiana, el Armstrongnismo u otros.

Los hechos históricos y los cánones de la lógica documentan que solo el cristianismo es completamente verdadera y la única religión en el mundo que verdaderamente se basa en la revelación divina. En la medida en que cualquier organismo o denominación cristiana sostiene esta revelación divina puede considerarse genuinamente cristiana, en lugar de ser considerada un cristianismo aberrante, heterodoxo, una herejía o un cristianismo solo de nombre.

Además de ser una revelación divina, la fe bíblica es racional, no es ciega ni basada en el subjetivismo. El cristianismo es la única religión que simultáneamente es la más probable que sea verdad y, teniendo en cuenta sus declaraciones, la más fácil de refutar si es falsa. Por lo tanto, un individuo en busca de la verdad debe comenzar la búsqueda con el cristianismo bíblico. Si el conocer la verdad está en el mejor interés de uno, entonces lasdeclaraciones del Cristianismo, de ser verdadera y la declaración de Jesucristo de ser la verdad son dignas de investigación. Además, ya que la Cristiandad es una religión basada en la revelación divina (el contenido de la Biblia), el Cristianismo se somete a la autoridad bíblica. En otras palabras, la iglesia no se sienta en juicio sobre el contenido o la legitimidad de la Biblia; la Biblia es la que se sienta en juicio sobre el contenido o la legitimidad de las instituciones religiosas que afirman ser cristianas, ya sea dentro del Cristianismo tradicional o en el exterior.

Para aquellos que ya están buscando, pero que no comparten nuestro punto de vista cristiano, ¿Por qué no consideran evaluar abiertamente la religión cristiana? En primer lugar, es bueno hacerlo, ya que todas las religiones no pueden ser verdaderas pues todas ellas se contradicen entre sí, todas podrían ser falsas, pero solo una puede ser verdadera. La búsqueda honesta de la verdad es uno de los esfuerzos filosóficos más nobles de la vida. Platón declaró: “La verdad es el comienzo de todas las cosas buenas, tanto en el cielo como en la tierra, y él que quiera ser bendecido y feliz debe ser desde el inicio participante de la verdad”.

Jesucristo dice que Él es la verdad y que las personas pueden determinar la legitimidad de sus declaraciones a su propia satisfacción. Cualquier religión que afirma y produce pruebas sólidas a favor de sus declaraciones de que es completamente verdadera, es digna de ser considerada seriamentepor esa misma razón. Sólo el cristianismo bíblico es capaz de hacer esto.

El tipo de existencia que el cristianismo ofrece a un buscador es una de profunda y abundante satisfacción, sin importar el dolor y decepción que uno pueda experimentar en la vida. Jesús afirmó que Él nos dará lo que necesitamos en la vida: el verdadero significado y propósito prosigue, y cuando muramos la vida eterna nos espera en una celestial gloriosa existencia mucho más allá de nuestra comprensión actual. El famoso estudioso de Oxford y Cambridge C. S. Lewis entendió correctamente uno de los anhelos más sentidos de la humanidad cuando escribió: “Han habido tiempos cuando pienso en que no deseamos el cielo pero más a menudo me pregunto si, en nuestro corazón de corazones, siempre hayamos deseado nada más”.[1]  Jesús declaró: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10:10). Él dijo: “Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Juan 11:25). Él también dijo, “Yo soy la verdad” (Juan 14:6). “Todo el que es de la verdad escucha mi voz.” (Juan 18:37).

El Cristianismo es única por dos cosas, porque se apoya en las evidencias y las doctrinas que enseña. Así como Jesucristo es único, así lo es la religión basada en Él. Hay pruebas suficientes de prácticamente todas las facetas de la experiencia humana y el estudio que demuestran objetivamente que el Cristianismo es verdad. Independientemente de las muchas afirmaciones de verdad en otras religiones, es la fe de los no-cristianos que muestra carencias tanto interna como  externamente. Si bien puede ser “políticamente incorrecto” en algunas mentes decir una cosa así, la cuestión es  “¿Es verdad lo que creen?” Una vez más, la fe Cristiana es una fe objetiva, racional.

Cualesquiera que sean sus méritos de las religiones no-cristianas típicamente son irracionales, subjetivas y sin suficiente fundamento con respecto a las declaraciones históricas, y carecen de declaraciones creíbles para ser una revelación divina. A pesar de la mala percepción generalizada de que el cristianismo implica un ciego “acto de fe”, esa descripción no encaja en las religiones no-cristianas en general.

Los Eruditos Están Convencidos

El cristianismo no sólo es intelectualmente creíble, ya sea que se considere como una filosófica, historia, ciencia, ética o cultura, más bien desde la perspectiva de evidencias, es en realidad superior a los otros puntos de vista, seculares o religiosos. Si el cristianismo fuera obviamente falsa, como algunos escépticos dicen, ¿Cómo escolásticos e intelectuales lógicamente puedan hacer sus declaraciones de fe? Aunque los testimonios en sí no significan mucho, si están apoyados por el peso de evidencia erudita, no se pueden hacer a un lado.

 Mortimer Adler es uno de los filósofos más sobresalientes del mundo. Es presidente de la junta de directores para “La Enciclopedia Británica”. También es el arquitecto de la serie “Los Grandes Libros del Mundo Occidental” y su impresionante Syntopicon, y él es el director del prestigioso Instituto de Investigación Filosófica en Chicago y autor de “Verdad en la Religión”, “Diez Errores Filosóficos”, “Cómo Pesar Acerca de Dios”,  “Cómo Leer un Libro”, y más de 20 otros libros desafiantes. Él afirma, “Creo que el cristianismo es la única fe lógica y consistente en el mundo”.[2]

¿Cómo podría un filósofo del nivel de Adler hacer tal declaración? Porque él sabe que no se puede hacer un juicio racionalde cualquier otra religión.

El filósofo, historiador, teólogo y abogado, John Warwick Montgomery, que tiene nueve títulos graduados en varios campos, argumenta, “La evidencia para la verdad del cristianismo sobrepasa abrumadoramente las declaraciones y puntos de vista religiosos y seculares”.[3]

Sus más de 50 libros y más de 100 artículos académicos indican una amplia y variada exposición a filosofías religiosas no cristianas y seculares. ¿Cómo podría una persona de tal talla intelectual utilizar una frase descriptiva como “sobrepasa abrumadoramente” si fuera obviamente falsa?”

El individuo ampliamente considerado como el más grande filósofo protestante sobre Dios en el mundo, Alvin Plantinga, indica: “Durante casi toda mi vida he estado convencido de la verdad del cristianismo.”[4]

¿Sobre qué base puede uno de los más grandes filósofos del mundo hacer una declaración de esta índole si la evidencia para el cristianismo es poco convincente, como afirman los críticos?

El Dr. Drew Trotter, director ejecutivo del Centro de Estudios Cristianos en Charlottesville, Virginia. Tiene un doctorado de la Universidad de Cambridge. Sostiene que “Ambas la lógica y la evidencia apuntan a la realidad de la verdad absoluta, y esa verdad es revelada en Cristo.”[5]

Si estamos buscando verdades evidentes, entonces probablemente debemos considerar las palabras del notable sociólogo y economista, George R. Gilder, autor de “La Riqueza y Pobreza”, que afirma, “El cristianismo es la verdad y esta verdad será descubierta en dondequiera que se busque”.[6]

El Dr. Alister McGrath, director de Wycliffe Hall, en la Universidad de Oxford, él estudió en las universidades de Oxford y Cambridge y es profesor de investigación teológica en Oxford. Él es considerado uno de los escritores cristianos más influyentes en el mundo, y sus numerosos libros incluyen un texto elogiado en la apologética, “Construcción de Puentes”, así como los libros “Los Intelectuales no Necesitan a Dios y Otros Mitos”. Declara que la naturaleza superior de la evidencia para el Cristianismo es similar a la encontrada al hacer una buena investigación científica:

Cuando estaba llevando a cabo mi investigación de doctorado en biología molecular en la Universidad de Oxford, me enfrenté con frecuencia con un número de teorías que ofrecen explicar una observación dada. Al final, tuve que hacer un juicio sobre cuál de ellas poseía la mayor coherencia interna, el mayor grado de correspondencia con los datos de la observación empírica, y la mayor capacidad de predicción. Al menos que tuviera que abandonar cualquier posibilidad de avance en la comprensión, me vi obligado a hacer tal juicio…. Me reclamaría el derecho a hablar de la “superioridad” del cristianismo en este sentido explicativo.[7]

El notable erudito cristiano el Dr. Carl FH Henry, escribió una obra de 3.000 páginas, 6-volumenes titulado “Dios, Apocalipsis y Autoridad”. Después de su análisis exhaustivo, Henry declaró: “La verdad es el activo más perdurable del cristianismo…”[8]

En su definida “Enciclopedia de Apologética Cristiana — Baker” (Baker Book House, 1999, p. 785), conduce al erudito cristiano, Dr. Norman L. Geisler, autor de “Cuando las Sectas Preguntan”, “Cuando los Críticos Preguntan” y “Cuando los Escépticos Preguntan”, a escribir:“El único sistema de la verdad es el sistema cristiano”. Tales elogios podrían multiplicarse varias veces. De hecho, como comenta el Dr. Geisler, “Ante la abrumadora evidencia apologética, la incredulidad se vuelve perversa“. [9]

También está el fundador de la cristiandad, Jesucristo, que es totalmente original y único en comparación con todos los otros líderes religiosos que jamás hayan vivido. En palabras de un artículo en la revista Time, su vida era, simplemente, “la vida más influyente que jamás haya vivido”.[10]  Además, la Biblia Cristiana por sí misma es claramente el libro más influyente en la historia humana. Si Jesucristo y las Escrituras cristianas continúan ejerciendo una influencia sin precedentes en el mundo, ¿No deberían ser considerados dignos de una verdadera investigación imparcial? Si la evidencia objetiva apunta a que solo el cristianismo es totalmente cierto, entonces parece que solamente prejuicios personales pueden explicar la falta de voluntad de las personas para considerar seriamente las afirmaciones de Jesucristo en su vida.

Otra de las razones por las cuales otras confesiones religiosas, así comolas secularistas, deben ser receptivos al cristianismo es porque vivimos en una época cada vez más peligrosa de manera  experimental. En nuestra cultura pluralista y pagana, casi cualquier persona es un objetivo viable para la conversión a cualquiera de una amplia variedad de creencias falsas y sus consecuencias—dediversos cultos y la Nueva Era de ocultismo y nihilismo. Las Filosofías de la desesperanza y las poderosas experiencias ocultistas pueden convertir incluso a aquellos que creen que son”los menos vulnerables.”Hay una gran cantidad de investigaciones que demuestran que todas las personas, pero especialmente las más inteligentes, son fácilmente engañados por todo tipo de ilusiones, alucinaciones, y autoengaños—ymás cuando tienen un alto grado de inversión en la ilusión de que sea verdad.”[11]  En otras palabras, aún en esta vida, el bienestar personal del no-cristiano estáenalto riesgo.

Cuando uno examina los argumentos y ataques contra el cristianismo hace 2.000 años, mediante algunas de las mentes más grandes que antes haya existido, ¿adivina lo que se encuentra? Que ninguna de las refutaciones al Cristianismo es válida, ni una, individual ni colectivamente. Incluso con los problemas más difíciles, tales como el problema del mal, el cristianismo tiene la mejor respuesta de cualquier religión o filosofía, la mejor solución al problema.

Si las principales mentes del mundo han sido incapaces de refutar el cristianismo, esto puede explicar porqué muchas de las otras mentes de líderes en el mundo lo han aceptado, tal como James Sire, quien correctamente señala, ¿Por qué debería alguien creer nada en absoluto?, un argumento para la creencia, religiosa u otra, se debe asegurar en las mejores pruebas, válidamente argumentadas y capaz de refutar las objeciones más fuertes que pueden ser reunidas en contra de ella.[12] La fe cristiana cuadra con estos criterios.

Obviamente, si el Dios del universo se ha revelado a sí mismo y es el verdadero único Dios y si Cristo es el único camino de la salvación, entonces esperaríamos pruebas convincentes para justificar esto, no sólo algunas pruebas, o evidencia inferiores – para que una persona tenga una docena de opciones igualmente válidas en la elección de su religión, pero de mayor evidencia.

El Dr. John Warwick Montgomery pregunta:

¿Qué pasa si la declaración de una verdad revelada no se convierte en promulgacionesde teología y filosofía religiosa—o solo entendida por un método esotérico (solo un grupo selecto lo entiende), fideísta (la fe y la razón son independientes) disponible solamente para los que son ya “verdaderos creyentes”—pero al usar el mismo razonamiento empleado en la ley para determinar las cuestiones de hecho?… vemos que las religiones orientales y el Islam, toman ejemplos familiares, piden al solicitante no comprometido que descubran su verdad por experiencia: y así la experiencia de la fe será auto-validada…. El cristianismo, por el contrario, declara que la verdad de sus afirmaciones absolutas recae sobre ciertos hechos históricos, abierto a la investigación ordinaria… La ventaja de un enfoque jurisprudencial radica en la dificultad de echar por la borda lo siguiente: las normas legales de pruebas desarrolladas como medio esencial para resolver los conflictos más difíciles en la sociedad… Aún sí, no podemos tirar el razonamiento jurídico meramente porque su aplicación al cristianismo da como resultado un veredicto favorable para la fe cristiana.[13]

Por lo tanto, vamos a suponer que un Dios de la verdad está dedicado a la verdad y que Él desea que las personas lo encuentren. De hecho, “De un hombre, él hizo todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la tierra; y Él determinó los tiempos establecidos para ellos y los lugares exactos que deberían habitar. Dios hizo esto para que todos los hombres lo busquen y por los que puedan acercarse a Él y lo encuentren, aunque él no está lejos de cada uno de nosotros” (Hechos 17:26-27). ¿Cuál es el lugar más lógico para comenzar nuestra búsqueda de la revelación divina? ¿No sería la religión que Dios ha hecho destacar entre todas las demás? Lógicamente, la mejor y única manera práctica para ver si una religión es absolutamente verdadera es iniciar con la religión más grande, más singular, influyente y evidente en el mundo. “Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan, porque Él ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarlede entre los muerto” (Hechos 17:30-31). Parece más razonable determinar que esta religión es verdadera que buscar otro enfoque, tal como examinar, una por una, todas las religiones de la A a la Z, o escoger una preferencia personal al azar o por aceptar una religión como resultado de experiencia subjetiva.

El problema es que, al no cimentarse en la evidencia objetiva e histórica, todas las religiones no cristianas son basadas en la experiencia. Como tales, no prueban nada por su subjetivismo inherente. Por consiguiente, tener incluso profundas experiencias religiosas por sí solo, no podemos demostrar que la propia religión es verdadera. Y obviamente, tratar de examinar todas las religiones (ya sea que la secuencia sea al azar, preferencial o alfabética) sería desalentador, confuso y al final una tarea imposible.

Si hay solamente un Dios, y si solamente una religión que es totalmente verdadera, entonces uno no debe esperar para descubrir evidencia sostenible de cualquier otra religión. Y, en efecto, ninguna otra religión, en cualquier lugar, grande o pequeña, tiene pruebas sostenibles en su favor. Si no existe ninguna evidencia creíble para cualquier otra religión, y si solamente el cristianismo tiene evidencia convincente en su nombre, ¿Por qué debe pasarse tiempo examinando las religiones que no tienen ninguna base para fundamentar sus afirmaciones, sobre todo cuando puede haber consecuencias negativas importantes para confiar en ellas, no solamente en esta vida, sino en la próxima vida también?

Es mucho más fácil y más lógico, empezar examinando las probabilidades de la verdad en el extremo más alto de la escala. Examinamos algunas de ellas en nuestro libro “PreparadoCon Una Respuesta” (HarvestHouse, 1997). En “El Valor de un Enfoque Probatorio”, William J. Cairney (Ph.D., Cornell) analiza algunas de las posibilidades que constituyen evidencia genuina por el hecho que Dios ha inspirado la Biblia y el cristianismo que está basado en Él:

  • La Historia Escrita por Adelantado, todos podemos escribir la historia en retrospectiva, pero un Todopoderoso, Omnipotente, Creador no podría regirse por nuestras nociones de espacio y tiempo, por lo tanto sería capaz de escribir la historia antes de que ocurriera. Supongamos que nos encontramos con un libro de consulta que contiene una página tras otra de la historia escrita de antemano con tanta precisión y tal detalle que la adivinación sería completamente descartada.
  • La pre-ciencia, supongamos que en este mismo libro de consulta, hemos sido capaces de encontrar declaraciones precisas de escritos de hace siglos que demuestran conocimiento y conceptos científicos de mucho antes que la humanidad hubiera desarrollado la base tecnológica necesaria para el descubrimiento de ese conocimiento o esos conceptos…
  • La Evidencia Histórica, supongamos que en este mismo libro de consulta, debiéramos encontrar afirmaciones históricas que una y otra vez fueron verificadas como verdades a medida que la erudición histórica continuara….
  • La Evidencia Arqueológica, supongamos que en este mismo libro de consulta, las declaraciones que son difíciles de verificar son realizadas sobre personas y lugares, pero como la arqueología “desentierra” más conocimiento del pasado, una y otra vez el libro base es visto como verdadero en sus afirmaciones.
  • Coherencia Filosófica y Lógica, supongamos que este mismo libro de consulta, aunque escrito progresivamente a lo largo de miles de años, contiene temas comunes bien desarrollados y es internamente consistente. Y supongamos que todas estas evidencias van juntas sin contradicción interna o estrés literaria dentro de la misma antología. En conjunto, podríamos no tomar estas evidencias a la ligera.[14]

De hecho, y este es el por qué, en general, la evidencia sostiene firmemente que el cristianismo es cierto, si alguien está de acuerdo o no. La evidencia para el cristianismo sigue siendo poderosa en su interior (los documentos), su filosófica, moral, historia, ciencia, arqueología o si se compara con la evidencia encontrada en otras religiones. Por ejemplo, “La competencia de los documentos del Nuevo Testamento sería establecida en cualquier tribunal de justicia”, y “la investigación arqueológica moderna ha confirmado una vez más la confiabilidad de la geografía, cronología y la historia general del Nuevo Testamento.”[15]

(Esto es especialmente cierto cuando se aplican ideas preconcebidas, como en los estudios bíblicos liberales donde se citan por las sectas s cultos para rechazar la fe bíblica, donde encontramos la paradoja de ellos están más cercanos a la verdad que a menudo desearían sus propias narices. Como el erudito profesor clásico EMBlaiklock señala, “la arqueología reciente ha destruido grandes insensateces y destruirá más. Y uso la palabra insensata deliberadamente por las teorías y especulaciones encontradas actualmente en la erudición bíblica, que no habrían sido toleradas, ni por un momento en cualquier otra rama de la crítica literaria o histórica.”)[16]

En conclusión, nadie puede argumentar con éxito que el cristianismo y sus orígenes no han sido investigados—comosi algún aspecto no reconocido de él aún podría resultar en su caída. Como lo indica la quinta edición de las Religiones del Hombre, escrita por John B. Noss: “El primer siglo cristiano ha tenido más libros escritos acerca de ello que cualquier otro período comparable de la historia. Las principales fuentes que llevan en su historia son los evangelios y epístolas del Nuevo Testamento, y estas—otravez debemos hacer una declaración comparativa—sehan buscado más a fondo mediante mentes inquisitivas que cualquier otro libro jamás escrito.”[17]

En esencia, solamente el cristianismo cumple la carga de la prueba necesaria para decir: “Esta religión solo es totalmente verdadera.” Cuando los críticos afirman lo contrario, ellos están equivocados.

Lecturas Recomendadas

John Ankerberg, John Weldon, PreparadoCon Una Respuesta, Conociendo la Verdad Acerca de la Salvación

  1. S. Lewis, MereChristianity

Francis Schaeffer, Él está Ahí y no está en Silencio.

Norman Geisler, Enciclopedia Baker de la Apologética Cristiana.

  1. Notas
  2. C. S. Lewis, The Problem of Pain (New York: Macmillan, 1962), p. 145.
  3. As cited in an interview in Christianity Today, November 19, 1990, p. 54.
  4. John W. Montgomery (ed.), Evidence for Faith: Deciding the God Question (Dallas: Word,1991), p. 9.
  5. Alvin Plantinga, “A Christian Life Partly Lived,” in Kelly James-Clark (ed.), Philosophers Who Believe (Downers Grove, IL: InterVarsity, 1993), p. 69, and emphasis added.
  6. As interviewed in the Chattanooga Free Press, July 25, 1995, p. A-11.
  7. L. Neff, “Christianity Today Talks to George Gilder,” Christianity Today, March 6, 1987, p. 55, cited in David A. Noebel, Understanding the Times: The Religious Worldviews of Our Day and the Search for Truth (Eugene, OR: Harvest House, 1994), p. 15.
  8. Alister E. McGrath, “Response to John Hick” in Dennis L. Okholm and Timothy R. Phillips (eds.), More Than One Way? Four Views on Salvation in a Pluralistic World (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1995), p. 68.
  9. Ajith Fernando, The Supremacy of Christ (Wheaton, IL: Crossway, 1995), p. 109.
  10. Norman L. Geisler, “Joannine Apologetics” in Roy B. Zuck (gen. ed.), Vital Apologetic Issues: Examining Reasons and Revelation in Biblical Perspective (Grand Rapids, MI:Kregel, 1995), p. 57.
  11. Richard N. Ostling, “Who Was Jesus?” Time, August 15, 1988, p. 57.
  12. Maureen O’Hara, “Science, Pseudo-Science, and Myth Mongering,” Robert Basil (ed.), Not Necessarily the New Age: Critical Essays (New York: Prometheus, 1988), p. 148.
  13. James Sire, Why Should Anyone Believe Anything at All? (Downers Grove, IL: InterVarsityPress, 1994), p. 10.
  14. John Warwick Montgomery, “The Jury Returns: A Juridical Defense of Christianity,” in John Warwick Montgomery (ed.), Evidence for Faith: Deciding the God Question (Dallas: Probe Books, 1991), pp. 319-20.
  15. William J. Cairney, “The Value of an Evidential Approach,” in Montgomery (ed.), Evidencefor Faith, p. 21.
  16. Montgomery, “The Jury Returns: A Juridical Defense of Christianity,” in Montgomery (ed.), Evidence for Faith, pp. 322, 326.
  17. E. M. Blaiklock, Christianity Today, Sept. 28, 1975, p. 13.
  18. John B. Noss, Man’s Religions, 5th ed. (New York: Macmillan, 1974), p. 417.A.P. Staff1105 The Christian Faith – Why It’s True

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio