Teología, Apologética y Evangelismo

Sub Título: El cielo y el infierno

Por el Dr. John G. Weldon © 2011

Traducido y adaptado al castellano por el Licenciado en Teología, Roberto Bautista Álvarez

Contenido:

  1. Teología, Apologética y Evangelismo
  2. Notas

 

Descripción

Siempre he creído que la teología y la apologética son críticos para la salud espiritual de la Iglesia y sin embargo son, por desgracia, a menudo descuidadas. Por eso, la evangelización también sufre. Irónicamente, el cielo y el infierno eterno están en juego.

1 Corintios 10:31 “Entonces…hacedlo todo para la gloria de Dios.”

Durante mucho tiempo he creído que la teología y apologética son fundamentales para la salud espiritual de la Iglesia y sin embargo son, por desgracia, a menudo descuidadas. Por eso, la evangelización también sufre. Irónicamente, el cielo y el infierno eterno están en juego. Estas son, además del propio Dios, las realidades de más peso en el universo. Mi oración es que alguien que lea esto se sienta motivado y en oración ver la manera sana y piadosa de ayudar a animar a las iglesias en estas disciplinas, para la gloria de Dios.

Dios es la realidad maravillosa ysuprema y del universo, lo es infinitamente, sí, lo es infinitamente. Sin Dios, ¿De qué serviría incluso el mismo cielo? Aunque el cielo que ahora existe es infinitamente opuesto a lo que es aburrido, sin Dios, entonces se convertiría en aburrido por toda la eternidad. Dios es todo y Él debe ser todo para nosotros, por lo que cosas como la teología de Jonathan Edward y el “hedonismo cristiano” de John Piper (a pesar de su riesgo de malentendidos superficiales) son tan cruciales. (Ver la página web: DesiringGod.org). Ambos de ellos son hombres piadosos y totalmente centrados en Dios, para Su gloria.

Eso, por supuesto, es todo lo que la teología trata, el estudio de Dios, el estudio del Dios infinitamente glorioso, a quien los redimidos tienen el increíble privilegio de disfrutar por siempre y participar de Su gozo infinito – y aún más de lo que podamos imaginar, participando de ella para siempre. Como Jonathan Edwards dijo, “Las excelencias gloriosas y la belleza de Dios será lo que mantendrá ocupadas las mentes de los santos, y el amor de Dios será su eterno banquete.”[1]  Y el Dr. Pipernos dice: “Es por eso que existimos – para manifestar la gloria de Dios, la vida humana tiene que ver toda con Dios, ese es el significado de ser humano. Es nuestra naturaleza creada la que hace mucho de Dios, es nuestro propósito adorar la gloria de Dios… No cumplir su propósito en la existencia humana es ser una simple sombra de la sustancia para que fuimos creados. El no mostrar el valor de Dios y disfrutarlo por encima de todas las cosas es ser un simple eco de la música para la que fuimos creados.“[2]

Parte de la gloria infinita del eterno gozo de los santos es crecer eternamente en el conocimiento de Dios, en el gozo, en el amor y mucho más, sólo así, tal vez parte de la miseria sin fin de los condenados se pueda entender eternamente en todo lo divino y perfectamente humano.

Aunque estoy convencido de que la teología, la apologética y el evangelismo son los tres temas más importantes para la Iglesia, sólo uno de ellos permanecerá para siempre, porque las otras dos ya no serán necesarias. Esta vida y solo esta vida es el único tiempo que tenemos el privilegio de disfrutar de la apologética y el evangelismo – en la eternidad ya no serán necesarios. Así que, tenemos sólo una vida por toda la eternidad para glorificar a Dios en medio de la adversidad, así que tomemos ventaja de ellas, para la gloria de Dios.

Trata de imaginar como el Cielo será en la presencia de Dios. Después de miles de millones de años explorando las maravillas y glorias de un Ser infinitamente amoroso, sabio, gozoso, divertido, santo y perfecto, no es que sólo habremos arañado la superficie de Dios — es que no habremos ni siquiera arañado la superficie de Dios. En un sentido, nunca lo haremos. Aunque lo “conoceremos en completo así como somos conocidos”, lo que quede por conocer siempre será infinito.

Tomaun tiempo para pensar por unos minutos en la distancia inconmensurable entre lo finito y lo infinito–tú y yo lo tendremos por siempre. Si pudiera tratar de transmitir cómo es el cielo eso, diría que es cien mil veces mejor que la mejor experiencia que hayas tenido en esta vida – o puedo decir que un segundo en el cielo es más sublime que las experiencias más maravillosas de un millar de vidas, todavía se quedaría colosalmente corta. Estar en el cielo es estar con Dios, que es estar gozosos para siempre, más allá de lo que podamos concebir. “Una gran parte de la gloria de Dios es tu gozo… el ser infinitamente glorioso es ser infinitamente feliz… la gloria Dios consiste tanto del hecho de que Él se goza más allá de nuestraimaginación.”[3]

“Imagina poder ser capaces de gozar lo que es más gozoso sin límites de entusiasmo y pasión para siempre.” [4]

“La principal recompensa del reino, la recompensa por encima de todas las demás y entre todas las demás, es que en el reino vamos a contemplar la gloria de Dios y a disfrutar de esa gloria con el beneplácito de Dios… Si es posible, con el deleite infinito de Dios mismo… Esta es la meta de las almas – la bendición más allá de la cual nada mejor se puede imaginar o concebir, una energía infinita, eterna, mutua, de amor y placer entre Dios Padre y Dios Hijo que sale en la Persona de Dios el Espíritu Santo, que llena las almas de los redimidos con gozo inmensurable y eterno.”[5]

Por supuesto, lo contrario sería cierto para el infierno. El infierno, por supuesto, constituye ni más ni menos que la justicia perfecta necesaria por una santidad infinita. No puede ser ni más ni  menos que esto. Aunque hay castigos eternos conceptualmente peores que el infierno bíblico, éstos nunca pueden ser aplicados a la justicia infinita de Dios – Su necesidad de ser perfectamente justo. El infierno no es más que el castigo perfecto exigido por el horror del pecado ante un Dios infinitamente santo. En la eternidad, todo el mundo va a entender esto, incluso aquellos en el infierno, pero especialmente aquellos en el cielo que verán las cosas a la perfección desde la perspectiva de Dios. El Infierno se entenderá por la justicia perfectamente equitativa que realmente es.

Pero incluso el cielo, sin Dios, tarde o temprano se convertiría en un infierno o algo así como el infierno. Sin Dios, y despojados de Él, lo mejor que esta vida tenga que ofrecer es un infierno cubierto de distracciones. Debido a que Dios es todo, ¿Podemos imaginar pasar una eternidad sin Dios, aun en el cielo? Sería horrible. Toma el entorno más sublime y el infinito ambiente que puedas imaginar y luego elimina a Dios de él para siempre. Tarde o temprano, se convertiría en uninfierno, o por lo menos una especie de infierno.

Ahora imagina como sería un infierno eterno, descrito bíblicamente – la comprensión de que la realidad actual del infierno es mucho peor que las descripciones bíblicas, dadas las limitaciones inherentes de lo finito, palabras inapropiadas, pensamientos que vuelan, pero las palabras viajan a pie. El tormento físico más extremo o tortura que alguna vez alguien haya podido experimentar en esta vida (ya sea una migraña crónica, cálculos renales, sarampión, cáncer de hueso, la enfermedad de Dercum, estenosis anal o lo que sea) –multiplicada por cientos de miles de veces, o imagina un segundo en el peor infierno, con el más grande dolor jamás experimentado en milesde vidas. Sin embargo, tan horrible como sea, el tormento físico del infierno probablemente no puede acercarse al tormento psicológico/emocional y espiritualdel infierno.

El Infierno no es sólo el castigo que envuelve la ira infinita sobre el pecador no-arrepentido que ha elegido libremente su destino, que es al mismo tiempo la ausencia total de Dios para siempre. Incluso sin el perfecto justo castigo físico, emocional y espiritual, solo contemplativo, y mucho menos experimentado, la ausencia de Dios por sí misma es terrible más allá de las palabras.

La gente literalmente, no tiene idea de lo que será el ser eternamente despojado de la presencia del Dios, de Su infinito amor y gozo. Después que ellos hayan experimentado esa realidad momentáneamente –será tarde, sin arrepentimiento y fe en Cristo, un día ellos serán echados fuera, y desde ahí, para siempre, no habrá más esperanza – nipor toda la eternidad.

¿Si la gloria eterna que se obtiene o se pierde y la miseria eterna se obtiene o se pierde,acaso esto no expresa la realidad y la importancia de la teología (el estudio de Dios), la apología (la defensa de la verdad) y el evangelismo (la salvación de las almas perdidas)? – ¿Quéelegirás?

Lecturas Recomendadas

(Recuerden, como el Cielo es a la tierra, así mismo, la Biblia es a otros libros.)

Teología – John Piper, Los Placeres de Dios, Jonathan Edwards, El fin Para el Cual Dios Creó el Mundo;Afecciones Religiosas; Arthur Custance, La Soberanía de la Gracia.

Apologética – Timothy Keller, La Razón de Dios: La Incredulidad en una Época de Escepticismo; Douglas Groothius, Apologética Cristiana: un Caso Integral de la Fe Bíblica.

Evangelismo – Kirk Cameron, RayComfort, La Escuela de Evangelismo Bíblico: 101 lecciones: Cómo Compartir tu fe de manera simple, efectiva, y Bíblica… El Camino que Jesús Hizo; Jonathan Edwards, Pecadores En las manos de un Dios en ira.

 

Notas

1.Citado en John Piper, Traspasado por la Palabra 2003,

2.Ibid., p26, énfasis en el original

3.John Piper, Los Placeres de Dios, 2000, p26

4.Ibid.

5.John Piper, Los Placeres de Dios, 2000, p311-312

 

La Película de Jesús

¿Cómo llegar a ser un cristiano?

¿Cómo llegar a ser un cristiano? Un cristiano es una persona que es un seguidor de Jesucristo, quien ha creído en Él. La Biblia ofrece una respuesta clara para que sepas que eres cristiano, Haga Click Aquí.

La Biblia en Audio