¿Qué Pasa Un Minuto Después de que Mueres? Primera Serie – 2

EL15-1-2-ES

  

¿Qué sucede un minuto después de tu muerte?

Primera serie — Segundo programa

 

Introducción de

 

Hoy en el programa de John Ankerberg: ¿Qué te pasará un minuto después de tu muerte?

Las estadísticas nos dicen:

106 personas mueren cada minuto.

55.000 personas mueren cada día.

4 millones y medio de personas mueren cada mes.

56 millones de personas mueren cada año

Si vive durante 70 años, en el transcurso de su vida, alrededor de 4 mil millones de personas habrán muerto en la tierra.

Y, finalmente, la muerte vendrá a ti y a mí.

Nadie se escapa de ella.

¿Qué dice la Biblia sobre lo que experimentaremos un minuto después de morir?

Mi invitado de hoy es el teólogo y autor de best-sellers, el Dr. Erwin Lutzer, pastor principal de la Iglesia Moody en Chicago, Illinois, quien ha escrito el libro Un minuto después de morir. Le invitamos a unirse a nosotros en esta edición especial del show de John Ankerberg.

Programa 2

John Ankerberg: Bienvenido a nuestro programa, soy John Ankerberg, gracias por acompañarnos, estamos hablando de un tema que se aplica a todos nosotros: la muerte y lo que viene después. Con nosotros está el Dr. Erwin Lutzer, autor del libro más vendido “¿Qué te pasa un minuto después de morir?” Y hoy nos vamos a centrar en el miedo a morir, el miedo a la muerte. ¿Puedo preguntarte si tienes miedo a la muerte? Puede que no le guste hablar de ello porque tiene mucho miedo. Tal vez le tema a la muerte, porque acaba de enterarse de que tiene una enfermedad terminal y no sabe cómo afrontarla. Quizás ha tenido un accidente o ha ocurrido algo trágico en la familia.Si te sucedió y te gustaría saber, ¿dónde estarás un minuto después de tu muerte? ¿Y qué fundamentos nos ha dado Dios para que podamos vencer nuestro miedo a la muerte? De esto es de lo que queremos hablar hoy. Y Pastor Lutzer, comencemos. ¿Qué fundamentos nos ha dado Dios en la Biblia para ayudarnos a cada uno de nosotros? Dado que todos somos susceptibles a esto, el miedo a la muerte.

Dr. Erwin Lutzer: John, this is an excellent question, because while we’re sitting here discussing these issues, this is very relevant to me because I have a sister-in-law in Canada who is about to die, she has been struggling with a Cancer. And the question is, how can he die in peace? Now, I am happy to say that she is going to be able to die in peace because she knows Jesus Christ as her personal Savior.

You know, the Bible is very clear about death. We know that it began in the Garden of Eden when Satan lied and said, “You will not die.” And after Adam and Eve ate the fruit, you remember, they didn’t die physically right away, but the process of death began. And you and me and everyone who’s listening has an expiration date, because God already knows exactly when we’re going to die.

But here is a verse of Scripture that is very encouraging. Paul wrote that death is actually a gift to the Christian. He writes in 1 Corinthians 3: 21-22, and in a fragment of this verse, “… For everything is yours: either Paul… or Cephas [Peter], or life, or death…” Imagine this: Death it is presented in the Bible as actually a gift. Imagine what it would be like if we had to live forever in this body of sin. Death is actually the means by which God brings His people to be with Him.

You know, during the time of the persecution of the early Christians it was said of Christians, ” They carry their dead, as a sign of triumph.” Cyprian, who lived in the first centuries, said that they were like a plague, and because of that plague Christianity spread because the whole world, and they realized that Christians died differently from pagans. Christians died with hope in Jesus Christ our Savior. And the Bible says in the book of Hebrews that Jesus came to destroy the works of the devil, “And to free those who, through fear of death, were subject to slavery.”

So John, if today we are speaking to people who are afraid of dying, and I am sure we are, the good news is that Jesus helps us understand what is on the other side, whether you believe it or not, no we have to fear death. Yes, it is something that is unknown, but with gratitude we can know what is on the other side.

Ankerberg: And yet there should be fear of death in people who don’t know Christ. Last week I spoke about the cardiologist, the surgeon Dr. Maurice Rawlings, who was in our program for some time now, who had treated and cataloged 300 people who had had experiences with hell, they died with him clinically, and he when he was operating on them, he listened to them talk about what they were seeing, and finally, these stories moved him so much that he converted to Christianity.

And what I’m saying is that the Bible says there are two places we can go: One is heaven, the other is hell, or right now Hades, which will eventually be thrown into hell. Now, we are talking to those who have put their faith in the Son of God, Jesus Christ, who has the power to save them, He died for their sins and forgives them and gives each one the righteousness of Himself, and thus be able to be before God, Christ also comes into their lives, and when we come to the moment of death, and we are addressing that to Christians, but I want to speak to Christians, because I want the people who listen to us to understand that not everyone goes to heaven automatically, it doesn’t go there by default. How is it going to heaven? Let’s see this.

Lutzer: Bien, por supuesto, sabes, la base de todo esto es que Jesucristo, como lo has mencionado, Él tiene las llaves de la muerte y del Hades, la Biblia dice. Y tal vez este es un buen momento para reconocer por qué Jesucristo es muy diferente a cualquier otra persona por ahí. Porque me imagino a personas de otras religiones diciendo: “Bueno, yo confío en mi profeta, confío en mi gurú. Pero, ¿Por qué Jesús?” Así que permítanme explicar.

Jesús es el único que está calificado para ser en verdad un Salvador. Los profetas y gurús podrían ser capaces de decirte cómo has de vivir, pero no pueden borrar tus pecados. Jesús fue sin pecado; y como puedes ver, Él fue sin pecado, ya que Él era Dios y hombre a la vez, Él fue capaz de unirnos. Y Su muerte fue un sacrificio que Dios el Padre aceptó en su totalidad.

Me encantan esta frase que Jesús dijo cuando estaba en la cruz: “¡Consumado es!” Y digo en este momento para los que están escuchando, si crees que Jesucristo pagó por el pecado, y recibes Su pago y Le recibes, serás perdonado. Y a lo mejor más adelante en el programa podemos hablar más sobre la seguridad que viene con ello y  la bendición que es. Bueno, es por eso que el apóstol Pablo pudo decir: “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.” Por lo tanto, para el cristiano, la muerte es una bendición.

Ankerberg: Sí, y nos dirigimos a los  cristianos en este momento. Y hay ciertas figuras de lenguaje que la Biblia utiliza, y una de ellas es la que nos habla de una  partida.

Lutzer: Exactamente, sabes, cuando Jesús estaba en el Monte de la Transfiguración, y, por supuesto, Pedro, Santiago y Juan estaban allí, con Moisés y Elías. Dice que hablaron de Su éxodo iba a cumplirse en Jerusalén. La palabra “éxodo” significa salida, partida. Y, por supuesto, sabemos sobre el éxodo en el Antiguo Testamento. Así que me gusta pensar en ello de esta manera, que al igual que Moisés condujo a los hijos de Israel por el Mar Rojo y se fueron de Egipto a la Tierra Prometida, en la misma forma es que Jesús nos lleva a través de ese río, y Él nos lleva al otro lado. De hecho, John, esto es tan emocionante. A veces hablamos que Jesucristo nos reúne en el otro lado. Tenemos que darnos cuenta, que Él ya está con nosotros en este lado, si le conocemos como Salvador. Y así Él es quien nos guía a través hacía el otra lado.

Ankerberg: La Biblia también dice que la muerte es un descansar en paz. ¿Qué significa eso?

Lutzer: Bien, lo que allí se está diciendo es que el cuerpo está como en un estado de  dormido. Sabes, al igual que ayer por la noche me fui a la cama sin ningún miedo y dormí de la misma manera. Me desperté esta mañana de la misma forma. El cuerpo va a resucitar de nuevo en el día de la resurrección.

Ahora, tengo que destacar que hay muchos de nuestros amigos que piensan que es el alma la que duerme, así que creen que no hay conciencia en el otro lado de la tumba hasta el día de la resurrección. Creo en verdad que eso no es verdad. Por ejemplo, cuando Jesús estaba en la cruz, ¿recuerdas?  El ladrón dijo: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” Y Jesús le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Ahora, hay algunas de estas personas que dicen: “Bueno, lo que Jesús quiso decir fue: “Hoy te digo, que estarás conmigo en el paraíso.” Pero sabes que esto no tiene sentido. Obviamente Él estaba diciendo al ladrón ese día. Y así, lo que tenemos que reconocer es que ese mismo día los dos de ellos morirían e irían juntos al Paraíso. Pablo dijo, “estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor.” Pablo estaba esperando una experiencia inmediata con Jesús en la muerte.

Ankerberg: Sí, él dijo en Filipenses 1:23, “deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor;” La Biblia está diciendo, “el estar conscientes que no se interrumpe.” Creo que tenemos que hablar de eso un poco más.

Lutzer: Sí, la verdad es que creo que vamos a partir de esta vida a la otra sin interrupción de la conciencia. Ahora, hemos hablado sobre el hecho de que tenemos que ser muy cuidadosos acerca de las experiencias cercanas a la muerte, porque pueden ser engañosas. Pues hace años cuando la gente moría, sin suficiente anestesia, ellos comenzaban a hablar del otro mundo. El mismo Dwight L. Moody, quien fue el fundador de la iglesia de la que he sido Pastor, antes de morir, dijo, “La tierra deja de ser, el cielo se abre, si esto es la muerte es algo glorioso.” Así que él fue capaz de ver el otro mundo. Y como resultado de eso reconoció que él estaba consciente, plenamente consciente, en esa vida y en alma, o podríamos decir que la mente—continúa en la vida venidera. Así que en realidad no hay interrupción de la conciencia.

Ankerberg: Y vamos a hablar de eso en otro programa, en otro programa más adelante, ¿Qué tipo de cuerpo vamos a tener? y vamos a hablar más sobre este tema. Pero lo que vamos a hacer ahora es tomar un descanso. Pero, amigos, no vas a querer perderse el siguiente segmento; debido a que muchas personas tienen dolores y molestias, y están luchando con problemas ahora mismo. Y Dios provee consuelo para ti, lo cual buscamos con interés. Y quiero que Lutzer nos hable de la tienda en destrucción, una figura de lenguaje que se utiliza en la Biblia acerca de nuestros cuerpos, ¿Cómo se aplica eso a nosotros? y la buena noticia es que eso es parte de estos versículos, así pues, quédate con nosotros, tomaremos un descanso, pero regresamos  ya mismo.

**************

Ankerberg: Muy bien, estamos de regreso y con nosotros está el Dr. Erwin Lutzer, y hablamos de este tema tan importante: ¿Qué te pasará un minuto después de que mueras? ¿Qué vas a ver? ¿Qué vas a experimentar? Y estamos hablando de lo que dice la Biblia, lo que Jesucristo enseñó. Y en este segmento quiero hablar un poco acerca de aquellas personas que están sufriendo. ¿Tienes un cuerpo que se siente débil y cansado? ¿Estás experimentando dolores y molestias crónicas? Nunca se van Tu cuerpo en realidad se derrumba a tu alrededor y no hay nada que puedas hacer al respecto, y vemos que la muerte está en el horizonte. Erwin, sé que tienes dos buenas ilustraciones que son muy alentadoras para aquellos de nosotros que tenemos dolores, de cómo Dios provee consuelo para nosotros paso a paso en nuestro andar. Una de las cosas que la Biblia habla es que nuestro cuerpo es como una tienda en destrucción. Explica eso.

Lutzer: Sabes, John, creo que esto será de gran estímulo para las personas; es decir, para aquellos que han creído en Jesucristo. El apóstol Pablo nos dice que nuestro cuerpo es como una tienda en destrucción. Por ejemplo, en 2 Corintios 5:1 dice, “Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos.” Todos nosotros sabemos cómo es una tienda, y sabes que cuando has estado en una tienda durante mucho tiempo, la carpa se vuelve vieja, se vuelve arrugada; hay agujeros donde la lluvia se pasa, y te dices a ti mismo: “Necesito algo más duradero, necesito una casa”.

Sabes todos estamos envejeciendo, todos nosotros sentimos molestias y dolores que vienen con la vejez. Pero aquí está la buena noticia, el apóstol Pablo también dijo que “los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada.” Y me gustaría decir a los que nos están escuchando que como creyentes en Jesucristo, que recuerden esto: “el tiempo es corto, la eternidad es por siempre y cuando se muere su espíritu va a entrar en la presencia de Dios, va a estar con Jesús, va a estar plenamente consciente, y al mismo tiempo, en el futuro va haber una resurrección y vas a tener un nuevo cuerpo, una casa eterna,” si podemos usar esa ilustración, y vamos a hablar más de eso en un programa futuro. Ahora, la otra ilustración es la de un barco que está saliendo.

Ankerberg: Me gusta esta ilustración, porque si alguna vez has ido en un crucero, uno de los momentos más interesantes es cuando el barco zarpa y comienzas a sentir que le barco se aleja de la orilla. Sigue con eso.

Lutzer: Sabes, el apóstol Pablo dice: “el momento de mi partida ha llegado.” Y la ilustración es de un barco que está en camino. Y luego Hebreos 6 recoge esta ilustración de una manera muy hermosa,  dice que: “la cual tenemos como una ancla del alma.” Pero también dice que Jesús es el precursor, así que escuchemos de esto con mucho cuidado.

Esta es la ilustración, es en referencia a los tiempos del Antiguo y Nuevo Testamento. Cuando una nave entraba en el puerto habría rocas en ambos lados, habría pues  peligro, pero un precursor se adelantaba a la nave, correría por delante, tomaría una soga con él y luego, con una viaja polea, atraería el barco al puerto, para que así no se hiciera pedazos, y eso es lo que Jesús ha hecho.

Le digo a las personas que a lo mejor tú tienda se está derribando, tú barco, sus madero están crujiendo, pueda ser que pienses que hay momentos que no vas a llegar a puerto. Pero si tu fe está puesta en Jesús, Él ha ido delante de nosotros, ha entrado en el cielo, y Él nos está diciendo: “Estoy aquí por ti para guiarte con seguridad hasta que llegues a casa.” ¡Qué maravilloso Salvador tenemos!

Ankerberg: Ahora, amigos, algunos se encuentran en hogares de ancianos, cuyos padres ya han muerto y están solos. Y a medida que llegan al final de la vida, y a veces debido a los sistemas en que vivimos en diferentes partes del mundo, nos ponen en estos hogares de ancianos. Y se vuelve difícil para los familiares venir a visitarlos, y están allí solos. Erwin, Dios habla del cielo como un hogar al que Él nos va a llevar. Háblanos de todas las cosas en conexión a estas palabras.

Lutzer: Bien, sabes de esas hermosas promesas de Jesús a las que te estás refiriendo se encuentran en el capítulo 14 de Juan, cuando dijo a los discípulos: “Creed en Dios, creed también en Mí.” Y luego dice En la casa de Mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros, Y si Me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde Yo estoy, allí estéis también vosotros.”

Ahora, en un futuro programa vamos a estar hablando del cielo y de todos los lugares de habitación y cómo va a ser todo eso, pero, acaso no es esto maravilloso, para la persona que está allí solo, que se siente abandonado por sus amigos, y creo que eso es muy triste, y muchas personas mueren  solos, pero si tu fe y confianza está en Jesús, tienen que tener la seguridad de que al final tendrán un hogar especial y Jesucristo está allí con ellos. ¡Qué maravillosa esperanza! Y podemos tener la seguridad de que cuando muramos vamos en efecto a estar con Cristo.

Ankerberg: Hablemos de la seguridad de la salvación, debido a que una gran cantidad de personas carecen de esa seguridad por una razón u otra. Hay algunos cristianos que sostienen que no se va a una casa de inmediato; sino que las personas van a un lugar llamado Purgatorio, donde se tiene que ir primero. Otros han puesto su fe en Jesús, pero tienen que hacer un compromiso de vivir una vida que sea  absolutamente perfecta o cerca de eso; y tienen que examinar sus obras para ver si en realidad son de la fe. Háblanos sobre ambas de estas enseñanzas erróneas.

Lutzer: Me alegra poder decir que la doctrina del purgatorio no se encuentra en la Biblia. La razón por la que surgió en la época medieval fue porque era prominente la creencia en la iglesia que se era salvo a través de los sacramentos y a través de nuestras buenas obras. Así que la gente creía que había muchos que morían que eran demasiado buenos para ir al infierno, pero no lo suficientemente bueno para ir al cielo. Así, como resultado creían que tenían que sufrir y ser purgados en el Purgatorio, en el fuego del purgatorio, y después de la purga finalmente podrían llegar a ser lo suficientemente bueno para ir al cielo.

Bien, la buena noticia es que, cuando confiamos en Jesucristo como nuestro Salvador, Su justicia se acreditada a nosotros. No hay purgatorio; vamos directamente de esta vida a la siguiente. El purgatorio no existe. Así que no hay un  tercer lugar; cielo, infierno, y purgatorio.

Ahora, con respecto a la cuestión de la seguridad de la salvación, esto es muy crítico. Sabes, a veces cuando vuelo en lista de espera, que quiere decir que no se me ha asignado un asiento, todavía no tengo un lugar en el avión, pero estoy esperando por si queda un asiento vacío para poder subir al avión. La mayoría de las veces se asigna el asiento, y cuando te dan el billete, ya no estás tan nervioso porque sabes que hay un lugar en el avión para ti.

Ahora aquí está la buena noticia: Cuando la gente recibe a Jesucristo como Su Salvador ese es el billete, hay un lugar reservado en el cielo para ti. Imagina eso, y eso está garantizado si hemos creído que Jesús murió en la cruz, que Él hizo todo lo que era necesario para ser perdonados y pertenecer a Dios para siempre, y esto viene a ser algo propio, y así no sólo somos salvos, pero lo sabemos.

Y la base de nuestra seguridad no está en nuestra dedicación, pues está siempre resulta defectuosa. La base es la promesa de Jesús, que dijo: “el que cree en Mí, tiene vida eterna.” Todo es cuestión de creer en Cristo y no en nosotros mismos. Y a pesar de los pecados con los que a menudo luchamos, aún por lo importante que eso es, la cuestión es que si hemos confiado en Cristo, Él nos conducirá por todo el camino hacia el Padre.

Ankerberg: Sí y las personas que están viendo puedan decir, “me doy cuenta que soy un pecador y quiero poner mi fe en Cristo. ¿Cómo puedo hacer eso?” Tiene que pedirlo en oración y admitir al Señor que eres un pecador y poner tu confianza en Él. Y quiero pedir al Dr. Lutzer que haga una oración, si es que quieres hacerlo ahora mismo, si quieres poner tu fe en Cristo y pedirle que te salve, les pido que oren junto con él.

Lutzer: Padre, sé que soy un pecador, sé que voy de camino al infierno y también sé que lo merezco. Pero en este momento te doy gracias porque Jesús murió en la cruz, y que Él resucitó, Él es el Salvador, te doy gracias porque en la cruz Él llevó mi infierno y por lo tanto le recibo como mi sacrificio, como mi Salvador, lo recibo como mi Señor y pongo mi fe y confianza en lo que ha hecho por mí. Gracias que Él murió y resucitó por mí. Recibo esto como mío propio. En el bendito nombre de Jesús, amén.

Ankerberg: ¡Que maravilloso! Y, amigos, al final de nuestro programa de hoy vamos a mostrarte un lugar en nuestro sitio web. Que si te gustaría en este momento orar e invitar a Jesús a ser tu Salvador, hay un lugar donde puedes ir y se te mostrará una oración que puedes decir con toda sinceridad a Dios, y el Señor Jesús te salvará. Así que te aconsejo que si Dios te está hablando en este momento que lo hagas.

Bien, la semana que viene vamos a sumergirnos en algunas de las cosas que quieres saber sobre lo que sucede un minuto después de tu muerte. E iremos específicamente a ver qué pasa en ese punto de transición. Estás muriendo; realmente mueres; ¿Qué sucede en la transición de la muerte al cielo o de la muerte al infierno? ¿Qué le pasa a cada persona que ha vivido o vivirá? Espero que te unas a nosotros.

Para ver más de nuestros programas de televisión,

puede descargar nuestra aplicación GRATUITA del programa John Ankerberg

¿Cómo orar para aceptar a Jesucristo? @ JABiblica.org

Todos los derechos reservados 2015 ATRI

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio