¿Qué Pasa Un Minuto Después de que Mueres? Segunda Serie – 1

EL15-2-1-ES          

  

¿Qué sucede un minuto después de tu muerte?

Segunda serie – Primer programa

 

Introducción de

 

Hoy en el programa de John Ankerberg: ¿Qué te pasará un minuto después de tu muerte?

Las estadísticas nos dicen:

106 personas mueren cada minuto.

55.000 personas mueren cada día.

4 millones y medio de personas mueren cada mes.

56 millones de personas mueren cada año

Si vive durante 70 años, en el transcurso de su vida, alrededor de 4 mil millones de personas habrán muerto en la tierra.

Y, finalmente, la muerte vendrá a ti y a mí.

Nadie se escapa de ella.

¿Qué dice la Biblia acerca de lo que experimentaremos un minuto después de morir? Mi invitado de hoy es el teólogo y autor de best-sellers, el Dr. Erwin Lutzer, pastor principal de la Iglesia Moody en Chicago, Illinois, quien ha escrito el libro, Un minuto después de morir. Le invitamos a unirse a nosotros en esta edición especial del show de John Ankerberg.

Programa 1

John Ankerberg:Welcome to our program. I’m John Ankerberg, thank you for joining us, we are dealing with a topic that is very pertinent to all of us, what will happen to you a minute after you die? What are you going to see? What are you going to experience? What does the Bible have to say? And today we are going to highlight, for those who are believers in Jesus Christ, what does the Bible say about what heaven will be like? It may be that you die in pain; You may be in pain or have an accident or be killed, and suddenly you close your eyes in this life and open them in the next. For those who are believers in Jesus Christ, what will heaven be like? What will heaven be like in the future? God has things planned for us in heaven, and heaven itself is going to be better, so to speak, it will expand, and it will be made even more beautiful in ways that we cannot even imagine.

And my guest today is Dr. Erwin Lutzer. He is the Pastor of Moody Church, a historic church in Chicago, Illinois, and has written a best-selling book on this topic. And, Erwin, you’ve seen Barbara Walters special shows on ABC about heaven, and they said that about 94% of Americans believe they will go from earth to heaven by default. The Bible doesn’t say that, so let’s talk about the seriousness of this issue. This is not a fairy tale or “I hope to get there.” So we’re going to talk about how people can be absolutely certain that they are going to heaven, and I know that the people who are listening want to know that. Let’s get started.

Dr. Erwin Lutzer: John, first of all, regarding your comment that about 94% of Americans think they are going to heaven, the Bible indicates that the number of people who go to heaven is probably less than they go to hell. And by the way, for those who are listening right now, our next session will be on the subject of hell, so you will surely want to hear from us.

Ankerberg: Yes, most people have never had the different points that the Bible teaches about what hell is going to be like.

Lutzer: That is why we have emphasized from the beginning that death is not the same experience for everyone. And as we emphasized in some of the last shows, and in all of our past shows, that the Bible indicates that there is a heaven, and there is a Hades, and we are going to be talking about that in the next show, and it will be the one or the other. And John, at the end of this program, I am going to be giving very specific guidance on how people can know that they are going to heaven. So we encourage you to keep listening to us.

Ankerberg: Okay, now when people ask you about the sky, what are some of the things they want to know?

Lutzer: Well, when you read Revelation 21-22, where we are given this great description of heaven. And I begin, for example, by talking about its size. The New Jerusalem, if you do the math, appears to be a cube, a cube 2,200 kilometers high, 2,200 kilometers wide and its depth 2,200 kilometers, which means that it is a huge area. Now if we’re going to take that literally, there will be hundreds of thousands of different floor-divisions in the sky.

And of course, in our contemporary way of thinking, we divide it into apartments or condos, so there will be room for multiples of millions and even billions of people. Do you remember what Jesus said to the disciples? He assured them, He said: “In my Father’s house there are many mansions, if it were not so I would have told you.” And I want the people who are listening right now to know that if they come to faith in Christ, which we will be explaining in a few moments, there is a crown in heaven that only they can wear, and I am sure there is a place waiting for them. they have to occupy.

Ankerberg: Okay, now, in your book you say that if we have this square, this cube that is 2400 kilometers high, 2400 kilometers wide, 2400 kilometers deep, and if you divide it, you said that each apartment will have a height of 6 meters, this tells us that we would have about 400,000 floors. And each floor or silver would be half the length of the United States. So there’s a lot of room to put all kinds of believers, Old Testament, New Testament. And I like, what you said that God has reserved a place for you, and for all believers.

Lutzer: And not only that, John. When you think of this city, and we are in the book of Revelation, chapter 21, the Bible says that the city gates have the names of the 12 tribes of Israel, and the 12 foundations are the apostles of the lamb. So let’s try to keep this in mind, and try to understand, what is God trying to tell us? because in the Holy City the saints of the Old Testament and the saints of the New Testament are going to be, we are going to be together. And remember what we learned last time on our show, that the bodies with which we are going to be resurrected, Scripture says, are in power.

What does this mean? and we’re just trying to use our imagination on this, let’s assume you’re on the 1000th floor, and all the activities are on the ground floor. You would just have to decide to be there and you will be there instantly.

Think how exciting it must be for the people who are listening to us, our friends all over the world who are going through so much trouble in their lives, with so many illnesses, if only we could help them see the glories of the heavenly city and then help them realize that we can be sure that we will be there. This is the best news you have ever heard.

Ankerberg: Erwin, creo que aquí tenemos que hablar sobre el hecho de que el cielo en la actualidad es de una manera, y ahí es donde Dios está. Dios dice que después de la tribulación y después del reino del milenio, que Él va a destruir la tierra; Él la va a crear una totalmente nueva. Y el hecho es que la ciudad celestial va a bajar. Y nosotros vamos a ser capaces de contemplar, no sólo la ciudad celestial que estamos describiendo, pero el hecho es que Él va a crear una nueva tierra y hacerla aún más hermosa de la que la conocemos ahora. Háblanos sobre esto.

Lutzer: John, lo has dicho muy bien, así que nuestros oyentes tienen que entender, como hemos explicado en anteriores programas, que, efectivamente, la gente que va al cielo ahora, eso es los que muramos, vamos a ir  al cielo, nuestras almas adquieren las características del cuerpo. Pero luego habrá una resurrección, y luego habrá, como lo mencionaste, habrá la tribulación, el reino del milenio, y el cielo del que hablamos hoy es el cielo eterno permanente. John, estoy tan entusiasmado sobre todo esto.

Estaría bien que lea algunos versículos de la Escritura, al respecto para que nos ayuden a comprender toda su belleza y ver qué es lo que no habrá en el cielo. Juan dice: “Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe.” El mar se refiere a las naciones, todas las naciones que están en conflicto hoy en día.

Ankerberg: En discordia.

Lutzer: Todo va a ser muy diferente,  va a haber paz, obviamente. “Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos y ellos serán Su pueblo, Y Dios mismo estará entre ellos. Él enjugará toda lágrima de sus ojos”

Detengámonos por un momento. ¿Por qué habrá lágrimas en el cielo? Bueno, tenemos varias teorías, una es que, ¿Estarías feliz en el cielo si supieras que un familiar o un amigo o un hijo tuyo están en el infierno? Esa podría ser una de las razones por la que hay lágrimas en el cielo. Pero necesito decir esto, que algunas personas incluso han dicho: “Ya que Dios sabe que no podríamos ser felices si supiéramos eso, así que Él borrara nuestras mentes y no recordaremos  que tenemos a un hijo o un pariente en el infierno.” Pero yo no creo que Dios resuelve nuestros problemas al hacernos no sabedores, más bien, Él nos va a dar la sabiduría para que podamos entender su punto de vista, y veremos que Él hizo todo lo correcto y justo.

Ankerberg: Y vamos a hablar más sobre eso cuando lleguemos al tema del infierno.

Lutzer: John, creo que tal vez la razón por la que hay lágrimas en el cielo es debido a los remordimientos que tenemos, cuando pensamos sobre las oportunidades que hemos tenido aquí en la tierra, oportunidades que no usamos, y estoy seguro que vamos a mirar hacia atrás y decir: “¿Por qué no viví toda mi vida para  Jesucristo? ¿Por qué mal gaste tanto dinero, tanto tiempo y talento para mí mismo? “Ese es el tipo de pensamientos que vamos a tener. Y Dios va a venir y borrará esas cosas, me di cuenta de algo cuando leía esta mañana, que Él va a limpiar cada lágrima de nuestros ojos. “Y la muerte ya no será más.”

Quizás, podamos detenernos por un momento y contemplar el hecho de que en el cielo no hay funerarias, no hay coches fúnebres en camino al cementerio. La muerte no será más, separarnos ya no va a ser posible, ya no tendremos que decir adiós a nadie, porque sabemos que ahora estamos en la eternidad con cuerpos perfectos y, no nos olvidemos de que, estaremos justo en el lugar de morada de Dios. ¿Puede haber algo mejor que eso?

Ankerberg: Sí, muy bien, vamos a tomar un descanso, Erwin. Cuando volvamos quiero hablar de los cristianos que tienen preguntas sobre su familia. ¿Tendremos reuniones familiares ahí arriba? ¿Nos conoceremos unos a otros? Y también  quiero hablar con personas que están escuchando que son cristianos y que saben que su madre, su padre, no son cristianos, y  se sienten como que van a ser huérfanos en el cielo. ¿Van a sentirse solos? ¿Van a estar solos? Así que queremos responder a ese tipo de preguntas y vamos a hacerlo al regreso, así que esperamos que sigas con nosotros.

**********

Ankerberg: Estamos de regreso, y estamos hablando con el Dr. Erwin Lutzer. Y estamos hablando de un tema muy importante, que es, si eres creyente, y en el momento que cierras los ojos a esta vida con la muerte, y cuando los abres en la siguiente, verás que estás en la gloria, ¿Cómo va a ser el cielo? Y es de eso de lo que estamos hablando, y quiero hacer una pregunta, Erwin, la gente se pregunta, ¿Tendremos reuniones familiares? ¿Cómo va a ser el cielo? ¿Acaso será como el niño que pensó: “Hombre, voy a ir a un servicio de iglesia, donde voy a estar cantando todos los himnos, uno tras otro, por todo el libro de himnos y cuando lleguemos al final, volveremos a empezar otra vez?” ¿Eso va a ser aburrido o acaso el cielo no va a ser divertido? Y ¿Qué de las reuniones familiares?

Lutzer: Tengo buenas noticias, John, sobre esto, porque, eso está muy claro en las Escrituras. Y quiero hablar con la gente que has mencionado, quiero hablar con ese niño que se siente abandonado, el niño que tal vez fue abusado por el padre, la madre, tal vez por ambos. Quiero hablar con todos los huérfanos, quiero hablar con la persona que fue concebida fuera del matrimonio y por lo tanto tiene preguntas: ¿Cómo encajo en el propósito eterno de Dios? La noticia es muy, muy buena.

Sabes, aquellos de nosotros que tenemos  familias numerosas, sabemos de la cercania y el gozo que hay cuando nos reunimos. Cuando lleguemos a una comida juntos, podremos disfrutar los unos a los otros. Pero hay millones de familias en este mundo que nunca han experimentado eso. Ahora, creo que la intimidad que experimentamos en nuestras familias, es exactamente lo que va a tener lugar en el cielo, excepto que nuestra familia va a ser mucho más grande, que incluirá todos los redimidos, y todo el mundo va a ser aceptado, todo el mundo será bienvenido, todo el mundo va a ser considerado como una hija de Dios, y un hijo de Dios.

Pero tú dices: “Pastor Lutzer, ¿Dónde encontramos eso en la Biblia?” Sabes, en Marcos 3 hay una historia muy interesante. Los hermanos y la madre de Jesús, estaban tratando de llegar a Él. Ahora, hay que ver el contexto. Él está hablando a una gran multitud, y Jesús dice esto, “¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y mirando en torno a los que estaban sentados en círculo, a Su alrededor, respondió Jesús: “He aquí mi madre y mis hermanos.  Porque cualquiera que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano y hermana y madre.'” Jesús estaba diciendo: “Si estáis conmigo,  sois verdaderamente mi familia.”

Pienso también, en las palabras de Jesús a María Magdalena en la tumba. Recuerdas cuando ella estaba allí, ella no lo reconoció. Y luego, cuando ella lo reconoció, ella estaba tan llena de gozo. Y Jesús dijo esto: “Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios ¿Te das cuenta lo que Jesús estaba diciendo a esta mujer que mucha gente piensa que era un desahuciada? Él le dijo que “Vuestro Padre es el mismo que Mi Padre; tu Dios es el mismo Dios mío.” ¿Por qué? Imagina esto, en el libro de Hebreos la Biblia dice que Jesús no se avergüenza de llamarnos Sus hermanos. Ahora, si se nos preguntara, ¿Nos avergonzamos alguna vez de Él? Y la respuesta podría ser sí, y si lo estamos, que vergüenza para nosotros, pero Él nunca se vergüenza.

Ahora, quiero hablar con esa persona que está quebrantada, puedes tomar un billete de $20.00, y puede que esté muy nuevo, y se ve muy claro y muy limpio. Pero también podría estar lleno de lodo y estar  barroso y sucio. Pero ese billete todavía tiene el valor de $20.00, y le digo a esa persona que está pasando por mucha angustia, mucho rechazo, dolor personal, tú sigues siendo valioso, tienes una alma eterna. Y si has confiado en Jesús como tú Salvador, estarás con él para siempre, y tendrás millones de hermanos y hermanas que te aman, que les interesas, porque tienes valor para Dios.

Ankerberg: Háblanos acerca de la cercanidad no sólo con tu propia familia, pero de alguna manera en el cielo vamos a ser reconciliados los unos a los otros, no vamos a tener etiquetas de identificación; explica  eso de nuevo. Pues la verdad es que vamos a tener comunión con todo tipo de personas, gente con las que queremos hablar y tendremos la oportunidad de hablar con ellos a través de toda la eternidad.

Lutzer: Exactamente, y por supuesto, como he mencionado, nuestros hermanos y hermanas van a ser de millones multiplicados y vamos a ser capaces de tener comunión con ellos, no creo, como has mencionado, que necesitaremos tarjetas de identificación. Pues, no creo que Pedro, Santiago y Juan en el Monte de la Transfiguración tuvieron que ser introducido a Moisés y Elías. Creo que intuitivamente vamos a conocernos unos a los otros. Y, por supuesto, si deseas pasar tiempo con Pedro y decir: “Pedro, ¿Por qué negaste a Jesús?” Tendrás la oportunidad de hablar con él, ya que tendremos toda la eternidad, puedes imaginar eso, nunca tendremos que tener prisa porque la eternidad es muy, muy larga. Y será un tiempo de gozo y servicio a Dios. Sabes, la Biblia dice que reinaremos con Él y sus siervos le servirán, imagina eso, Jesús está dispuesto a que reinemos con Él.

Quiero citar este versículo de la Escritura, que ha significado mucho para mí. En el libro de Apocalipsis Jesús dijo estas palabras. “Al vencedor, le concederé sentarse conmigo en Mi trono, como Yo también vencí y Me senté con Mi Padre en Su trono.” Ahora, todavía no conocido a un cristiano que no quiera ser un vencedor. Pero he conocido a un montón de cristianos que no quiere tener nada que superar. Así que les digo a las personas que están escuchando hoy en día, puedes estar pasando por un momento difícil con tu experiencia, sé fiel, y llegarás a reinar con Jesucristo, esa es su promesa.

Ankerberg: La Biblia dice que no van haber, por lo menos, dos cosas más en el cielo, una de ellas es el dolor, y la otra es que no habrán más mentiras. Háblanos de esas dos cosas.

Lutzer: Al final del capítulo 22 del libro del Apocalipsis se habla de esas cosas que no van a estar en el cielo, y enumera toda una categoría de pecados. Y entre esa categoría de pecados está la mentira; la inmoralidad sexual; y todo lo demás. Pero lo que debemos destacar es esto, que las personas que cometen tales pecados podrán estar en el cielo, si es que en esta vida han recibido a Jesucristo como su Salvador personal. Pero la Escritura dice bien claro que de ninguna manera todo el mundo va a estar en la ciudad celestial. Esto se remonta a los inicios de nuestro programa de hoy, donde  hablamos del hecho de que la mayoría de los estadounidenses piensan que van a ir al cielo, ya que la opinión de nosotros mismos es mucho más grande y mucho mejor que la opinión de Dios, pero Él ve nuestro pecado y es muy grave.

Ankerberg: Erwin, en los pocos minutos que tenemos, quiero que hables con respecto a esta pregunta muy importante: Ya que si muchas personas piensan que van a ir allí, pero que en realidad no será así, Así que, necesitamos tratar con eso ahora mismo. ¿Cómo puede la gente saber con seguridad que van a ir al cielo? y ¿Cómo estar seguros que no van a estar en el cielo?

Lutzer: Sabes, John, Jesús enseñó repetidamente que nuestro destino eterno dependerá de nuestra relación con Él. “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” Y la razón es porque Jesús es el único Salvador, y he enfatizado esto antes, y necesito decirlo de nuevo, que los profetas y gurús no pueden quitar el pecado, sólo Jesús puede hacer eso.

Hay una historia muy interesante sobre una escuela que estaba en llamas, y estaba quemándose, y había un padre que estaba alentando a su hijo a saltar, doce chicos saltaron y el padre los salvó a todos, esta fue una historia real, ya que los niños estaban en el segundo piso y no podían bajar, su propio hijo se negó a saltar, y lo que hizo, y parte de la historia es la siguiente, el muchacho tomó un trofeo que acababa de ganar y lo agitó delante de su padre, lo había ganado en la escuela ese día por su constancia en hacer las tareas, y estaba muy orgulloso de ello, y no se dio cuenta de que había fuego detrás de él, y  porque no saltó a los brazos de su padre, se quemó.

Y digo a la gente hoy en día, hay quienes sostienen sus trofeos, y sé dicen a sí mismos: “Mira lo que he logrado, y también voy a la iglesia, tomo los sacramentos, fui bautizado. ¡Aquí están, Señor Jesús!” Y ellos no se dan cuenta de que ese no es el camino al Padre celestial. Lo único que tienen que hacer es saltar. Con esto quiero decir que lo que necesitan es saltar a los brazos de Jesús y decir: “Jesús, yo soy un pecador, estoy destinado para el infierno”, y este es el tema del que vamos a hablar en el próximo programa, “Pero quiero confiar en ti y creer en ti. “

Se le preguntó a una niña si tenía miedo de ir a casa, porque ella vivía al otro lado de un cementerio. Y ella dijo: “No, no tengo miedo de caminar por el cementerio, porque mi casa está en el otro lado.” Las personas hoy en día, en este momento,  pueden saber que su casa está en el otro lado.

Ankerberg: Sí, ¡Que buenas ilustraciones! amigos, ustedes confían en un muchos amigos, y quizás dices que ellos nunca te fallaran,  pues confías en ellos. Algunos de ustedes dicen: “Yo confiaría en mi amigo  con mi vida.” Y de eso mismo estamos hablando con respecto a Jesucristo, cuando confías en Él con tu destino eterno. ¿Confiarías en Él para que elimine tu pecado? ¿Te pondrías en Sus manos y confiar sólo en Él? Y eso es lo que queremos comunicar.

¿Ha habido alguna vez en tu vida en la que has admitido a Jesucristo que has pecado grandemente? Estás separado de Él, pero  crees que Él es el Hijo de Dios que murió en la cruz y que tiene el poder para salvarte, y, tú quieres decirle: “Señor, quiero  poner mi confianza en lo que hiciste por mí en la cruz. Por favor, ven a mi vida.” Si todavía no has hecho esto, y si quieres estar seguro de que vas a ir al cielo, la Biblia dice: “Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Ese puede ser tú el día de hoy. Al final del programa de hoy vamos a hacer tiempo para que puedas visitar  nuestro sitio web y allí encontrarás un lugar con una oración que puedes decir y si quieres puedes recibir a Jesucristo como tu Salvador. Y me gustaría pedirte que lo hagas, si es que todavía no lo has hecho aún.

Ahora la semana que viene vamos a hablar sobre el tiempo después de la muerte cuando la gente muere, ¿qué van a experimentar si no han puesto su fe en Cristo? ¿Cómo será su descenso al tormento, al infierno? ¿Cómo será el infierno? ¿Qué dice la biblia? ¿Cuánto tiempo va a durar? Todas estas preguntas que nos hacemos las vamos a abordar la semana que viene, espero que se una a nosotros.

Para ver más de nuestros programas de televisión,

puede descargar nuestra aplicación GRATUITA del programa John Ankerberg

¿Cómo orar para aceptar a Jesucristo? @ JABiblica.org

Todos los derechos reservados 2015 ATRI

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio