¿Son Alá y el Dios de la Biblia el Mismo?

Por, El Dr. John Ankerberg, y el Dr. John Weldon; ©2001

Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

(Tomado de Los Hechos del Islam, HarvestHousePublishers, Eugene, OR., 1991)

 Descripción

¿Qué enseña Islam acerca de Dios (Alá)? y ¿Es Alá como el Dios de la Biblia? Los autores demuestran que hay importantes diferencias.

Contenido

1. Artículo

2. Notas

 

1. Artículo

A la luz de los recientes ataques a los Estados Unidos, muchas preguntas han surgido acerca de la religión musulmana del Islam. Una de las áreas de confusión tiene que ver con Alá. Hemos recibido varios correos electrónicos preguntando, “¿Es Alá y el Dios de la Biblia el mismo?”

El Islam enseña que el verdadero Dios es un ser llamado Alá, y que todas los otros puntos de vista acerca de Dios son falsas. El Corán enfatiza sobre Alá: “No hay ningún dios sino él, el Viviente, el Eterno”.[1] ¿Pero quién es Alá? ¿Es algo parecido al Dios de la fe cristiana?

No. Alá carece de atributos tales como la santidad, gracia y amor. Si comparamos el Dios musulmán con el Dios bíblico, podemos ver que el islam y el cristianismotienen totalmente diferentes puntos de vistas sobre Dios.

En primer lugar, Alá es un Dios distante con quien nadie puede tener una relación personal en la forma descrita en la Biblia. Pero el Dios de la Biblia desea que los hombres y mujeres tengan una relación personal con Él (John 1:1,11-14; 15:9-15; 16:27; 17:20-26).

Segundo, el Dios musulmán tiene carácter y naturaleza diferentes del Dios bíblico. Por ejemplo, Alá no es últimamente un Dios de amor, pero la Biblia enseña que el Dios es amor (1 Juan 4:8).

A lo largo del Corán es subrayado que Alá solamente “ama” (es misericordioso a) los que son buenos, pero que no lo es para con ellos que son malos. Alá pone énfasis repetidamente en que él no ama al pecador.[2] Así, el “amor” de Alá es no el amor del Dios de la Biblia. El Dios bíblico ama al pecador, de hecho, Él ama a todos los pecadores (John 3:16, Romanos 5:1-10).

Tercero, Alá es considerado el autor del mal. Pero el Dios bíblico no es el autor del mal. Más bien Él es infinitamente santo y justo (1 Samuel 2:2; Salmo 77:13; 99:9; Apocalipsis 15:4). “Muy limpios son tus ojos para mirar el mal” (Habacuc 1:13).

Cuarto, los musulmanes niegan la naturaleza trina de Dios como se revela en la Biblia. El Corán insiste en que los cristianos somos incrédulos e infieles porque creen en la histórica doctrina cristiana de la Trinidad.[3] (El Corán distorsiona la visión ortodoxa de la Trinidad como triteísmo–tres dioses.) Pero la Biblia nos dice que Dios se ha revelado como un ser trino, como un Dios que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo, Espíritu Santo (John 1:1,14, Hechos 5:3,4).[4]

¿Qué significa todo esto? Esto significa que el Dios musulmán y el Dios bíblico constituyen dos conceptos distintos de y opuestos acerca de Dios. Debido a que los musulmanes enseñan que solo Alá es el único y verdadero Dios, afirman que los cristianos adoran a un falso Dios, un ídolo pagano. Pero tal vez los musulmanes se han olvidado que fue “Alá” que fue originalmente el adorador de un dios pagano. Los eruditos coinciden en que antes de Mahoma, “Alá” era solamente una de las deidades paganas del panteón árabe preislámico (colección de dioses) y ni incluso la deidad central. Fue así que Mahoma transformó y elevó esta deidad pagana Ala al Dios supremo de Islam.

2. Notas

1. A. J. Arberry, El Corán Interpretado  (Nueva York: MacMillan, 1976), p. 65.

2. Ibid., Pp 139-40.

3. Para un buen estudio, véase E. Calvin Beisner, Dios en Tres Personas  (Wheaton, IL: Tyndale, 1984), y Edward Bickersteth, La Santísima Trinidad  (Grand Rapids: Kregel).

4. G. D. Newby en Diccionario Abingdon de religiones vivas, P. 23.

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio