¿Qué Pasa Un Minuto Después de que Mueres? Segunda Serie – 3

EL15-2-3-ES          

  

What Happens One Minute After You Die?

Second Series – Third Program

 

Introduction ng

Today on John Ankerberg’s show – What will happen to you one minute after you die?

Statistics tell us:

106 people die every minute.

55,000 people die every day.

4 and a half million people die every month.

56 million people die every year

If you live for 70 years — in the course of your life — about 4 billion people will have died on earth.

And, ultimately, death will come to you and me.

No one escapes from it.

What does the Bible say about what we will experience one minute after we die? My guest today is theologian and best-selling author, Dr. Erwin Lutzer, Senior Pastor of Moody Church in Chicago, Illinois, he has written the book, One Minute After Dying. We invite you to join us in this special edition of the John Ankerberg show.

Program 3

John Ankerberg: Welcome to our show. I’m John Ankerberg, thanks for joining us, we are talking about what will happen to you, what will happen to me, one minute after dying? Will we be in heaven? Will we be in hell? And in connection with this topic we are going to talk about something specific that I think you will find very interesting, is God in control of how you die and when you die? And my guest is Dr. Erwin Lutzer, Senior Pastor of Moody Church in Chicago, Illinois, who has written a best-selling book entitled “What Happens to You One Minute After You Die?” And, Lutzer, I am glad that you are with us today, you have a story that illustrates, it is a fable that illustrates the theme of death, introduce us to it.

Dr. Erwin Lutzer:Yes, John, I actually like to tell this story because it reminds us of how impossible it is to avoid death. It is a fable that comes to us from the Middle East. A merchant in Baghdad sent his servant to the market to run an errand, and the servant met the Lady of Death, and the Lady of Death was very surprised to see the servant. So the servant returned and said to his master: “I met the Lady of Death and was scared, I beg you to give me the fastest horse you have to flee to Samarra tonight and get away from her.” And so the master did it, and the servant went on the horse, that same afternoon, now, the merchant himself went to the market and met the Lady of Death and said: “Why did you startle my servant? ? ” And the Lady of Death said: “I was the one who alarmed me, Well, I was wondering, What was your servant doing in Baghdad? since I have an appointment with him in Samarra tonight. “

One way or another, death will find you. Sometimes it reaches those who are young. Sometimes it reaches those who are older, and it reaches out in many different ways. One day I was walking through a funeral home, trying to understand and wondering how all these people had died, if they had died of heart disease, if it was cancer, if it was an accident; all kinds of other causes of death. Sometimes the cause is unknown. And today, John, we are talking about people who may be in situations of imminent danger of death. And that is why it is so important that we talk about this topic.

Ankerberg: Yes, you have written a very important phrase, I would like you to explain to us what you say: ” Christians die within the context of God’s providential love and care.”

Lutzer: Yes, John, this is true for Christians, those who have their faith in Jesus Christ, for example, there are several illustrations, but the death of Lazarus, it is interesting that when Jesus heard that Lazarus was sick, He did not give hurry to go immediately to Bethany. You know, this story is in the New Testament. There, Lazarus, Martha and Mary are mentioned, the two sisters, and Jesus loved all three. He had come to his house on other occasions, and now Lazarus is sick, and Jesus does not rush.

Why? Jesus wants to give Lazarus the opportunity to die, because Jesus is going to raise him from the dead and show that He is indeed the resurrection and the life . But Jesus is ultimately the one who determines when Lazarus would die. So we have to understand; what the Bible says in Romans 8:39, ” Neither death, nor life, nor angels, nor principalities can separate us from the love of God.” Death cannot separate us from the love of God. And the Bible says that Jesus loved Martha, Mary and Lazarus. But the fact that he loved them did not mean that Lazarus did not die, because we all have to die. But we die in the context of God’s care and love.

Ankerberg: Yes, there is something else that is very interesting in the story that you are telling about Maria and Marta. When Jesus finally came after the death of Lazarus, Mary and Martha both said, “Jesus, if you had only been here you could have done something.” And a lot of people say, “God, if you had only been here, you would have done something for me.” “If only …” And we find all the tragedies that people tell and say: “If only, if only, if only” Tell us about that.

Lutzer: Yes, I’m going to talk about that, because this is critical. I remember having a dinner with a widow who said this about her husband: “If I had taken him to the hospital sooner.” And I think, in another case, another woman who convinced her husband to go to a concert, on the way they had an accident and he died, and for 14 years she went to the grave every day lamenting the fact that she was the one who He suggested going to the concert, and he lived with that guilt. All of us have asked our friends to go somewhere, possibly where they didn’t want to go.

Y pienso incluso en una madre. La pequeña niña de cuatro años mira hacia arriba y dice: “¿Mami, puedo cruzar la calle?” La madre irreflexivamente dijo “Sí.” La niña paso la calle, y fue golpeada por un camión y murió. Esta querida madre, vive con esa culpa ya por muchos años. Pero, John, eso es una culpa falsa. Tenemos que entender que muchas veces, cuando queremos hacemos o decimos algo que no puede resultar en lo correcto, y alguien puede morir. Pero eso no es culpa nuestra, ya que eso no era nuestra intención.

Y, sabes, hay otra historia o dos que tengo que contar. En 1994 Janet y Scott Willis que son amigos nuestros, ellos estaban conduciendo por una carretera cuando su camioneta golpeó un pedazo de metal que se había caído de un camión. ¿Te lo puedes imaginar? en su camioneta había seis niños. Cinco murieron de inmediato en la carretera y el otro niño murió al día siguiente. Janet y Scott, te lo puedes imaginar, o trata de imaginarlo, el dolor que ellos pasaron. Pero a lo largo de los años, ya que son unos fieles creyentes, han aceptado el hecho de que incluso sus hijos murieron dentro de la voluntad de Dios, después de todo, Dios podría haber hecho que entraran en la  camioneta y comenzaran a conducir cinco minutos antes, o cinco minutos más tarde. No hubieran estado en ese lugar en particular en la carretera cuando la pieza de metal se cayó. El camión podría haber estado a un kilómetro por delante de ellos, o un kilómetro detrás de ellos. Al final de todo tenemos que creer que Dios está en control de estas providencias, tal como las llamamos.

Me gustaría decir a las personas que están luchando con una culpabilidad falsa, toma  todos los “Sí solo” – “Si solo hubiese sido operado”—”Si tan sólo no se hubiese operado, si hubiese ido al  hospital antes, sí hubiésemos hecho esto, si, si, si,”—y dibuja un círculo alrededor de todos los “Sí solo” Y llamar a ese círculo “la voluntad y el propósito de Dios” y en esa aceptación encontrarás paz.

Ankerberg: Sí, las personas dicen: “Los predicadores dicen esto a todo el mundo.” Así que quiero que compartas, si quieres, lo que pasó con tu sobrino y lo que le pasó a tu propia familia, para que podamos hablar de estos. “Sí solo”.

Lutzer: Hace muchos años mi sobrino se encontraba en el asiento trasero de un auto. Él estaba memorizando Escrituras, él y una joven que estaba con él camino a una competencia de memorización de Escritura. En la parte delantera del coche estaba su madre, ella no conducía, pero era la líder del equipo del concurso. Y el auto chocó con un bloque de hielo en Canadá, y luego fueron golpeados por un camión. El conductor salió sin lesiones, pero la madre y los dos adolescentes en el asiento trasero murieron al instante.

Ahora, tan sólo pensar en eso, Dios podría haber acondicionado que ellos estuvieran en otro lugar en la carretera cuando llegó el camión. Dios podría haber dispuesto que fuese un minuto más tarde de cuando golpearon el hielo, o que el camión no estuviese allí en el momento. “Bienaventurados los que…” Y, por supuesto, mi hermano y mi cuñada  lucharon mucho con esto, pero con el tiempo ellos también llegaron a la conclusión de que su hijo Dallas murió dentro del círculo de la providencia de Dios y la voluntad de Dios.

Ankerberg: Sí, escuchamos en las noticias de cristianos que huyen del norte de África  tratando de entrar en Europa, y escuchamos  historias horrorosas que les pasan por ser  cristianos, se les toma y son arrojados por la borda a las olas y se ahogan, se ahogan por centenares. Y ¿Qué tiene que ver la providencia de Dios en todo esto? Y la señora que escribió uno de nuestros himnos famosos, “día a día y en cada momento que pasa,” Quiero que cuentas la historia del trasfondo de lo que ella escribió.

Lutzer: Bueno, en primer lugar, John, en  respuesta al contexto de que si hay cristianos muriendo como mártires, la respuesta es, por supuesto que sí, ellos están muriendo dentro de la providencia y el amor de Dios, como veremos en unos momentos, Jesús fue crucificado dentro del  círculo de la providencia de Dios y la voluntad de Dios.

La señora a la que haces referencia se llama Lina Sandell-Berg. Ella estaba en un barco ya hace muchos años, y la nave se tambaleó debido a un viento repentino que se acercó, y su padre cayó por la borda, ella amaba mucho a su padre, pero tuvo que ver ahogarse a su padre,  no había manera de que pudiera ser rescatado. Ella es la que escribió la canción titulada “día a día y en  cada momento que pasa.” Es una canción maravillosa. Voy a citar sólo unas pocas líneas, ella escribió: “La protección de Su hijo y tesoro es una encomienda que en Él mismo ha hecho. Como tus días tu poder será sin medida, esta es la promesa que haces para mí.” Imagínate eso, lo que estaba diciendo es esto: “Dios estaba protegiendo a mi padre.”

Y el hecho de que se fue por la borda, que esa ráfaga de viento podría haber llegado en otro momento, o no tendría que haber llegado del todo, pues la climatología está bajo el control de Dios. Ella aceptó la muerte de su padre como la providencia y voluntad divina de Dios. Yo digo a todas las personas que están escuchando y viéndonos hoy en día, Tú como creyente estás bajo la protección de Dios. Camina con Él, que vas a morir en el tiempo de Dios y de la manera que Él quiera.

**********

Ankerberg: Sí, estamos hablando con el Dr. Erwin Lutzer, Pastor principal de la Iglesia Moody en Chicago, Illinois. Y estamos hablando del tema, qué sucede un minuto después de que mueres. Y bajo ese amplio paraguas de este título, estamos hablando de un tema específico; que es, ¿Está Dios en control de todo? ¿Está Dios en control de cómo y cuándo morimos? ¿Te encuentras dentro de Su cuidado providencial? Y nosotros decimos que. “Sí, lo estás.” Y la mayor prueba de esto es el mismo Jesucristo. Dr. Lutzer, nos puedes explicar esto.

Lutzer: John, cuando decimos esto, no estamos necesariamente negando el hecho de que hay algunas personas cuyas vidas se ven interrumpidas a causa de sus propios fracasos; tal vez debido a la forma en que comen o no comen, los hábitos que tienen. De hecho, en el próximo programa vamos a estar hablando del suicidio.

Ankerberg: Las personas que se quitan su propia vida.

Lutzer: Sí, personas que se quitan su propia vida, así que será un programa muy interesante. Así como este programa es importante y, por supuesto, el siguiente lo será también. Pero regresando a Jesús; esto es tan reconfortante para mí. Sabes, Jesús era Dios y hombre a la vez. Él estaba unido en una sola persona, humanidad y deidad. Así que cuando llegó el momento de morir, el expuso lo que tú y yo expresamos, cierta aprensión y temor, así como gozo. Ahora, eso puede sonar contradictorio, pero no lo es. Mira a Jesús en el Huerto de Getsemaní, como él está agonizando sobre el hecho de que va a morir. Por supuesto, en su caso fue porque Él iba a llevar nuestro pecado, y el pecado del mundo iba a estar sobre Él. Pero aún así, todos tenemos temor a la hora de morir. Pero hemos de notar que la Escritura habla de “el gozo puesto delante de él; por lo tanto, Él sufrió la cruz”.

Y hoy quiero hablar con aquellos que están pasando por circunstancias muy difíciles. De hecho, también podríamos hablar de los muchos mártires y los martirios que están siendo impuestos sobre el pueblo de Dios, especialmente en el Medio Oriente, pero  también en todo el mundo. El hecho es que muchas personas hoy en día están muriendo por su fe en Jesucristo. Y, sabes, Jesús es uno que también fue martirizado.

Pero Él tuvo la actitud correcta, ahora nos hacemos esta pregunta, ¿Murió Él en el momento adecuado y de la manera correcta? Y la respuesta a esa pregunta también es “sí.” Al leer la Biblia, nos enteramos de que Él dijo en varios  diferentes pasajes que Su hora aún no había llegado. De hecho, a veces ellos trataron de capturarlo y crucificarlo, pero Su hora todavía no había llegado. Él no moriría hasta la hora que había sido acordada por Su Padre tendría lugar. Así que tenemos la seguridad de que Él iba a morir dentro de la voluntad de Dios. Y luego tenemos el hecho que la Biblia también dice que fue Dios quien tenía planificado de antemano Su muerte, lo dice el libro de los Hechos, que acordaron juntos hacer lo que Su mano, que es la mano de Dios, se propuso que sucediera. Así que no se trata sólo de que Jesús muriera más o menos dentro de la voluntad de Dios; Él murió exactamente en el momento preciso.

Ankerberg: ¿Qué tan preciso fue el momento de cuando Jesús murió?

Lutzer: Increíblemente. Él murió cuando los corderos de Pascua estaban siendo sacrificados en Jerusalén; porque Él fue el sacrificio supremo. Él era el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Así que Él murió en la providencia y la guía de Dios. Ahora, esto es importante, porque recuerdo hablar con una mujer cuyo marido fue asesinado, y ella estaba tan molesta al respecto. Ella no podía aceptarlo, todo lo que podía ver en todo eso era Satanás. Bueno, por supuesto, Satanás, estoy seguro, que estuvo involucrado, pero le ayudé a darse cuenta de que aún el diablo está bajo el control de Dios, y que un creyente, aun cuando es lanzado en las manos del diablo, sigue estando en las manos de Dios.

Ankerberg: Así como lo estaba Jesús.

Lutzer: Así como lo estuvo Jesús, así que tenemos que entender que cuando este tipo de cosas suceden, y, por cierto, cuando le expliqué eso a ella, ella dijo que por primera vez podía estar en paz y aceptar la muerte de su esposo y saber que él murió dentro de la providencia y la guía de Dios.

Otro punto que es importante; al parecer cuando Jesús murió sólo 33 años de edad. Ahora, para muchos de nosotros diríamos que estaba bien joven. Muchas personas que mueren cuando son mayores; otras  mueren cuando son jóvenes. Sabes, Nate Saint, uno de los que fueron asesinados en Ecuador hace ya varios años, creo que fue  quien dijo: “Si Dios está poblando el cielo. ¿Por qué habría de limitarse solo a ancianos?” Bueno, sabemos que van a haber millones multiplicados por millones de niños en el cielo que vienen de todos los diferentes países del mundo, independientemente de la religión en las que nacieron, si son niños, creo que van a estar en el cielo. Pero el punto que hacerse es la siguiente; los creyentes nunca debemos perder de vista el hecho de que estamos en las manos de Dios, aun cuando estamos en manos de hombres malos, en las manos de hombres, en manos de hombres malvados, pero que sólo puede ir tan lejos, pues para el creyente por detrás de ellos están las manos de Dios.

Ankerberg: ¿Cómo podemos consolar a aquellos que han perdido a su pareja de manera prematura; o perdido a un hijo; o puedo pensar en creyentes en diferentes partes del mundo que han salido a testificar en un pueblo y que han sido asesinados por hacerlo, y han dejado atrás a una esposa e hijos? Estas personas están en duelo, ¿cómo puedo esto ayudarles?

Lutzer: En respuesta a esa pregunta una frase viene a la mente de un amigo mío que dijo esto: “No hay ninguna combinación de  demonios y hombres que pueden tomar mi vida y matarme si Dios todavía sabe que hay cosas por mí por hacer.” Y yo sé que es fácil decir esto; es difícil de aceptar. Pero me gustaría decir a estas queridas personas, que me gustaría verles en sus ojos, y asegurarles de mi amor y el amor de Dios, y decirles que a pesar de las circunstancias—y a veces ni siquiera se saben las circunstancias; pues, he conocido casos en los que se ha encontrado a alguien muerto y nunca se supo qué fue lo que pasó. Si podemos llegar a aceptar que fue dentro la voluntad providencial de Dios, Dios será honrado por nuestra fe. Eso no quiere decir que no nos entristezcamos. Nos duele, pero si somos creyentes no nos entristecemos como aquellos que no tienen esperanza.

Ankerberg: Sí. ¿Cómo pueden las personas que están escuchando decir: “Eso es lo más lejano a mi mente, tener esa clase de esperanza, tener ese tipo de fe? Yo no tengo ese tipo de relación con Dios o con Su Hijo Jesucristo. ¿Cómo puedo llegar a tener eso?”

Lutzer: Bien, todo comienza, John, con una relación personal con Jesucristo, y es una relación personal con Jesucristo. Me gustaría tomar un momento, ya que estamos hablando de esto, y pensar en Jesús cuando Él murió en la cruz, y vamos a asistir a su muerte en este momento, y verlo de esta manera. Allí está en la cruz, ha llevado el pecado del mundo, y la Biblia dice que sus últimas palabras fueron: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.” En otras palabras, así como lo explicó a los discípulos, Él había venido de Dios; Ahora iba de regreso a Dios. Y Él tenía absoluta confianza en que a pesar de que había sido tratado con tanta crueldad, tratado tan injustamente, que Él iba a morir, pero ahora Él iría a estar con Su Padre.

Pero, sabes, hay más en esa historia, John. Y ese mismo día en que Jesús fue al Padre, otra persona fue al Padre, me gusta la historia del ladrón que está al lado de Jesús. Había dos ladrones, Jesús estaba en el centro. Por un lado tenías un ladrón que ridiculizó a Jesús y le dijo: “Ven desciende de la cruz. Si Tú eres el Hijo de Dios desciende y líbranos,” pero,  si Jesús hubiera respondido a esa oración, tú y yo, ni nadie habría sido redimido.

Pero aquí había otro hombre que era igual de malo, y él mira a Jesús y le dice: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” Ahora, la pregunta fue, ¿Cómo pudo saber que Jesús tenía un reino? Bueno, fue  posiblemente debido a que Pilato había puesto un cartel sobre la cabeza de Jesús, que decía: “Rey de los judíos”, y este ladrón pensó: “Bueno, si Él tiene un reino, si Él es un rey, Él debe tener un reino. “Y creyó en Jesús.

Ahora imagínate esto,  Jesús estaba en tan mal estado como él lo estaba. Jesús ciertamente no se veía como un rey: tenía una corona de espinas, la sangre corriendo por su rostro, heridas en todo su cuerpo, retorciéndose en la cruz. Eso no era un cuadro de realeza. Pero había algo dentro de este hombre, y él sabía que este hombre era especial. Y él dijo simplemente: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” Y Jesús le dio la certeza, porque Jesús tiene las llaves del Paraíso. Jesús le dio la seguridad, “Hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Y digo a todos los que nos están escuchando hoy que si quieres estar en el Paraíso con Jesús, y morir dentro de la providencia y el amor de Jesús, acércate a Él, cree en Él. Incluso ahora mismo puedes orar y decir: “Señor Jesús, te recibo como mi Salvador. Te recibo como mi Señor, recibo Tu muerte y resurrección que hiciste por mí, para que pueda estar contigo por siempre. Te lo pido en Tu nombre, amén”.

Ankerberg: Erwin, agradezco todas estas palabras. Y, amigos, espero que hayas dicho esta oración, y si te gustaría tener más información puedes visitar nuestro sitio web. Y si no oraste esa oración y si  todavía estás pensando en ello, tenemos una  oración en la página web que puedes hacer.  Si tan sólo pudieses decir: “Señor, ven a mi vida.”

Now, next week we are going to continue talking about what happens when they die, if you are a Christian, if you are not a Christian, we are going to talk about an important issue, what happens to those who commit suicide? What about those who are Christians who commit suicide? Are they still going to heaven? So this is a very interesting topic, and it has to do with many of you. Maybe you have friends, family members who will want to hear about this information, so I hope you will join us next week.

To see more of our TV shows,

you can download our FREE John Ankerberg Program App

How to Pray to Accept Jesus Christ? ” @ JABiblica.org

All Rights Reserved 2015 ATRI

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio