I-believe-Jesus-Christ

Yo creo… en Jesucristo

Jesucristo. En primer lugar, hay que mencionar que “Cristo” no es el apellido de Jesús. No era, como dijo un autor, “Jesucristo, el hijo de José y María Cristo”[1]. No, Cristo es un título, o una “designación de cargo”.[2]

La palabra Cristo se traduce del griego (Christos). La misma palabra en hebreo es mashiach, de la que obtenemos Mesías. Por lo tanto, cuando lo llamamos Jesucristo estamos reconociendo que es el Mesías de Dios.

La palabra Mesías o Cristo significa literalmente “ungido”. En los tiempos del Antiguo Testamento, tres tipos de personas eran “ungidas” cuando eran llamadas a su tarea u “oficio” asignado: profetas, sacerdotes y reyes. Según la Biblia, Jesucristo, el Mesías, cumple cada uno de estos oficios.

Cristo el profeta

A los profetas se les encomendó la tarea de hablar de la Palabra de Dios a la gente. En el Antiguo Testamento, esto incluía tanto proclamar la verdad de Dios a los demás como revelar los planes de Dios para el futuro. Algunos de los profetas también realizaban milagros y curaciones.

Cristo el sacerdote

Los sacerdotes del Antiguo Testamento servían de mediadores entre los seres humanos y Dios. Eran los sacerdotes quienes ofrecían sacrificios en nombre del pueblo. Jesús es nuestro Mediador y nuestro Sumo Sacerdote… (1 Timoteo 2:5).

Y, como señala R.C. Sproul, “No sólo ofrece el sacrificio supremo, sino que es el sacrificio supremo”.[3] (p. 90)

Cristo el rey

Jesús tiene “toda la autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Tiene “el nombre que está sobre todo nombre” (Filipenses 2:9-11). Jesús es el Rey de reyes y el Señor de señores (Apocalipsis 19:16), y un día será rey en el sentido terrenal y político de la palabra, cuando el peso del gobierno sea soportado sobre sus hombros, reine en el Monte Sión y las naciones le rindan homenaje (Salmo 2:6; 48:1-2; Isaías 9:6; 11:10). Incluso antes de eso, Él es realmente la máxima autoridad. Aunque Sus enemigos aún no son el escabel de Sus pies (Salmo 110:1), Jesús debería reinar plenamente en nuestros corazones.[4]

Todo eso es algo embriagador. Pero, ¿qué significa para ti y para mí hoy? Albert Mohler lo explica cuando dice, Creemos en Jesús el Cristo, el ungido, el Mesías, el que fue prometido a Israel, el que cumple todas estas promesas y mucho más. Llamarle “Jesucristo” enfatiza inequívocamente que fue y es nuestro Salvador.[5]

  1. Michael F. Bird, What Christians Ought to Believe (Zondervan Academic, Edición Kindle), p. 85
  2. Rick Brannan, Building a Firm Foundation (Appian Way Press, Edición Kindle), p. 20.
  3. R. C. Sproul, What We Believe (Baker Publishing Group: Edición Kindle), p. 90.
  4. “¿Qué significa que Jesús es profeta, sacerdote y rey?” gotquestions.org
  5. R. Albert Mohler, The Apostles’ Creed (Thomas Nelson, Edición Kindle), p. 31

Artículos Recientes